viernes, 31 de julio de 2015

ES HORA DE TOMARSE UN BREVE DESCANSO...

Se acaba julio y llega agosto. Como hice el año pasado, me voy a tomar un descanso.
Llevo casi siete años dirigiendo otro blog con formato de periódico digital semanal que funciona de maravilla y en el que solemos trabajar por temporadas, como en la tele. En ese otro blog la temporada va de septiembre a mediados de julio, y desde mediados de julio y durante todo el mes de agosto, se deja descansar el formato, mientras que tanto yo como mis compañeros preparamos nuevos materiales para la siguiente temporada.
Esa fórmula que ha funcionado tan bien en ese otro blog es la que llevo usando en este desde sus inicios, hace ya casi dos años. Creo que es bueno tomar un tiempo muerto y volver con más ganas y cosas nuevas.
Así, durante agosto únicamente publicaré las audiencias (los sábados) y también sacaré algo relacionado con la actualidad del género los miércoles (el “Primer vistazo” de “Tanto amor”, algo sobre los Premios Tu Mundo…).
Volveré al ritmo habitual de publicar cosas los domingos, lunes, miércoles, jueves y sábados el día 31 de agosto.
Habrá novedades. Y aviso desde ya… Mi intención es empezar en septiembre a hacer entrevistas a personas relacionadas con el género, que es algo que muy pocos blogs relacionados con el género hacen. Seguirán las críticas, los ‘gazapos’, ‘reutilizandos’, ‘primeros vistazos’ y toda esa lista de apartados con los que cuenta el blog. Habrá también pequeños giros en algunas de las secciones del blog.
Seguiré, por supuesto, pendiente del Twitter, del correo, de los comentarios y del Facebook.
Gracias a todos los que colaborasteis conmigo en estos meses y a todos los que habéis estado frente a la pantalla de vuestro ordenador, tablet o móvil leyendo alguna de mis cosas.
En septiembre, más y, espero, mejor.

Gafemo. 

jueves, 30 de julio de 2015

CRÍTICA: "Yo no creo en los hombres" (Televisa, 2014-2015)

Había que verla por una sencilla razón: las buenísimas críticas cosechadas desde su estreno en México, en septiembre del 2014. El éxito en los Premios TvyNovelas de este año, donde arrasó llevándose seis galardones, no hizo sino aumentar mis ganas hacerlo.
Me puse a ello a finales de mayo. Dos meses después, tras haberla disfrutado de principio a fin, es el momento de realizarle la oportuna crítica.

SINOPSIS:
María Dolores (Adriana Louvier) es una hermosa joven de bajos recursos y de nobles sentimientos, pero también es una mujer con la fortaleza necesaria para superar cualquier adversidad.
*Logotipo de la telenovela.
Cuando su padre es asesinado en un asalto, conoce a Maximiliano Bustamante (Gabriel Soto), un abogado atractivo y honesto que se ofrece a ayudarla de forma desinteresada. Aunque ambos se atraen desde el primer momento, los dos tienen compromisos sentimentales. Él está por casarse con Maleny Santibáñez (Sophie Alexander), una joven caprichosa y malcriada que solo lo quiere por su dinero y que además lo engaña con su instructor de tenis.
María Dolores, por su parte, mantiene una relación con el hermano de Maleny, Daniel Santibáñez (Flavio Medina), quien le oculta su verdadera posición social y el hecho de que, por imperativo de su madre Úrsula (Rosa María Bianchi) mantiene una relación de conveniencia con la empresaria Ivana Duval (Sonia Franco).
Cuando las mentiras de Daniel y Maleny son descubiertas, María Dolores y Maximiliano se sienten libres para amarse y ser felices.
Sin embargo, serán muchos los obstáculos que su amor habrá de vencer…

DATOS y TRÁILER:
121 capítulos de 45 minutos. México, 2014-2015 (Televisa). Productora: Giselle González.

PERSONAJES y ACTUACIONES:
Para que una telenovela funcione, ha de tener dos pilares. Uno, es un buen elenco en el que todos los actores brillen en sus respectivos roles. Aquí ese requisito se cumple con creces...
*Adriana Louvier y Gabriel Soto.
Todo el mundo alaba a Adriana Louvier. Y no es para menos. Ha hecho un personaje por el que el espectador va sintiendo diversas cosas conforme transcurre la telenovela (lástima, cariño, e incluso ganas de darle un par de voces). María Dolores es una protagonista tan sufrida como valiente y fuerte, capaz de salir adelante por sí misma de muchas situaciones muy crudas. María Dolores es uno de los ejes de la historia y Adriana lleva al personaje de una forma muy natural, nada sobreactuada. Sin duda alguna, bien merecido ese TvyNovelas que se ganó en marzo.
Su galán en la historia es Gabriel Soto, que interpreta a Maximiliano, uno de los galanes más enamorados que he visto en mucho tiempo. Al principio se le veía un poco perdido, pero conforme avanza la historia se le ve mucho más suelto y ha sabido regalarnos un buen personaje de una forma bastante natural, nada que ver a como lo había visto en otras telenovelas.
La química entre ambos es genial.
*Gabriel y Adriana junto a Flavio Medina y Sophie Alexander.
El triángulo principal lo completa Flavio Medina, interpretando a Daniel Santibáñez. De Flavio poco voy a poder decir que no haya dicho en anteriores ocasiones. Es un gran actor que aquí sobresale con un villano muy humano, controlado totalmente por su madre. Daniel es digno de lástima, porque aunque está enamorado de María Dolores, se da cuenta muy tarde de ello, cuando ya ha cometido muchos e imperdonables errores. El tenerla se convierte en una obsesión que lo hace incluso volverse loco.
En un status muy similar al de Daniel está su hermana Maleny, magistralmente interpretada por una actriz que yo no conocía: Sophie Alexander. De Maleny me ha encantado todo. ¡Qué personajazo! ¡Lo tenía todo! Quizás no esté conforme con su final, aunque era algo que podía esperarse, viendo cómo estaba de perdida y falta de cariño.
*Fabiola Guajardo (Isela) y Azela Robinson (Josefa).
La controladora madre de ambos es Rosa María Bianchi, Úrsula en la historia. Rosa María es una de las cinco primeras grandes actrices con las que cuenta la telenovela y nos regala un personaje odioso, despreciable, movido únicamente por la ambición y capaz de todo. Me ha encantado, sinceramente.
Más halagos para otra gran primera actriz: Azela Robinson. Creo que Josefa, su personaje, es de lo mejor de la telenovela. Es mala, sí, pero es una mala distinta a lo habitual en el género. Josefa está loca, pero por el duro pasado que arrastra, marcado por la muerte de una hija en prisión. Josefa es una villana que además maneja un humor negro estupendo y que pese a todo lo que teje y desteje en la historia cae bien al espectador. El trabajo que ha hecho Azela es impresionante. Para mí, el mejor de toda su extensa carrera.
Junto a Josefa tenemos a Isela (Fabiola Guajardo), su hija. No conocía a Fabiola y ha sido todo un descubrimiento. Su personaje es muy complejo, pues atraviesa distintas fases a lo largo de la historia, pero ella lo ha sabido llevar con mucha naturalidad. Le auguro un gran futuro en el género y presiento que pronto podrá tener su primer protagónico.
*Pedro de Tavira y Cecilia Toussaint (Julián y Honoria).
Sigo con primeras actrices para dedicar unas palabras a Macaria (como Esperanza, la madre de María Dolores), otro personaje muy tierno; Luz María Jerez (como Alma, la madre de Maximiliano), con  un personaje adorable, aunque con pequeños tintes de villana; y Cecilia Toussaint (como Honoria, una vecina de María Dolores), otro descubrimiento, pese a los años de trayectoria que tiene. Me fascinó su personaje, que ella bordó, el de una madre sufrida, dedicada en cuerpo y alma a cuidar de su hijo enfermo,
Y si el reparto cuenta con cinco grandes primeras actrices, también tiene cuatro grandes primeros actores. Uno de ellos es Alejandro Camacho (como Claudio, el padre de Maximiliano), un personaje que puede caer más mal que bien, pero al que Alejandro ha dado vida de una excelente manera.
El segundo es Juan Carlos Colombo (Fermín, el marido de Honoria), con un personaje tan tierno para el espectador como lo es el del Honoria, pero con muchos problemas relacionados con su alcoholemia y que en manos de un actor de la talla como Juan Carlos ha quedado perfecto.
Juan Carlos Barreto y Adalberto Parra (como Arango y Jacinto, respectivamente) completan ese grupo de primeros grandes actores. Ambos brillan con personajes con tintes de villanos y movidos principalmente por la ambición.
*Sonia Franco es Ivana Duval.
“Yo no creo en los hombres” supuso también el lanzamiento en televisión de dos actores conocidos en el mundo del cine y del teatro, pero sin ninguna telenovela a sus espaldas: Sonia Franco (Ivana) y Pedro de Tavira (Julián). Disfruté muchísimo con ambos, dos personajes tan humanos como el resto de los que tiene la historia. Me encantó Ivana, y sufría tanto como su tía Susana (genialmente interpretada por Elisabeth Guindi) cada vez que se obsesionaba con querer a cierto bebé. Lo mismo me pasó con Julián, un muchacho con una enfermedad degenerativa, enamorado incansablemente de María Dolores.
Creo que ambos han entrado por la puerta grande al género, con sendos personajes que han calado en el público y que seguramente los veremos en alguna otra telenovela pronto.
Del resto del elenco, sobresaliente para Estefanía Villarreal (como Doris, la mejor amiga de María Dolores), Jorge Gallegos (Orlando, el novio de Isela), Pablo Perroni (como Gerry, el ‘Pepito Grillo’ de Ivana, un personaje que, ya sea hombre o mujer, todos deberíamos tener en nuestras vidas) y Adriana Llabrés (en el papel de Jenny, una enfermera exalcohólica enamorada de Julián). Bien también para Lenny de la Rosa (Ari), aunque al principio lo veía muy sobreactuado, acabó convenciéndome. 
*Eleane Puell (Clara) y Jesús Carús (Leo).
Destacar también, aunque me los haya dejado casi para el final, a los protagonistas juveniles de la historia: Eleane Puell (Clara) y Jesús Carús (Leo). Han personificado lo que supone para muchos el primer amor, el amor adolescente, tan puro y tan bonito. Han tenido una química excelente que quizás haya sido la culpable de que su amor en la ficción se traspasara a la vida real.
Y hablando de química… El excelente casting de la telenovela se traduce en una química tremenda entre los personajes y las relaciones que los unen (los que hacen de hermanos parecen hermanos, las que hacen de amigas, parecen amigas y así con todas las relaciones que entrelazan a los personajes).
Un último apunte para otra cuestión: las grandes participaciones especiales que tiene la telenovela. Destaco cuatro: el Padre Juan Jesús Aguilar (que interpreta a un sacerdote al que da gusto oír hablar), Violeta Isfel, Angelina Peláez y Emma Escalante.

TRAMAS:
El segundo de los pilares necesarios para que una telenovela funcione es que tenga un buen argumento, capaz de seducir al público más exigente. “Yo no creo en los hombres” cumple también con este requisito.
A diferencia de otras telenovelas en las que se diferencia claramente entre la trama principal (la de los protagonistas) y las secundarias (las del resto de los personajes), en esta todas las tramas tienen su peso, como si de una telenovela coral se tratara, estando todas ellas hiladas entre sí y al final casi todas acaban siendo tramas principales. Y no todo es romanticismo…
*Max se enamora de Mª Dolores nada más conocerla.
La trama de amor entre María Dolores y Maximiliano surge desde el primer capítulo y se prolonga hasta el final. Me dio gusto ver cómo, por una vez en mucho tiempo, el galán se enamora de la protagonista mucho antes de que ella lo haga (lo habitual suele ser al revés). Los obstáculos que en el camino les ponen tanto los Santibáñez como la propia familia de Maximiliano son muy variados y generan pequeños problemas en la pareja que, sin embargo, se solucionan rápidamente entre ellos y nunca llegan a separarlos, otra cosa que se agradece.
Entre esos obstáculos destaca uno: la violación que sufre María Dolores. Me ha gustado la rápida respuesta que tiene la mujer, de coger e ir a denunciar a su violador. Me ha gustado también ese ápice de denuncia que hay en la telenovela, en relación a los escasos medios con los que cuentan las autoridades mexicanas a la hora de proceder en un caso así a examinar a la víctima, y lo útiles que son, en esos casos, las asociaciones creadas ‘ad hoc’
*La familia Bustamante.
Junto a esa trama amorosa encontramos otras que, como digo, se le colocan al tú por tú en importancia, como la que une a Isela y Claudio (que comienza como una venganza y acaba siendo un amor muy complicado pero en cierto modo bonito), o la que protagonizan Doris y Orlando (de cómo una amistad acaba transformándose en amor sincero y noble).
Hay amor, pero también venganza, de la mano de Josefa e Isela, contra la familia Bustamante. Esta venganza es una de las mejores que he visto en mucho tiempo, no por la venganza en sí, sino por cómo, según avanza la trama, los personajes van descubriendo cosas que hacen que el punto de partida de la venganza cambie.
Para los más exigentes, la telenovela cuenta también con una buena dosis de misterio, en concreto, con un crimen sin resolver en la familia Santibáñez. Una trama bien escrita y bien resuelta pese a las consecuencias que de ella se derivan para algunos personajes.
*Sonia Franco (Ivana) junto a Pablo Perroni (Gerry).
Me agrada también que se aborden en la historia, ciertos temas a través de las tramas de otros personajes. Ejemplo de ello son Ivana y Gerry, que sirven para tocar asuntos como la homosexualidad de Gerry, el VIH y lo fácil que es hacerse una prueba para diagnosticarlo o los vientres de alquiler. A través de otros personajes se tocan temas sociales como la drogadicción y la alcoholemia y las terapias para superarlas, la inseminación artificial, las enfermedades degenerativas o la autonomía del paciente a la hora de decidir cómo desea ser tratado en caso de una grave enfermedad.  
La telenovela cuenta también con una serie de tramas carcelarias, al puro estilo de “Vis a vis”, en su parte final, que no tienen desperdicio. Solo deseo que las prisiones mexicanas no sean como se muestran en la telenovela, aunque me temo que, también en ese punto, la historia es realista y busca denunciar algo que ocurre en la práctica.
Todas estas tramas tienen en común su agilidad y esos hilos que, directa o indirectamente, acaban conectándolas.
Sabéis que soy muy de encontrar cosas que no encajan, o que son difíciles de creer. Aquí únicamente encontré una, que puede parecerlo, aunque luego se trata de justificar con lo que ocurre con el transcurrir de la historia: la detención y encarcelamiento tan arbitrarios de Corina. También hay otra pequeñísima cosa que no encaja, y es que la Isela niña llama a su hermana “Mirta”, mientras que la Isela adulta y su madre la llaman “Marta”. Esto último es un apunte muy muy curioso, a mi estilo.  
*Rosa María Bianchi es Úrsula, una de las villanas.
Como comentaba, el buen ritmo narrativo de la telenovela se mantiene hasta llegar al final, un final que, sin embargo, puede pecar de apresurado. Se dejaron muchas cosas para tocar en ese final y, si bien se trataron, todo se hizo con una rapidez tremenda y se pasó de puntillas por cosas que bien hubieran merecido unos minutos más.
El último capítulo deja varios cabos abiertos, para que sea el espectador quien piense lo que quiera. Me gusta, aunque yo sí que hubiera incluido una última escena de Úrsula después de lo que le ocurre en ese capítulo final. Creo que, como la villana que era, se lo merecía, igual que nosotros nos merecíamos saber qué había pasado con ella.
Quizás ese final apresurado, con tantas cosas concentradas rápidamente en tan pocos minutos, es lo único que se le pueda criticar, argumentalmente hablando, a la telenovela.
Antes de ese final se emitió en México un capítulo especial, titulado "Yo no creo en los hombres: el origen", que recomiendo que busquéis a todos los que veáis, vayáis a ver o hayáis visto esta telenovela. Es un capítulo bastante bien hecho en el que se muestra al espectador algunas de las cosas que los personajes mencionan en la telenovela y que ocurrieron varias décadas antes. Muy recomendable.

MÁS COSAS:
Los decorados están muy conseguidos y además se agradece que, en el caso de los Santibáñez, se use una casa real. Ello da todavía más credibilidad a lo que se ve en pantalla.
*Adriana Louvier en uno de los promos de la historia.
Me gustaron en su día los promos, aunque creo que debieron apostar por algo diferente para la entrada, muy pobre para el nivel que tiene la telenovela.
Sobre la música, han acertado con esa preciosa canción de entrada, compuesta pensando en la telenovela e interpretada por Diana Reyes, con ese vozarrón que tiene. También me han gustado mucho otros temas que se escuchan en la historia, como “Un paso adelante”, de Paulino Monroy, o “Uno en vez de dos”, de Jorge Gallegos y Fabiola Guajardo. 
Los ‘soundtracks’ están bien, pero hay por ahí alguno ‘reutilizado’ de otra telenovela. Es el que suena en las primeras escenas entre Max y María Dolores (cuando se conocen y las primeras veces que se ven)  y ya se escuchó en “La fuerza del destino”.
Del vestuario, solo objetar una cosa… Vale que María Dolores sea pobre, ¿pero es necesario que vaya todo el día con vestiditos? ¿No tiene más fondo de armario, siendo como es, una mujer experta en moda? No sé…
De los exteriores, me han gustado especialmente las playas que se muestran en torno al capítulo 20 de la historia y la hacienda a la que Max lleva a María Dolores para pedirle matrimonio.
*El elenco de la telenovela, en su presentación.
Aplaudo también lo bien hechas que están las escenas de acción y aquellas que requieren efectos especiales (que aunque no lo parezca, son unas cuantas a lo largo de la telenovela). En general, la dirección de escenas de la telenovela es muy buena.
Un último comentario para felicitar a Aida Guajardo y su equipo de escritores por haberse documentado, jurídicamente hablando. Esta es una telenovela en la que el protagonista es abogado, su padre es una figura ilustre del derecho y varios personajes acaban en la cárcel. Se agradece que hablen de Claudio como “jurista”, que se incluya terminología jurídica en muchos diálogos (“auto de formar prisión”, “desahogo de pruebas”, “prisión preventiva”, “medida cautelar”…) y que Isela busque en el archivo de sentencias qué ocurrió con su hermana y que no lo haga en la sección de hemeroteca de una biblioteca que es lo que suele verse en las telenovelas. Puede parecer que no, pero todo ello contribuye a dar un mayor realismo a la historia.

En resumen, una telenovela muy ágil, cargada de situaciones y personajes realistas, capaces de empatizar hasta con el espectador más soso. Reconozco haberme emocionado en unas cuantas ocasiones veces con muchas de las situaciones que viven los personajes de esta telenovela
Para mí, la única pega, ese final tan acelerado.

-PUNTUACIÓN FINAL: 9-

miércoles, 29 de julio de 2015

PRIMER VISTAZO: "Bajo el mismo cielo" (Telemundo, 2015)

Ayer, martes 28 de julio, llegaba a las televisiones estadounidenses “Bajo el mismo cielo”, la nueva telenovela producida por Telemundo Studios Miami y protagonizada por Gabriel Porras y María Elisa Camargo.
La historia, que promete ser un homenaje a los inmigrantes latinos que viven en Estados Unidos, está escrita por Perla Farias. Su rodaje comenzó hace ya tres meses, a finales de marzo. Aquí os dejo un pequeño tráiler:

PROS:
*Gabriel Porras es Carlos.
La telenovela tiene toda la pinta de ser una telenovela realista y cotidiana, como la vida misma, centrada en las historias de varios inmigrantes latinoamericanos que viven en la ciudad de Los Ángeles.
No tengo ninguna queja de la parte del elenco que se nos ha mostrado en este primer capítulo. Empezando por Gabriel Porras, aquí Carlos, un humilde jardinero mexicano indocumentado, debo decir que da gusto verlo. Es uno de los actores más versátiles del género: tan pronto es un psicópata, como un policía, un narcotraficante o un sencillo jardinero. Puede con cualquier papel y cumple siempre con creces.
Le acompaña María Elisa Camargo (como Adela, una joven pandillera). Me ha gustado lo que he visto de María Elisa. No la conocía y la verdad es que la he notado muy natural y muy cómoda con el personaje.
*Mª Elisa Camargo es Adela.
Del resto de personajes que han aparecido en este primer capítulo, aplaudir a Alejandro Speitzer (como Luis, el hijo de Carlos), que me ha gustado más en este primer capítulo que en los ciento uno que hizo en “Mentir para vivir”. Bien también para Luis Ernesto Franco (Rodrigo, el otro hijo de Carlos), y para Rosalinda Rodríguez (como la madre de Adela, una mujer alcohólica y prostituta).
Prometen mucho los personajes de Erika de la Rosa (Felicia) y Julio Bracho (Colmillo). Lástima que solo haya habido una escena de cada uno de ellos en este capítulo.
En lo que a ritmo narrativo se refiere, este primer capítulo ha sido ágil y ha contado con algunos ‘flashbacks’ necesarios para conocer cómo llegó Carlos a Estados Unidos y cómo tuvo que hacer frente a diversos problemas.
Las localizaciones en Los Ángeles, otro punto a favor.

CONTRAS:
No me acabo de creer que los muchachos que salen como miembros de las pandillas sean miembros de las pandillas. Todos y todas están de muy buena facha. Aparentemente, nadie diría que son drogadictos y unos salvajes.

OTRAS OBSERVACIONES:
“Bajo el mismo cielo” es una telenovela, como ya he dicho, que busca reflejar el día a día de varios inmigrantes latinoamericanos en Estados Unidos. En ese sentido, se agradece que los personajes escuchen una radio para inmigrantes, o que se hable de la reforma migratoria de Obama.
*Logo de la telenovela, en una de las tomas de la entrada.
También se agradece que se muestre, al más puro estilo de “La fuerza del destino”, cómo los inmigrantes cruzan la frontera a través del desierto después de haber sido abandonados por los ‘polleros’, algo que tristemente, ocurre muy a menudo.
Está bien ver cómo Sánchez, el socio de Carlos, tira la toalla y decide volver a México o cómo la gente se aprovecha de los indocumentados contratándolos como si fueran prostitutas, en un aparcamiento y a voces.
Lo de las pandillas, está bien, quitando lo que comentaba antes de sus integrantes.
La entrada de la telenovela está muy bien, combinando imágenes de promos con imágenes rodadas ‘ad hoc’ en plena calle, y tiene una tipografía muy chula. La canción principal de la historia, es, distinta a lo que suele ser habitual, pero le queda como anillo al dedo a esta telenovela.
Los decorados, sin queja. Muy logrados y muy en la línea de lo que viene haciendo Telemundo cuando produce en Estados Unidos en los últimos años.

VEREDICTO FINAL:
Se deja ver. Tiene muy buena pinta, aunque espero que ello no se pierda con alargues innecesarios o que empiecen a aparecer personajes secundarios sin relevancia (algo habitual en todo lo que escribe Perla Farias). La temática y la ambientación son sus dos puntos fuertes, de momento.
Espero verla, aunque será para 2016. 

martes, 28 de julio de 2015

PRIMER VISTAZO: "A que no me dejas" (Televisa, 2015)

Tenía muchas ganas de ver el primer capítulo de “A que no me dejas”, estrenada ayer mismo en México y producida por Carlos Moreno Laguillo para Televisa, porque, como sabréis los que me llevéis aguantando algún tiempo, me gustan las historias que produce Carlos Moreno (de hecho, desde “En nombre del amor” hasta hoy me he visto todo lo que ha hecho).
“A que no me dejas”, comenzó su rodaje el pasado día 18 de mayo. Protagonizada por Camila Sodi y Osvaldo Benavides, es un ‘remake’ de “Amor en silencio”, telenovela producida por Televisa en 1988. Los guiones cuentan con el sello de Martha Carrillo y Cristina García, las escritoras con las que Moreno lleva trabajando desde hace ya unos cuantos años.
Para los que aún no lo hayáis visto, os dejo, antes de pasar a comentar el primer capítulo, su tráiler:

PROS:
La telenovela tiene toda la pinta de querer ser un dramón, de esos que suelen gustar al público, cargado de tragedias y malas odiosas. Un amor imposible muy del estilo de “Romeo y Julieta”: dos jóvenes, de diferentes familias, se enamoran pese a las rencillas que existen entre sus parientes. Y como esto es una telenovela, a ello debe sumarse un conjunto de tramas y personajes secundarios.
*Osvaldo Benavides y Camila Sodi, Adrián y Paulina.
Un punto fortísimo de la historia es el elenco. Se agradece ver caras nuevas protagonizando y más con el entusiasmo y las ganas que traen Osvaldo Benavides (Adrián), Camila Sodi (Paulina) y Alfonso Dosal (Camilo). Creo que este triángulo protagonista va a dar mucho juego, porque los tres están espléndidos y se nota que va a haber grandes dosis de química entre Osvaldo y Camila.
Da gusto volver a ver a Leticia Calderón con un personaje totalmente opuesto a sus últimas villanas. Es una actriz que, con la gloriosa trayectoria que tiene a sus espaldas, haga lo que haga, lo hace bien. Lo mismo podría decirse de Arturo Peniche (Gonzalo). A ambos los he visto, además, muy rejuvenecidos.
De la villana, Julieta, interpretada por Alejandra Barros, poco que decir. Me ha gustado lo que he visto, pero han sido pocas escenas. Es un personajazo y creo que Alejandra va a dar la talla y nos va a regalar a la villana más loca de los últimos años, viendo lo poco que se ha visto de Julieta en este primer capítulo.  
*Arturo Peniche y Alejandra Barros, Gonzalo y Julieta.
Destaco también a otros actores: Moisés Arizmendi (interpretando a Jaime, un personaje noble y sufrido como el que más, viendo lo que tiene que aguantar en casa) Alfredo Adame (con un personaje, Alfonso, que recuerda mucho al Honorio de “Cuando me enamoro”), Cecilia Gabriela (como Raquel, que me recuerda mucho a su Lucina en “Mentir para vivir”) y Odiseo Bichir (Edgar, en la historia, un personaje que promete mucho).
De este primer capítulo, comentar que me ha gustado volver a ver a Florencia de Saracho (Karen). Es una pena que la sigan poniendo como la mejor amiga de la protagonista, porque talento le sobra para hacer cualquier personaje.
Los escenarios naturales de Cancún son otro punto a favor de la telenovela, aunque en este primer episodio haya habido más escenas de interior que de exterior.
El ritmo narrativo es bueno y se ha optado por contar la historia de forma lineal en el tiempo, sin ‘flashbacks’ ni combinaciones temporales como el mismo equipo de guionistas hizo en “Quiero amarte”. Se agradece también que nos hayan presentado a Paulina y Adrián juntos y que no se hayan tirado diez o quince capítulos para contarnos cómo se conocieron y enamoraron.

CONTRAS:
Del elenco, no sé qué le pasa a Laura Carmine. Me gustó mucho en “Amor bravío”, pero aquí la he visto muy a lo Estela Reynolds, es decir, dando muchas voces, gesticulando a lo loco y bastante sobreactuada. Espero que mejore…
Los decorados son bastante pobres. Me esperaba más. La casa de los Murat tiene unos decorados pequeñísimos para las dimensiones que tiene la vivienda que se muestra en pantalla y muy acartonados. Lo mismo podría decir de la casa de los Fonseca, con el mar a través de la ventana y proyectado en un ‘chroma’.
Se ven también varias cosas ‘reutilizadas’ de otras telenovelas del mismo equipo.

OTRAS OBSERVACIONES:
La entrada, “de infarto”, según apuntó días antes del estreno Martha Carrillo en Twitter, es una entrada del montón. Me recordó mucho a la penosísima entrada de “Quiero amarte”, también hecha con imágenes extraídas de promocionales y de los capítulos que ya tienen rodados. La única diferencia entre ambas, la tipografía. Mucho mejor, más guapa, la de “A que no me dejas”.
*Logotipo de la telenovela, en una escena de la entrada.
De la entrada, además, me sobra la escena del videoclip de Alejandro Sanz. ¿No es suficiente publicidad en pro del cantante que la telenovela se titule como una de sus canciones, que, además, es el tema principal de la historia? ¿También hay que meter una escena de su videoclip? Distinto hubiera sido si fuera una escena en la que canta a los protagonistas o algo así.
Otra cosa criticable es que en las escenas donde da el sol a los personajes se use una especie de filtro verduzco, simulando la luz del sol, que en pantalla queda bastante mal.
Y otra cosa rara es que el tribunal que examina a Camila esté formado por cuatro personas. Eso es algo impensable en España, donde los tribunales (sea en un juicio, una oposición o un examen de universidad) siempre están formados por un número impar de miembros.

VEREDICTO FINAL:
Se deja ver. Los que conocemos a Martha Carrillo y Cristina García sabemos que las cosas se ponen mejor según avanza la telenovela y que no suelen tirar la casa por la ventana en el primer capítulo. Merece la pena por ese triángulo protagonista y por la historia tan profunda y trágica que esconde la telenovela. En mis planes está verla, aunque será para 2016.
ACTUALIZACIÓN POSTERIOR. Puedes leer la crítica de esta telenovela, siguiendo este enlace.

lunes, 27 de julio de 2015

REUTILIZANDO: Prendas de ropa 'reutilizadas' en varias telenovelas

En este primer año y pico de funcionamiento del blog, os he mostrado en esta sección que muchas veces se recuperan cosas para una telenovela que ya han sido usadas en otra u otras. Ocurre con decorados, mobiliario, mansiones… Y también con los vestidos, como el de Christian Bach que os mostré hace unos meses, o el vestido de novia que vimos que compartían “El color de la pasión” y “La sombra del pasado”.
Sin embargo, el “Reutilizando” de esta ocasión, enviado por Lucía Dasilva, va más allá y nos muestra cómo tres prendas distintas de ropa han sido ‘reutilizadas’ en el último año entre diversas telenovelas.

Empezamos con una camiseta de rayas amarillas y blancas que primero llevó el personaje de Gaby, interpretado por Martha Julia, en “Por siempre mi amor” (Televisa, 2013). Esa misma camiseta fue rescatada, un año después, para que fuera parte del vestuario de “Hasta el fin del mundo” (Televisa, 2014), en donde Claudia Álvarez (Alexa, en la historia) la llevó puesta.
*La camiseta, en "Por siempre mi amor" y "Hasta el fin del mundo".
Seguimos con un abrigo de color marrón claro, con unos flecos en la parte del cuello. Se lo vimos por primera vez a la actriz Luz María Jerez en “Quiero amarte” (Televisa, 2013). Sin embargo no tardamos en volver a verlo, pues Lisset lo llevó puesto un año después en varias escenas de “La sombra del pasado” (Televisa, 2014).
*El abrigo, en "Quiero amarte" y "La sombra del pasado".
Y terminamos con otro reutilizando entre “Quiero amarte” y “La sombra del pasado”. Se trata de un vestido, cuyo lateral es de un vivo verde fosforito. Lo vimos puesto a Juliana, el personaje de Alejandra Barros en “Quiero amarte”. Un año después Lisset lo usaba en “La sombra del pasado”.
*El vestido, en "Quiero amarte" y "La sombra del pasado".
¿A qué se deben estas curiosas coincidencias? Tengo mi teoría, que ya os comenté en anteriores ocasiones y que se basa en algo que me comentaba un amigo mío que trabaja en una productora asturiana dedicada a cortos y que ha hecho también algo de tele. Alquilan la ropa, porque si la compraran sería un derroche innecesario. ¿Qué sentido tendría comprar un vestido, por ejemplo, que solo va a poner una actriz durante los cinco o diez minutos que tarde en rodar una escena? Para eso, en esta productora alquilan el vestuario por días a un negocio dedicado a ello.
Imagino que si esto se hace en una pequeña productora, también lo harán las grandes, que se preocupan aún más de ratios y de todos esos términos económicos que al final son los que acaban importando. 

domingo, 26 de julio de 2015

TELENOVELAS PARA OLVIDAR: "Calypso" (Venevisión, 1999)

El otro día, respondiendo comentarios, recordé una telenovela que había pasado tan sin pena ni gloria para mí que la tenía olvidada en lo más profundo de mi cerebro: os hablo de “Calypso”.
“Calypso” fue una telenovela producida por Venevisión y rodada en Venezuela, allá por el año 1999. Yo la vi como cinco o seis años más tarde, cuando, TPA, mi autonómica, la emitió para rellenar hueco en la sobremesa y reemplazar a “Gata salvaje”, que se había emitido en la misma franja con buenos datos (pese a lo mala que es).
“Calyspo” estaba protagonizada por una jovencísima Chiqinquirá Delgado y por Luis Fernández, un actor del que no he vuelto a saber nada. En su reparto destacaban pocos nombres, aunque por ahí andaban Karl Hoffman y Eileen Abad.
La historia transcurría en una isla ficticia a orillas del Caribe, y conocida como Calypso. El punto de partida era sencillo: dos hermanas se enamoran de un joven que llega la isla. Esa sencillez la complicaron haciendo que las dos hermanas se llamaran María Margarita y Margarita Luisa, aunque se las conociera también como la Bella y la Grande, respectivamente. A una, el mar le había quitado un amor; a la otra, el destino. Y en ese punto es cuando conocen a Simón Vargas, que llega a la isla después de haber naufragado.
Para acabar de adornarlo todo, varias dosis de magia, leyendas y cosas de estas envolvían el argumento principal.
Yo creo que se quería hacer una telenovela con toque de realismo mágico o algo así, pero que la intención se quedó por el camino, dando como resultado una telenovela muy extraña, que vendría a ser al género lo que es al cine una película de serie B.
Solo salvaría los parajes que se nos muestran en la historia y su canción principal, interpretada por Ricardo Montaner. Del resto, nada.
Fijaos si era una cosa extraña, que pese a lo que vendía en aquella época Venevisión, esta telenovela solo llegó a ser comprada por Argentina y Cuba y un canal de cable de Paraguay, aparte de TPA y alguna otra autonómica. Por cierto, en TPA acabó por emitirse en las mañanas, dado que no funcionó por las tardes.
Otro punto a favor de la telenovela fue que, pese a lo que era habitual en Venezuela, esta contó solo con 80 capítulos.

Acabo con un aviso a navegantes… Sabéis que la semana que mañana comienza viene cargada de estrenos. Me va a tocar trabajar mucho, pero voy a tener los 'primeros vistazos' de "A que no me dejas" y "Bajo el mismo cielo" para el martes y el miércoles, respectivamente. 

jueves, 23 de julio de 2015

TELENOVELAS IN SPAIN: Así rindieron las telenovelas españolas esta temporada

Tras valorar la semana pasada cómo funcionaron las telenovelas latinoamericanas de estreno en Nova en esta temporada televisiva terminada hace unas semanas, hoy dedico un ‘post’ a hacer lo mismo respecto de las otras telenovelas que se emiten en abierto en nuestro país: las telenovelas españolas, también conocidas como seriales diarios.

“El secreto de Puente Viejo”
Tras 1.116 capítulos emitidos (a día 17 de julio de 2015), la telenovela de Antena 3, producida por Boomerang TV, acumula esta temporada una media de 1.800.000 espectadores y un 17,90% de share. En emisión ininterrumpida desde 2011, afronta la que será ya su quinta temporada, y lo hace con nuevos personajes e intrigas, con esa renovación constante que la caracteriza desde sus inicios. Se cuentan con los dedos de la mano los personajes que se mantienen en el serial desde sus inicios, entre ellos, la mala malísima e inmortal Francisca Montenegro (María Bouzas).

“Amar es para siempre”
636 capítulos después (a día 17 de julio de 2015), la continuación de “Amar en tiempos revueltos”, que se emite justo antes de “El secreto de Puente Viejo”, consiguió esta temporada (la tercera para la serie) una media de 1.700.000 espectadores y un 14,70% de cuota de pantalla. Es la temporada más vista de la serie desde el cambio de TVE a Antena 3.
Nuevos rostros llegarán a la Plaza de los Frutos a lo largo de agosto y septiembre con el fin de seguir manteniendo e incrementar ese público.

“Acacias 38”
Antes de comenzar, ¿solo yo echo de menos una coma entre ‘Acacias’ y ‘38’?
Esta nueva telenovela, también de época, llegó a TVE el pasado 15 de abril. Producida por Boomerang TV y con parte del equipo técnico y artístico de “El secreto de Puente Viejo”, buscaba esencialmente reflotar las hundidas tardes de la primera cadena del ente público.
70 capítulos más tarde (a día 17 de julio de 2015), la ficción protagonizada por Roger Berruezo y Sheyla Fariña acumula una audiencia media de 850.000 espectadores y un 7,50% de share.

“Seis hermanas”
Una semana después de “Acacias 38” llegó a la parrilla de TVE “Seis hermanas”, otro serial de época, producido por Bambú y protagonizado por seis féminas lideradas por María Castro. 65 capítulos lleva en emisión (a día 17 de julio) y cosecha una audiencia media de 650.000 espectadores y un 6,20% de share.
Mientras que de “Acacias 38” sí que  se ha confirmado su renovación, al menos, hasta diciembre, nada se ha oído respecto de “Seis hermanas”.

miércoles, 22 de julio de 2015

LUGARES DE TELENOVELA: San Francisco el Alto

Una vez más, pongo en el mapa real uno de esos pueblos ficticios que se crean para ambientar el transcurrir de una telenovela. El de esta ocasión me lo pasa Lucía Dasilva y vuelve a confirmar algo que ya hemos visto: a muchos de los pocos pueblos creados ‘ad hoc’ para una telenovela se les ponen nombres un poco ridículos. Os hablo de San Francisco el Alto, el pueblo de donde es natal Luciana, la protagonista de “Un refugio para el amor” (Televisa, 2012), y en el que se ambienta parte de la telenovela.

Santa Francisco el Alto no existe en la realidad como tal. El pueblo existe gracias al soporte real que le da Real de Catorce, un pueblo de apenas 1.700 habitantes perteneciente al Estado mexicano de San Luis Potosí.
Se trata de un pueblo que a punto estuvo de quedarse desierto, tras el cierre de las numerosas minas de plata que había en el lugar y que contribuyeron a asentar población en él. Sin embargo, Real de Catorce supo sobreponerse a la reconversión y retener población gracias al turismo, atraído al pueblo por San Francisco, un santo al que muchos mexicanos realizan peregrinaciones.
*Vista de Real de Catorce.
No solo del culto al santo vive el pueblo. También abunda la artesanía y la agricultura, en un lugar situado a más de 2.000 metros de altitud sobre el nivel del mar, en una llanura rodeada de montañas aún más altas.
Pese a que Real de Catorce tiene buenos acantilados, no son aptos (o al menos no s explotan) para la escalada y el descenso de barrancos, deportes que hacían los hermanos protagonistas de la telenovela. Los barrancos en los que se les ve haciendo tales deportes se ubican a varias decenas de kilómetros, en Barrancas del Cobre, un lugar situado en el estado de Chihuahua.
*El escenario natural de Barrancas del Cobre.
Ya veis, como si de matemáticas se tratara, de la ‘suma’ de Real de Catorce y los escenarios naturales de Barrancas del Cobre resulta, en “Un refugio para el amor”, San Francisco el Alto. 

lunes, 20 de julio de 2015

REUTILIZANDO: Un mismo edificio en "Porque el amor manda" y "Mi corazón es tuyo"

En las telenovelas se reutiliza todo lo reutilizable. A veces, como vimos la semana pasada, bajo el lema de que “hay que dar una segunda oportunidad a las cosas”. Otras veces se vuelve a usar algo simplemente por comodidad o por vagancia. Para mí, ejemplo de ello es este que me pasa Jennifer Saiz. Cada cual tendrá su opinión…

“Porque el amor manda” (Televisa, 2012), supuso el lanzamiento en México de una actriz que contaba ya con muchos seguidores repartidos por todo el mundo: Blanca Soto.
*El edificio, en "Porque el amor manda".
En esta telenovela, producida por Juan Osorio, su personaje, una alta ejecutiva de nombre Alma Sotomayor, residía en un lujoso bloque de apartamentos que, bajo unos u otros enfoques, sale en prácticamente todos los capítulos de la telenovela.

¿Y? ¿Qué hay de raro? Pues que dos años después, el mismo Juan Osorio, vuelve a colar este mismo edificio en “Mi corazón es tuyo”. Es, en este caso, el bloque en el que vive Diego Lascuráin (Pablo Montero) durante treinta capítulos, más o menos, y en el que tiene como vecino a Enrique Bazurto (Lisardo). Las distintas tomas del edificio se ven durante unos treinta capítulos.
*El edificio, en "Mi corazón es tuyo".
¿Se ve mi teoría? Osorio necesitaba un bloque de pisos para unos pocos capítulos y cogió este, que ya conocía y había usado en su anterior telenovela. Un bloque que estéticamente no tiene nada de especial, como se ve en las capturas.
Por cierto, al hilo de las capturas, comentar que aunque están hechas desde distintos ángulos, creo que se ve bien que se trata del mismo edificio. 

domingo, 19 de julio de 2015

MI VIDA Y LAS TELENOVELAS: De cuando conocí en persona a Rafael Amaya

Sigo contando anécdotas de mi vida privada relacionadas con las telenovelas…
La que os voy a contar hoy bien hubiera merecido ser contada antes, pero me daba cierta vergüenza…
Es muy difícil, viviendo al otro lado del charco, encontrarse con algún actor del género. Es casi imposible. Pero a veces, ocurre.
Corría marzo de 2011 y, junto a unos amigos, me fui a pasar el día a Lastres, un pueblo precioso situado a orillas del Cantábrico. Llegamos y nos fuimos a dar una vuelta, buscando algún sitio en el que comer.
*La casa del Doctor Mateo en Lastres.
Al doblar una esquina, nos topamos con una calle cortada, con bastante gente. Estaban rodando escenas de los capítulos de la quinta temporada de “Doctor Mateo”. Recuerdo que estuvimos allí, ‘fisgando’, que decimos en Asturias. Yo no seguía la serie, aunque sí conocí al protagonista, que era el que estaba en la calle, junto a un hombre vestido de policía y otro vestido de cura. Ni idea de quiénes eran. Y mis amigos, quitando uno que veía la serie, estaban más o menos como yo.
El caso es que, una o dos semanas después, la revista “Telenovela” publicaba una entrevista a Rafael Amaya, en la que este hablaba del reto que le suponía interpretar a un cura en “Doctor Mateo”, que estaba por estrenar temporada.
Sí… Vi al Señor de los Cielos, a escasos veinte metros de mí. Y pese a que conocía a Rafael Amaya, no lo reconocí en aquella ocasión. Qué sé yo si por ir vestido de cura o por qué, pero no lo reconocí.
Fue la única vez, hasta el momento, en que me encontré a un actor famoso del género. Es muy triste que no lo reconociera y que no tenga ni una foto, ni un autógrafo, ni nada… Solo un recuerdo de haber visto a Rafael Amaya vestido de cura durante uno o dos minutos que estuvimos allí mirando.
Tristísimo, ¿verdad?

  

jueves, 16 de julio de 2015

TELENOVELAS IN SPAIN: Así funcionaron en Nova las telenovelas de estreno en esta temporada

Aunque la temporada televisiva se acabó el 30 de junio, me he esperado unos días para publicar esta especie de reportaje, a fin de tener los datos completos de “La impostora”, que como sabéis, Nova ha estirado todo lo estirable a fin de conseguir audiencia para “Tierra de Reyes”.
Dicho esto, voy con el análisis del rendimiento de las telenovelas emitidas de forma completa en esta temporada televisiva en España, a través de Nova, único canal que ha apostado, en abierto, por emitir este tipo de producciones.

“Amor bravío”
Fue el primer estreno telenovelero de la temporada televisiva. Comenzó a emitirse un lejano 20 de octubre, a eso de las 21.15, y llegaba a reemplazar a “Lo que la vida me robó”.
Llegó a su fin el 13 de marzo, después de 103 emisiones. Es la telenovela de estreno que mejor le ha funcionado al canal en lo que a audiencia se refiere: tuvo una media aproximada de 648.000 espectadores y un 3,46% de share.
Su antecesora, “Lo que la vida me robó”, emitida entre el 19 de mayo de 2014 y el 07 de noviembre de ese año, había promediado 538.000 espectadores y un 3,67% de share. Lo dejo como apunte, al ser una telenovela emitida en su mayor parte entre dos temporadas televisivas pero estrenada en la temporada 2013-2014.

“Abismo de pasión”
Segundo estreno de la temporada en Nova. David Zepeda y Angelique Boyer tenían como misión levantar el horario de las 15.00, después de que un tercer pase de “Doña Bárbara” afectase gravemente en lo que a audiencia se refiere, a dicha franja horaria.
105 emisiones después, el 27 de marzo, llegaba a su fin. Lo hacía con una media ligeramente superior a la tercera repetición de “Doña Bárbara”: 376.000 espectadores y un 2,85% de share.

“La gata”
Tras el éxito de “Corazón indomable” en la temporada 2013-2014, y de “Cuidado con el ángel” en el curso 2012-2013, Nova trajo en cuanto pudo la nueva producción de Nathalie Lartilleux. Lo hizo pensando en el horario de las 18.00 y para sustituir a una repetición: la de “Dame chocolate”.
Se estrenó el 10 de noviembre y llegó a su fin, tras 75 emisiones, el 20 de febrero. No tuvo la misma suerte que “Corazón indomable”, aunque tampoco hizo mala audiencia: 542.000 espectadores y un 4,82% de share, de media.

“Mi corazón es tuyo”
Silvia Navarro es garantía de éxito. Eso pensaron los de Nova, después de ver cómo “Mañana es para siempre” había triunfado en la temporada 2013-2014, cómo la repetición de “Cuando me enamoro”, emitida entre julio y diciembre de 2014 también había funcionado bastante bien y tras fijarse en los buenísimos números que cosechaba, día a día, “Amor bravío”.
Así que, el 2 de febrero, estrenaron “Mi corazón es tuyo”, en el horario de las 18.00, para reemplazar a “La gata”. Se terminó el 5 de junio, tras 90 emisiones, y lo hizo con una media buena, pero inferior a la de la telenovela a la que vino a sustituir: 449.000 espectadores y un 4,57% de share.

“La impostora”
El 9 de febrero desembarcaba en Nova esta telenovela, después de casi dos meses de promoción y unas altísimas expectativas, basadas en que llegaba a sustituir a “Pasión de gavilanes”, que había dejado el horario caliente, con casi un millón de espectadores y en que suponía la vuelta al canal de Christian Bach, responsable de una gran parte del éxito de “La patrona” en 2013.
La telenovela se despidió el 14 de julio, tras 110 emisiones y un cambio de horario en sus últimos capítulos (pasando de emitirse a las 20.15 a hacerlo a las 22.15).
Consiguió, pese a sus variantes audiencias, una media de 443.000 espectadores y un 3,63% de share.

“Los Miserables”
Movidos por el éxito de “La patrona” en la temporada pasada, la gente de Nova decidió apostar por esta telenovela como sustituta de “Amor bravío”, en pleno ‘prime-time’. Se estrenó el 23 de febrero y llegó a su fin el 5 de junio, tras 75 emisiones.
El canal no pudo repetir con esta el éxito la anterior telenovela de Aracely Arámbula, aunque sí consiguió una media que la coloca como la segunda más vista de la temporada: 618.000 espectadores y un 3,56% de share.

“El color de la pasión”
El 3 de marzo llegaba a Nova la que para mí fue la mejor telenovela del 2014 y lo hacía para sustituir a “Abismo de pasión”, es decir, en el horario de las 15.00.
Se despidió el 5 de junio y lo hizo con una media final de 350.000 espectadores y un 2,72% de share.

“Emperatriz”
Estrenada el 30 de marzo y aún en emisión, llegó a reemplazar a la enésima repetición de “Bella Calamidades”, que había obtenido, pese a ello, buenísimos resultados en el horario de las 16.30.
A día 15 de julio, y tras 77 emisiones, la telenovela protagonizada por Gaby Spanic y Bernie Paz acumula una media de 387.000 espectadores y un 3,43% de share.

“Marido en alquiler”
Juan Soler y Sonya Smith llegaron con esta telenovela a Nova el pasado 18 de mayo para sustituir a “Mi corazón es tuyo” en el horario de las 18.00. 42 emisiones después, y a día 15 de julio, la media que acumula la telenovela es de 358.000 espectadores y un 4% de share.

“La sombra del pasado”
Tras “El color de la pasión” y “Abismo de pasión”, otra nueva telenovela producida por Televisa se hacía con el horario de las 15.00. Estrenada el 1 de junio, tras 32 emisiones, la telenovela encabezada por Pablo Lyle y Michelle Renaud acumula una media de 280.000 espectadores y un 2,20% de share.

“Tierra de Reyes”
El mismo día del estreno de “La sombra del pasado”, esta nueva versión de “Pasión de gavilanes” llegaba a Nova con un doble fin: reemplazar a “Los Miserables” y mantener su buena audiencia.
Tras un buen estreno, las audiencias cayeron y fue cambiada de horario un par de veces (a las 22.00 y luego a las 21.00, metiendo tras ella a “La impostora”), algo que parece haber estabilizado su audiencia. A día 15 de julio, con 32 emisiones en su haber, lleva una media de 384.000 espectadores y un 2,86% de share.

“Muchacha italiana viene a casarse”
Pensando en sustituir a “La impostora”, en el horario de las 20.00, Nova apostó por una telenovela totalmente distinta a aquella y con un formato que aquí suele funcionar: la telenovela rosa, clásica.
Estrenada el 15 de junio y tras 22 emisiones, se puede hablar de acierto: acumula una media de 383.000 espectadores y un 4,18% de share.