miércoles, 30 de septiembre de 2015

CÓMO HAN PASADO LOS AÑOS: Las 'viudas' de Blanco

Inauguro una nueva sección que aparecerá publicada en la recta final de cada mes. Quizás su título no se entienda bien… Pero es más sencillo de lo que parece… En “Cómo han pasado los años” pretendo hacer una comparación entre dos escenas pertenecientes a una telenovela y esas mismas escenas, pero en su ‘remake’ o ‘remakes’.
Igual con esta explicación no ha quedado del todo claro… No pasa nada, ya veréis cómo con esta primera entrega lo vais a ver bien…

Comienzo con dos escenas claves en el argumento de “La viuda de Blanco”. La historia original, escrita por Julio Jiménez, se rodó en Bogotá en 1996. Fue una producción de RTI que protagonizaron Osvaldo Ríos y María Helena Döering. Tuvo 142 capítulos. Se vendió bien en Latinoamérica y aquí en España se emitió en algunos canales locales.
Diez años después, en 2006, Telemundo coprodujo con RTI una nueva versión de la historia. Esta vez, fue rodada íntegramente en Miami. El elenco estuvo encabezado por Francisco Gattorno e Itatí Cantoral. Fue un éxito en ventas, llegando a unos cuantos países europeos, entre ellos España, donde se emite por cuarta vez. Fue más larga que la original… 158 capítulos.

Para la comparativa entre ambas he elegido dos escenas fuertes y muy interesantes…
I) La ‘reaparición’ sorpresa de Amador Blanco
Es, quizás, una de las cosas más fuertes e inesperadas de la telenovela. En la del año 1996, Amador (Danilo Santos) reapareció en la boda de Alicia y Diego, que se celebró en el capítulo 88, de la siguiente manera:

En 2006, el Amador interpretado por Martín Karpan llegó a la boda de Alicia y Sebastián, celebrada en el capítulo 117, de la siguiente forma:
Como podéis ver, escenas muy parecidas… Charla con la madre, sorprendida, en un desván y llegada sorpresa, por detrás, en la iglesia, para acompañar a la novia, su esposa, al altar.
Solo añadiré una cosa un tanto curiosa… Amador es el hermano mayor de Sebastián. En el caso de Danilo y Osvaldo, Danilo es dos años mayor que Osvaldo. Sin embargo, en el caso de Martín y Francisco, Francisco es nueve años mayor que Martín, que tuvo que dejarse barba para que su Amador pareciera mayor que su hermano Sebastián.

II) La muerte de Haydee
Yolandita Monge interpretaba a Haydee, una chica un tanto rebelde, apasionada de la música, en la telenovela de 1996. En su mejor momento como mujer y como cantante, Haydee decide irse de viaje, por motivos laborales. Sufre un accidente y muere. Ocurrió en el capítulo 107. Ocurrió así:

En el 2006, Lilibeth Rodríguez fue la que se encargó de interpretar a Haydee. Su personaje no corría mejor destino que el de la primera versión. Sucedió en el capítulo 138.
Nuevamente, escenas casi clavadas, con diálogos muy parecidos y con los gemelos ‘intuyendo’ la muerte de su tía.
Un añadido más… Las escenas de los funerales se acompañan, en ambas telenovelas, de canciones interpretadas por las distintas actrices.  

1 comentario:

Uriel Heron dijo...

La Viuda De Blanco fue una de esas grandes telenovelas colombianas de la década de los 90 y entró a reemplazar la telenovela María Bonita, historia estelarizada por Adela Noriega y Fernando Allende, María Bonita tuvo la difícil tarea de enfrentar en horario a Café con Aroma De Mujer que como ya saben paralizaba el país, ambas novelas se emitían a las 8 pm con capítulos de 30 minutos.
Volviendo a La Viuda De Blanco, pues los que han tenido la oportunidad de ver la versión original saben de antemano que es la mejor, una actuación de María Helena bastante buena y también de parte de Consuelo Luzardo, sobretodo en la primera mitad de la novela cuando cree culpable a Alicia. Ya saben que Julio Jiménez gusta en gran parte de imprimir esa parte misterio a sus historias y en este caso no fue la excepción, claro que aquí los gemelos
si eran gemelos, Santiago y Mateo Rudas... Ahh y una curiosidad, por este tiempo Osvaldo era novio de shakira así que hay un capítulo donde los gemelos cantan una canción de ella, creo que 'pies descalzos'

perdón por el comentario tan largo ¡saludos!