miércoles, 22 de noviembre de 2017

CAZABOCAS: Las telenovelas y lo inmoral

Las telenovelas son inmorales. Esto es lo que muchos piensan del género. Habría que preguntarse qué es la moral y qué es, por tanto, algo inmoral. Teorías filosóficas aparte, yo soy de los que piensa que cada uno ha de decidir qué considera moral y qué no, partiendo de la base de los valores que cada persona tiene o pueda tener.
Pese a ello, no he podido resistirme a tratar de rebatir este tópico en el que una vez más confluyen un problema que aparece siempre que de tópicos os hablo: el problema que tienen algunas personas a la hora de distinguir entre ficción y realidad.

Inmorales y exhibicionistas

Este tuit iba dirigido a una conocida política mexicana. Ojo al texto… ¿Soy el único al que le parece que el tuitero pide censura para el género?
Si lo de las mujeres con poca ropa es exhibicionismo y amoral, ¿qué es lo de hombres cachas a los que ponen en calzoncillos (a veces ni eso) en las telenovelas? Acaban enseñando más carne que cualquier mujer a la que pongan en bikini, por ejemplo.
Segundo punto a analizar. ¿Qué se debe entender por “actos no morales”? Seguro que el autor de tuit pensaba en alguno de los ejemplos que os traigo a continuación.
Antes, otro tuit del mismo estilo, que me parece igual de machista y de sinsentido que el anterior:


Cuernos por doquier

Las telenovelas son inmorales porque tienen “puro cacho”, o lo que es lo mismo, cuernos y más cuernos. Hay infidelidades de continuo y según este tuitero, acaban destrozando “la importancia de la lealtad en el matrimonio”.
Si nos ponemos tan exigentes, en las telenovelas también hay homicidios y asesinatos, que no es lo mismo aunque se parezcan. Siguiendo el pensamiento de este tuitero, las telenovelas, al mostrar esos crímenes, no resaltarían la importancia de la vida como valor supremo de todo individuo. ¿Qué es más importante entonces, la vida, o la lealtad en el matrimonio?
Este otro tuit va en esa misma línea, sumando a las infidelidades la promiscuidad y “todos sus vicios”:

Opiniones como estas muestran la necesidad de que algunas personas comiencen a distinguir entre ficción y realidad y a darse cuenta de lo que comentaba al principio: no se pueden imponer los mismos valores a todo el mundo; cada persona tiene los suyos. Por eso, habrá quien considere el adulterio un escándalo y quien no, y ya.

Violentas, escabrosas, inmorales y degradantes

Y porque eran 140 caracteres, que sino, hubiese metido algún adjetivo más. El error de este tuit está en que a su autor se le olvidó incluir una cuarta función de la televisión: entretener. En esa función entran telenovelas, series y gran parte de la ficción que se emite en televisión. Me sobra la función que él llama “divertir”. Entiendo que hasta los programas hechos para hacer reír son, a fin de cuentas, entretenimiento puro y duro. 

El dinero los corrompe
Este tuit va dirigido al presidente de una productora de telenovelas muy conocida:

Como veis, no tiene desperdicio. Es inmoral que alguien que se dedica, que tiene como trabajo, producir telenovelas gane dinero con ellas. Siguiendo esta premisa absurda, sería inmoral que Luis Fonsi haya ganado tanto dinero con su última canción, por decir algo.
Es importante también hacer ver que la televisión, como el cine o la música, es un negocio. Los canales de televisión y las productoras son empresas. Todos los programas (incluyendo telenovelas) están hechos pensando en generar dinero, a través de su audiencia, lo que revierte en que se puedan vender más caros o más baratos sus espacios publicitarios, y  a través de las ventas. Se llama rentabilidad del producto. Solo las televisiones públicas pueden permitirse hacer programas que no acaban siendo rentables, ya que se financian por otras vías. En el caso de las privadas, publicidad, ventas y, en algunos casos, manejo en bolsa. ¿Qué tiene de malo que un productor gane dinero con su producto? Absolutamente nada. No conozco a nadie que trabaje por amor al arte…

Moralidad conservadora
Sobre valores morales, no hay nada escrito. Ved sino este ejemplo:

El tuitero lamenta justo lo contrario a lo que criticaban los anteriores: las telenovelas promueven, según él, una moralidad conservadora. Con este estoy parcialmente de acuerdo. Es cierto que el género tiene un toque conservador, evitando, por ejemplo, protagonistas homosexuales, pese a que en muchos países de Hispanoamérica el matrimonio entre personas del mismo sexo es válido, igual que en prácticamente toda Europa. También se tiende, por influencia de la cultura en la que se producen, a meter en ellas curas, monjas, vírgenes, santos y valores cristianos.
Sin embargo, no por ello todos los que vemos telenovelas somos conservadores ni estamos muy apegados a la religión.

Con estos tuits me reafirmo en lo dicho al comienzo: lo moral y lo inmoral dependen de cada persona. Y nadie debería reprochar a nadie que esté haciendo algo inmoral, cuando para esa otra persona no lo es. Así de sencillo. 

lunes, 20 de noviembre de 2017

PRIMER VISTAZO: "Me declaro culpable" (Televisa, 2017)

El 6 de noviembre se estrenaba en México “Me declaro culpable”, ‘remake’ de la argentina “Por amarte así” (Telefé, 2016-2017). Mayrín Villanueva, Juan Soler y Daniela Castro encabezan el elenco de esta telenovela, producida por Angelli Nesma para Televisa:

El primer capítulo de esta telenovela es un poco diferente. Como ocurre en prácticamente todas las telenovelas se presentan al espectador los personajes principales, y aunque el espectador pueda inferirlo por lo que se dice, lo esperable era que se nos explicase cómo Alba (Mayrín Villanueva) acaba en prisión y por qué asegura haber matado a su marido, la acción se centra en casi su totalidad en Natalia (Irina Baeva) y Paolo (Juan Diego Covarrubias), los otros protagonistas. 

En el primer capítulo arranca la historia de estos dos, con Paolo a punto de viajar a España para jugar en el F.C. Barcelona tras haber triunfado como futbolista en México y con Natalia echando por tierra sus sueños al atropellarlo accidentalmente, dejándolo paralítico. Accidentalmente, sí: Natalia iba drogada después de que su novio, Julián (Pedro Moreno) le vertiese a saber qué en su bebida para abusar de ella.

Natalia, Paolo y Julián centran este primer capítulo, con Alba, Franco (Juan Soler) y Roberta (Daniela Castro) haciendo por ahí alguna que otra intervención.

El ritmo es estupendo y en cuanto al casting, no tengo ninguna queja. Me alegra ver que Mayrín ha conseguido volver al género tras el fiasco de “En tierras salvajes” con un personaje que seguramente dará mucho de qué hablar. Juan Soler para mí siempre ha sido un actorazo y de los pocos que llevan los años con dignidad, sin recurrir a cirugías ni a ninguno de esos intentos artificiales que hay para quitarse primaveras de encima. Daniela Castro promete volver a arrasar con una villana muy de esas en las que se ha especializado en los últimos años.

De los jóvenes, me ha sorprendido Pedro Moreno, al que hacía años que no veía. Se nota que el paso del tiempo y la experiencia le han venido bien. Juan Diego Covarrubias está bien, como siempre, y sobre Irina Baeva solo tengo una pega: debería trabajar un poco más ciertos formantes que hacen que se descubra un poco su acento original ruso.
La historia promete, la lleven por donde la lleven, ya tiren más por Natalia y Paolo, como han hecho en este primer capítulo o por Alba y Franco, como espero que hagan. Promete también cierta polémica y diversidad de opiniones. Un servidor, por ejemplo, no entiende que Alba asegure en varias ocasiones haber matado a su marido. 

El marido estaba enfermo y Alba lo ayudó a morir, por medio de la eutanasia. No entiendo tanto “maté a mi marido” y tanta lágrima. Debería estar triste, de acuerdo, pero también debería estar contenta de haber evitado que su marido siguiese sufriendo con una enfermedad que debía ser bastante dura, a juzgar por las imágenes que de él se muestran.
De las localizaciones no voy a comentar nada más que una cosa: me encanta la mansión de Franco y su mujer, de la que parece que se va a utilizar también su interior. Creo que los decorados son mejorables, en especial los de la cárcel.
De aspectos referidos a la realización, quiero que veáis la entrada:

Un tema precioso, pero una entrada muy mejorable, con una tipografía que no le pega nada e imágenes recortadas del tráiler y de los vídeos promocionales. Lo del orden de los nombres de los actores tiene tela... 

No me comprometo a nada, pero si el tiempo lo permite, quizás la vea. Me ha gustado lo que he visto y realmente, de lo que ofrece y va a ofrecer Televisa en los próximos meses no me llama la atención nada, más allá de “Caer en tentación” que la tengo por ahí apuntada para ver.  

domingo, 19 de noviembre de 2017

PROYECTOS FALLIDOS: "Casi ángeles" a la mexicana y a la española

En el 2004 Televisa estrenaba “Rebelde”, su ‘remake’ de la argentina “Rebelde Way” (Canal 9- América TV, 2002-2003). Lo que vino después lo sabemos todos: la jugada les salió más que bien, superaron en ciento y pico capítulos a la original y vendieron su ‘remake’ y todo el ‘merchandising’ a él asociado por medio mundo.

Por ello, a muchos no nos extrañó que Televisa quisiese, años después, hacer su propio ‘remake’ de otro fenómeno televisivo argentino: “Casi ángeles”, producida y emitida por Telefe entre 2007 y 2010. Corría 2011 cuando el proyecto se echó a andar.
La clave del éxito de la original se basó en buena medida en el grupo de jóvenes que la protagonizaban: Emilia Attias, Nicolás Vázquez, Mariano Torre, Lali Espósito, Peter Lanzani… Como en “Rebelde Way”, la música era un factor clave en la historia. De la telenovela surgió una banda que grabó varios discos. Igualmente, se hicieron espectáculos de teatro, se publicaron novelas… Y el éxito del que había gozado en Argentina se había extrapolado a aquellos países a los que había sido vendida, que fueron unos veinte.
¿Es de extrañar con estos datos Televisa plantease hacer un ‘remake’ y sacarle tanto jugo como Telefe había sacado a la original? Lógicamente, no.
A comienzos del 2011 la empresa mexicana puso a andar la maquinaria y dio un título tentativo: “Somos como ángeles”. Comenzaron a sonar nombres: Anahí, Sebastián Rulli, Danna Paola, Eiza González, Natasha Dupeyron, Pablo Lyle… Hubo algún ‘casting’, pero no se confirmó a ningún actor. Sí a su productor: Pedro Damián, artífice de “Rebelde” y otros éxitos de corte juvenil. La idea era comenzar a rodar en abril para estrenar a finales de año. Sin embargo, no fue así.
¿Qué ocurrió? Parece ser que la empresa dio preferencia a otros proyectos. Tenía entre manos apuestas potentes, como “Una familia con suerte” o “La fuerza del destino” y prefirió olvidarse de ese ‘remake’. Hubo quienes comentaron que sería necesario adaptar la historia al público mexicano, y que desde Televisa rechazaron versionarla precisamente por eso. No creo que fuese la causa, ya que la telenovela se vendió muy bien al extranjero, con lo que no creo que hubiese problemas de localismos.

Sea como fuere, el de Televisa no fue el único ‘remake’ fallido de “Casi ángeles”. Un poco antes, en agosto de 2010, se anunciaba que Telefónica España había llegado a un acuerdo con Telefe, guionistas y productores de la historia para hacer su propio ‘remake’. Hubo ‘castings’ y, a diferencia de la versión mexicana, se llegó a rodar un episodio piloto y este tráiler:

El proyecto, que llevaría por título “La Resistencia”, no fue más allá por temas económicos.
Dos intentos, en México y en España, de hacer sendos ‘remakes’ de una telenovela que arrasó en Argentina y en muchos otros países, pero que no pasaron de ser proyectos fallidos. 

sábado, 18 de noviembre de 2017

HOJA DE AUDIENCIAS: Del 13 al 17 de noviembre


*Datos de audiencia, según la media semanal en espectadores y cuota de pantalla (‘share’) de las telenovelas latinoamericanas emitidas en abierto en España en horarios de sobremesa, tarde y ‘prime time’, excepto "La ley del corazón", emitida en horario de mañana.

**El viernes 17 finalizaba "Rosario". Estrenada el 7 de agosto, sus 107 capítulos fueron emitidos a lo largo de 71 tardes, con una media final de 342.493 espectadores y un 3,30% de cuota de pantalla. Una media más que positiva, teniendo en cuenta que se estrenó en pleno mes de agosto y que supera con creces los datos de "Mi adorable maldición", emitida entre el 3 de mayo y el 25 de agosto con una media global de 299.471 espectadores y un 2,90% de 'share'.  Sin duda, todo un acierto.
Para quienes no lo sepáis, os doy un dato curioso sobre esta telenovela. Se rodó en el 2013 y Nova adquirió sus derechos en marzo de 2015. Estuvo nada más y nada menos que casi dos años y medio esperando a ser emitida. En aquel contrato también adquirieron los derechos de "Corazón esmeralda", emitida con datos correctos en las mañanas.
Viendo los datos de "Rosario" o de "De que te quiero, te quiero", por poner dos ejemplos de telenovelas emitidas años después de ser rodadas, sigo pensando que apostar por estrenos con algunos años encima, pero estrenos, a fin de cuentas, puede ser una buena baza para el canal. Por ir al 2012-2013, no estaría mal que se animasen con telenovelas como "Rosa diamante", "Quiero amarte" o "Cosita linda" o "Vivir a destiempo", por poner cuatro ejemplos de distintas productoras. 

viernes, 17 de noviembre de 2017

ENIGMA: ¿Qué telenovela es? [RESUELTO: "Doña Bárbara"]

Es el otro gran juego del blog, junto a los ‘gazapos’. Aunque apenas lleva unos meses de rodaje, os ha gustado mucho y de cara a esta temporada viene con novedades.
Como os comenté, se combinarán dos tipos de ‘enigmas’. Sí. Cada mes se publicarán dos ‘enigmas’: uno será acústico y el otro, de carátulas.

El enigma acústico se rige por estas reglas:
I. Cada ‘enigma’ tiene tres pistas, referidas siempre a una telenovela emitida en abierto en España:
-La primera, un ‘soundtrack’.
-La segunda, un pequeño diálogo entre personajes.
-La tercera, un trocito de la canción de entrada, aunque transformada (instrumental, tarareada, al revés…).
La primera se publicará el viernes, la segunda, el sábado y la tercera, el domingo. Las dos primeras se centrarán siempre en los protagonistas y/o villanos. Cada pista tendrá una duración máxima de veinticinco segundos. 
II. La ‘recompensa’ es graduable. Si se acierta con la primera pista, tres puntos. Si se necesita de la segunda, dos. Si se acierta con las tres, uno.  
III. Los participantes deben comentar con seudónimo, firma o cuenta de Google, manteniendo siempre el mismo seudónimo, firma o cuenta. Podéis dar varias respuestas, pero en ese caso solo se tendrá en cuenta la última.
IV. Cualquiera, en cualquier momento, puede comenzar a jugar y no es obligatorio participar en todos los ‘enigmas’ que se publiquen.
V. Los comentarios no se publicarán hasta que resuelva el ‘enigma’, que será siempre el martes inmediatamente posterior al día en el que se haya colgado en la página.

He aquí, en el mismo vídeo, una tras otra, las tres pistas. 

RESUELVO:

Aunque no hay mucho que comentar. La telenovela en cuestión era, como muchos habéis visto, “Doña Bárbara” (Telemundo y RTI, 2008). Os dejo el monólogo completo de la segunda pista, porque es, sencillamente, precioso. Es, para los que no la hayáis visto, el monólogo final, por así decirlo, de la protagonista, inspirado en las palabras que doña Bárbara pronuncia al final de la novela de Rómulo Gallegos:

Voy con el reparto de puntos. En la columna de la derecha tenéis, como siempre, la clasificación global:

Este jueves, ‘gazapo’ de “Pasión de gavilanes” que corre por cuenta de Lucía Dasilva. El próximo ‘enigma’ lo tendréis disponible el 1 de diciembre y será de carátulas. 

jueves, 16 de noviembre de 2017

LUGARES DE TELENOVELAS: El edificio Basurto

En “La candidata” (Televisa, 2016-2017) me encontré con un viejo conocido: el edificio Basurto. Es el edificio en el que vive el protagonista, Gerardo (Víctor González).
Me alegró mucho volver a toparme con este edificio, diez años después de descubrirlo en “Destilando amor” (Televisa, 2007). También en aquella ocasión en él vivía el protagonista, Rodrigo Montalvo (Eduardo Yáñez).
Buscando en internet, me encontré con que es una localización bastante habitual de las telenovelas que se ruedan en México, ya sean de Televisa, de Argos, de Azteca... Reconocerlo es algo más difícil, ya que en muchas ocasiones solo se muestra su interior. Ahora sabréis por qué…

El edificio Basurto es un edificio situado en el centro del DF, en la Avenida de México, número 187, en la colonia Condesa, una de las colonias más desarrolladas, cultural, social y económicamente de la capital mexicana.
¿Qué tiene de especial? Para empezar, es obra de Francisco J. Serrano, uno de los arquitectos más prolíficos de México. Sus obras comenzaron en 1940 y terminaron cinco años después. ¿Por qué? Por ser un edificio de catorce pisos. Sí, en una época en la que se construían casas y edificios de, como mucho, cuatro o cinco alturas.

El promotor de la iniciativa pidió a su arquitecto que tuviese vistas a todos hacia todos los puntos cardinales. Dicho y hecho. ¿Cómo? Muy fácil, utilizando una planta de cruz latina. A Serrano le gustaba innovar como arquitecto y por eso apostó por hacer un edificio que fuese único, por dentro y por fuera. Por fuera, con una fachada cargada de curvas. Por dentro, con una escalera helicoidal o de caracol, de grandes dimensiones. Cada una de las catorce plantas cuenta con cuatro viviendas, muy iluminadas y con vistas, a las que se accede a través de una serie de corredores ondulados que permiten innumerables juegos de perspectivas, de los que se han aprovechado muchas de las telenovelas en las que ha aparecido.

Como podréis imaginar, vivir en el Basurto no es precisamente barato. Un piso de tres habitaciones y dos baños, con 170 m2, eso sí, se alquila por 40.000 pesos, 2.100 dólares, unos 1.900 euros mensuales. Casi nada. Gastos aparte.

Seguramente os sonará de alguna telenovela. Yo, además de las que ya os he mencionado, lo recuerdo de “A que no me dejas” (Televisa, 2015), donde era el edificio en el que vivía Mónica (Lisset) en Los Ángeles. También me suena de haberlo visto en alguna temporada de “El Señor de los Cielos” y en muchas otras telenovelas, aunque como localización puntual.

Deciros también que por su estilo y sus características es uno de los edificios más estudiados, con decenas de tesis doctorales en las que aparece, de los millones de edificios que hay en el DF.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

CÓMO HAN PASADO LOS AÑOS: Los de al lado

En septiembre del 2010 la cadena chilena TVN estrenaba “La familia de al lado”, una telenovela protagonizada por Álvaro Rudolphy, María Elena Swett, Jorge Zabaleta y Luz Valvidieso.
Se trataba de una propuesta arriesgada, creada por el guionista José Ignacio Valenzuela, cargada de misterios y secretos, buscando que el espectador estableciese sus propias cábalas respecto a los personajes, a través de una serie de tramas construidas sobre la premisa de nada en aquella historia era lo que parecía.
Una propuesta arriesgada que triunfó y en la que Telemundo puso rápidamente sus ojos, fichando a Valenzuela como coordinador del ‘remake’, primero y único hasta la fecha. Se rodó al año siguiente en Miami y llevó por título “La casa de al lado”. Gabriel Porras, Maritza Rodríguez, Miguel Varoni y Catherine Siachoque encabezaron el elenco.
Pese a las críticas hacia el ‘remake’ por parte de quienes vieron ambas telenovelas, Telemundo supo colocar muy bien su producto en el extranjero. Incluso llegó a España, a TVE, emitiéndose entre septiembre de 2011 y abril de 2012, a eso de las 18.15 h.


No vi ni el original ni el ‘remake’. Por falta de tiempo, básicamente. Sí que me tomé la historia como si de una novela se tratase, a través de los resúmenes que del ‘remake’ iba leyendo en la revista “Telenovela”, coincidiendo con su emisión en España. Recuerdo también haber buscado en internet información sobre la original en aquel entonces.
En general, el ‘remake’ de Telemundo fue bastante fiel a la original (hasta el punto de mantener los nombres del cuarteto protagonista: Pilar, Gonzalo, Javier e Ignacia), pero solo hasta el momento en el que fue necesario estirar la historia, pasando de los 125 capítulos rodados en Chile a los 165 que rodaron en Estados Unidos.
Ese alargue obligó a que inventar personajes y tramas, algunas muy criticadas, por ser muy típicas del género. Finalmente, se puso fin al ‘remake’, en líneas generales, de una forma muy similar a la original.
Dado que es una telenovela con incontables giros de guión, para no hacer ‘spoilers’, he decidido coger dos escenas sin escasa importancia, argumentalmente hablando:

I. Así empieza todo
Con una boda, la de Ignacia y Gonzalo, dan inicio ambas historias. Carola, hermana de ella, y Javier, vecino y amigo de la pareja, actúan en las dos como testigos.

Si os fijáis, los diálogos son idénticos. Lo único que cambia es el apellido de Ignacia. La realización es calcada, cambiando una finca más rural en el caso de la chilena por una mansión al estilo miamense en el ‘remake’.

II. Estos son los de al lado
Los vecinos de los recién casados son Javier y Pilar, un matrimonio en el que ya no hay amor y en el que Pilar sufre todo tipo de maltratos por parte de su marido, un tipo celoso que vive obsesionado con su mujer.

Sobre estas líneas tenéis dos escenas del mismo momento en ambas historias. Javier golpea a Pilar después de que Gonzalo pasase por su casa a darle una noticia. Los diálogos, de nuevo, prácticamente iguales.

La historia se presta a comparar muchas más escenas, pero sería caer en ‘spoilers’ y alargar innecesariamente esta entrada. Como podéis ver en los anteriores ejemplos, la versión estadounidense bebe (y mucho) de la original. De no haber habido esos cuarenta capítulos de alargue, pienso que se habría respetado prácticamente el noventa por ciento, o más, de los guiones originales. Sin embargo, aún con el alargue, el ‘remake’, como os decía al principio, se vendió bastante bien en América y Europa y no dudo que al final fuese un producto muy rentable para la productora. Ello sin olvidar que en Estados Unidos no le fue mal en términos de audiencia. 

lunes, 13 de noviembre de 2017

MIS DESVARÍOS: Nos gustan las letras

Por lo general, en este tipo de entradas reflexiono sobre cuestiones relacionadas con el género. En esta ocasión va a ser un poco diferente. Os voy a exponer algo real, con datos que he recopilado de muchos de vosotros, a veces pudiendo parecer un poco cotilla. Tranquilos, que no voy a dar nombres ni mucho menos.  
En los cuatro años que llevo blogueando sobre este género he conocido a muchísimas personas. En la mayoría de ellas he podido observar una relación curiosa, gracias a que esa relación se da también en mí. Las muestras de este particular experimento sociológico son lectores con los que he intercambiado correos electrónicos, comentarios en este blog o que han colaborado de alguna manera conmigo. 
La relación de la que os hablaba se puede explicar de una manera muy sencilla: los que disfrutamos viendo telenovelas tenemos o solemos tener una fuerte conexión con las letras.

No sabría deciros si es una relación casual o provocada por algún factor en concreto, ya que no soy sociólogo, con lo que no tengo ni los conocimientos ni las herramientas necesarias para ello. Sin embargo, esa relación existe y como os decía he podido constatarla en mí mismo y en muchos de los que ahora mismo estáis leyendo estas líneas. Es algo que no deja de sorprenderme y que vendría también a romper el tópico de que las telenovelas son para gente inculta, asociado al género desde sus comienzos y que he tratado de combatir en alguna ocasión.
A los que vemos telenovelas nos gustan las letras. Es así. Para empezar, solemos ser ávidos lectores, de todo tipo de géneros literarios y extraliterarios, y, además, nos suele gustar escribir, en sus múltiples vertientes, desde escribir relatos, novelas o guiones a bloguear o publicar en prensa escrita.
Esa pasión por las letras en ocasiones suele ir mucho más allá y se traduce en que muchos acabamos estudiando carreras de Humanidades. Entre los lectores habituales de esta página hay unos cuantos con Filologías (Hispánica, Inglesa, Francesa y Románica), con Historia (también con Historia del Arte), con Biblioteconomía, con Periodismo y con carreras similares, en las que las letras son uno de los ejes centrales. También, a medio camino entre las Humanidades y las Ciencias Sociales, hay unos cuantos con Derecho. Incluyo, por supuesto, a todos aquellos que ya tienen título (o títulos) y aquellos que están en ello y que lo conseguirán en cuestión de tiempo.
El gusto por las letras no se queda ahí. Nos suelen gustar también los idiomas. Es habitual encontrarse con lectores con dos lenguas maternas y que se manejan en ambas, contando también dominio sobre otras lenguas que han ido estudiando, de muy diferentes formas, hasta alcanzar unas destrezas avanzadas.

Me encantaría poder explicaros esta relación entre telenovelas y letras, pero, insisto, no sé hacerlo. Sería interesante que la Sociología nos analizase y nos diese una respuesta, ¿no? Quizás descubriríamos más puntos en común, tanto sobre aficiones como sobre rasgos de nuestra personalidad, de nuestro carácter. Podría llegar a ser muy interesante desvelar y analizar, por ejemplo, en un trabajo de fin de carrera, esa relación de la que seguro que muchos de nosotros quisiéramos saber más.
Estamos a comienzos de curso, como quien dice. Ojalá alguien, de cualquier universidad española o extranjera, recoja el guante. 

domingo, 12 de noviembre de 2017

PRIMER VISTAZO: "La hija pródiga" (Azteca, 2017)

El 23 de octubre Azteca 13 (ahora solo Azteca y a partir de enero Azteca 1), estrenaba dos nuevas telenovelas: “La hija pródiga” y “Tres familias”.
Por cuestiones de tiempo, solo he podido ver el primer capítulo de “La hija pródiga”, que os comento en esta entrada.

¿Qué es “La hija pródiga”? Siguiendo la línea de producción que inauguraron hace casi dos años, “La hija pródiga” es una telenovela de misterio, que recuerda un poco a aquellas que hasta hace no mucho producía Telemundo en Estados Unidos.
José Ignacio Valenzuela firma los guiones de esta historia, que protagonizan Isabel Burr, Christian de la Campa y Alejandro Camacho.

¿De qué va? Alicia, una de las mellizas del matrimonio Montejo (formado por Alejandro Camacho y Aura Cristina Geithner) desaparece mientras toda la familia está pasando unos días en Acapulco. La niñera es acusada de secuestro y refundida en prisión, pero la niña no aparece. Veinte años más tarde, Alicia vuelve a la mansión familiar justo el día en el que su melliza, Pamela (Andrea Martí) celebra su fiesta de compromiso con Salvador (Christian de la Campa). Reaparece sin recordar nada, sin un riñón y su regreso hace que toda la familia Montejo pierda la relativa tranquilidad con la que llevaban viviendo las dos últimas décadas.
Como veis, el punto de partida es muy interesante y deja ver una historia que bien llevada, puede jugar con el espectador a base de suspense, pero sin renunciar a abordar cuestiones tristemente reales como el tráfico de órganos o el caso Madeleine McCann, una desaparición en la que parece haberse inspirado la desaparición de Alicia.

A su favor, narrativamente hablando, es que no se pierde el tiempo: Alicia desaparece al poco de comenzar para reaparecer poco después, como camarera de una hamburguesería, sin que se enrollen contándonos cómo era la vida de los Montejo con sus hijas o qué han hecho en esos veinte años que Alicia ha estado lejos. Supongo que toda esa información, o al menos la parte más necesaria de la misma, se irá soltando en pildoritas conforme la telenovela vaya avanzando. El ritmo es muy interesante y la forma en la que se cuentan los acontecimientos hace que enganche y que el capítulo se pase volando.


Sobre el elenco, han jugado a integrar unos cuantos pesos pesados como con Alejandro Camacho, Aura Cristina Geithner, Leonardo Daniel, Leonardo García, Carmen Delgado o Sharis Cid, con nombres de actores menos conocidos, como Isabel Burr, Christian de la Campa o Andrea Martí, con una antagonista que promete. En general buenas actuaciones, aunque el protagonista tiene que espabilar un poco. ¿Soy yo el único que ve en Christian de la Campa a William Levy en sus comienzos?

La realización, impecable, con exteriores acertados y localizaciones tan imponentes como la mansión de los protagonistas, aunque por dentro haya sido recreada con unos decorados que para mi gusto pecan un poco de acartonados, igual que la supuesta suite en la que comienza todo, que aunque se supone que sea una suite de un hotel de 1997, no pasaría ni por suite de pensión.
En general, me ha dejado muy buen sabor de boca. Llevo sin ver nada de Azteca desde hace dos años, en concreto, desde "Caminos de Guanajuato". Posiblemente haya encontrado en “La hija pródiga” una historia apetecible, de un género, el de las telenovelas de misterio, que me gusta mucho, aunque cada vez se hagan menos.
No me enrollo más. Casi con toda seguridad, me la apunto para 2018. 

sábado, 11 de noviembre de 2017

HOJA DE AUDIENCIAS: Del 6 al 10 de noviembre


*Datos de audiencia, según la media semanal en espectadores y cuota de pantalla (‘share’) de las telenovelas latinoamericanas emitidas en abierto en España en horarios de sobremesa, tarde y ‘prime time’ salvo "La ley del corazón", que se emite por las mañanas.
**"De que te quiero, te quiero", terminó el viernes en Nova. Estrenada el 19 de junio para sustituir a la enésima repetición de "Dame chocolate", fue emitida a lo largo de 102 tardes con una media de 333.460 espectadores, un 3,69% de 'share'. Para haber sido emitida en buena medida a lo largo del verano, es una media muy positiva. En comparación con las últimas telenovelas estrenadas en los dos últimos años en ese horario la cosa queda así:


Como podéis ver, es la que mejor media tiene y paradójicamente, la que en peores condiciones se ha emitido, estrenada a las puertas del verano, emitida en buena medida en el periodo estival y con unos cuantos cortes y censuras, según me han comentado y demostrado. 
Ha tenido incluso una mejor media que otros estrenos emitidos también, en todo o en parte, a lo largo del verano, como "Mi adorable maldición" (299.471 espectadores y un 2,90% de cuota de pantalla) o "Eva la trailera" (265.718 espectadores y un 2,65% de cuota de pantalla). 

jueves, 9 de noviembre de 2017

CAZANDO GAZAPOS: Uno de "Pasión de gavilanes" [RESUELTO]

Como sabréis los habituales del blog, por ‘gazapo’ se entiende cualquier error, fallo o metedura de pata, con independencia de su dimensión o trascendencia, que se comete en una película, serie o, como es el caso, en una telenovela. Como ‘gazapos’ se engloban fallos de guión, de diálogo, de escena, de ambientación…
Este juego es un clásico del blog y se ajusta a las reglas que ya conocéis:
I. Cada ‘gazapo’ valdrá dos puntos. Eso es lo que se lleva todo aquel que lo vea. Las respuestas incorrectas no restan y se puede dar más de una respuesta, aunque en ese caso solo contaré la última.
II. La ‘recompensa’ es graduable. Si no se dice exactamente en qué consiste el ‘gazapo’ pero sí algo relacionado con ello, podré dar, por ejemplo, un punto, medio…
III. Los participantes deben comentar con seudónimo, firma o cuenta de Google, manteniendo siempre el mismo seudónimo, firma o cuenta.
IV. Cualquiera, en cualquier momento, puede comenzar a jugar y no es obligatorio participar en todos los ‘gazapos’ que se publiquen.
V. Los comentarios no se publicarán hasta que resuelva el ‘gazapo’, que será siempre el martes inmediatamente posterior al día en el que se haya colgado en la página.
VI. Quienes aporten algún ‘gazapo’ al juego tendrán una compensación de dos puntos por ‘gazapo’, que se sumarán una vez salga publicado.

Jennifer Saiz me proporciona el ‘gazapo’ de esta ocasión, que es de “Pasión de gavilanes” (Telemundo y RTI, 2004).
                                                                                                                                
En la escena vais a ver cómo Norma (Danna García), Sarita (Natasha Klauss) y Jimena (Paola Rey) encuentran el caballo de Ruth (Ana Lucía Domínguez). Esta se encuentra desaparecida, al igual que Juan (Mario Cimarro). Es por ello que Franco (Michel Brown) y Óscar (Juan Alfonso Baptista), emprenden, junto a las hermanas Elizondo su búsqueda, encontrando el caballo en un lugar muy próximo a una cabaña en llamas, a la que todos ellos se acercan, los hermanos y Jimena a caballo, y Norma y Sarita en coche.
La escena es tal cual la tenéis, no hay cortes ni nada por el medio que se haya eliminado. 
Es aconsejable verlo en pantalla completa. Os recuerdo que esta temporada, a diferencia de las anteriores, no hay indicador de dificultad. Os pido, por favor, que me comentéis con detalle lo que creáis que pueda ser el ‘gazapo’, ya que aquí necesito la mayor concreción posible para comprobar que lo habéis ‘cazado’. 


RESUELVO
El ‘gazapo’ tiene su gracia, posiblemente porque la escena sea un combo de varias tomas unidas un poco a saber cómo. Si os fijáis, en cuanto Óscar, Franco y Jimena se ponen a galopar, Jimena lleva un sombrero de color no sé si blanco o marrón muy claro, Franco no lleva sombrero y Óscar lleva uno de color negro, a juego con su chaqueta:

Llegan a la cabaña y… ¡Sorpresa! Jimena va sin sombrero, Franco aparece con un sombrero y Óscar, menos mal, sigue con su sombrero negro. ¿Es el sombrero de Franco el mismo que el de Jimena o es otro distinto? La calidad del vídeo no es muy buena, pero teniendo en cuenta que es una escena en exteriores, con el cielo un poco encapotado, yo pienso que no, que el sombrero que lleva Franco es otro, porque además, y yendo a lo evidente, es bastante más oscuro:

Tenéis dos puntos todos aquellos que hayáis comentado esto tenéis dos puntos. Muchos habéis hablado solo del sombrero de Jimena. Os he dado un punto.
Así queda la clasificación por ahora, con la global en la columna derecha:

El próximo ‘gazapo’ saldrá publicado el jueves 23 de noviembre. De nuevo, uno de “Pasión de gavilanes” que me pasa Lucía Dasilva, también muy curioso. 

miércoles, 8 de noviembre de 2017

TELENOVELAS ESPAÑOLAS: "Los exitosos Pells" (Cuatro, 2009)

Corría 2009 cuando Cuatro, entonces una cadena que valía mucho la pena, decidió apostar para sus tardes por el ‘remake’ de una telenovela que había arrasado en Argentina y  de la que en cuestión de meses se habían hecho versiones en Chile, Ecuador o en la propia Argentina, como fue el caso de la mexicana, rodada allí. Hablo de “Los exitosos Pells”.


De la mano de Zeppelin, Cuatro se puso manos a la obra en primavera, para poder estrenar a finales de verano. Los plazos se cumplieron y el 7 de septiembre se emitía el primer capítulo. ¿Qué podía salir mal? Una telenovela fresca, ‘remake’ de otra que acababa de terminar en Argentina y de la que los españoles poco o nada sabíamos. Una historia, firmada, además, por Sebastián Ortega, guionista de “Lalola” original, adaptada por Antena 3 poco antes con relativo acierto.  Se estrenaba a las 16.45 horas, la hora ideal para ver una telenovela.
Sin embargo, el estreno fue, en términos de audiencia, una hecatombe: 465.000 espectadores y un 3,9% de 'share'. Las cosas no mejoraron en los capítulos posteriores.
Con cinco capítulos emitidos, la cadena anunciaba que pasaría a emitirse a las 18.15 horas a partir del lunes 14. Fue la estocada final: el martes 15 la cadena anunciaba su cancelación y su no intención de reubicarla o de ofrecer de cualquier otra forma los capítulos grabados. En su último capítulo emitido se apuntó 236.000 espectadores y un 2,7% de cuota de pantalla.

Esta fue la historia de nuestro ‘remake’ de “Los exitosos Pells”. Reconozco que me fastidió que tuviese tan mala suerte. A diferencia de lo que suele ser habitual en España, Cuatro había invertido un dineral en publicidad de la telenovela, colocando pósters en marquesinas de autobús, con vallas publicitarias, cuñas en la radio…
No me perdí un solo capítulo de los siete que se llegaron a emitir y me gustaba. Era un producto con una realización bastante buena para lo que se veía entonces y la historia tenía grandes puntazos, muy en la línea de la original.
Miguel Barberá y Beatriz Segura encabezaban un elenco potente, con grandes actores como Marta Calvó, Juan Fernández o Amparo Valle. Miguel y Beatriz estaban magníficos. Él, en su doble papel y ella, como la periodista venida arriba que era Sol. Tras esta historia Miguel continuó haciendo televisión, aunque con papeles episódicos en algunas series nacionales como “Toledo” o “Gym Tony”. Beatriz, por su parte, llevó a cabo diversos papeles en series de la televisión catalana, como “La Riera” o “Cites”.

Poco se puede encontrar sobre esta historia, porque realmente poco fue lo que dio tiempo a ver. En Youtube están partes de algunos de los siete capítulos que se emitieron y algunos ‘promos’ como el que tenéis al comienzo, que contiene también la cabecera o entrada de la telenovela.

Se emitieron siete capítulos, pero trabajan con tiempo, con lo que es probable que quedasen en un cajón, guardados a saber dónde, mínimo otros quince o veinte episodios, o incluso alguno más.
En la tele, como en la vida, hay cosas que funcionan y cosas que no. Esta telenovela, fue uno de los grandes batacazos de los casi once años de historia de Cuatro. 

lunes, 6 de noviembre de 2017

ESTÁN PASANDO COSAS: El "Lore ipsum" y otras rarezas en las telenovelas

En las telenovelas hay cosas raras y muchas de ellas se ven en aquello en lo que, por lo general, el espectador no se para a mirar, en ocasiones porque no da tiempo, salvo que se congele y/o amplíe la imagen. Sabéis que me encantan esos errores y curiosidades de todo tipo que se observan en las telenovelas, como los que conforman esta nueva entrega de “Están pasando cosas”
Antes de ir a cada caso concreto, os recuerdo que todas las imágenes se hiperamplían haciendo clic en ellas.

I. Una clase gratuita de latín
Esta imagen se corresponde a un periódico que se muestra, rápidamente, en uno de los primeros capítulos de “El Chema” (Telemundo y Argos, 2016). ¿Algo raro?:

En efecto, el cuerpo de la noticia se encuentra escrito en latín. Vale, no es un escrito cualquiera, sino el “Lorem ipsum”, un texto que se cree que pudo ser obra de Cicerón y que se usa para pruebas de tipografía y de disposición del texto en imprentas como en la que se debió de imprimir el ejemplar del falso periódico. ¡Quién se iba a imaginar toparse con un texto escrito en latín en una telenovela!

II. Juventud imposible
En el capítulo 0 de "El Chema", solo emitido a través de internet, como antecedente y para presentar algunos personajes, el presidente Omar Terán (Jesús Moré) lee un informe sobre el capo en el que aparece el agente Fabricio Ponce (Jorge Luis Vázquez):

Como podéis observar si ampliáis la imagen, Ponce nació, según el informe, el 29 de febrero de 1985. Primer error: 1985 no fue un año bisiesto, con lo que no pudo nacer un 29 de febrero. ¡Anda que no hay días en el año para ir a escoger justo el que solo se da una vez cada cuatro años!
Segundo error. Se supone que Ponce comenzó a perseguir a Venegas a finales de los 80, como se ve en la historia. ¿Lo hizo siendo apenas un crío? Imagino que quisieron quitar años a Jorge Luis (que nació en 1979) y se les fue, y mucho, de las manos. 

III. Anonadado me hallo
Primer capítulo de “La candidata” (Televisa, 2016). En la televisión de uno de los personajes se informa del asesinato de Florencia (Fabiola Guajardo), novia o amante, no lo tengo claro, del hijo del gobernador:

Con lo que cuida el equipo de Giselle González todo lo que hace, no entiendo que se les pasase esa errata horrorosa: “hayada” [sic.], como sinónimo de “localizada” o “encontrada”. Clase rápida de ortografía: “hallar”, así, es sinónimo de “localizar” o “encontrar”. “Haya”, así, es un auxiliar derivado del verbo “haber” y un árbol de frondosas hojas. Varias “hayas” conforman un “hayedo”. “Aya”, así escrito, es “niñera” o “cuidadora”. “Allá”, un adverbio de lugar, referido a algo lejano.
Espero que haya quedado claro la diferencia entre “hallar”, “haya” y palabras homófonas que, sin embargo, se escriben de distinta forma.
Lo del “video escándalo”, imagino que iría más por “video escandaloso” (“video” no se suele escribir con tilde al otro lado del charco y por eso, en este caso es perfectamente válido).

IV. Con c, de asesor
Capítulos finales de “La Doña” (Telemundo, 2016), a la que ya dediqué una entrada como esta, dedicada a cosas curiosas, en la que se me quedaron por incluir dos casos. Uno este. La televisión se hace eco de la huida de Rafael Cabral (Juan Ríos):

“Famoso acesor [sic.] de imagen, fugitivo de la policía…”.  Entiendo que el problema del seseo en Hispanoamérica pueda dar lugar a errores ortográficos como este, pero hoy cualquiera puede asesorarse en internet sobre cómo debe escribirse una palabra. Y sino, tener un diccionario a mano, sigue siendo una muy buena opción para evitar cosas así.

V. Porno implícito
También en “La Doña” se ve la noticia de otra fuga, la de Braulio Padilla (José María Galeano). En este caso, en una web en la que dos cosas llaman la atención. La primera, los grados del tiempo, ¿son Fahrenheit, no?  De lo contrario, menudo calor…
Lanzo la pregunta a quienes leen esta página desde México, ¿es habitual que el pronóstico del tiempo se dé en México en Fahrenheit? Lo pregunto porque me suena más a moda norteamericana.

Lo segundo, el enlace de la derecha, situado bajo el título “Lo que está trending”. Sí… “¡Famosos que han hecho porno!” Me extraña, siendo como es Telemundo, que no emborronasen la escena para no leerlo.

En la próxima entrega os enseñaré, entre otras cosas, cómo colar en una telenovela un trocito de una de las grandes obras de la literatura universal.