domingo, 31 de mayo de 2015

CRÍTICA: "Los Miserables" (Telemundo y Argos, 2014)

Tenía que verla, sí o sí, por el morbo de ver cómo se adaptaba un clásico de la literatura universal como “Los Miserables” en forma de telenovela que transcurría en el México de nuestros días.
Que Nova la empezase a emitir en febrero hizo que tuviera que adelantar mis planes, pues no tenía en mente empezar a verla hasta el verano.
Ya acabada es el momento, como siempre, de hacer el correspondiente análisis por mi parte…

SINOPSIS Y PERSONAJES
*Logotipo de la producción.
“Los Miserables” es una historia de perseguidores y perseguidos, en la que todos los personajes van tejiendo nudos de suspenso, acción y muerte en un mundo que los obligará a sacar las garras para poder defenderse de sus enemigos, aunque la lucha más dura le tocará justamente a Lucía Durán, ‘Lucha’ (Aracely Arámbula).
Lucía, es una mujer perseguida por la ley pero inocente, que tiene que resistir, luchar y ocultarse tenazmente y con astucia, hasta demostrar su integridad ante su perseguidor, Daniel Ponce (Erik Hayser), jefe de detectives del departamento de narcóticos y quien es también el hombre al que ella ama.
Pese a todas las adversidades la gran disyuntiva será saber si en realidad el amor, la fe y la justicia se lograrán anteponer y vencer por encima de todo lo demás.

DATOS y TRÁILER
120 capítulos de 45 minutos. México, 2014 (Telemundo y Argos). Productora: Araceli Sánchez Mariscal.

PERSONAJES Y ACTUACIONES
Empezando por la protagonista, debo decir que a Aracely la he visto bien, aunque su personaje, para mi gusto y para todo lo que pasa en la telenovela, está falto de carácter. Pero como digo, lo lleva bien. Su química con Erik Hayser es más bien justa y quizás se vea un poco más en las escenas que tienen juntos en los últimos capítulos.
*Díaz, Arámbula, Hayser y Mújica.
Hayser (a quien yo no conocía), me ha gustado. Ha hecho un personaje que como comandante yo me creería y al que en alguna ocasión me ha apetecido pegarle, viendo su prepotencia y arrogancia en cierto momento de la trama. Es un actor al que he visto muy natural y cómodo con su personaje.
Yendo con los villanos, empiezo con Aylín Mújica. La conocía y nunca me ha gustado especialmente. Pero me ha sorprendido para bien. Esta no es una villana plana. Esta tiene sentimientos y los muestra al espectador. Es capaz de vomitar y llorar en sus primeros crímenes y de demostrar arrepentimiento cuando mata a algunos seres queridos. Es una psicópata, drogadicta, como muchas de las otras villanas de la Mújica, pero con un punto de sentimiento que la hace en cierta forma más humana y que Aylín ha sabido mostrar muy bien.
El segundo villano es Gabriel Porras, que interpreta a un narco poderoso y temido. Algo así como Aurelio Casillas. De hecho, durante los primeros capítulos a mí Olegario Marrero me parece casi una parodia de Aurelio Casillas (creo que solo le ha faltado decir eso de “¡arre!”). Sin embargo Olegario cambia durante la trama hasta convertirse en una especie de Jekyll y Mr. Hyde, que es donde Gabriel demuestra nuevamente que es un actorazo. Pasar de un tono a otro, de unos gestos a otros y de un lenguaje a otro no debe ser nada fácil y Gabriel lo resuelve sin problemas. Ello, sin contar la vis cómica que tiene el personaje y que Gabriel aprovecha muy bien.
Siguiendo con los malos, debo alabar el gran papel que ha hecho Javier Díaz Dueñas, interpretando a Radamés Echeverría, un tipo machista y sádico capaz de despertar asco y rabia hasta en el más apático. Sencillamente, un personaje impresionante para un gran primer actor, que nos dejó sin habla en muchas ocasiones viendo las salvajadas que realiza en la trama.
Me alegró también ver a Luis Uribe (Genaro) en un personaje que aparece en toda la telenovela y no solo en tres o cuatro capítulos, como le ocurría estos últimos años en Televisa, interpretando a doctores, abogados o profesores. A ver si Genaro le sirve para relanzar su carrera.
El resto del elenco está genial, sin más. Los otros hermanos Durán (Alexandra de la Mora, Anastasia Acosta y Alex Camargo) tienen una química estupenda entre ellos y en pantalla realmente parecen hermanos. Alexandra no me defraudó como Helena, una mujer capaz de renacer varias veces a lo largo de la trama y de volver a enamorarse después de haberse casado con el peor de los hombres, Radamés. Las escenas entre Alexandra y Javier son bestiales y demuestran una profesionalidad en ambos tremenda.
*Alex de la Mora es Helena Durán.
Lo mismo podría decirse de Anastasia Acosta (Chelo) y su relación con Gastón Gordillo (su marido, interpretado por Rodrigo Vidal). Chelo nos deja, además, unas escenas preciosas, con una carga emotiva muy grande, a raíz de una dura situación por la que su personaje pasa en la historia y que a mí, al menos, me hicieron soltar alguna lágrima.
La química que los hermanos tienen entre sí se crece cuando entra en escena su padre, D. Ignacio, interpretado por el genial Marco Treviño. A Marco no se le resiste ningún personaje, aún cuando sea un personaje que se pasa media telenovela en el hospital por los problemas que padece del corazón.
María Barbosa (Fernanda) es la matriarca del clan Durán. No conocía a esta actriz y me ha gustado mucho la forma en la que lleva al personaje, muy natural y con una complicidad tremenda con Marco y sus ‘hijos’ en la telenovela.
Del resto del elenco, destacar a Diego Soldano (como el agente Ríobueno), un actor que nunca defrauda y que nos ha mostrado una buena química con Alexandra de la Mora, su amor en la ficción, consiguiendo colocarse como una de las parejas favoritas del público (a falta de la química que no hay en la pareja principal). La verdad es que yo no sé con qué pareja quedarme, sin con Pablo y Helena (Soldano y De La Mora) o con Carlos y Deyanira (Aldo Gallardo y Bianca Calderón).
Aldo y Bianca nos encarnan a dos personajes que recuerdan un poco a los protagonistas de “Pretty woman”, pero todavía más tiernos y adorables. La química entre ambos ha sido muy buena y como digo, son otra de las parejas que se ha ganado el cariño del público.
*Dave Douglas y Eva Daniela son Octavio y Vicky.
Una mención también para Geraldine Zinat (sor Milagros), que ha bordado un personaje con un carácter que va cambiando, poco a poco, a lo largo de la telenovela y que ella ha interpretado con nota. Lo mismo puede ser extensible a Claudio Lafarga (el doctor Mallorca).
Del elenco juvenil, debo destacar a dos jóvenes, Eva Daniela (Victoria) y Dave Douglas (Octavio). No los conocía y si por separado han conseguido convencerme, llevando tan bien como cualquier actor adulto sus personajes, juntos han estado genial. A ambos les auguro un buen futuro en esto.
He visto muy sosos a Pia Watson (Adriana), y a Juan Martín Jauregui y Thanya López (Rodríguez y Marisela, respectivamente). También es verdad que los personajes, de por sí, eran bastante sosos.
Por su parte, hay varios actores y actrices poco aprovechados, con personajes de relleno que no aportan nada. Es el caso de Manola Díez (Ivana) y Alisa Vélez (Marina), dos buenas actrices que a mí me gustaron en “La Patrona” pero que aquí tienen unos personajes que aportan poco o nada a la historia.
Acabo con un par de halagos a Rodrigo Vidal, que tiene una participación especial en la historia, con un personaje tan peculiar que acaba siendo gracioso, y Elsy Reyes, como Nuria Pérez, la prostituta que siempre anda, con unos u otros, a lo largo de la telenovela, aportando un toque de humor a la historia.
Como habréis visto, son muchos los actores de “La Patrona” que forman parte del elenco de “Los Miserables”. El esfuerzo que han hecho tanto la escritora como la productora para darles papeles diferentes a los que tenían en la primera telenovela es tremendo y hay muchos que están irreconocibles, gracias también a importantes cambios de ‘look’. Es algo que tenía que comentar y que a mí me agradó mucho.

TRAMAS
*Erik y Aracely, los protagonistas.
Quien tenga pensado verla debe tomar como punto de partida el “inspirado en el clásico de Víctor Hugo” que aparece en la entrada. Esta telenovela y el gran clásico de la literatura universal tienen en común el título y poco más.
Sí que Lucía puede asemejársenos en cierto punto a Jean Valjean, especialmente después del cambio de personalidad que tiene Jean en cierto punto de la telenovela, y también porque ha pasado varios años en la cárcel y luego se encarga de proteger a una niña desamparada cuya madre ha muerto y que trabajaba en su fábrica. También podría asemejársenos Roxana a Cosette, la niña que ‘adopta’ Jean Valjean en “Los Miserables”. Y el comandante Ponce podría asemejarse algo a Javert. Poco más.
Con la inspiración en esta novela como base, Valentina Párraga y su equipo crean una telenovela que está más cargada de acción y misterio que de romance. Más próxima en ocasiones a las narconovelas que a lo que es una telenovela común.
La trama principal (mujer sale de la cárcel y una vez fuera es culpada de un asesinato que no cometió por un policía que además está enamorado de ella) da para poco y se acaba como a la mitad de la telenovela. El resto son tramas y más tramas propiciadas por los villanos.
La historia de amor entre Lucía y Daniel está bien escrita hasta que se llega a ese momento cumbre, en el que él la detiene y la maltrata creyéndola la asesina de su hermano. A partir de ahí, se vuelve un desmadre, hasta el punto de que ella le perdona bastante rápido todo lo que él le hizo y él, para mí, nunca le pide perdón realmente arrepentido. Hizo falta una escena tipo aquella en la que Alejandro le pedía perdón de rodillas y llorando a Gabriela en “La Patrona”. También hubiera sido necesario que quedase relegado de sus funciones durante más tiempo y no solo ‘unas semanas’, después de cometer tales atrocidades.
*Gabriel Porras es Olegario, el 'Diablo', Marrero.
Las tramas de los villanos se entrelazan con las de los protagonistas de distintas formas. Olegario Marrero se enamora de Lucía y Liliana Durán hace lo propio de Daniel. La diferencia es que Lucía nunca cae en las redes de Olegario pero Daniel sí cae en las de Liliana (otra cosa de la que no se le oye arrepentirse). La treta de la que se sirve Olegario para tratar de seducir a Lucía es extremadamente retorcida pero muy bien escrita y llevada (no voy a hacer ‘spoilers’).
Del resto de las tramas sentimentales, como comentaba antes, hay dos que me han gustado mucho: Helena y Pablo, la muestra de que el primer amor, si es verdadero, puede llegar a triunfar aún pese al paso del tiempo y, en este caso, de un marido desgraciado y maltratador (que por cierto, recibe un final épico y merecidísimo). 
La otra, es la de Carlos y Deyanira, una versión actualizada de la trama principal de “Pretty woman”, y protagonizada por un psiquiatra y una exprostituta. Es muy interesante ver la de argumentos que maneja Carlos para evitar hacer pública su relación con Deyanira, por el temor a perder su reputación y al qué dirán, y cómo al final, y gracias al amor, se olvida de todos ellos para ser feliz junto a Deyanira.
*Aldo Gallardo es Carlos.
En ambos casos eché en falta una boda o un enlace al final de la telenovela (si bien unos lo tienen pero no se muestra en pantalla).
Me gustaba también la trama entre Vicky y Octavio, pero el final inmerecido y triste que tuvo como que me ha dejado mal sabor de boca. No se lo merecían.
También me ha decepcionado la trama entre Evaristo, Adriana y Marisela. Siempre pensé que Evaristo se quedaría con Adriana, para demostrarnos que el amor a primera vista existe, pero no ha sido así y a Adriana la han dejado por ahí, vagando  sola con su hijo.
Es destacable que hayan apostado por temas actuales y sociales, como la homosexualidad (a través de la relación entre Abel y Gonzalo,  aunque podían haber profundizado más), la violencia de género (en la relación entre Helena y Radamés), el narcotráfico y su impacto en la sociedad (a través de la AFIAD y, entre otras cosas, un par de homenajes a los agentes fallecidos en el transcurso de la telenovela).
Junto a todo lo anterior hay varias cosas que ‘cojean’ en las tramas… En primer lugar, ¿por qué nadie se acuerda en los capítulos finales de Gastón Gordillo? ¿Por qué nadie inculpa a los responsables de ese crimen? Es como si nadie se acordara ni del personaje ni de su horrible final.
*Aylín Mújica es Liliana Durán.
En segundo lugar, ¿cómo una mujer tan decidida, y con las ideas tan claras como Vicky puede decir a Adriana que “abortar es asesinar”? Se me pusieron los pelos de punta cuando lo oí, más de boca de un personaje como Vicky.
¿Es el doctor Mallorca un sabio? Creo que sí… Lo mismo hace una ecografía a una embarazada que opera a corazón abierto o extrae una bala. Es el doctor multiusos.
¿Por qué todos los personajes, inclusive los más ricos, acaban atendiéndose en La Misericordia, que se supone que es un hospital para gente con pocos recursos?
¿Qué fue de Ramón Marrón y su trama con Chelo? El personaje desaparece, sin más, justo cuando más lo hubiera necesitado la pobre de Chelo que, encima, es la única que se queda sola en el final.
Y ya por último, ¿cómo es que los guionistas no hicieron que Daniel supiera que el asesino de sus padres era el propio Olegario? Llamadme loco, pero creo que no hubiera estado nada mal que el protagonista conociera ese dato.
El final de la telenovela es muy trepidante, de esos que me gustan a mí. Y, salvo algunas de las cosas de esas que comentaba antes, cierra todos los cabos abiertos.

MÁS COSAS
Comenzando por los decorados, bien. Hay algunos muy logrados, como los interiores de la casa de Radamés o el interior de la AFIAD y otros muy acartonados, como es el caso del apartamento de Deyanira.
Sobre la música, la canción de entrada a mí me gusta. Creada ‘ad hoc’, recoge muy bien la esencia de la telenovela y a mí Aracely me gusta cómo canta (en comparación con otras actrices que se las dan de cantantes). Sin embargo, la pega es que solo hay esta canción en la telenovela. No hay más. Hubiera estado bien, qué se yo, otra u otras canciones para las distintas etapas por las que pasan los protagonistas en su relación.
*El elenco, al completo, en la presentación.
Los ‘soundtracks’ bien, aunque tampoco son la gran cosa.
Respecto de los exteriores, no hay muchos, pues es una telenovela mayormente grabada en foro, pero me ha gustado mucho la playa y el entorno donde suceden varias escenas decisivas en la telenovela.
Respecto del vestuario, nada que objetar. Bueno, sí… Tengo una cosa que añadir… ¡Qué guapa se ve Aracely vestida de enfermera!
Bien también los efectos especiales y todo el tema de las escenas de acción, que están muy conseguidas.

En resumen, una telenovela con mucha acción y suspense y algo de romanticismo. Bien contada, ágil, y que si lo que se busca es estar entretenido, puede valer. 
En mi opinión, con diez capítulos menos habría estado todavía mejor.

-PUNTUACIÓN FINAL: 8-

jueves, 28 de mayo de 2015

CAZANDO GAZAPOS: Uno de "Amor bravío"

Bienvenidos a una nueva entrega de ese apartado del blog en el que, con un toque de humor, pretendo sacar a la luz pequeños defectos o errores de las telenovelas, eso que aquí en España se conoce como ‘gazapos’.
Las telenovelas no son perfectas y a menudo se cometen errores tanto en el montaje como en el propio rodaje de las escenas que componen los distintos capítulos de las mismas. También se producen errores a propósito. Esto último fue lo que ocurrió en la escena que hoy os muestro, perteneciente a “Amor bravío” (Televisa, 2012).
Os pongo en situación… Alonso (Flavio Medina) y Ximena (Laura Carmine), están ‘aparcados’ en un margen de la carretera, planeando su futuro en común. Sin embargo, no van a llegar muy lejos, ya que Isadora (Leticia Calderón) aparece por sorpresa y los lanza por un precipicio tras varias embestidas con su coche.
Ahí va la escena. Creo que este es fácil. No obstante, como siempre, mañana cuelgo la ‘solución’.


Dificultad: 6/10.

Y EL GAZAPO ERA...
Solo un anónimo acierta. El resto habláis del coche (que sí, tiene que ver con el coche), pero os enfocáis en la matrícula. 
Si volvéis a ver el vídeo os fijaréis en que, efectivamente, el coche que cae se va abajo sin matrícula... ¡Ya que es otro! Sí. El coche que maniobra arriba es uno, y el que cae, otro. Basta con ver las llantas, los faros, o incluso la pintura del techo antes de acabar cayendo.
Es un gazapo hecho a posta por el equipo de Carlos Moreno, y que se ve en muchas telenovelas (aunque nos lo tratan de disfrazar de muchas formas). El coche que acaba cayendo es otro, más antiguo y probablemente de desguace. ¿Por qué? Pues muy sencillo... Fastidia tirar por un precipicio y hacer arder un coche que, comprado, o alquilado, debe costar lo suyo. Por ello lo que se suele hacer es buscar en desguaces alguno idéntico que aquel que se desea tirar y reemplazarlo por este. Fue lo que se hizo, por ejemplo, en "Soy tu dueña" (con el BMW que Valentina tira por un precipicio al principio). 
Sin embargo parece ser que Carlos Moreno no encontró un coche idéntico al de Alonso y optó por un todoterreno negro, que de lejos podría parecerse, pero que de cerca se ve claramente que es otro distinto.

Próximo gazapo, otro de "Mi corazón es tuyo". Como siempre, si sabéis de alguno (siempre telenovelas actuales, las antiguas son imposibles de encontrar con buena imagen), escribidme a hdetelenovelas@yahoo.es y lo hablamos.

miércoles, 27 de mayo de 2015

CURIOSIDADES DE TELENOVELAS: La 'mosca' en las telenovelas emitidas en EEUU

Voy hoy con un ‘post’ explicativo para todos aquellos que veáis telenovelas a ritmo de Estados Unidos y que veáis los capítulos tal y como se emiten allí: qué es y a qué se debe una mosca que aparece en la parte superior izquierda de la pantalla cuando el capítulo inicia o se reanuda después de una pausa publicitaria. Os dejo una muestra como ejemplo, en este capítulo de “El Señor de los Cielos”:

Bien, esa mosca forma parte del genuino control que en Estados Unidos se hace de lo que se emite en televisión y de quiénes lo pueden ver en razón a las características del contenido. Es parecido al +7 o +12 o +18 que acompaña a la emisión de algunos programas en España, pero más completo. No solo se indica la edad por debajo de la cual no es aconsejable que los niños lo vean (en el caso del ejemplo, 14 años), sino que se explican las causas de esa recomendación a través de varias iniciales. En el ejemplo, las siguientes:
D: diálogos ‘obscenos’.
L: lenguaje agresivo.
S: contenido sexual.
V: violencia.
Estas cuatro siglas pueden aparecer juntas o unas u otras, en función del contenido de cada capítulo.
El sistema de calificación por edades de completa con otras moscas, en función de la edad ‘recomendada’ para ver determinados productos televisivos. Las telenovelas y narconovelas suelen quedarse en la edad de 14, que es también la que se aconseja para series estadounidenses del tipo de “Los Simpsons”, “Padre de familia”, “CSI”, “Homeland”
Por encima de este eslabón hay todavía otro, el TV/MA, que es aquel que se muestra respecto de contenidos que no se aconseja que sean vistos por menores de 17 años y que se corresponde con series más fuertes como “American Horror Story”, “The Walking Dead” o “Sons of Anarchy”. Estuve mirando a ver si a lo largo de estos últimos años alguna telenovela o narconovela había sido calificada como tal, pero no encontré nada. Todas las que vi, tanto emitidas por Telemundo como por Univisión o Mundofox estaban en la calificación de 14, que, repito, es la más frecuente.
Es una curiosidad que yo ya sabía de hace unos cuantos años, pero que me pareció interesante compartir con todos los que no la sepáis.

lunes, 25 de mayo de 2015

PROYECTOS FALLIDOS: "O Clone" a la mexicana

Cuando una telenovela funciona, sea en el país que sea, no tardan en salir ‘remakes’ en otros países. Se me viene a la cabeza el ejemplo de “Amor en custodia” (argentina), con un ‘remake’ colombiano (con el mismo nombre) y dos mexicanos (uno con el mismo nombre y, el otro, “Amores verdaderos”).
Sin embargo, hay telenovelas que económicamente son complicadas de ‘remakear’. Algo de eso ocurrió con “O Clone” (Rede Globo, Brasil, 2001) y su ‘remake’ mexicano.
Seis años de acabar en su paós de origen, la prensa publicó que Televisa estaba interesada en realizar un ‘remake’ de esta historia. Quien dice Televisa, dice Nicandro Díaz (productor de “Destilando amor”, “Hasta el fin del mundo” o “Soy tu dueña”, entre otras). Él mismo declaró que tenía en el punto de mira a dos actrices para el papel de Jade: Bárbara Mori y Silvia Navarro. Y que como protagonista le gustaría o Fernando Carrillo o Sergio Sendel. De hecho ya tenía un título y todo: “Ambiciones del poder”.
Televisa le dijo que, por el momento, era imposible realizar un ‘remake’ de tales dimensiones.
En el 2008, poco antes de que Telemundo se interesara en hacer la historia, Elisa Salinas, productora de Azteca 13 (o El Trece), quiso hacer la versión mexicana de esta historia. La primera pega (también la principal) que encontró fue el rechazo por parte de la empresa: era una telenovela muy cara de producir y no había muchas garantías de que el resultado final se vendiese bien en el extranjero. Lo mismo que le dijeron a Nicandro en la competencia.
Sin embargo, poco tiempo después, Telemundo y RTI se hicieron con los derechos y unos cuantos millones de dólares que invertir y pusieron en marcha “El Clon”, un ‘remake’ más o menos fiel a la original, que a mí personalmente me gustó, si bien es cierto que se pasaron con algunas tramas secundarias. Se vendió bastante bien en el extranjero (casi tan bien como su original), y dejó un buen sabor de boca a los ejecutivos.
Visto esto, y lejos de desistir en su empeño, Elisa Salinas replanteó nuevamente la idea de realizar “El Clon”, versión mexicana. Fue a finales del 2011. La respuesta que obtuvo por parte de la empresa fue la misma: no hay dinero (o al menos, no tanto).
El tiempo pasó y, en 2013, Azteca 13 y Rede Globo estrecharon vínculos, por lo que Elisa volvió a proponer tal versión, a mediados de año, siempre que se tratara de una coproducción entre ambas empresas a fin de reducir costes. Se adquirieron los guiones de la versión de Telemundo (al tener esta 181 capítulos frente a los 250 de la versión original). Llegó a contemplar a Paola Núñez como Jade y a Jorge Alberti como Lucas, su gemelo y el clon. “Amor de Mediterráneo” era el título que barajaba Elisa para el proyecto.
Hubo negociaciones, hubo algún ‘casting’, pero, al final, no dejó de ser otro proyecto fallido. 

domingo, 24 de mayo de 2015

MI VIDA Y LAS TELENOVELAS: Un final de una telenovela visto en un bar

Llevaba tiempo queriendo abrir un apartado para contaros algunas vivencias personales ligadas o relacionadas con las telenovelas.
Por fin me he animado a ello. Comienzo con una muy divertida… Por lo menos, para mí.
20 de abril de 2010, hace ya más de cinco años. Varios amigos fuimos a pasar el día a Puente Viesgo, un pequeño pueblo de Cantabria, famoso por sus cuevas rupestres de El Castillo y La Moneda (habíamos ido precisamente a visitarlas) y por su balneario.
De vuelta a Oviedo (capital de Asturias, en la que vivo como muchos sabéis), y viendo que aún eran las seis y algo de la tarde, decidimos parar en Villaviciosa (una villa preciosa de las muchas que tiene esta región) a tomar algo.
Entramos en un bar, pequeño, situado a dos pasos del ayuntamiento. Entramos… O lo intentamos, porque tuvimos que sentarnos en la mesa más próxima a la puerta. El bar estaba lleno. Lo primero que pensé, fue que habría algún partido de fútbol o habría ocurrido una tragedia de esas que hace que la gente se ‘pegue’ al televisor.
No había fútbol, pero tampoco ninguna tragedia… O casi, porque una mujer estaba a punto de caer desde lo alto de una iglesia. Un sacerdote la sujetaba intentando que no se viniera abajo. Y lo estaban emitiendo por la tele. Era parte, como habréis podido deducir al ver la foto que acompaña al texto, del final de “En nombre del amor”, que TVE emitía aquel día y que yo había visto unos días antes por internet.
La tía Carlota finalmente se cayó. Y en una de las siguientes escenas aparecía en la cárcel en silla de ruedas. “Véis, ¡ya sabía yo que esta iba a acabar en silla de ruedas!”, comentaba la camarera con varios clientes al verlo, y en referencia a los capítulos anteriores, en los que la pérfida Carlota Espinoza de los Monteros finge estar paralítica.
No nos atendió hasta que salió la palabra ‘Fin’ en pantalla y el resto de los clientes, unos veinte o veinticinco, volvieron a sus sillas. Recuerdo que le pregunté a la camarera, que se disculpó con nosotros al ir a atendernos, si la habían visto de continuo. Me respondió que ella era fan de las telenovelas y que era la única forma que tenía de entretenerse por la tarde en un bar cuyos clientes eran personas mayores que iban a echar la partida y a poco más. La diferencia, según me dijo, “fue que esta los enganchó a todos”. 

jueves, 21 de mayo de 2015

REUTILIZANDO: Un mismo edificio en "Emperatriz", "Quererte así" y "Las Bravo"

En esta ocasión necesito que os volváis a situar en el rodaje de una telenovela. Para quienes no lo sepan, como comentaba en entregas anteriores, las mansiones que se muestran en las telenovelas, donde viven los ricos de turno, son mansiones reales (lo que se ve por fuera) aunque el interior que de ellas se muestra en televisión es casi siempre un decorado. Lo mismo ocurre con haciendas y ranchos.
¿Qué implica esto? Pues que cuando en un capítulo donde, por ejemplo, sale el protagonista llegando a casa en su coche y luego hablando en la sala con su mujer, se haya de ir primero a donde se encuentre la casa (no suelen estar lejos de las instalaciones de la productora) a rodar la escena de la llegada en su coche y luego, ya en el foro, con el decorado de fondo, se graba la escena en la que habla con su mujer en una sala que nos hacen creer que pertenece a la casa.
¿Por qué se hace esto? Pues porque muchas de esas grandes mansiones están habitadas en la vida real y sería un incordio tener que vivir en una casa llena de técnicos, focos, maquilladores… Además de lo costoso, económicamente hablando, que puede llegar a ser el pagar un alquiler por usar todas y cada una de las estancias de una mansión. Así lo más barato y más cómodo suele ser el construir unos decorados que se parezcan al interior de la mansión en el estudio y luego ir a donde verdaderamente se encuentra la mansión a rodar las escenas que transcurran en el jardín, en la piscina…

Esto se hace habitualmente con casas, ranchos, mansiones, haciendas, edificios de apartamentos… Y también, con oficinas o ‘lugares de trabajo’.
Ejemplo de ello es el que hoy nos trae Lucía Dasilva, experta en ver estas cosas, con un edificio presente en tres telenovelas de Azteca (o El Trece) y dedicado en las tres a albergar oficinas.
*El edificio, en "Emperatriz".
La primera en la que se vio, cronológicamente hablando, fue en “Emperatriz” (producida en 2011), como el edificio donde tenía su empresa Armando Mendoza (Omar Fierro), un personaje que da mucho juego en la trama.
*El edificio, en "Quererte así".
La segunda aparición del edificio en cuestión tiene lugar en el año 2012, en “Quererte así”, de la misma productora y protagonizada por María José Magán y Francisco Angelini, una telenovela original de Eric Vonn y salvajemente maltratada por la cadena hasta llegar a un apresurado final. En esta telenovela era la sede de una constructora en la que trabajaba Alberto (Mauricio Barcelata), uno de los personajes principales de la historia.


*El edificio, en "Las Bravo".
Y en 2014 el edificio vuelve a verse en otra producción de Azteca 13. En concreto, en "Las Bravo", donde se convierte en una agencia de publicidad en la que trabaja Manuel (Alberto Casanova), el marido de una de las hijas de la protagonista.

miércoles, 20 de mayo de 2015

HOY EMPIEZO A VER... "Yo no creo en los hombres" (Televisa, 2014-2015)

En el momento en el que muchos de vosotros estéis leyendo estas líneas yo estaré viendo el final de “Los Miserables”, a mi ritmo (la idea era verla a ritmo de Nova, pero me he adelantado). ¿Qué pasa cuando una telenovela se acaba? Pues que hay que buscar otra… Hoy comienzo a ver “Yo no creo en los hombres”.
Quien dice hoy, dice comencé a verla hace dos días, pero por cuestiones de organización de mi caótica vida, no he podido hacer el habitual ‘post’ de impresiones y expectativas que hago siempre que empiezo a ver una telenovela.
He elegido “Yo no creo en los hombres” por las siguientes razones:
-Las críticas. Los verdaderos expertos en telenovelas (y no aficionados como yo), han elogiado esta adaptación de la telenovela homónima producida por Televisa en el ya lejano 1991. Un buen guión, personajes ‘redondos’ con los que el espectador empatiza, y una producción impecable son algunos de los atractivos que destacan de esta telenovela. En alguna página he leído que está al tú por tú con “El color de la pasión”, que, como sabéis, me encantó.
-El elenco. Adriana Louvier me parece una de las grandes actrices de esta nueva ‘hornada’ que está presentando Televisa (junto a Esmeralda Pimentel y Ana Brenda). A ella hay que sumarle Flavio Medina, que me encantó en “Quiero amarte” y en “Amor bravío”. Junto a estos dos, debo destacar la larga lista de primeros actores y actrices que encontramos en esta telenovela: Rosa María Bianchi (de vuelta al género después de “La fuerza del destino”), Luz María Jerez, Alejandro Camacho, Azela Robinson Juan Carlos Barreto…
-La productora. Todo el mundo habla elogia a Giselle González. Es la primera telenovela que hace en solitario y va a ser la primera que vea suya, ya que no vi ninguna de las que hizo junto a Roberto Gómez (me quedó la espinita de “Para volver a amar”, después de las buenas críticas que tuvo y su éxito en México).
-Abogado. Que el protagonista sea un prestigioso abogado, hijo de un referente en el mundo judicial, es otro atractivo más, al menos para mí, que me encanta el mundo jurídico e ir conociéndolo a nivel de México a través de las telenovelas. La pega es que el protagonista sea Gabriel Soto, que donde todo lo más que me convenció fue en “La fuerza del destino”, especialmente con la segunda ‘parte’ de su personaje (quienes la hayáis visto, sabréis de que hablo).
Como siempre, aprovecharé todo lo que pueda esta telenovela para ‘gazapos’, ‘reutilizandos’ y lo que surja. Espero en un par de meses hacerle la crítica oportuna.

lunes, 18 de mayo de 2015

TELENOVELAS IN SPAIN: "Marido en alquiler" llega a Nova

Nuevo estreno telenovelero en abierto en España. Hoy, a eso de las 18.00, llega a Nova “Marido en alquiler”, protagonizada por Sonya Smith y Juan Soler, y que viene a reemplazar a “Mi corazón es tuyo”, que está en sus últimos capítulos.
Tras acabado de ver hace ya algo más de un año, creo estar en condiciones para destacar algunos de los puntos fuertes de la telenovela…
-La historia. Es una historia relativamente blanca, sin venganzas, narcotráfico ni historias de esas. Es una telenovela que busca entretener, con personajes de todo tipo, mayormente caricaturizados, como es el caso de la villana principal.
-La protagonista. Sentir una ternura infinita hacia Griselda (Sonya Smith) es algo que les pasará a todos los que la vean. Personajazo de una grandísima actriz como es Sonya.
-Los villanos. Quien la haya visto coincidirá conmigo en que Maritza Rodríguez (Teresa Cristina) y Miguel Varoni (José) se llevan la palma. Ambos tienen sendas carreras en esto de las telenovelas, pero sus personajes en esta telenovela representan algo que ninguno de ellos ha hecho con anterioridad en el género. Ambos se encargan de dar grandes puntazos cómicos a la telenovela.
-Fiel a la original. “Marido en alquiler” es el único remake hasta la fecha de “Fina estampa”, y la participación de Rede Globo en su realización se nota, en el sentido de que es muy fiel a la original, si bien en la versión de Telemundo algunos personajes secundarios son cambiados por otros.
-El resto del elenco. Otros atractivos de “Marido en alquiler” son nombres como Ricardo Chávez, Sandra Destenave, Roberto Manrique o Gabriel Coronel. Ello, sin olvidar actuaciones especiales de Elluz Peraza, Lino Martone o la cantante Ana Bárbara.
Quizás la única ‘pegas’ que puedo hacerle a la telenovela es la existencia de algunos personajes secundarios que no aportan nada, y lo desaprovechados que están actores como Paulo Quevedo o Ismael Larrosa.
Si queréis una crítica con el menor ‘spoiler’ posible, os remito a la que yo le hice en este blog hace ya trece meses.

domingo, 17 de mayo de 2015

UNA DE... 'Upfronts'

La semana pasada se presentaban en los ‘Upfronts’ las principales novedades de las cadenas que operan al otro lado del charco para la temporada televisiva 2015-2016.
Es el momento del que muchos estamos pendientes para saber qué traen entre manos Telemundo, Televisa (vía Univisión) y Azteca o El Trece (no me acostumbro a su nuevo nombre), en lo que a telenovelas se refiere. Cabe también comentar que algunas de las cosas que en ese acontecimiento se anuncia, al final no se acaban realizando por cuestiones presupuestarias, de disponibilidad de actores…
Siempre suelo estar más o menos al tanto de ello y creo que toca hacer un breve comentario de cada uno de los proyectos telenoveleros que se han presentado en Nueva York estos días pasados.
Comenzando con Telemundo, debo reconocer que este año me ha sorprendido… Para mal. Estas son sus propuestas:
-“La Indomable”: una telenovela que protagonizaría Lucero y de la que nadie sabe nada. Solo una sinopsis muy vaga (mujer que trata de superarse y luchar contra los contratiempos de la vida). Buscando información al respecto me encontré en varios lugares de internet en los que se comentaba que podría ser una nueva versión de la telenovela venezolana “María Fernanda”, conocida internacionalmente como “Prisionera” gracias a la versión que de la misma hizo Telemundo junto a RTI en 2004.
La historia enganchaba y yo la disfruté en su momento (la villana Lulú, para mí, lo mejor de la telenovela). Pero repito, son comentarios, sin que haya nada confirmado.
-“Doña Bárbara”: no son rumores. Está confirmado y hay vídeo. Aracely Arámbula protagonizará una nueva versión de “Doña Bárbara”, solo escasos seis años después de que Telemundo y RTI produjesen la versión protagonizada por Edith González.
Que queréis que os diga… Innecesario totalmente.
Después de ver cómo “En otra piel” (refrito de “El cuerpo del deseo”) y “Tierra de Reyes” (refrito de “Pasión de gavilanes”) han fracasado en audiencia y ventas, ¿por qué no se cansan ya de tirar el dinero en ‘remakes’ de historias que tenemos muy frescas?
-“¿Quién es quién?”: otro ‘remake’, este de “Amor descarado”, protagonizada por Barbara Mori y producida por Telemundo en 2003. Fue una telenovela que se vendió poco al extranjero y mayormente a canales locales y autonómicos. Han pasado doce años. Podría funcionar, quien le quita... No es el caso de una historia que todos conozcamos, como “Doña Bárbara” o los Gavilanes.
-“La querida del Centauro”: parece ser una historia original, enmarcada en el narcotráfico que tanto gusta a Telemundo. Producida junto a Sony Pictures, el tráiler a mí personalmente me deja con ganas de ver más. El elenco, con Humberto Zurita a la cabeza, también promete.
-“El Señor de los Cielos (IV)”: tengo pendiente el ponerme a ver la tercera temporada, pero viendo cómo acabó la segunda, quizás una cuarta me parezca excesivo. Tres son multitud y con tres yo creo que estaría bien. No obstante, lo dicho, aún no he podido ver nada de la tercera. Quizás cuando la vea cambie de opinión.

Entre lo que para Univisión son ‘novedades’ y estrenos, destacan dos cosas de Televisa:
-“Antes muerta que Lichita”: se trata de una telenovela original producida por Rosy Ocampo y protagonizada por Maite Perroni y Arath de la Torre. Cuenta así, en tono comedia, la historia de una joven poco agraciada físicamente que renace convirtiéndose en toda una diabla. Aunque sea original el argumento recuerda en cierto modo a las ‘feas’ que se hicieron hace años por todo el mundo.
-“A que no me dejas, corazón”: lo nuevo de Carlos Moreno es un ‘remake’ de “Amor en silencio”, una telenovela producida en 1988 por Televisa y que en esta ocasión protagoniza Camila Sodi. Sabéis que me gusta lo que hace Carlos Moreno, y quizás no sea del todo objetivo, pero me agrada un ‘remake’ de una historia que se produjo cuando yo no había nacido y de la que en internet solo se encuentra la entrada, en una calidad pésima. ‘Remakes’ así, con veinticinco años respecto de la original, sí.

Por su parte, El Trece ha presentado tres cosas nuevas (lo cual ya quiere decir que este año van a producir algo más de las dos telenovelas que produjeron en 2014):
-“Caminos de Guanajuato”: encabezada por Erik Hayser e Iliana Fox, es una versión en telenovela de 90 capítulos de “Gran reserva”, la serie de TVE. Si bien soy algo reacio a los ‘remakes’ hechos en el mismo país, debo reconocer que me gustan los que se hacen de historias extranjeras, que permiten en muchas ocasiones conocer a un buen número de espectadores telenovelas e historias que de otro modo quizás no llegarían a conocer.
-“Tanto amor”: aunque en el tráiler aparece Carolina Miranda, esta telenovela será finalmente protagonizada por Melissa Barrera y Leonardo García. Se trata de un ‘remake’ de “Por ti” (producida por Azteca en 2003).
-“La promesa”: con Ramiro Fumazoni y Anette Michel a la cabeza, de la que solo se sabe que tocará el tema tan polémico en España del robo de niños recién nacidos para ser vendidos a familias ricas que no podían tener hijos.

Pues esto es lo que han presentado las productoras de telenovelas que participan en los ‘Upfronts’. Como veis, ‘remakes’ y ‘remakes’ entre los que emergen algunos originales.
Insisto en lo que dije al principio: es posible que algunos de estos proyectos no lleguen a materializarse.

miércoles, 13 de mayo de 2015

CAZANDO GAZAPOS: Otro de "La sombra del pasado"

Bienvenidos a una nueva entrega de ese apartado del blog en el que, con un toque de humor, pretendo sacar a la luz pequeños defectos o errores de las telenovelas, eso que aquí en España se conoce como ‘gazapos’.

Las telenovelas no son perfectas y a menudo se cometen errores tanto en el rodaje como en el montaje de las escenas. Muchas veces se ocasionan pequeños errores que a simple vista pasan desapercibidos. Algo de eso ocurrió en la escena de hoy, de “La sombra del pasado” (Televisa, 2014-2015).
Adelina (Lisset) quiere evitar a Joaquín (Fernando Cermeño), pero a Lola (Sachi Tamashiro), se le escapa ante Joaquín que Adelina está dentro de la casa. Él, junto con Lola, va a buscar a Adelina..
Dejo el vídeo, cortesía de Lucía Dasilva. Hay un gazapo seguro y otro probable (a interpretación de quien lo vea). Ambos son detalles muy pero que muy minúsculos. A ver quién lo pilla. En 24 horas, cuelgo la explicación… Recomiendo verlo a pantalla completa.
Dificultad: 8/10. 


Era difícil... Pero, ¿tanto para que nadie se atreviera a mojarse y decir algo? Bueno... Voy por partes, el gazapo seguro estaba detrás de Lisset, en el frasco de limpiacristales. Tras pasar el paño al portarretratos que está limpiando, lo deja a la derecha del mismo. Sin embargo, cuando la puerta se abre, y ella se gira para ver quién es, ¡el limpiacristales aparece, así como así, a la izquierda del cuadro! ¡Sin que Lisset lo tocara! Dejo capturas:

El gazapo 'dudoso', por su parte, es el siguiente... Cuando Joaquín y Lola entran, al otro lado de la puerta se ve un fondo verde, compuesto por plantas (es como si fuera hubiera un jardín o algo así). Sin embargo, cuando Lola sale, se ve un fondo amarillo, como el de una pared de otra habitación, otra puerta... No está del todo claro. Os dejo capturas:

El próximo será de "Amor bravío", más concretamente de una escena clave de la telenovela. Tranquilos, es fácil. 
Si me queréis comentar algo de alguno, y si es posible de telenovelas 'recientes' (las antiguas es imposible encontrarlas para bajarlas en buena calidad y hacer el vídeo), podéis escribirme a hdetelenovelas@yahoo.es

lunes, 11 de mayo de 2015

ACTORES SÍ, CANTANTES NO: Mario Cimarro

Hay dos profesiones que están separadas entre sí por una línea muy delgada: actor y cantante. Muchas veces esa línea se rompe y hay cantantes que se meten a actores y actores que se meten a cantantes. A veces ello es para bien y el cantante triunfa como actor o el actor como cantante, pero hay veces (y suele ser lo más frecuente) el cantante fracasa como actor o el actor fracasa como cantante. Recordar que aquí yo solo doy mi opinión y que habrá gente que igual piense lo contrario. Respeto todas las opiniones y espero que se haga lo mismo con la mía.

En esta ocasión voy a hablaros de la faceta como cantante de uno de los grandes galanes del género: Mario Cimarro.
Mario Cimarro ha demostrado tener una consolidada carrera como actor; sin embargo, ha probado suerte en el mundo de la canción, sin mucho acierto. Tiene voz, sí, pero no ello no basta para cantar (y cantar bien, que es de lo que se trata).
Empezó y enterró su carrera musical en el año 2008, con un disco que bautizó como “Tu deseo” (¿haciendo un guiño a “El cuerpo del deseo”?). El disco contaba con diez canciones, de las que solo he podido escuchar seis que son las que están hoy en día en Youtube, una de las cuales cuenta con una versión a dúo con Vanessa Vilella, su entonces pareja.
En aquel entonces su fama como actor lo avalaba y pudo hacer algunos ‘bolos’ tanto en Latinoamérica como en España. Sin embargo, no pudo ser. Ritmos muy distintos entre sí y una voz demasiado grave para el tipo de música que pretendía ofrecernos Cimarro acabaron por hacerle desistir de la idea de cantar, al menos de forma profesional.  
Aunque la música no es lo suyo, pero, todo hay que decirlo, canta bastante mejor que otros que han aparecido en esta sección.
Dejo como muestra dos canciones…
-“Bendigo mi suerte”: el estilo canción merengue-latino no va muy acorde con la voz de Mario, aunque digo desde ya que es de lo mejor que tiene el CD y de lo mejor que se puede encontrar en Youtube cantado por Cimarro.
-“Amor inmortal”: a medio camino entre la balada y el estilo pop, muestra lo que comentaba antes de la gravedad de la voz de Cimarro a la hora de cantar ciertos ritmos. También es de lo mejorcito que tiene el CD.

domingo, 10 de mayo de 2015

CAMBIO DE PROTAGONISTA: David Zepeda por Pedro Fernández en "Hasta el fin del mundo"

Ha pasado ya medio año desde que Pedro Fernández, para sorpresa de todos, abandonó “Hasta el fin del mundo”, la por aquel entonces telenovela estelar de Televisa, que protagonizaba con Marjorie De Sousa.
Su sustituto, como todos sabéis, fue David Zepeda, que se metió en la piel del mismo personaje que interpretaba Pedro de una forma totalmente onírica: mediante un sueño de la protagonista.
No quise escribir en su día sobre ello, y preferí dejar pasar el tiempo… Pero seis meses después, hay que dedicarle unas líneas, y un pequeño análisis desde la perspectiva que da el paso del tiempo.
Pedro aseguró en la rueda de prensa que dejaba la telenovela por ‘cuestiones de salud’. No dijo más. Qué queréis que os diga, creo que por respeto y en parte para no preocupar a sus fans debió haber especificado algo más (Ochmann, por ejemplo, dijo desde un primer momento por qué abandonó “Marina”, aun cuando en la telenovela lo vendieron también como ‘cuestiones de salud’ y Natalia Streignard dio todos los detalles de por qué abandonaba “La Tormenta”).
No era un actor de relleno; era el protagonista de la historia. Y si bien cuando uno coge la baja debe comunicarlo al jefe, también, cuando se trabaja de cara al público, debería comunicarlo a ese público de manera algo más concreta.
Eso fue a finales de octubre, principios de noviembre.
En enero de este año, a primeros de mes, se conocía que Pedro Fernández fichaba por Telemundo para un ‘talent show’. En la rueda de prensa del programa se le volvió a preguntar por el asunto de la telenovela y él respondió, sin más, que “unos ciclos se cierran, otros se abren”.
Terminado el programa de Telemundo, se ha sabido que anda en negociaciones con Azteca para otro ‘talent show’.
No voy a entrar a enjuiciar a Pedro y su decisión. Solo dejo el relato de hechos para que cada cual saque sus conclusiones.
Volviendo a la telenovela, creo que desde un principio Nicandro la planteó mal. Yo, en lo personal, le hubiera dado el papel protagónico a Diego Olivera (siempre me ha parecido un actorazo). O sino, hubiera tratado de conseguir a David Zepeda desde el primer momento.

Y lo que es el cambio en sí, cuya escena aporto, debo reconocer que me pareció original y una buena forma de cambiar sobre la marcha al protagonista, dentro de un mismo capítulo.  

miércoles, 6 de mayo de 2015

TELENOVELAS IN SPAIN: El maltrato sigue

A los que me sigáis desde hace algún tiempo, os dejo que paséis de este ‘post’. ¿Por qué? Pues porque lo que vengo a comentar hoy es algo que ya he comentado varias veces en el año y pico de vida del blog. No. Tampoco quiero que penséis que me repito y que ya no tengo ideas, pero es que ha vuelto a pasar y me he vuelto a enfadar: se ha vuelto a confirmar que las telenovelas son un producto relleno en España, muy rentable para algunos canales, que en vez de mimar a sus gallinas de oro, las golpean y maltratan bestialmente.
¿A cuento de qué viene esto? Pues a que hace unas dos o tres semanas, Nova comenzaba la remisión, a eso del mediodía, de “Pasión prohibida”, telenovela que ya había emitido como un año y medio antes, más o menos. Varios bailes de horarios en sus primeros días provocaron que la audiencia de los primeros capítulos fuese bastante dispar. Sin embargo, logró recuperarse más o menos en lo que a audiencia se refiere. Era tarde. Nova ya había decidido retirarla de su parrilla para emitir, en su lugar, “Bandolera”, una eterna telenovela española de época que cuenta con 510 capítulos.
La indiferencia hacia el género se mostró también, en ese mismo canal, con los nuevos promocionales de su programación, en los que aparecen, así como de casualidad y quien no quiere la cosa, escenas de alguna telenovela. Dos o tres escenas del producto que hace que sea el segundo canal TDT más visto (y uno de los más rentables) de España.
Recortes de escenas, amparados en la nada, pausas publicitarias eternas e interrupción de diálogos y escenas para dar inicio a dichas pausas son otras de las prácticas habituales del canal. Sin olvidar, por supuesto, bailes de horarios o cancelaciones sorpresa (como “A corazón abierto” versión RCN, hace unos años, esto que os cuento de “Pasión prohibida” o la desaparición de la repetición de “Emperatriz” por las mañanas).
Y mientras que esto ocurre en el canal líder, al que lo único que hay que agradecer, viendo lo visto, es que apueste por estrenos, en la competencia las cosas andan aún peor. Divinity, el principal competidor de Nova lleva meses emitiendo a las ocho de la madrugada “Avenida Brasil”, una telenovela cuyos derechos costaron al grupo Mediaset una millonada y que pasó por Cuatro y por ocho o diez horarios distintos, desde hace un año que fue cuando se estrenó. Para acabar el maltrato al género han decidido recuperar, para las siete de la mañana, “Un gancho al corazón”… ¡Desde el capítulo en el que dejó de emitirse por el propio canal hace tres o cuatro años! ¡Manda narices! Se anuncia también la vuelta de “La Tempestad”, para una hora agradable de esas (siete u ocho de la mañana) justo ahora que se cumple un año de su final en la fallida La Siete.
Viendo este panorama, no es de extrañar que Televisa, que pensaba invertir en un nuevo canal TDT de los que verán la luz en 2016 para exportar algunos de sus contenidos, se haya echado para atrás.
A aquellos que ya me hayáis escuchado este rollo en anteriores ocasiones, y que lo hayáis vuelto a leer pese al aviso inicial, deciros que lo siento. Necesitaba desahogarme. 

lunes, 4 de mayo de 2015

COTILLEANDO: Familias telenoveleras (III)

Sigo con una nuevo recopilatorio de lo que yo he bautizado como "familias telenoveleras", es decir, aquellas en las que varios de sus miembros se dedican al género, aunque lo hagan de distintas formas. Como en anteriores entregas, voy con cuatro más. Ya sabéis que esto va de cuatro en cuatro, y que hay muchísimas familias que aparecerán en las siguientes entregas.

-Los Del Boca-Torres
Andrea del Boca es una de las actrices más recordadas de la época dorada de las telenovelas argentinas. Hija de un conocido director de cine, teatro y telenovelas, Nicolás del Boca, trabajó con él en diversas producciones, como “Estrellita mía” o “Perla negra”. Curiosamente, el autor de esta era el cuñado de Andrea, el gran escritor Enrique Torres, marido de su hermana mayor.
Curiosamente, el trabajo en familia se recuperó para “Esa mujer”, la telenovela con la que Andrea volvió al género después de años de ausencia, hace algo más de un año.  

-Las Rojas
Sin tener que ver con lo artístico (en su familia nadie se dedicaba a nada relacionado con el espectáculo), las Rojas trazaron largos caminos en el mundo de la interpretación. Lorena, recientemente fallecida, tuvo la suerte de realizar telenovelas con Televisa, Telemundo, Azteca 13 y Venevisión (las cuatro grandes productoras del mercado latino), siempre con roles protagónicos.
Mayra Rojas, su hermana mayor, trazó su carrera en televisión a través de Azteca 13, donde ha realizado más de veinte telenovelas.

-Los Geithner
Colombianos de nacimiento, los Geithner (Harry y Aura Cristina) son dos de los hermanos más conocidos del género. Sin embargo, su relación personal es inexistente después de varias disputas familiares. ¡Y eso que son mellizos!
Harry ha desarrollado su carrera entre Telemundo y Televisa, con papeles de villano.
Comentar que comenzó su carrera como actor después de acabar de estudiar Administración y Dirección de Empresas y ejercer su profesión durante varios años.
Más precoz fue Aura Cristina, que debutó en las telenovelas colombianas y que pasó por Venevisión y Telemundo para acabar, hoy en día, en Azteca 13.

-Las Pinal
Que Silvia Pinal es una de las grandes primeras actrices, aún hoy en día en activo, es algo que nadie discute. Ella es el primer escalón de una familia cargada de artistas.
Para empezar, Silvia es la madre de Sylvia Pasquel, su hija mayor, y una actriz estrechamente vinculada a Televisa. A su vez, Sylvia es medio hermana de Rocío Banquells.
Silvia Pinal también era la madre de la fallecida Viridiana Alatriste (que pese a morir con 19 años llegó a rodar un par de telenovelas). Además, su hija menor es Alejandra Guzmán, una cantante muy presente en el mundo telenovelero con distintos temas (el de “La Impostora”, el de “Una familia con suerte”…).
Silvia es también la abuela de Stephanie Salas, hija mayor de Sylvia Pasquel, a la que hemos visto también el alguna telenovela.