miércoles, 29 de abril de 2015

LUGARES DE TELENOVELAS: La casa Gaxiola en "El color de la pasión"

Escribir de cosas del otro lado del charco tiene sus riesgos, pero también sus ventajas: la ayuda inestimable y desinteresada que muchas veces me ofrecéis a la hora de ubicar ciertas cosas relacionadas con las telenovelas.
Hace mes y medio, os hablaba, a raíz de información que me pasaba Lucía Dasilva, de un cuádruple reutilizando: la misma casa de los Gaxiola en “El color de la pasión”, había sido usada en “Por ella soy Eva”, “Por siempre mi amor” y “La hija del mariachi”.
No es de extrañar. Es una casa sencillamente preciosa. Por más que busqué dónde se ubicaba y algo relativo a su historia, no encontré nada.
Vosotros, los lectores, completasteis el “Reutilizando”, comentando que había sido usada, además, en “Vivan los niños” (de Televisa), “La loba” y “Montecristo” (de Azteca).
Fue Eduardo S., otro lector, el que proporcionó un enlace en el que se explica toda la historia de esta impresionante casa, algo que aprovecho para agradecerle públicamente.
Para los que no os interese, o no tengáis tiempo para leer el artículo al que conduce ese enlace, os lo resumo… La casa se encuentra en México DF, en la colonia Condesa. Fue construida entre 1921 y 1923 y se conoce como la casa Torreblanca, en honor a su arquitecto. Fue propiedad y fue habitada durante muchos años por la familia Elías Calles (inclusive el expresidente mexicano Elías Calles).
La casa tiene rasgos de la alegoría medieval, con cuatro torres (dos al norte, y dos al sur) y cuenta con unos 480 metros cuadrados construidos. Junto a ella se levantaron  diversos edificios anexos. Si por fuera es una joya de la arquitectura, por dentro está cargada de joyas artísticas, como espectaculares vidrieras y rosones.
Tiene casi 2.000 metros cuadrados de terreno.
En 1986, la señora Elías Calles decidió donar la casona al Estado mexicano, así como gran parte del patrimonio de su familia. Desde entonces, es la sede de la fundación que gestiona tal patrimonio y que la ha arrendado, como hemos visto, para su uso en diversas telenovelas.
Gracias una vez más a Eduardo S. por el aporte. 

lunes, 27 de abril de 2015

¿QUÉ FUE DE... Ana Paula Arósio?

“Terra Nostra” fue, allá por el año 1999, un éxito con el que Globo Brasil cerró una década de grandes progresos en lo que a telenovelas se refiere. Fue una telenovela que dio la vuelta al mundo y que conquistó a millones de espectadores en los múltiples idiomas a los que fue doblada.
La historia, la musicalización y, especialmente, la química de la pareja protagonista nos mantuvo en vilo a los casi tres millones de espectadores que tuvo su emisión en España, en el 2000, por TVE.
El éxito internacional fue toda una sorpresa para Ana Paula Arósio, su protagonista, que llevaba escasos ocho años en el género, pero que ya había cosechado algún éxito a nivel nacional con telenovelas como “Razao de Viver” (1996), entre otras.
Desde “Terra Nostra” se convirtió en una cotizada actriz que repitió parte del éxito internacional de aquella historia con “Esperança” (2002), que algunos países vendieron como la segunda parte de “Terra Nostra”, sin serlo, pero de eso ya os hablaré otro día.
Tras una meteórica carrera profesional en televisión, cine y teatro y varios vaivenes en el ámbito sentimental, esta guapa actriz, decidió apartarse de la televisión tras conocer a Henrique Pinheiro, un arquitecto con el que se casó en 2010. Justo un año antes realizó la que es, hoy por hoy, su última intervención en televisión, en la serie brasileña “Na forma da lei”.
Desde entonces hasta hoy han sido escasas las ocasiones en las que se la ha vuelto a ver en público. Lleva una vida totalmente hogareña y sin intención de volver a ninguno de los medios en los que, no hace muchos años, cosechó tan grandes éxitos y que le permitieron ser una de las actrices brasileñas más conocidas de su época.
Está a tiempo de sobra de volver, a sus 39 años, puede hacer muchos papeles todavía… Por el momento, es algo que ella descarta.

domingo, 26 de abril de 2015

REUTILIZANDO: Un mismo vestido de novia en "El color de la pasión" y "La sombra del pasado"

En este primer año y medio de funcionamiento del blog, os he mostrado en esta sección que muchas veces se recuperan cosas para una telenovela que ya han sido usadas en otra u otras. Ocurre con decorados, mobiliario, mansiones… Y también con los vestidos, como el de Christian Bach que os mostré hace unos meses.
Sin embargo, el “Reutilizando” de esta ocasión, enviado por Lucía Dasilva, va más allá. No es un vestido normal y corriente, sino un vestidazo de novia lo que se ha reutilizado por “La sombra del pasado”.
¿De dónde ha sido reutilizado? De “El color de la pasión”. Otra coincidencia es que en ambas, es el vestido que la protagonista va a llevar el día de su boda. En el caso de “La sombra del pasado” es el que Aldonza (Michelle Renaud) llevará el día que se case con Cristóbal (Pablo Lyle). En “El color de la pasión” es el que Lucía (Esmeralda Pimentel) se puso para su fallida boda con Rodrigo (Mariano Palacios), al inicio de la telenovela.
Para enrevesar un poco el “Reutilizando”, comentar otra cosa curiosa… En “El color de la pasión” Lucía prendía fuego al vestido de novia, con el fin de olvidar el mal trago que el capullo de Rodrigo la había hecho pasar, en un arrebato de rabia. Se vio cómo el vestido ardía. ¿Cómo pudo ser recuperado entonces por Mapat y su gente de “La sombra del pasado”? Dos opciones: o el vestido que ardió en “El color de la pasión” era otro, o los de “La sombra del pasado” adquirieron (alquilaron) un vestido exactamente igual que el que pudo verse en la telenovela producida por Roberto Gómez.   
Ya lo comenté alguna vez… Los vestidos y, en general, el vestuario de una telenovela se alquila a empresas que se encargan de eso. El presupuesto es limitado y no se puede invertir en ropa que luego quedará por ahí, una vez terminada la telenovela. Es algo que también se hace en el cine y en el teatro.
Solo sé de una telenovela en la que ello no se hizo, por lo menos, para el protagonista, para el que el propio actor aportó su propio vestuario: "Las Bravo". La ropa de Leonardo (Mauricio Islas) era la del propio Mauricio. Formas de ahorrar costes.
Las imágenes se agrandan pinchando en ellas, para que pueda verse mejor que, en efecto, son el mismo vestido. 
Editado a día 27 de julio de 2015. Me comenta Lucía que este mismo vestido se volvió a ver en el final de "La sombra del pasado", con unos pequeños retoques que probablemente buscaban que el público no se percatara de tal circunstancia.

miércoles, 22 de abril de 2015

TELENOVELAS IN SPAIN: "Seis hermanas" llega a TVE

Hoy miércoles, a eso de las 22.00 h., se estrena en TVE (simultáneamente, en La 1 y La 2), “Seis hermanas”, la otra gran apuesta de TVE por levantar las maltrechas tardes de La 1.
Llega justo una semana después de "Acacias 38", a la que no le está yendo muy bien en lo que a audiencia se refiere.
Para mi gusto, “Seis hermanas” tiene mejor pinta que la anterior. Para quien no conozca de qué va (a estas alturas), dejo una breve sinopsis:
Madrid de 1913. “Seis hermanas” es la historia de las seis hermanas Silva: Adela, Diana, Celia, Blanca, Francisca y Elisa. Las hermanas son el alma de las principales fiestas de la alta sociedad. Las hermanas son guapas, amables, educadas y refinadas, y gozan de una existencia sin contratiempos hasta que un terrible acontecimiento cambia sus vidas para siempre. Juntas, tendrán que luchar por sacar adelante a su familia mientras se enfrentan a las convenciones sociales de una época donde las mujeres dependen de un hombre para salir adelante”.
Pese a que al menos a mí se me hace más atractiva que “Acacias 38”, tanto en lo que al argumento se refiere como a lo poco que se nos ha dejado ver en los promos, no deja de ser otra telenovela más de época (ojo, en España tenemos hoy por hoy, contando esta, cuatro series diarias de época y tres semanales). Y no deja de ser un producto que, si funciona, se alargará eternamente (de momento hay pactados 200 capítulos) y en caso contrario será brutalmente agredido por TVE.
Entre sus principales atractivos, además del punto de partida, que deja varias cosas en el aire, como cuál será el suceso que cambie sus vidas, destaca el elencazo que tiene, encabezado por María Castro, y en el que figuran nombres de la talla de Alex Gadea, Emilio Gutiérrez Caba, Kiti Manver, Joaquín Climent, Fernando Andina o Carlota Olcina, por señalar algunos.
Si tuviera tiempo, la vería. Pero con “Los Miserables” tengo, por ahora, más que suficiente. Para todos aquellos interesados en ver “Seis hermanas”, dos últimas cosas: se estrena hoy a eso de las 22.00, para pasar a emitirse a partir de mañana sobre las 17.25, y, por supuesto, comentadme qué os parece.


lunes, 20 de abril de 2015

CAZANDO GAZAPOS: Otro de "Las Bravo"

Bienvenidos a una nueva entrega de ese apartado del blog en el que, con un toque de humor, pretendo sacar a la luz pequeños defectos o errores de las telenovelas, eso que aquí en España se conoce como ‘gazapos’.

Las telenovelas no son perfectas y a menudo se cometen errores tanto en el rodaje como en el montaje de las escenas. Muchas veces se ocasionan pequeños errores que a simple vista pasan desapercibidos. Algo de eso ocurrió en la escena que hoy os traigo, de “Las Bravo” (Azteca 13, 2014). 
Valentina Díaz (Edith González) acude a una casa de empeño para ver qué le dan por las joyas que tiene en casa, y así obtener algo de dinero para pagar la millonaria deuda que le ha dejado su esposo, recientemente fallecido.
Dejo el vídeo. Es fácil, para compensar los dos últimos, que han sido un poco complicados. No obstante, como siempre, en 24 horas subo la explicación.

Dificultad: 6/10. 
RESUELVO...
Bah, este era fácil... Y se ha notado. No obstante, para los que no lo hayáis visto, al principio la caja con un collar que tiene el tasador a su derecha está cerrada. Según transcurre la escena, sin que el tasador la toque, se abre y es finalmente Edith quien la cierra. Dejo las capturas. Enhorabuena a los que lo hayáis visto...
...Y para la próxima, jugaremos con uno de "La sombra del pasado" en el que hay un gazapo seguro y otro discutible. El discutible se ve más o menos bien, el seguro es muy complicado... Os espero. 

domingo, 19 de abril de 2015

TELENOVELAS PARA OLVIDAR: "Amar de nuevo" (Telemundo y Cadena Tres, 2011)

Cuando allá por el 2010 leía en una web española que Telemundo iba a producir una telenovela que iba a ser algo así como un ‘spin-off’ de “Amarte así, Frijolito”, rescatando el entrañable personaje de Alejandro Felipe Flores, convertido en ángel después de haber muerto en un accidente de tráfico, temblé.
Tras leer la noticia al completo y ver que se trataba de una telenovela ‘blanca’, más quizás que “Amarte así, Frijolito”, temblé aún más. ¿Cómo podía ser una telenovela blanca, con temática para niños, si partía precisamente de la muerte de un niño, además tan querido y conocido como Frijolito?
La historia, lo dicho, comenzaba mal. Pintaba mal desde el principio. Nunca entendí cómo un genio como Enrique Torres (autor de novelas de la talla de “Perla negra”, “Antonella”, “Nano” o la propia “Amarte así”), pudo decidirse a escribir y producir algo como “Amar de nuevo”.
El caso es que, poco después de acabar de rodarse, se estrenó en España, donde se vendió como la vuelta de Frijolito (sin desvelar que su personaje moría). La audiencia no acompañó, o mejor dicho, sí que acompañó viendo cómo están ahora las tardes de TVE. Yo me animé a verla, por curiosidad y me vi los ocho o diez primeros capítulos.
Tras ello llegué a una conclusión en la que no había caído antes: Frijolito era solo un reclamo publicitario, un reclamo con el que Telemundo o los productores ponían un ‘cómprame’ al producto. La historia se sostenía sola sin necesidad de Frijolito y de tan macabro comienzo, que traumatizó a unos cuantos de los que vimos a Frijolito en “Amarte así” casi siete años antes.
Por lo demás, una historia con niños, como lo fue “Amarte así” en su día, con pocos personajes, y muy blanca. Una historia que en el mercado actual no se hubiera vendido tan bien si no llega a ser por Frijolito.
Del elenco, destacar a Patricia Garza, la protagonista, María Antonieta de las Nieves, Luis Xavier y a Jullye Giliberti, una actriz muy desaprovechada por Telemundo.
Por lo demás, una telenovela tan olvidable que es, para mí, la única mancha en la carrera de un gran escritor como Enrique Torres.

jueves, 16 de abril de 2015

LUGARES DE TELENOVELA: Pueblo Escondido

Ya os he comentado en anteriores ocasiones que muchas veces las telenovelas se ambientan en lugares que, en la realidad, no existen. Mejor dicho, sí existen, pero lo hacen con otros nombres, es decir, se crea una ciudad o pueblo falso sobre la base de una ciudad o pueblo verdadero, existente en la realidad.
En esta ocasión me decanto por situar en el mapa el pueblo en el que se ambientó “La marca del deseo”, una telenovela producida por RCN en 2007: Pueblo Escondido.
Para quien no sepa de qué hablo, “La marca del deseo” fue una telenovela producida por Verónica Pimstein (hija del mismísimo Valentín Pimstein) para RCN y protagonizada por Juan Alfonso Baptista y Stephanie Cayo.

*Vista de la ciudad.
Pues bien, Pueblo Escondido no existe como tal. Todo lo que se ve en la telenovela es, en realidad,  Ciénaga, una bonita ciudad costera (pese a su nombre que parece indicar lo contrario) del estado colombiano de Magdalena.
La ciudad, que cuenta con unos 100.000 habitantes, es una de las más antiguas del estado y puede presumir de contar con numerosa arquitectura del periodo colonial.
Entre sus atractivos turísticos, destacan la Plaza del Centenario, la iglesia de San Juan Bautista o la aduana municipal.
*Templo de San Juan Bautista.
Eonómicamente hablando, Ciénaga vive del turismo (atraído por la posición privilegiada de sus costas, bañadas por el Mar Caribe), la ganadería y la pesca. No obstante, como ocurre en ciudades costeras en Sudamérica, han empezado a verse también las primeras plataformas petrolíferas.
Como curiosidad, su temperatura media anual oscila los 28ºC. ¡Casi nada!

miércoles, 15 de abril de 2015

TELENOVELAS IN SPAIN: "Acacias 38" llega a TVE

Buenas noticias para el género. Hoy, miércoles 15 de abril, TVE estrena la que es la primera nueva telenovela española en llegar a sus tardes, con el fin de reflotar sus malos datos de audiencia desde el final de “Amar en tiempos revueltos”.
Se trata de “Acacias 38”, otra nueva serie de época, producida por el Grupo Boomerang y con guiones de Susana López Rubio y Aurora Guerra, entre otros.
La productora y las guionistas no es lo único que tiene en común con “El secreto de Puente Viejo”. También la trama se le da un aire. Aporto sinopsis como muestra:
“‘Acacias 38’” nos traslada cada tarde hasta 1899 para contarnos la historia de un grupo de criadas y las familias burguesas para las que trabajan. Una historia de ricos y pobres, que refleja la confluencia de dos mundos en un único espacio, en un portal: Acacias 38.
El edificio, situado en un barrio burgués de una gran ciudad española, será el escenario de las andanzas de unos y otros. La familia Sena, los Álvarez-Hermoso, los Hidalgo, los Palacios, sus criadas y la gente del barrio protagonizan las tramas de esta serie diaria y coral, con más de 20 personajes”.
Entre sus principales atractivos, algo que ya hizo Boomerang con “El secreto de Puente Viejo”: apostar por caras nuevas a nivel nacional. Ejemplos de ello son Sheyla Fariña (Manuela, la protagonista) o Sara Miquel (Cayetana, la mala). Junto a ellos, algunas caras conocidas como Roger Berruezo (Germán, el prota) o Iago García (Justo, el malo).
Tanto la productora como la cadena han dejado claro en la presentación de la telenovela algo que a mí no me gusta nada: este producto busca captar a las mujeres que se han ido a otras cadenas y que consumen este tipo de cosas en televisión a esas horas (aludiendo tanto a Antena 3 como a Nova). He dicho hasta el cansancio que las telenovelas son cosas de hombres y de mujeres, y que frases como la anterior que además de ser discriminatorias tienen un marcado carácter sexista y machista. 
Por lo demás, más de lo mismo. Una trama común y corriente y unos guionistas que prometen, en caso de que funcione, alargarla hasta el infinito, con sinsentidos como los que han hecho en “El secreto de Puente Viejo”. Además, otra serie de época en un mercado donde lo raro va acabar siendo encontrar una serie que transcurra en época actual. ¿Por qué no se lanzaron a producir una telenovela en época contemporánea, tipo “El secreto”, “La verdad de Laura” y todas aquellas, con sus ciento y algo capítulos fijados de antemano?
Por si no ha quedado claro, no la veré, porque no me llama nada la atención. A la que sí que puede que le dé una oportunidad es a “Seis hermanas”, que me llama algo más la atención.
Pese a todo lo que acabo de comentar, que lleguen más telenovelas es siempre una buena noticia tanto para el género como para los que lo seguimos. Más oferta y más variedad, en definitiva.
Para todos aquellos interesados en echarle un vistazo, el estreno es hoy, en ‘simul cast’ (a la vez) en La 1 y La 2, a eso de las 22.00 h., para pasar a emitirse a partir de mañana a eso de las 16.30 en La 1. Ya me contaréis los que la veáis…

lunes, 13 de abril de 2015

INMIGRANTES: Michel Brown

En más de una ocasión dediqué espacio del blog a hablar de actores y actrices españoles que se fueron a probar suerte en el mundo de las telenovelas latinas, unos con mayor éxito que otros.
Este fenómeno acontece también al revés y son unos cuantos los actores y actrices conocidos por sus telenovelas los que cruzaron el charco para trabajar en alguna serie española. "Inmigrantes", que vinieron buscando una oportunidad laboral (entiéndase la palabra sin ninguna connotación negativa).
En esta ocasión os hablo del periplo español en España del actor argentino Michel Brown.

Tras el éxito de “Pasión de gavilanes” en el verano del año 2005, tanto él como sus compañeros fueron invitados por Antena 3 a distintos programas. 
El éxito de los gavilanes se tradujo, así, en un primer momento, en apariciones tanto de él como de Juan Alfonso Baptista en “El auténtico Rodrigo Leal” (la versión española de la homónima argentina, protagonizada aquí por Iván Sánchez y Cristina Urgel) y “Aquí no hay quien viva”, interpretándose a sí mismos en ambas.

Fue entonces cuando le surgió la oportunidad de presentar, en la misma cadena, “Estoy por ti”, una cosa rara que había en las tardes de Antena 3, y que pretendía emparejar a personas sin pareja. Lo hacía en sustitución de Anabel Alonso.
Tras colaborar en distintas galas de la cadena, Michel regresó a Colombia a finales de año para grabar “Amores de mercado” y, posteriormente, “Madre Luna”, ambas emitidas también, con escaso éxito por Antena 3.
En 2008, tras recibir varias propuestas que hubo de rechazar por el rodaje de las telenovelas antes mencionadas, Michel decidió hacer las maletas para instalarse en Madrid, con un personaje fijo en la segunda temporada de “Física o química” (“Relaciones peligrosas”, en su versión estadounidense). 
Pese a que su personaje, un alocado profesor de educación física, dio mucho juego con los de Blanca Romero y Cecilia Freire, desapareció al terminar la temporada sin darse ninguna explicación al espectador.
Aprovechando esos meses que estuvo en Madrid, Michel también rodó una película, “Pagafantas”, en la que interpretó a algo así como el antagonista de la historia, una historia de amor en tono comedia.
Tras estos trabajos regresó a Colombia en 2009, para protagonizar “El fantasma del gran hotel” (que siempre he tenido yo curiosidad de ver), y ha continuado con su carrera al otro lado del charco, manifestando en alguna entrevista que estaría encantado de volver a trabajar en España.

domingo, 12 de abril de 2015

CRÍTICA: "Las Bravo" (Azteca 13, 2014)

Todos los años suelo ver, al menos, una de las telenovelas de Azteca (o El Trece). Desde un primer momento me llamó la atención “Las Bravo”, por su historia y por el triángulo protagonista. Iba a ser la telenovela que vería en 2014 de esta productora. Sin embargo, las nuevas políticas de producción y emisión del canal me obligaron a dejarla aparcada hasta 2015.
Comencé a verla en enero y, dos meses y medio después, le puse fin. Es hora de valorarla… Y aviso, hay mucho que valorar…

SINOPSIS:
*Logotipo de la telenovela.
Basada en la telenovela chilena “Las Vega’s”, “Las Bravo” narra la historia de una familia de mujeres con una posición económica favorable, que viven en un mundo sin carencias y están llenas de prejuicios, hasta que el padre de familia muere dejando una exorbitante deuda por la que, Valentina (Edith González) y sus tres hijas: Adriana (Paulette Hernández), Roberta (Carla Carrillo) y Carmen (Carolina Miranda), tendrán que pagar y lograr que no las dejen en la calle. Situación que las hará descubrir otras formas de ver el mundo, especialmente al darse cuenta que el único camino que tienen para salir rápido de la ruina es hacerse cargo de un negocio muy peculiar: un club nocturno para mujeres.
Valentina y sus hijas tendrán que dejar el pudor y los prejuicios a un lado y trabajar de la mano con un grupo de hombres con la misma necesidad de subsistir, y con la mínima experiencia en el negocio.
Las Bravo deberán abrir sus corazones y cada una de ellas enfrentará la alegría, el dolor, la ilusión y la esperanza de un nuevo amor.

DATOS y TRÁILER:
130 capítulos de 45 minutos. México, 2014 (Azteca 13 o El Trece). Productora: María del Carmen Marcos.

PERSONAJES y ACTUACIONES:
Después de haberla visto, puedo aseguraros que el elenco es el único punto fuerte que tiene. Edith está como siempre, divina. Lo comentaba hace tiempo en Twitter: debe ser la versión femenina de Benjamin Button, porque cada vez está más joven.
*Mauricio, Edith y Saúl, el trío protagonista.
Saca adelante como puede a Valentina, una madre que es tan buena y tan protectora que hay veces que se pasa de ingenua. Después de Alma y Paula me esperaba ver a Edith con un personaje que tuviera genio, fuerza. No obstante, como digo, está correcta y guapísima en todas las escenas.
Junto a Edith repite Mauricio Islas (rescataron esta pareja que tanta química derrochó en “Cielo rojo” para atraer público a la telenovela). A diferencia de Edith, Mauricio nos ofrece un personaje distinto a los anteriores, un tipo que es un policía incorruptible y cuya única misión es investigar y hacer caer a un peligroso cártel. Mauricio lo hace bien, y da gusto verlo en las escenas en las que su personaje llora por la muerte de su primera esposa. Es otro actor que tampoco envejece.
Han vuelto a tener química, la pena es que solo tengan, en toda la telenovela, algo así como doce o trece escenas amorosas.
El triángulo lo cierra Saúl Lisazo, como el abogado malvado Enrique Velázquez. Saúl siempre me ha caído bien, me parece uno de esos argentinos carismáticos que siempre da gusto ver en pantalla. Trata, como Edith, de sacar adelante un personaje sobre el que se busca que los espectadores saquemos nuestras propias conclusiones, pues en un principio se nos presenta como algo distinto a lo que finalmente es. En la última etapa de la telenovela, Lisazo se luce con el ‘cambio de carácter’ de su personaje.
Sigo con las hijas de Valentina. Creo que han hecho un buen casting y que han acertado eligiendo a Paulette Hernández, Carla Carrillo y Carolina Miranda como Adriana, Roberta y Carmen, respectivamente. Las tres han hecho buenos papeles y especialmente, Paulette y Carla han sido dos grandes descubrimientos. A Carolina la he visto un poco ‘verde’ al principio de la telenovela, pero ha sabido hacerse con el personaje conforme ha ido transcurriendo la historia.
*Lambda, Pedro, Juan y Héctor, los 'strippers'.
Hablar de las Bravo es hablar de los cuatro strippers que noche a noche amenizan el local de la familia y con la que acaban vinculándose de distintas maneras. Empiezo por Héctor Arredondo, que ha hecho un personaje con el que se le veía disfrutando en todo momento, llevándolo de una manera muy natural y espontánea. Quizás Gerardo sea el stripper que mejor me ha caído, y también con el que más me he reído. Héctor ha empatizado con los espectadores y nos ha ofrecido, a modo de despedida, un personaje muy humano, tierno y alocado, mostrando nuevamente el actorazo que era.
Junto a él está Adonis (Juan Vidal), un vividor gigoló que haciendo honor a su nombre (artístico) no duda en acostarse con cualquier mujer a la que pueda sacar algo. Sin embargo, pese a lo gañán, paleto e inculto que es, es un personaje que a mí me ha caído genial y con el que también me he reído mucho. No conocía a Juan, ha sido otro gran descubrimiento.
Pedro Sicard es Samuel, el stripper veterano. Pedro lleva el personaje con mucha naturalidad, y lo saca adelante. Quien no me gustó nada ha sido Lambda García (Fernando). Le he visto muy raro, muy soso y tampoco su personaje ayuda, porque es muy aburrido, está bastante mal dibujado (aunque hay muchos así en esta telenovela).
Debo destacar tres nombres, que han sido también tres grandes descubrimientos: Claudia Marín (Evangelina), Josefo Rodríguez (Cándido) y Eugenio Montessoro (José). Lo digo desde ya: son lo mejor que tiene la telenovela.
Evangelina y Cándido son un matrimonio que lleva un tiempo separado, después de que ella le mandase a volar a él a causa de su carácter (ludópata y vago, pero en el fondo buen tipo). Me he reído muchísimo con ellos y el tira y afloja que se traen durante toda la telenovela. Merecían un ‘spin-off’ centrándose solo en ellos dos.
*Ángel Vigón junto a Claudia Marín y Josefo Rodríguez.
Vinculado a ellos, y a todos los personajes de la telenovela, está José. José es otro Cándido, aunque con cierta picardía y maldad que el bonachón de Cándido no tiene. Otro personajazo, muy bien llevado por Eugenio Montessoro.
Otros nombre a mencionar es Alberto Casanova, como el marido machista y anticuado de la mayor de “Las Bravo”. Alberto es buen actor y nos da un Manuel creíble, al que yo le tenía un asco tremendo. Lo mismo me pasaba con María Fernanda Quiroz (Roxana), la esposa de Fernando (Lambda García) que podría verse como una especie de versión femenina de Manuel.
Cierran el elenco actores como Cecilia Piñeiro (Virginia), Mauricio Aspe (Patricio) y Jorge Cepeda (Teodoro), buenos actores pero en papeles de poco peso.
Acabo con unas últimas línea para Roberto Mares, un joven actor que interpreta aquí a José Primitivo, el hijo bastardo de José Bravo, un joven sin educar al que las Bravo acogen en su casa y que sufre una transformación tremenda a lo largo de la telenovela. Roberto ha demostrado tener una madera de actor tremenda, y su historia es, junto a la de Cándido y Evangelina, de lo mejor de la telenovela.

TRAMAS:
He aquí donde las cosas empiezan a fallar… Para empezar, los 77 capítulos de la versión original se transforman en 130 en “Las Bravo”, con lo que ello implica: tramas lentas y capítulos y capítulos sin que pase nada relevante.
La historia tiene un poco de todo, pero está, para mí, mal contada. No se puede intentar hacer una telenovela policiaca que tenga un romance, elementos de comedia y, además, motas de narconovela. O es una cosa, o es otra. Aquí no cabe hacer una macedonia de géneros.
*Mauricio Islas es Leonardo Barbosa.
Partiendo de esto, la trama principal se sostiene con pinzas y que nadie se extrañe si está viendo la telenovela y no la entiende. Yo tampoco la entendí hasta que pasaron como cien capítulos, que es cuando, al fin, se nos explica quién es y cómo surge Leonardo Barbosa, el ‘barman’ policía.
Sin embargo, hay cosas que siguen sin cuadrar… ¿Cómo es posible que ninguno de los secuaces de los Olvera no hubiera visto nunca a Leonardo, como Leonardo o como Salvador, antes? ¿Cómo es posible que nadie le dijera a Enrique, que usaba el club para mover droga, que José tenía un guardaespaldas llamado Leonardo? ¿Por qué un tío tan inteligente y con tanto dinero como prestigio se mete a esos negocios turbios?
Que me voy por las ramas… La trama amorosa entre Mauricio (Leonardo) y Edith (Valentina) es, básicamente, un romance platónico hasta el capítulo 67 en el que se besan por primera vez. De ahí al final se besan otras siete u ocho veces y punto.
Todo ello, porque se empeñan en complicar su relación metiendo a Carmen (Carolina Miranda), la hija menor de Valentina, que se enamora locamente de Leonardo. Y así tira casi hasta el final. Trama más lenta y pesada no la veía desde hace años.
*Saúl Lisazo es Enrique Velázquez, el abogado del diablo.
Para evitar que su hija se enfade, y pese a que ama a Leonardo, Valentina decide, hacia el capítulo 50, casarse con Enrique (Saúl Lisazo), que ha estado enamorado de ella desde que era joven y que no es más que un lobo con piel de cordero.
Cuarenta capítulos llevan los preparativos de la boda y la indecisión de Valentina de si se casa o no se casa, porque Leonardo, que sospecha que Enrique es un mal bicho, la incita a no casarse en varias ocasiones. Pero claro, ella prefiere no creerlo y va y se casa, pagando luego las consecuencias de su error.
De todas las protagonistas que ha hecho Edith, Valentina es la que menos carácter tiene, la más boba y la más ingenua. Hubo veces que me sacó de quicio.
Y con todo esto, ya casados Enrique y Valentina (casados, en apariencia), llegamos al final, que es muy apresurado y donde pasan las cosas a una velocidad impresionante. ¡Ya podía el resto de la telenovela haber sido tan ágil como su final!
*Paulette Hernández, Carla Carrillo y Carolina Miranda.
Las tramas de los bailarines son, en general, un rollo. La de Fernando (Lambda García) y Roberta (Carla Carrillo) podría haber estado mejor. Empezó bien, pero se fue a nada hasta casi el final, todo por culpa de la pesada de Roxana (Mª Fernanda Quiroz) que se pasa embarazada y engañando a su marido toda la telenovela (y eso que pasan varios meses y tal). Aburrida es también la trama de Samuel (Pedro Sicard) y su hija. Y que Sara (su exmujer) lo perdone y se dé cuenta de que lo sigue amando después de veinte años aborreciéndolo por ser stripper es muy poco creíble.
Las tramas de Adonis (Juan Vidal) sí que son algo más pasables, especialmente en su relación amorosa-intencional con Virginia (Cecilia Piñeiro), y el final del personaje quizás sea el más adecuado para un tipo tan narcisista como él.
Solo salvaría, de las tramas de los strippers, la de Gerardo (Héctor Arredondo) y Adriana (Paulette Hernández). Derrocharon una química tremenda y, aunque su romance se dio algo tarde, fue el más intenso de los que ofrece la telenovela.
Del resto, mantengo lo dicho anteriormente sobre Cándido y Evangelina (aunque me sobraba su hijo, el soso y pesado de René) y José, con una trama muy bien hilada con el contexto en el que se mueve su personaje en la telenovela.

MÁS COSAS:
En los decorados, hay de todo. Los hay acartonadísimos (como la casa de Evangelina, el club Bravo’s, o la casa de Valentina) y los hay bastante más realistas (la casa de Enrique, su despacho como abogado, la casa de Fernando…).
Una grandísima parte de las escenas está rodada en foro y los exteriores son escasísimos. No obstante, sí que se agradece haber visto a Valentina viajar en el metro del DF (yo creo que nunca había visto el metro del DF en una telenovela).
Nada que objetar sobre el vestuario.
*El elenco, al completo, durante la presentación.
Sobre los diálogos, comentar que me han gustado ciertas expresiones que maneja el personaje de Lisazo en la telenovela, expresiones cultas, propias de alguien del ‘status’ de Enrique Velázquez. No me ha gustado, sin embargo, que los diálogos de Leonardo con Valentina parezcan extraídos de cualquier obra poética del culteranismo (“tus ojos son la luz de mi vida, mi guía en la obscuridad” o “eres la esencia que da sentido a mi existir”, son dos ejemplos de ello).
Respecto de la música, preciosa la canción de entrada, interpretada por Agustín Argüello, y titulada “Desnudas mi corazón”. Va muy acorde con la historia y tiene un ritmo muy agradable. Los soundtracks tampoco están mal, especialmente los hechos a partir del piano.
Una última cosa, sobre la ambientación. Es muy triste que el protagonista viaje a EEUU, donde pasa varios capítulos, y para situárnoslo allí, se nos muestre una bandera colgada de un poste con el rótulo de ‘Albuquerque, EEUU’ y que en todo el tiempo que pasa allí no escuchemos a nadie hablando inglés o no veamos nada escrito en inglés. Muy 'low cost', como es en sí toda la telenovela. 

Resumiendo, una telenovela con muchos ingredientes, mal combinados. Su única baza, el elenco. Para mi gusto, una telenovela con un punto de partida interesante pero mal desarrollada al intentar hacer de ella una telenovela con rasgos de telenovela de misterio, policiaca, comedia, narconovela… Las mezclas nunca son buenas.

-PUNTUACIÓN FINAL: 6-


jueves, 9 de abril de 2015

ACTORES SÍ, CANTANTES NO: Luis Roberto Guzmán

Hay dos profesiones que están separadas entre sí por una línea muy delgada: actor y cantante. Muchas veces esa línea se rompe y hay cantantes que se meten a actores y actores que se meten a cantantes. A veces ello es para bien y el cantante triunfa como actor o el actor como cantante, pero hay veces (y suele ser lo más frecuente) el cantante fracasa como actor o el actor fracasa como cantante. Recordar que aquí yo solo doy mi opinión y que habrá gente que igual piense lo contrario. Respeto todas las opiniones y espero que se haga lo mismo con la mía.

En esta ocasión voy a hablaros de la faceta como cantante de uno de los galanes de nueva hornada: Luis Roberto Guzmán.
Luis Roberto ha demostrado tener una madera tremenda como actor; sin embargo, ha probado suerte en el mundo de la canción, sin mucho acierto. Tiene voz, sí, pero no ello no basta para cantar (y cantar bien, que es de lo que se trata).
Empezó y enterró su carrera musical en el año 2008, con un disco que bautizó como “Bipolar” y que presentó con un pseudónimo muy poco original: LuisRo. El disco contaba con once canciones.
Tras su fría acogida en México, probó suerte en EEUU y Puerto Rico, con idénticos resultados que en el país azteca.
La música no es lo suyo, pero, todo hay que decirlo, canta bastante mejor que otros que han aparecido en esta sección.
Dejo como muestra dos canciones…
-“Voy justo tras de ti”: es el primer tema del disco. El estilo pop no está mal, pero la letra y el videoclip tiran mucho para atrás.

-“Hasta que me olvides”: es otra de las canciones de su disco, y que presentó inicialmente en el programa “Cantando por un sueño”. El estilo, balada clásica, le pega más con su voz que el anterior. 

miércoles, 8 de abril de 2015

REUTLIZANDO: El Chicago, de "Mi corazón es tuyo, a "Las Bravo"

Necesito, como siempre, que os situéis en el rodaje de una telenovela. Para quienes no lo sepan, como comentaba en entregas anteriores, las mansiones que se muestran en las telenovelas, donde viven los ricos de turno, son mansiones reales (lo que se ve por fuera) aunque el interior que de ellas se muestra en televisión es casi siempre un decorado. Lo mismo ocurre con haciendas, ranchos y cualquier otro inmueble en el que se ambiente una telenovela. Incluso, con locales comerciales, bares, hoteles, comisarías, hospitales… Con todo lo que lleve techo y se pueda reproducir en un estudio.  
Si bien es frecuente que se ‘reutilicen’ mansiones, ranchos y haciendas, tal y como os he mostrado en decenas de ocasiones, es menos común que se reutilicen ciertos inmuebles, como bares o locales comerciales. Es en parte lógico (bares, por ejemplo, hay muchos, pero mansiones no tantas).

En esta ocasión os traigo un curiosísimo ‘reutilizando’ de un local comercial, del que por mucho que he investigado no he conseguido saber nada.
*El local, en "Mi corazón es tuyo". 
Si por algo se hizo famoso ese local fue, hace nada, por ser El Chicago, el pub-cabaret en el que bailaba Ana Leal, la protagonista de “Mi corazón es tuyo” (Televisa, 2014).
El Chicago fue un protagonista más de la telenovela, junto a Jorge Salinas y a Silvia Navarro y en él se dieron escenas de todo tipo.
 
*El local, en "Las Bravo".
Más o menos coincidiendo con su conversión en El Chicago, Azteca Trece alquiló el local para ambientar un par de escenas de “Las Bravo”, convirtiéndolo en Los Ángeles de Pepe, un prostíbulo clausurado por la policía que pertenecía a José Bravo, en cierto modo, el protagonista de la historia.
He buscado en cientos de webs información sobre este local, pero no he encontrado nada. Si alguien sabe qué tipo de actividad acoge en la vida real, o donde está situado, que me lo cuente. Sospecho, por la apariencia externa, que pueda ser una discoteca, pero lo dicho, no es más que una sospecha.

lunes, 6 de abril de 2015

ME CHIRRÍA: Las disputas sobre los créditos

Es rara la telenovela en la que no hay una disputa, antes de empezar a rodar, por el orden de los créditos de la entrada. De hecho, hay actores que solo firman para una telenovela si se les da el primer crédito. Es su particular ‘conditio sine qua non’.
El orden de los créditos en la entrada de una telenovela es un tema espinoso, a la par de ridículo. Qué queréis que os diga…
Todos los actores integran la telenovela. Es cierto que unos tienen personajes con más peso que otros, pero al fin y al cabo, son integrantes de un todo. Para más INRI, la entrada que aquí vemos al principio de cada capítulo, en los países de origen de las telenovelas suele emitirse más o menos hacia la mitad del capítulo. Además, muchas veces no hay entrada en los primeros diez, veinte, treinta o, incluso, cuarenta capítulos.
Lo anterior, unido a la época mediatizada en la que vivimos hace que el espectador tenga tiempo de sobra y de más para saber qué actores salen en una telenovela, quiénes son los buenos y quiénes los malos. No le hace falta ver una entrada de minuto y pico para saber si fulanito participa o no en una telenovela. Eso pasaba hace unos cuantos años, ahora, ya no.
Entonces, ¿por qué siguen surgiendo polémicas por el orden de créditos? Tres letras: ego. Es a la única conclusión a la que llego. Hay actores y actrices que lo tienen tan extremadamente elevado que son incapaces de perder o despojarse de las antiguas costumbres.
“El primero, yo, el segundo, yo, y el tercero, yo”, que decía Aristófanes sobre otro comediógrafo griego, coetáneo suyo, que escribía con una menor calidad, pero con mucho más bombo. Pues en las telenovelas, más de lo mismo. 

domingo, 5 de abril de 2015

PROYECTOS FALLIDOS: "Las brujas de South Beach" (Telemundo, 2007)

Con la siguiente apetecible sinopsis presentaban Telemundo y RTI “Las brujas de South Beach” en los ‘upfronts’ de 2007. Iba a ser su gran apuesta para la temporada 2007/2008:
“ ‘Las brujas de South Beach’ es una historia mágica sobre cuatro mujeres inigualables que fueron hermanas en otra vida.
Las vidas de estas mujeres se vuelven a unir en la actualidad, en South Beach, y deben juntar fuerzas para solucionar los misterios del amor y de la muerte que en el pasado se quedaron sin solucionar. Cada una de ellas posee un poder: Lola (Natalia Streignard) ve cosas antes de que sucedan; Catalina (Ana Lucía Domínguez) puede comunicarse con los muertos y Eva (Jullye Giliberti) con el poder de convertir las cosas que toca con sus manos. Ambas tres deberán enfrentarse a la cuarta hermana, Damaris (Catherine Siachoque), que también ha regresado para volverse a interponer en sus vidas de forma maquiavélica.
Las brujas deberán unir sus poderes y esforzarse para completar su misión de vencer las malas fuerzas que las atormentaron en su otra vida, en el siglo XVI en Calahorra (España).
Misterio, suspense, tragedia y, sobre todo, la comedia, ayudarán a los espectadores a entrar en el mundo fascinante de Lola, Catalina, Eva y Damaris.
Bienvenidos a la magia.”.
Junto a la sinopsis se presentó un tráiler, que es el que dejo a continuación:

Qué queréis que os diga… Me gusta mucho el enfoque tipo “Águila roja” que tiene el tráiler, con la reina malvada Siachoque y las pobres brujas siendo quemadas en la hoguera. Me gusta también el jugar con dos tiempos tan distantes entre sí, al más puro estilo de “El ministerio del tiempo”.
Lo sobrenatural de la trama es otro punto a su favor, con ese misticismo y esos poderes extraordinarios (que habría que verlos en efectos especiales).
Algo distinto o, al menos, poco habitual en el género. Fantasía pura y dura, intercalando dos épocas y dos escenarios completamente distintos.
El elenco se completaba, también con dos grandes actorazos: el hoy desaparecido José Ángel Llamas y el desaprovechado Paulo Quevedo.
¿Qué pasó para que no viera la luz? Lo de siempre, cuestiones presupuestarias.
Sí que Telemundo volvió a intentar (o al menos, eso se comentó), rescatar el proyecto de cara a la temporada televisiva 2009/2010 y de hecho quería tener a casi todas las brujas del piloto. Sin embargo, no pudo ser y “Las brujas de South Beach” quedó, definitivamente, guardado en el cajón de proyectos fallidos de Telemundo. 

miércoles, 1 de abril de 2015

CAZANDO GAZAPOS DE TELENOVELAS: Uno de "Sortilegio"

Bienvenidos a una nueva entrega de ese apartado del blog en el que, con un toque de humor, pretendo sacar a la luz pequeños defectos o errores de las telenovelas, eso que aquí en España se conoce como ‘gazapos’.

Las telenovelas no son perfectas y a menudo se cometen errores tanto en el rodaje como en el montaje de las escenas. Muchas veces se ocasionan pequeños errores que a simple vista pasan desapercibidos. Algo de eso ocurrió en la siguiente escena de “Sortilegio” (Televisa, 2009).
María José (Jacqueline Bracamontes) pasa la tarde en un cenote junto a su amado Alejandro (William Levy). Tras confesarle cómo conoció a Bruno (David Zepeda) y cómo este la embaucó para casarse con ella, Alejandro la perdona y juntos se dan un romántico baño en las claras aguas del cenote.
Dejo el vídeo. A ver quién lo pilla. Está grabado por mí con mi videocámara (es la solución que he encontrado, ya que era imposible descargarlo y luego poder publicarlo en buena calidad). Creo que se ve, aunque quizás se vea mejor en pantalla completa. En 24 horas, cuelgo la explicación…

Dificultad: 7, 5/10. 

Como siempre, enhorabuena a los que lo hayan visto... Los que no, que vuelvan a ver el vídeo... Se fijarán en que en la primer escena juntos en el agua, María José ya no tiene su vestido puesto... De hecho, se ve flotar el vestido en el agua. Siguiente plano y... ¡Sorpresa! María José está vestida. 
Para quien no lo vea en el vídeo que he subido, que busque el capítulo 19 de "Sortilegio" y mire a partir del minuto 41. Está en Youtube y quizás se vea mejor. 

Amaya, he leído tu comentario y te lo doy por bueno... Es un posible gazapo, porque en ningún momento antes se ve que el vestido de María José vaya atado a su cuello.