miércoles, 8 de febrero de 2017

CRÍTICA: "Bloque de Búsqueda" (RCN, Teleset y Sony, 2016)

El buen sabor de boca que me dejó "Anónima" (RCN, Teleset y Sony, 2015), motivó que me decidiese a ver “Bloque de Búsqueda”: ambas compartían el mismo equipo técnico y algunos rostros en sus respectivos elencos.
Que “Bloque de Búsqueda” partiese de hechos reales, o mejor dicho, de la otra cara de unos hechos reales que ya se han visto en unas cuantas narconovelas, fue otro punto a su favor.
Comencé a verla en octubre y la terminé a comienzos de año. Esta es mi crítica de “Bloque de Búsqueda”.

[¡OJO! Si estás viendo esta telenovela o tienes pensado hacerlo, quizás no deberías leer esta crítica. Puede contener ‘spoilers’ que hacen aconsejable su lectura después de haber visto la historia].

SINOPSIS
Bogotá, 1989. El general Vega (Santiago Soto) reúne en su despacho a un grupo de agentes de la Policía Nacional con una única misión: configurados como Cuerpo de Élite, deben partir a Medellín para dar de baja el cártel de la ciudad, y en particular, detener a su líder, Pablo Escobar, y a sus compinches, conocidos como Los Extraditables.
*Logotipo de la telenovela.
El grupo se encuentra liderado por el coronel Hernán Martín (Rafael Novoa), oficial de inteligencia, experimentado, astuto e incorruptible. Un hombre hecho a sí mismo gracias al incondicional apoyo de su esposa, Milena (Carolina Gómez), con la que tiene tres hijos: Hernán (Brian Moreno), Gabriela (Valeria Chagüi) y Andrés (Juan Pablo Manzanera).
Martín viajará a Medellín acompañado por el capitán Antonio Gavilán (Sebastián Martínez), un tipo sin miedo a la muerte, con nervios de acero y experto tirador, que ha participado en dos guerras. Su vida es la acción y quizá por ello no presta atención a su matrimonio con Ana María (Verónica Orozco), con quien tiene un hijo.
El Cuerpo de Élite queda integrado por agentes, como el capitán Fabrizio Poveda (Kriss Cifuentes), la sargento Olga Díez (Laura Londoño), el teniente Bernardo Potes (Andrés Castañeda), o los mayores Omar Narváez (Juan Calderón) y Daniel Gardeazábal (Nelson Camayo), que se ven obligados a dejar a sus familias en Bogotá para emprender la que consideran una dura misión, que esperan resolver en pocos días. Ninguno de ellos imagina que el Cuerpo de Élite, posteriormente renombrado como Bloque de Búsqueda, tardará 1.500 días, cuatro años, en conseguir su meta: acabar con Escobar y sus aliados.

DATOS y TRAILER

74 capítulos. Colombia (RCN, Teleset y Sony), 2016. Productores ejecutivos: Luis E. Jiménez Padilla y Juan Pablo Posada. 

PERSONAJES y ACTUACIONES
*Carolina y Rafael, Milena y Hernán, en la historia.
Os decía al principio que “Bloque de Búsqueda” partía de hechos reales y, en cierta forma, también de personajes reales. Rafael Novoa interpreta al Coronel Hernán Martín, un personaje inspirado en el líder real del Bloque, el Coronel Hugo Martínez. Rafael es un actorazo y lo vuelve a demostrar en esta historia, en la que se le ve muy cómodo y disfrutando del personaje. Lo acompaña en su aventura Carolina Gómez, que interpreta a Milena, la esposa de Hernán, inspirada en Magdalena, la esposa de Hugo Martínez. No conocía a Carolina, y debo confesar que me ha fascinado. Ha hecho un trabajo estupendo, con una naturalidad tremenda y transmitiendo muchísimo al espectador.
La química entre ambos ha sido magnífica, pese a que los problemas que el trabajo de Hernán y la vida que se ven obligados a llevar Milena y sus hijos merman este matrimonio en varias ocasiones a lo largo de la historia.
Decía Carolina en una entrevista que Hernán y Milena son los dos únicos personajes basados en personas reales con los que cuenta la historia. El resto, son personajes de ficción, aunque enclavados en un contexto real.
*Sebastián Martínez y Verónica Orozco, en una escena.
Sebastián Martínez encarna al Capitán Antonio Gavilán, uno de esos personajes. Gavilán es el polo opuesto de Martín, un tipo alocado y divertido, volcado en su trabajo. Lo que decía de Rafael y de Carolina hace unas líneas puede aplicarse también a Sebastián. Gavilán es un personajazo que Sebastián borda y con el que el espectador disfruta muchísimo a lo largo de la historia.
Gavilán se encuentra casado con una mujer casi tan alocada como él: Ana María, interpretada por Verónica Orozco. Me gusta Verónica y me encantó en “Anónima”. Aquí su personaje tiene mucho peso en la primera mitad y en la segunda aparece algo menos. Es un personaje que cuesta entender, porque tiene una forma de ser tan disparatada que en ocasiones desespera, pero en cuanto se le coge el punto, se disfruta de Ana María y con sus cosas, a veces incluso pareciendo una villana. Verónica me ha sorprendido para bien con este cambio de registro. Me gustaría verla como la mala malísima en algún futuro. Por cierto, Sebastián y Verónica han demostrado también una buena química.
*Nicole Santamaría y Kriss Cifuentes, Isabel y Fabrizio.
La tercera gran pareja de la historia la componen Kriss Cifuentes, que interpreta al Capitán Fabrizio Poveda y Nicole Santamaría, que interpreta a Isabel, su novia. Me gustaron ambos personajes. Fabrizio es un tipazo y ella un encanto y tanto Kriss como Nicole estuvieron magníficos en sus roles, con escenas muy tiernas entre ambos. Hicieron una pareja muy bonita, sinceramente.
El Cuerpo de Élite, posteriormente conocido como Bloque de Búsqueda, lo componen otros agentes, cuyas vidas cambian al ser elegidos para semejante misión. Ellos son Laura Londoño, que interpreta a la Sargento Olga Díez, la única mujer del grupo, un personaje muy interesante, por todo lo que pasa a lo largo de la historia, con una Laura soberbia, a la que hacía muchos años que no veía (en concreto, desde “Victoria”). Andrés Castañeda, como el Teniente Bernardo Potes, es su inseparable compañero, un tipo bonachón y noble, que encarna el espíritu de compañerismo que debe darse en grupos como este, dedicados a misiones tan delicadas. No conocía al actor, que para mí ha sido un gran descubrimiento. ‘Ídem’ respecto de Santiago Soto (el General Vega, en cierta forma director estratégico del grupo).
Junto a ellos están constantemente Juan Calderón (Mayor Omar Narváez) y Nelson Camayo (Mayor Daniel Gardeazábal), en los que apenas se ahonda, pero pese a ellos bien llevados por ambos actores.
*Jason Chad y Bibiana Corrales son Matt y Adriana.
Vinculados a este grupo de héroes aparecen a lo largo de la historia diversos personajes, con historias muy interesantes, como Matt Arnold (Jason Chad), agente de la DEA que colabora con ellos en varias ocasiones y que se enamora perdidamente de la cadete Adriana Zuliaga (Bibiana Corrales) al conocerla en la escuela de policía. Ambos hicieron un gran trabajo, y una pareja estupenda. Lo mismo puede decirse de Yesenia Valencia (Stella) y Milton López (‘El Paisita’), recepcionista y conserje, respectivamente, de la escuela de Policía desde la que opera el comando. Una pareja que regala además momentos muy graciosos, dado el carácter que tienen tanto Stella como ‘El Paisa’.
En el plano personal, el Coronel Hernán Martín cuenta, además de con el apoyo de su esposa, con el de su hijo, Hernán, estudiante de medicina por imposición de sus padres pero policía por vocación, una vocación a la que acaba sucumbiendo, colaborando incluso con su propio padre. Brian Moreno lo interpreta con acierto, aunque quizás por el carácter del personaje se le ve algo falto de fuerza en determinadas escenas, algunas claves en la historia. Gabriela y Andrés son los otros hijos del Coronel. La primera es Valeria Chagüí, Jadiya en “El clon”. Hay que ver cómo ha crecido, sin perder ese rostro angelical que tenía cuando era niña. Ha hecho un buen trabajo, igual que Juan Pablo Manzanero (Andrés), si bien debieron haberles dado más tramas (argumentalmente tienen muy poco interés, con solo una o dos tramas importantes y acaban quedando por ahí, sin más). 
*Laura Rodríguez y Brian Moreno, en una escena.
Junto a los que son sus primos aparece también María Andrea (Laura Rodríguez), sobrina de Milena, que protagoniza escenas muy bonitas con Hernán, su primo, al que ama con independencia de su parentesco. Me ha gustado este personaje, la trama sentimental pese a ese parentesco y, por supuesto, la actriz.
Gavilán, por su parte, cuenta con un importante aliciente en su misión de capturar a Escobar: Maritza (Lina Cardona), una joven que conoce en Medellín y de la que se enamora. ¡Como para no! ¡Qué romance! ¡Lo que tienen que pasar! Me encantó, porque además lo desarrollaron más que bien y tuvieron una química brutal. Lina es otro descubrimiento que me deja esta telenovela.
También en el plano personal de los miembros del Cuerpo de Élite conocemos a Julio, el hermano de Olga (interpretado por Juan Felipe Muñoz), un personaje que pasa por tanto como su hermana a lo largo de la historia, y que aunque al principio no me gustaba, terminó por convencerme. Quien no me convenció, por lo poco que acabó aportando a la historia, fue Vicente (Tiberio Cruz). Siento que aunque Tiberio no hizo un mal trabajo, su personaje pudo haber dado mucho más juego.
Termino con una mención a los malos… Me han gustado en particular tres: Pedro Andrés Calvo (‘Joyita’), Felipe Girado (‘Rocky’), Arturo Álvarez (Escobar). Lo han hecho tan bien que daban mucho respeto, sinceramente. 


TRAMAS
*El Capitán Gavilán, pasando revista.
Argumentalmente, “Bloque de Búsqueda” es la otra cara de algo muy extendido en los últimos años: las narconovelas. Aquí los protagonistas son los verdaderos héroes, aquellos que fueron capaces de dar de baja al narcotraficante más poderoso y temido de Colombia. La historia no se queda ahí y muestra los incontables sacrificios personales que tanto ellos como sus familias tuvieron que llevar a cabo durante cuatro largos años. Para mí es una especie de ‘contranarconovela’, con marcada temática policíaca.
Concentrar cuatro años en setenta y cuatro capítulos es una misión complicada, por el riesgo de dejar sin contar muchas cosas. Sin embargo, el equipo de guionistas consiguió no dejarse cosas fuera del tintero, dando por resultado una historia extremadamente ágil, con unos cuantos saltos temporales y en la que en cada capítulo pasa algo interesante.
*Milena y sus hijos, en una escena.
Yendo ya a tramas concretas, ha sido un acierto tomar como base la realidad del Coronel Hugo Martínez y su familia, a través de los Martín. Tanto Martínez como Martín tuvieron que luchar contra Escobar y proteger a sus familias de las constantes amenazas del narco. En ese sentido la historia refleja más que bien tales hechos, con Martín y su familia huyendo de Escobar por Europa, con Escobar y sus secuaces pisándoles los talones durante prácticamente los setenta y cuatro capítulos, con una tensión tremenda, tanto para ellos como para el espectador, como ocurre en el viaje en avión con bomba incluida, en el que los Martín –y en especial, Milena- sufren lo indecible al ver la muerte cerca.
Otro acierto fue crear a Antonio Gavilán como antítesis del Coronel Martín, con un conjunto de tramas personales muy de tipo sentimental, e incluso romántico, que van desde su divorcio de Ana María a su apasionado romance con Maritza.
Dentro de esos personajes creados para la telenovela se encuentran también Fabrizio e Isabel, una pareja preciosa, con unas tramas personales muy interesantes.
*La Sargento Díez besando al Coronel Martín.
Quizás por respeto a la imagen del Coronel Martínez, los guionistas se mostraron algo tibios a la hora de afrontar una trama que podría haber dado más juego (aunque dio el suyo): el ¿amor? o, al menos, la atracción que el Coronel Martín despierta en la Sargento Díez y que parece ser recíproca. Por motivos parecidos, imagino que tampoco se profundizó en la relación que surge entre Milena, la esposa de Martín, y Pablo, el psicólogo de la Policía, y que parece poder ir más allá de una simple amistad.
Los miembros del Bloque de Búsqueda de la historia trabajan como lo debieron haber hecho los miembros del Bloque de Búsqueda real: con una complicidad y un ‘feeling’ tremendos, y, por supuesto, con pequeñas discrepancias, esas que surgen en cualquier equipo con caracteres tan diferentes como los de los miembros de este grupo. En ese sentido, la vis policíaca de la historia no decepciona, con mucha acción en prácticamente todos los capítulos, operativos, allanamientos, escuchas, incautaciones…
*Gavilán observa el edificio del DAS tras el atentado.
Pese a que muchos de los personajes son ficticios, la historia, como os comentaba, se ambienta en un contexto real: el que vivió Colombia entre 1989 y 1993. De esta forma, en las tramas vemos múltiples atentados y hazañas terroristas, con millares de víctimas, todos ellos obra de Escobar y Los Extraditables: la explosión del avión de Avianca (noviembre de 1989), el atentado contra el edificio del DAS (diciembre de 1989) o el secuestro y posterior asesinato de Diana Turbay y de otros periodistas (en agosto de 1990), entre otros muchos. Digo que vemos, porque es así: se reconstruyen muchos de los atentados y, otro valor añadido, se usan imágenes de archivo que se intercalan en la historia, algo que yo no recuerdo haber visto en ninguna telenovela lationamericana (aquí sí lo hacía “Amar en tiempos revueltos” y lo sigue haciendo “Cuéntame”).
La cosa va más allá y se muestra abiertamente otro problema de la época: cómo los distintos gobiernos no se mostraban todo lo favorables que debieron mostrarse a los agentes, y cómo fueron muy complacientes con Escobar y los suyos, por ejemplo, con la cárcel-hotel de La Catedral.
*Martín y Poveda, en un operativo.
Sinceramente, aplaudo que los colombianos hayan decidido hablar, abiertamente, de una parte de su historia reciente tan cruda como esta. Una guerra que dejó ríos de sangre y que provocó hechos que ponen los pelos de punta hasta a la persona más insensible. Me parece una decisión valiente, más con el enfoque de esta historia. Creo que en eso nos llevan bastante ventaja a los españoles y a nuestra guerra con ETA (que por cierto, también aparece en varias ocasiones en “Bloque de Búsqueda”, dadas las colaboraciones entre Pablo Escobar y los etarras). ¿En cuántas telenovelas o series españolas se ha hablado abiertamente de ETA como lo hace “Bloque de Búsqueda” con Escobar y los suyos, que son terroristas, puros y duros? Quizás sea un filón por explorar en la ficción española.
Volviendo a las tramas, lamenté muchas muertes, injustas, para mí, de varios personajes a lo largo de la historia. Muertes que en su mayoría que rompen parejas preciosas y que, no digo todas, pero sí algunas, podrían haberse ‘evitado’. No hay que olvidarse de la parte romántica, aunque sea una historia policíaca. Quienes la hayáis visto, sabréis de quiénes hablo…
*Gavilán y Maritza, hablando en una escena.
Creo también, como comentaba en el apartado anterior, que debió haberse dado algo más de relevancia a los hijos pequeños de Martín y en particular a Gabriela, que durante la segunda parte de la historia está como un relleno, igual que su hermano menor Andrés. 
Insisto… El ritmo narrativo de la telenovela es impresionante y conduce a un final que cualquiera que conozca la historia de Escobar sabe cómo termina, pero que pese a ello se vive con mucha intensidad. Un final cerrado, en el que se atan todos los cabos, tendiendo un puente argumental al comienzo de la historia, que remata “Bloque de Búsqueda” de forma magnífica.

MÁS COSAS
La realización es de sobresaliente. Se nota el sello Teleset-Sony, aunque hay cosas mejorables. No entiendo que las escenas en las que los personajes van en coche se vea clarísimamente que lo que tienen tras de sí es un ‘chroma’ (el fondo verde sobre el que se proyectan imágenes o vídeo). 
*Entorno del edificio del DAS tras el atentado.
Lo mismo pasa en escenas en las que viajan en helicóptero. Lo del helicóptero podría entenderlo, por dificultades técnicas, ¿pero en los coches? A nivel de efectos especiales, hay cosas muy bien hechas (como la reconstrucción del atentado contra el edificio del DAS) y otras muy flojas (como el atentado en un centro comercial de Bogotá). Estupendos, eso sí, los efectos especiales relacionados con los efectos de esos atentados, ofreciendo miembros amputados, bebés ensangrentados, coches destrozados, escombros… La desolación, personal y material que, en definitiva, sigue a cualquier atentado. Bien los efectos especiales en las escenas de tiros, granadas y acción en general.
La historia apuesta por las localizaciones, algunas tan espectaculares como la mansión que sirve de soporte a la finca La Calera, o las distintas mansiones y ranchos de los malos que se ven a lo largo de la historia. El uso de decorados es escaso y los que hay están muy bien construidos, como por ejemplo el ‘hall’ y las estancias de la Escuela Carlos Holguín.
La ambientación de la historia es magnífica, tanto en coches como en máquinas (teléfonos, radios…). Te transporta a los años 90, aunque algunas cosas juegan en su contra, como que en determinadas escenas rodadas en exteriores se vean coches como el Clío, el C4 o el Opel Águila, más modernos. ‘Pecata minuta’, de todas formas.
Al hilo de la ambientación, un par de cosas sobre España. En las escenas en Madrid salen coches supuestamente españoles, con matrículas rojas. ¿Tuvimos en España coches con matrículas rojas? No, que yo recuerde. Siempre han sido blancas con los números y letras negras. Algunos personajes supuestamente españoles hablan fatal el español peninsular, al nivel de “Vengo en doz horaz”. Eso sí, hay un personaje vasco que… “¡Ahí va la hostia!” Parece realmente vasco.
*Elenco de la telenovela, casi al completo, en una escena.
Del vestuario, por lo que he visto en internet, los trajes de la Policía y del Ejército colombianos son bastante parecidos a los que se ven en la historia. Del vestuario de los civiles, nada que objetar.
Estupendos soundtracks y estupendas también las pocas canciones que se oyen. Mi favorita, la que dice “La primera vez que te vi, mi corazón, de mi pecho quería salir […], que ambienta diversas escenas del Coronel Martín. No sé quién la canta y tampoco está en internet. ¿Alguien puede ayudarme?
Acabo este apartado con algo muy curioso… Se censuran las palabras malsonantes (algo que, insisto, no me gusta, por respeto al guión y a los espectadores), pero en cambio se pueden leer cosas del tipo de “tombos hijos de puta”, afortunadamente no censuradas (hubiese quedado horrible).

Una historia muy bien contada, realista, con personajes muy bien definidos, con un elenco sólido y soberbio y que se disfruta mucho. Pese a tener 74 capítulos, se acaba haciendo corta y, dicho sea de paso, es de esas historias que da pena terminar y se echan de menos, porque acabas cogiendo cariño a los personajes. 
Para mí, sin duda alguna, muy recomendable.

~PUNTUACIÓN FINAL: 9,3~

3 comentarios:

tessa dijo...

Hola Gafemo!
Muy buena critica, dan ganas de verla.
Yo tambien cuando la leí pensé en ETA, pero no creo lo hagan nunca, es un tema muy tabú y muy " reciente" me refiero que hay muchas victimas y familias destrozadas y hay mucho dolor!!!
En cuanto a las matriculas rojas? Jaja nunca han habido....amarillas los franceses jaj
Un saludo!!

tessa dijo...

Ademas Gafemo los narcos tienen su finalidad traficar.....pero y estos de ETA que querían??
Todavia ni lo sé, independizarse?
Buf...este tema lo tengo ya hasta las narices en mi autonomia, sí, estoy hasta las narices de la tonteria dichosa.....
Estoy hartita....perdon, me he extendido!!!

Anónimo dijo...

Hola a todos
Un Pequeño detalle, ya se había hecho en Colombia eso de mezclar escenas reales en la serie, y fue en Escobar, 'El Patrón Del Mal' alli se pueden ver escenas reales mas que todo en los múltiples atentados, incluso se puede ver al verdadero Luis Carlos Galán en un episodio. No sé si esto se hizo con el fin de ahorrar costos y a manera de 'Homenaje' ya que recrear escenas similares, es decir tan desastrosas (Lamentablemente) requiere mucho presupuesto. ATT Uh