lunes, 30 de marzo de 2015

COTILLEANDO: Familias telenoveleras (II)

Comienzo la semana con más "familias telenoveleras". Sí, aquellas en las que varios de sus miembros se dedican o han dedicado al género. Ya os hablé en otra ocasión de los Peniche, los Capetillo, los Ruffo y los Sánchez Navarro. Voy hoy con otras cuatro.

-Las Zapata
Laura Zapata, esa actriz famosa por sus villanas gritonas, es medio hermana, por parte de madre, de la actriz y cantante Thalía, a la que lleva quince años.
Sobrina de ambas es Camila Sodi, una joven actriz que, tras protagonizar alguna telenovela hace unos años, regresará al género en el siguiente proyecto de Carlos Moreno.
Para terminar la riestra de familiares vinculados al género, la madrastra de Camila es Nailea Norvind, actriz a la que hemos visto en unas cuantas telenovelas de Televisa.

-Los Zurita Bach
Que Humberto Zurita es uno de esos grandes actores que tiene el género no lo niega nadie. Que Christian Bach, su esposa, es una de las grandes figuras femeninas del género, tampoco.
Con estos progenitores no era de extrañar que su hijo mayor, Sebastián Zurita, también se dedicara a esto de las telenovelas, en una carrera que empezó hace unos años y que a día de hoy mantiene.

-Los Guzmán
Es uno de los clanes familiares más conocidos del género y sus orígenes se remontan, hoy en día, a Roberto ‘El Flaco’ Guzmán y a su hermana Magda, recientemente fallecida. Ambos participaron en varias telenovelas (más Magda que su hermano).
Roberto tuvo una hija, Claudia Guzmán, que también se dedicó al género (aunque permanece retirada desde “Te sigo amando”, en 1996).
Magda, por su parte, tuvo cuatro hijos. Dos de ellos decidieron seguir sus pasos en la actuación. Así, Julián Duprez se enfocó en el teatro, al tiempo que su hermana, Karina Duprez, puso sus ojos en la televisión. Participó en varias telenovelas y hoy en día es una directora de escena habitual en las telenovelas de Carlos Moreno.
Hija de Karina es Magda Karina, una actriz a la que hemos visto en decenas de telenovelas (la última, “La sombra del pasado”).

-Los Bracho
Los Bracho es otra saga familiar cuyos orígenes se remontan a Julio Bracho, actor y director de la época de oro del cine mexicano, fallecido en 1982.
Del matrimonio de Julio con la conocida bailarina Diana Bordes nacieron otras dos actrices: Julieta Bracho (a la que ya hace unos años que no vemos en ninguna telenovela) y Diana Bracho, una de las primeras grandes actrices que aún se mantiene en activo.
Hijo de Julieta es Julio Bracho Castillo, que promete continuar la estela familiar en el mundo de las telenovelas

domingo, 29 de marzo de 2015

TELENOVELAS IN SPAIN: "Emperatriz" llega a Nova

Me agrada anunciaros el que es el octavo estreno telenovelero de la temporada televisiva en España. Me agrada por varias razones, la primera, que nunca antes habíamos tenido tantas telenovelas de estreno en este país en una misma temporada televisiva (a la que, por cierto, le queda hasta junio). La segunda, porque es un estreno histórico: es la primera vez que Nova apuesta por una telenovela producida por Azteca (o El Trece, que es como se hace llamar hoy en día). En general, es escaso el número de telenovelas de esta productora que llegan a España (los últimos casos, “Cielo rojo”, en TVE y con un millón y medio de espectadores de media hace tres años y poco, y “Pasión morena”, salvajemente emitida, maltratada y recortada por Intereconomía en sus tardes hace dos años).
¿Qué cuál es el estreno? “Emperatriz”, con Gabriela Spanic, Bernie Paz y Rafael Sánchez-Navarro, entre otros. Llega mañana a eso de las 16.30 con el fin de sustituir a la archirrepetida “Bella calamidades”.
En lo personal, creo que va a funcionar, por varias razones:
-El horario. Es en el que siempre se han visto telenovelas en España y está visto, con archirrepeticiones de “Soy tu dueña”, “Victoria” o la propia “Bella calamidades” que sea la telenovela que sea, acaba acaparando grandes audiencias.
-La protagonista. Gabriela Spanic tiene su público fiel en España, donde “La usurpadora” o “Prisionera” fueron grandes éxitos (de hecho ella estuvo varias veces de visita por este país).
-La historia. El tema de las venganzas de mujeres sufridas a las que les arrebatan sus hijos es algo trillado fuera, pero muy poco visto en España. Ahí está el ejemplo de “La patrona” y por un camino similar, aunque con matices en cuanto a las tramas, van “Los miserables”.
A nivel personal, espero y deseo que funcione para que ello suponga la apertura por parte de Nova a Azteca como productora de confianza para que así puedan llegar a España historias como “Vivir a destiempo”, “Siempre tuya, Acapulco”, “Prohibido amar”… 
Tengo que comentar que no la vi (de aquella, cuando se emitió en México, veía "Cielo rojo") y me atrae la historia, el elenco (Sánchez-Navarro, Adriana Louvier, Miri Higareda...). El problema es que no tengo tiempo. No obstante, no descarto que igual me anime a verla cuando vaya más avanzada en Nova. 

viernes, 27 de marzo de 2015

REUTILIZANDO: Una misma mesa de comedor y sillas en "Alegrijes y rebujos" y "Las tontas no van al cielo"

Para quien a estas alturas no lo sepa, las telenovelas se graban en lo que allí llaman foros y aquí conocemos como estudios. Un foro o estudio viene a ser, sin más, una nave industrial con unos cuantos decorados dentro.
Televisa graba en una serie de foros concentrados en unas mismas instalaciones (lo que se conoce como Televisa San Ángel). Eso sí, ningún productor tiene asignado un foro concreto, sino que cuando una telenovela se acaba su foro se queda vacío y pasa a ser ocupado por otro. Es decir, un mismo productor ha podido grabar una telenovela en el foro 9 y hacer la siguiente en el foro 2.
Sin embargo, la regla general es que cuando se da ese cambio de foro, el productor que ha venido ocupándolo no se lleva nada. Todos los decorados, muebles y demás quedan en ese foro y es luego el productor ‘entrante’ el que decide con qué se queda para su telenovela, y con qué no.
Sin embargo, esta regla general de la que ya os hablé en alguna ocasión tiene sus excepciones. Una de ellas, esta de la que hoy os hablo y que me manda Daniel vía Twitter.
En el año 2003-2004, Rosy Ocampo produjo “Alegrijes y rebujos”, una telenovela de corte infantil que funcionó muy bien en Latinoamérica. La casa de los protagonistas tenía en su comedor una mesa redonda de color azul, con unas sillas con un respaldo muy llamativo en forma de sol.
*La mesa y las sillas, en "Alegrijes y rebujos".
Cuatro años después, en 2008, Rosy Ocampo produjo “Las tontas no van al cielo”, otra telenovela ‘ligera’. En la casa de la protagonista (realmente la casa a la que se va a vivir tras un desengaño amoroso) nos encontramos con un comedor chiquitito, en el que, efectivamente, está la mesa con sus cuatro sillas de color azul y el respaldo en forma de sol.
*La mesa y las sillas en "Las tontas no van al cielo".

¿Justificación de este curioso ‘reutilizando’? Con cuatro años entre medias, lo del foro queda, como os decía antes, excluido. A mí solo se me ocurre, teniendo además la misma productora y parte del mismo equipo técnico, que alguien les tomase ‘cariño’ y decidiera recuperarlas para “Las tontas no van al cielo”. Sea como fuere, cosa curiosa, sin duda alguna.  

martes, 24 de marzo de 2015

¿QUÉ FUE DE...? Mariano Alameda

Triunfó en 2002 como protagonista de la que a día de hoy sigue siendo la telenovela española con más audiencia (y también, la más repetida): “La verdad de Laura”, versión libre de la mexicana “Cuna de lobos”. Antes lo había hecho como protagonista, durante más de 500 capítulos de la telenovela juvenil “Al salir de clase”.
Con semejante éxito, estaba claro que se le abrirían muchas puertas a Mariano Alameda, un actor al que yo recuerdo como muy versátil y tremendamente carismático. Se le abrieron muchas puertas en teatro, donde no paró desde entonces y hasta 2007.
Dejó un poco apartada la televisión, pero pese a ello lo vimos en algunos capítulos de “Aquí no hay quien viva” y volvió como protagonista de una nueva telenovela española: la fallida “C.L.A., no somos ángeles”, en 2007.
Rodó alguna película entre 2003 y 2006 y se le vio por última vez en algo relacionado con el medio artístico en 2009, realizando una participación especial en el especial de José Mota de Nochevieja.
Fue precisamente en ese año cuando decidió dar un vuelco a su vida. Fundó, junto a otros tres socios, un centro de yoga y meditación transcendental en Hortaleza (Madrid). Desde entonces se dedica a impartir clases y a compartir su sabiduría con sus alumnos, con un ‘look’ muy distinto a aquel con el que lo recordamos, tal y como os muestro en la foto.
No tiene intención de volver al medio artístico, que tanta fama y dinero le dio hace años. 

lunes, 23 de marzo de 2015

TELENOVELAS IN SPAIN: El maltrato de Nova

Podemos presumir de tener algo que hace diez años no teníamos: un canal que diariamente cubre doce horas de su programación con telenovelas. De esas doce horas, la mitad, más o menos, están cubiertas por telenovelas de estreno.
Sin embargo no podemos presumir, pese a lo anterior, de que cuiden el producto. La telenovela es para Atresmedia un producto barato que genera buenas audiencias en uno de sus canales TDT. Y si genera buenas audiencias, genera buenísimos ingresos por publicidad. Y punto. Esto no es más que un negocio. El último que cuenta es, como en muchos otros negocios, el consumidor final, es decir, el espectador.
*La boda de Amanda y Becerra no se vio en el final de "Amor Bravío".
Y es que el maltrato al producto y las burlas a quienes lo siguen son constantes en Nova. Ya no solo se reducen a cortes de publicidad eternos y programados sin ton ni son, cortando escenas importantes. Tampoco son las escasas y malas promos de sus nuevas telenovelas o las repeticiones o trirrepeticiones. No es ni mucho menos la censura de escenas que supuestamente atentan contra las condiciones del horario de protección infantil al tiempo que en Antena 3, el primer canal del grupo, vemos cómo dos personajes de “Amar es para siempre” se golpean o disparan, o se insultan.
En Nova están yendo a más. Ya se recortan las telenovelas por recortar y cuadrar horarios. En el final de “Amor bravío”, sin ir más lejos, se suprimieron varias escenas sin motivo alguno. Lo mismo ocurrió, hace unos meses, con el final de “Lo que la vida me robó”. Telenovelas, las dos, con gran audiencia que, como es lógico, se sintió ofendida. Antes podían pasar esos cortes, pero hoy en día, con el internet como alternativa, es imposible quitar escenas y que los espectadores no se acaben enterando de la jugada.
Sin telenovelas no son nadie (véanse las audiencias de los fines de semana como ejemplo). Son sus ‘gallinas de oro’, pero, en vez de cuidarlas y cuidar a quien las ve, hacen justamente lo contrario.
Eso sí, nosotros tampoco hacemos lo que correspondería ante una cosa así. ¿Cuántos de los 700.000 espectadores que vieron el último capítulo de “Amor bravío” y se enteraron de los cortes acabaron quejándose, aunque fuera vía Twitter, a Nova? ¿Cuántos se han planteado dejar de ver Nova como castigo al canal por todo ello?
Es difícil que llueva a gusto de todos, pero creo (y es solo una opinión personal) que Nova debería emitir las telenovelas al estilo del Canal de las Estrellas Europa, es decir, dando capítulos exactos, con mini avances al final (algo que Antena 3 hace con sus telenovelas españolas) y metiendo la publi justo en el lugar donde corresponde, sin cortar escenas ni diálogos.
Demostrando respeto por el producto es la única forma que tienen de asegurarse el respeto de los 'clientes', es decir, nosotros.


domingo, 22 de marzo de 2015

TELENOVELAS PARA OLVIDAR: "Los herederos del Monte" (Telemundo y RTI, 2011)

Empecé a verla, con gran ilusión, en mayo o junio de 2011, aprovechando su estreno en Nova. Digo lo de que empecé a verla con gran ilusión, porque necesitaba cubrir el hueco tan grande que me iba a dejar “Cuando me enamoro”, la telenovela a la que sustituiría, una vez acabase.
Otra razón para animarme a ver “Los herederos del Monte” fueron los escenarios naturales que se nos mostraron en los ‘promos’, con ese aire rústico que prometía impregnar la telenovela.
Empecé a verla y me gustó mucho. El ver a Marlene Favela con tintes de villana y a Diana Quijano con un personaje tan extremadamente loco fueron dos grandes alicientes. Las tramas estaban muy bien llevadas y los exteriores eran una pasada. Quizás el único que me sobraba era el propio Cimarro, pero estaba correcto, sin más.
No entiendo en qué momento la historia empezó a degenerar hasta convertirse en una cosa rara a partir del capítulo cincuenta, más o menos. Para empezar, el personaje de Marlene Favela perdió esa picardía que había tenido, para someterse a una villana que hasta entonces había carecido de peso en la trama (Margarita Muñoz) a base del topicazo primero del embarazo y el matrimonio forzado del galán y luego de un peligroso tumor terminal.
Desapareció también la parte cómica, puesta por Diana Quijano y Javier Delgiudice, y empezaron a verse violaciones y cosas que no iban con la esencia propia de la telenovela (o no, al menos, con lo que nos habían vendido al principio).
La degeneración llegó a tal punto de cargarse gran parte de los exteriores para rodar en interiores capítulos enteros y a crear villanos villanísimos de personajes que hasta entonces habían sido buenos.
No pude. Desistí, muy a mi pesar, porque, ya os digo, al principio me encantaba, sobre el capítulo sesenta y ocho, más o menos en la mitad de la historia.
Este fue uno de los últimos productos de la alianza Telemundo-RTI. Muy triste que una alianza tan provechosa como fue, en su época, la de esos dos gigantes (quizás incluso mejor que la actual con Argos) terminase con productos como este, tan extraños y tan mal llevados.  

jueves, 19 de marzo de 2015

CAZANDO GAZAPOS: Uno de "Las Bravo"

Bienvenidos a una nueva entrega de ese apartado del blog en el que, con un toque de humor, pretendo sacar a la luz pequeños defectos o errores de las telenovelas, eso que aquí en España se conoce como ‘gazapos’.

Bajo la premisa de que las telenovelas no son perfectas y a menudo se cometen errores que se ven en pantalla. Ya sean errores de montaje, de edición o de libreto, todos ellos tienen cabida en “Cazando gazapos”.
En esta ocasión, ‘jugamos’ con uno de “Las Bravo” (El Trece, 2014), cosecha propia. Os pongo en situación…
Leonardo (Mauricio Islas) se desespera al ver que ninguna de las pistas que ha encontrado hasta el momento le ayuda a descubrir más detalles sobre el asesinato de su esposa.
Dejo el vídeo. Es complicado y aconsejo verlo en pantalla completa. A ver quién lo pilla. En 24 horas, cuelgo la explicación…
video

Dificultad: 8/10. 

Veo que nadie se ha atrevido a comentar nada... Espero que haya sido por los problemas con el vídeo y no porque no hayáis sido capaces de ver el 'gazapo' de esta escena.
Os cuento... De la que Mauricio Islas se levanta de su silla, vemos en la pared de la derecha un tablón con papeles colgados, perfectamente colocado, como se ve en esta captura: 

Tras su 'cabreo', en el que tira varias cosas, el personaje de Mauricio apunta con una pistola, pero sin tocar, un retrato robot que cuelga en ese tablón. Es entonces cuando, tras alejarse la cámara, vemos que el tablón, que en ningún momento ha tocado Mauricio, se encuentra de la siguiente forma:
Efectivamente, completamente torcido. 
Más, para otra ocasión. Jugaremos con uno muy 'chulo' de "Sortilegio" que me pasaron hace unos días. Si sabéis de algún 'gazapo', en cualquier telenovela, mandadme el enlace del vídeo, explicándome un poco qué pasa, a hdetelenovelas@yahoo.es.  

miércoles, 18 de marzo de 2015

REUTILIZANDO: Una misma casa en "La hija del mariachi", "Por ella soy Eva", "Por siempre mi amor" y "El color de la pasión"

En esta ocasión necesito que os volváis a situar en el rodaje de una telenovela. Para los que no lo sepáis, como comenté en muchas otras ocasiones, las mansiones que se muestran en las telenovelas, donde viven los ricos de turno, son mansiones reales (lo que se ve por fuera) aunque el interior que de ellas se muestra en televisión es casi siempre un decorado.
¿Qué implica esto? Pues que cuando en un capítulo donde, por ejemplo, sale el protagonista llegando a casa en su coche y luego hablando en la sala con su mujer, se haya de ir primero a donde se encuentre la casa (no suelen estar lejos de las instalaciones de la productora) a rodar la escena de la llegada en su coche y luego, ya en el foro, con el decorado de fondo, se graba la escena en la que habla con su mujer en una sala que nos hacen creer que pertenece a la casa.
¿Por qué se hace esto? Pues porque muchas de esas grandes mansiones están habitadas en la vida real y sería un incordio tener que vivir en una casa llena de técnicos, focos, maquilladores… Además de lo costoso, económicamente hablando, que puede llegar a ser el pagar un alquiler por usar todas y cada una de las estancias de una mansión. Así lo más barato y más cómodo suele ser el construir unos decorados que se parezcan al interior de la mansión en el estudio y luego ir a donde verdaderamente se encuentra la mansión a rodar las escenas que transcurran en el jardín, en la piscina…
Aunque eso sí, suelen pagar de media unos 2.000-3.000 € por cada día de rodaje pasa en el terreno propiedad de la casa.

El “Reutilizando” de esta semana me lo pasan Lucía Dasilva y Merce Puente. Atención, que es muy pero que muy curioso…
*La casa, en "La hija del mariachi".
La casa se hizo famosa por ser la de la familia del protagonista de “La hija del mariachi” (Mark Tacher), telenovela producida por RCN en 2006.
*La casa, en "Por ella soy Eva".
Varios años después, en 2012, nos la vuelven a mostrar como la casa del protagonista (Jaime Camil), en esta ocasión, en “Por ella soy Eva”, de Televisa. También se nos sitúa en la Ciudad de México.
*La casa, en "Por siempre mi amor".
Un año después, Ignacio Sada, como hizo con otras muchas mansiones, la rescata para “Por siempre mi amor”, usándola durante más o menos la mitad de la historia, como la mansión de Osvaldo de la Riva (Humberto Elizondo), padre del protagonista. También nos la sitúan en México D.F.
*La casa, en "El color de la pasión".
Y llegamos al 2014, donde la mansión se convierte en la fría mansión de los Gaxiola-Murillo en “El color de la pasión”, también de Televisa, aunque situándola en Puebla para esta ocasión.

Agradecemos cualquier aporte sobre la situación real de esta impresionante casa. Yo he buscado y buscado por internet, sin éxito alguno. 

lunes, 16 de marzo de 2015

HOY EMPIEZO A VER... "Los Miserables" (Telemundo y Argos, 2014)

Sí… Soy consciente de que Nova empezó a emitirla hace tres semanas, pero he querido esperar a tener casi terminada “Las Bravo”, y más ahora que se está poniendo bien, después de mucho relleno, para ‘estrenarla’. Hoy empiezo a ver “Los Miserables” y lo hago con base en las siguientes razones:
-La historia y Telemundo: de lo último de Telemundo, “Los Miserables” es lo único que me llama la atención. Ni “Dueños del paraíso”, ni “Señora Acero” han conseguido despertar mi interés. Y ya ni hablemos de “Tierra de Reyes” (pese a contar con mi adorada Sonya Smith). Y lo que viene, salvo la tercera de “El Señor de los Cielos”, no tiene tampoco buena pinta. Me da a mí que este año, esta va a ser de las pocas telenovelas nuevas de Telemundo que vea.
-El morbo por ver la adaptación: no sé, pero siempre que veo que una telenovela se basa en una obra literaria me entran ganas de verla solo para poder valorar. De todas formas, que se desarrolle en una época coetánea a la actual es un plus a su favor y a favor de las licencias creativas que pudieran tomarse. Aquí seguro que no se verán cosas raras como en “Doña Bárbara”, de lo que ya os hablaré en otra ocasión.
-El elenco: Aracely Arámbula, Gabriel Porras, Erick Hayser, los ‘expatronos’ y unos cuantos más por ahí son otro atractivo importante. Quizás la única que no me llama (porque nunca me ha llamado, y eso que me vi dos o tres telenovelas suyas) sea Aylín Mújica como villana. Siempre la he visto demasiado exagerada.
-Argos: que Argos sea la coproductora es otro punto a favor, pues es sinónimo de calidad en la escena y de que no habrá ningún decorado acartonado, ni cosas por el estilo.
Iré poco a poco, pero mi intención es alcanzar rápido el ritmo de emisión de Nova (que van como en el capítulo 15 o 16), viendo diez capítulos por semana. En cuanto acabe “Las Bravo” podré ampliar esa cifra hasta los quince capítulos por semana. Espero así, si todo va bien para finales de mayo, haberla acabado. La ‘criticaré’ oportunamente. 

domingo, 15 de marzo de 2015

DESCANSA EN PAZ, Magda Guzmán

Nos ha dejado una gran primerísima actriz: Magda Guzmán fallecía, a los 83 años, hace unos días, víctima de un infarto.
Se nos ha ido a los 83 años, pero su huella permanecerá por siempre en el género, dejando una estela formada por casi sesenta telenovelas, desde “Más allá de la angustia” (una de las primeras telenovelas de Televisa, rodada en 1958) hasta “Amor bravío” (rodada en 2012). Entre medias, grandes títulos como “Muchacha italiana viene a casarse” (la original, no la de ahora), “Rosa salvaje”, “Valeria y Maximiliano”, “La usurpadora”, “Alborada”, “En nombre del amor” o “Para volver a amar”.
Protagonistas, villanas, secundarias… Hizo de todo a lo largo de su envidiable trayectoria artística en televisión.
En lo personal, la recuerdo como la entrañable Rufi de “En nombre del amor”, aunque también en mi memoria ronda su personaje en “Alborada”, bastante distinto a la tierna Rufina.
Una veintena de obras de teatro y otros tantos filmes completan su trayectoria artística.
Como curiosidad y para quien a estas alturas no lo sepa, Magda es la madre de Karina Duprez, directora de escena de “Cuando me enamoro”, “En nombre del amor”, “Sortilegio” y varias telenovelas más, y es abuela, a su vez, de Magda Karina, una actriz a la que hemos visto, en “La mujer del vendaval”, “Cuando me enamoro”, o “Alborada”, en la que interpretó el personaje de su abuela en una época anterior a la que transcurre la telenovela.
Allá donde estés, descansa en paz, Magda Guzmán. 

jueves, 12 de marzo de 2015

AVISO IMPORTANTE

Aprovecho la entrada de hoy para avisaros de una cosa de la que me he percatado esta mañana, y de casualidad... En este blog, en el lateral derecho, podéis encontrar un formulario de contacto, para escribirme por cualquier cosa.
Ese formulario lo coloqué hace unos meses, a través de una opción de Blogger. Suele escribirme poca gente, y quizás por ello no me sorprendió no recibir ningún correo, más allá de los habituales.
Lo que yo desconocía, es que ese formulario está vinculado a una cuenta personal de Gmail que abrí únicamente para poder crear el blog, y a la que hacía siglos que no accedía. Esta mañana, para ajustar una cosa relacionada con el blog desde un ordenador de otra persona me vi obligado a entrar con esa cuenta, encontrándome como quince o veinte correos de gente que, por diversas razones, contactaba conmigo vía ese formulario.
El error ya está medio corregido (he vinculado el formulario a mi cuenta para estas cosas, esa que menciono alguna que otra vez: hdetelenovelas@yahoo.es). Me queda contestar, uno a uno, esos correos. Espero hacerlo a lo largo de este fin de semana.
Mil disculpas, de corazón. 

miércoles, 11 de marzo de 2015

LUGARES DE TELENOVELA: Ciudad Trinidad y Ciudad Santiago

Ya os he comentado en anteriores ocasiones que muchas veces las telenovelas se ambientan en lugares que, en la realidad, no existen. Mejor dicho, sí existen, pero lo hacen con otros nombres, es decir, se crea una ciudad o pueblo falso sobre la base de una ciudad o pueblo verdadero, existente en la realidad.
En esta ocasión me decanté por situar en el mapa uno de los pueblos que más dio de qué hablar en el mundo de las telenovelas hace ya más de diez años: Ciudad Trinidad.
Para quien no sepa de qué hablo, Ciudad Trinidad es la ciudad donde viven gran parte de los personajes de “Amor real”, telenovela producida por Carla Estrada para Televisa y protagonizada por Adela Noriega, Fernando Colunga y Mauricio Islas.
Pues bien, Ciudad Trinidad no existe como tal. Todo lo que se ve en la telenovela es, en realidad, distintas partes de distintas ciudades del estado mexicano de Hidalgo (Pachuca, Real del Monte…). La misma técnica se utilizó para ‘dar vida’ a Ciudad Santiago, otra ciudad importante dentro de esta telenovela ambientada en el siglo XIX.
Sin embargo, pese a que las tramas se desarrollan en ciudades ficticias, es bastante frecuente a lo largo de la telenovela escuchar referencias a otras ciudades como Veracruz, o incluso, se menciona que México tiene frontera con los Estados Unidos.
Se inventó, por así decirlo, una geografía para el México decimonónico, partiendo del México de principios del siglo XXI y de los elementos que este aún contiene de aquella época.
Una licencia más en una telenovela cargada de cosas peculiares, como toda serie histórica que se preste. 

lunes, 9 de marzo de 2015

INMIGRANTES: Rafael Amaya y su paso por España

En más de una ocasión dediqué este apartado a hablar de actores y actrices españoles que se fueron a probar suerte en el mundo de las telenovelas latinas, unos con mayor éxito que otros.
Este fenómeno acontece también al revés y son unos cuantos los actores y actrices conocidos por sus telenovelas los que cruzaron el charco para trabajar en alguna serie española. "Inmigrantes", que vinieron buscando una oportunidad laboral (entiéndase la palabra sin ninguna connotación negativa). Inauguro esta nueva sección con Rafael Amaya.

Y es que, como decía, Rafael Amaya es uno de esos actores curtidos en las telenovelas. En ellas debutó en el 2000 y en ellas se mantiene en la actualidad, interpretando ese personaje que tantas alegrías le está dando: Aurelio Casillas, “El Señor de los Cielos”.
Sin embargo, en 2011, tras participar en “La reina del Sur” (coproducción entre EEUU, Colombia y España), Rafael se decidió a probar suerte en España. No le fue mal, pues hizo dos series en este país.
La primera de ellas fue “Hospital Central”, una de las series más longevas de la televisión española, que contó con 300 capítulos y estuvo más de 12 años en antena.
Participó en unos diez capítulos (los emitidos entre enero de 2011 y marzo de ese mismo año), interpretando a un médico de urgencias que llega al hospital. Allí vive unos cuantos conflictos con Vilches y Maca (los ‘protagonistas’ de la serie) pero también encuentra el amor en Irene. Sin embargo, su historia no llega a buen término: ambos mueren tras la explosión de un par de bombas en una oficina del INEM.
Acabada su participación en esta serie, se unió al elenco de “Doctor Mateo”, una serie menos trágica que la anterior, ambientada en Lastres, un pequeño pueblo de Asturias, en la que interpretaba a un apuesto cura, Roberto, que llegaba al pueblo en la primera temporada, revolucionando a todas las mujeres. La serie tuvo unas audiencias tremendas en sus primeras temporadas pero, poco a poco, fue perdiendo espectadores hasta acabar en una quinta temporada. Tuvo cincuenta y cinco capítulos y Rafael estuvo solo en la quinta y última temporada de la serie.
Finalizado su periplo por España, regresó a México donde en la actualidad, como comentaba al principio, sigue con “El Señor de los Cielos”, que posiblemente tendrá una tercera temporada. Quien quita de que algún día lo volvamos a ver trabajar en España. 

domingo, 8 de marzo de 2015

CRÍTICA: "Mi corazón es tuyo" (Televisa, 2014-2015)

Una telenovela basada en “Ana y los siete” no me llamaba la atención. Vi en su día “Ana y los siete” y si bien sí era entretenida, no tenía ganas de ver nuevamente la misma historia.
Sin embargo, hubo algo que cambió radicalmente mi parecer: que eligieran a Silvia Navarro como la protagonista de esa telenovela.
Había que hacer un esfuerzo y verla. Me puse a ello a finales de noviembre, acabándola justo a la vez de su final en México.

SINOPSIS:
“Mi corazón es tuyo” cuenta la vida de Ana Leal (Silvia Navarro), una mujer alegre, optimista, soñadora y trabajadora. Acaban de entregarle su nueva casa, una propiedad pequeña que, con su mejor amiga Jennifer (Fabiola Camponaes), ha logrado obtener con mucho trabajo y esfuerzo. Sin embargo, un incendio destroza la casa y las ilusiones de Ana.
*Logotipo de la telenovela.
Ana y Jennifer, desesperadas por la terrible situación que están viviendo, decidirán pedirle ayuda económica a Doroteo (Raúl Buenfil), dueño del ‘Chicago’, un club nocturno en el que ambas trabajan. Para su sorpresa, decide ayudar a Ana con la condición de que siga bailando por las noches en el bar.
Las penurias y el pagar el préstamo a Doroteo llevarán a Ana a buscar otro trabajo. Su falta de experiencia y su educación le complicarán el proceso de encontrar un trabajo estable. No obstante, el destino le tiene algo preparado. Por un enredo en una agencia de empleos, Ana terminará acudiendo a la mansión Lascurain sin saber que ahí encontrará todo lo que ha soñado.
Es allí donde conocerá a Fernando Lascurain (Jorge Salinas), un prestigioso y serio empresario que recuerda con tristeza el primer aniversario de la muerte de su esposa. Fernando es padre de siete hijos: Fanny (Paulina Gotto) de 19 años, una joven guapa y rebelde; Nando (Polo Morín), un ‘freak’ muy estudioso, de 17 años; Alicia (Isidora Vives), una adolescente de 14 años insegura; Sebastián (Emilio Osorio), de 11 años, pero con una gran personalidad artística; los gemelos Álex y Guille (José Pablo y José Manuel Alanís), con 8 años, traviesos e inquietos; y Luz (Isabella Tena), una pequeña de 5 años con cara angelical que, después de la muerte de su madre, pierde el habla.
El amor que surge entre ella y Fernando deberá vencer todos los obstáculos que en el camino les interpone Isabela Vázquez de Castro (Mayrín Villanueva), una ejecutiva de la empresa de Fernando obsesionada con él y su dinero.

DATOS y TRÁILER:
176 capítulos de 45 minutos. México, 2014-2015 (Televisa). Productor: Juan Osorio.

PERSONAJES y ACTUACIONES:
La protagonista indiscutible de la historia es Silvia Navarro, y es la que se lleva gran parte del éxito que la telenovela tuvo en México. Tras dos años de ausencia, Silvia ha vuelto al género con un personaje distinto a lo que había venido haciendo en televisión: una nana pobre, algo vulgar, que por las noches se transforma en una bailarina de ‘poll dance’.
*Jorge y Silvia en una imagen promocional.
Esta salida de su zona de confort le ha venido muy bien a Silvia para demostrar que es capaz de conseguir la misma empatía con el espectador en una telenovela al uso que en una telenovela cómica, como es “Mi corazón es tuyo”. La he visto aún más natural, espontánea y divertida que de costumbre (que ya es decir), con un grado de entrega y profesionalidad que pocos actores y actrices consiguen.
La química que Silvia ha tenido con Jorge Salinas, su galán, ha sido bestial. Ha tardado en mostrarse en pantalla, por los designios del guión, pero en cuanto lo ha hecho los espectadores hemos disfrutado de muchísimas escenas preciosas, y de unos besos que hubieran derretido a cualquier ‘don hielo’.
De Jorge, poco que decir. Es un galanazo, de esos de los que deberían aprender las nuevas generaciones. Al igual que Silvia, se implica al máximo en cada escena y consigue transmitir las emociones de su personaje, en cada una de las distintas etapas por las que pasa en la telenovela.
*Mayrín Villanueva es Isabela Vázquez de Castro.
La gran sorpresa de la telenovela, para mí, ha sido Mayrín Villanueva. No me convenció en “Mentir para vivir”, pero aquí, como la villana tan peculiar que interpreta, me ha fascinado. Creo que es otra de esas actrices que funcionarían mucho mejor de villanas que de protagonistas, aunque los productores se empecinen en lo contrario.
Me he reído muchísimo con Isabela Vázquez de Castro y sus ocurrencias, y me ha encantado la ‘novedad’ de que la villana interactúe directamente con los espectadores de la telenovela, compartiendo sus secretos y planes con ellos y, a veces, provocándolos o, incluso, riéndose de ellos. Es una villana atípica, a la que todo le sale mal, pero que cae bien (al menos, a mí).
Sigo con los jóvenes… Me alegró mucho que Juan Osorio y su equipo apostasen por caras nuevas para cubrir gran parte del elenco juvenil. A Paulina Goto no la conocía, y si bien al principio me recordaba mucho a Eiza González en “Amores verdaderos”, poco a poco ha conseguido llevar su personaje, adaptándolo a los cambios que sufre en la telenovela, y darnos una Fanny divertida, solidaria, capaz de implicarse con cualquiera de sus hermanos en cualquier cosa.
A Juan Pablo Gil tampoco lo conocía y me ha sorprendido para bien. Nos regala un personaje que quizás sea el menos estereotipado de la telenovela. Transmite de una forma muy natural, y tiene porte de galán. Tiene todas las papeletas de convertirse en protagonista si Televisa así lo quiere. Su química con Paulina ha sido muy buena.
*La 'tropa' Lascurain.
Sigo con Polo Morín, otro descubrimiento. Quizás al principio lo he visto algo sobreactuado, pero pronto ha sabido coger el tono al personaje y ofrecernos un Nando un tanto especial, ‘freak’ a la par de tierno. Lo mismo me pasó con Emilio Osorio (Sebastián), que ha hecho un buen papel pese a ser su primera intervención ‘de peso’ en una telenovela. Isidora Vives (Alicia) junto a Isabella Tena (Luz) tienen el honor de interpretar a los personajes más tiernos de toda la telenovela. Para ser jóvenes, han demostrado un talento extraordinario, especialmente Isabella.
Los gemelos también me han gustado, aunque ha habido unas cuantas veces en las que los he visto algo perdidos en las escenas, cosa entendible, porque no se le puede exigir lo mismo a un niño que a un actor con sus años de experiencia.
Continúo con los Lascurain, dedicando unas palabras a Rafael Inclán (Don Nicolás), que nos ha dado un buen personaje, mal llevado para mí por los guionistas (aunque de eso hablaré más tarde). Lo mismo debo decir de Pablo Montero (Diego). Ha hecho un personaje con el que se le veía disfrutando, pero que también ha sido mal llevado por parte de los escritores de la telenovela.
*Carmen Salinas interpreta a Yolanda.
Eso mismo pasó con Johnny (Adrián Uribe), un personaje totalmente cómico y muy logrado por parte de Adrián, al que, sin embargo, no supieron muy bien dónde meter los propios guionistas (en la versión original moría en la segunda temporada) y Jennifer (Fabiola Campomanes), otro personaje adorable pero cuyas historias no fueron del todo acertadas.
Halagos para Carmen Salinas (Yolanda), que ha demostrado una vez más que es una actriz como la copa de un pino, capaz de hacer cualquier personaje que se le ponga por delante y capaz de involucrarse en cualquier situación si lo exige el personaje (léase el baile en el tubo que realiza en un capítulo de la telenovela). Me ha gustado mucho. Aplausos para René Casados y Beatriz Morayra (Bruno y Manuela) por regalarnos unos personajes tan exageradamente divertidos y peculiares, con una historia de amor tan curiosa.
Mención también para Norma Herrera (Soledad), que a mí personalmente me ha emocionado en unas cuantas escenas, algo que no es de extrañar, pues Norma es una maestra de la actuación, capaz de transmitir al espectador cualquier sentimiento. Y si encima la unimos a Silvia, salen escenas tan bonitas como una que se ve en torno al capítulo ciento dos.  
*Jorge Aravena, junto a Silvia y Juan Osorio.
Vinculados a Norma aparecen en la trama dos personajes: Ángel (Jorge Aravena) y Magda (Luz Elena González). Debo decir que ha sido un gusto volver a ver a Jorge tras muchos años (desde la época en la que estaba en Venevisión). Es un tío que no envejece y que sigue siendo el actorazo que era. Lástima que le den papeles de poco peso. A Luz Elena la he visto muy sosa, en un personaje totalmente prescindible.
Quien tampoco me ha gustado, pese a que los villanos son su especialidad, ha sido Lisardo. Lo he visto muy sobreactuado en la primera etapa de su personaje, y algo mejor en la segunda. Poco ayuda el hecho de que los guionistas, como con los que mencionaba antes, tampoco supieran por dónde llevar a su personaje. Eso sí, menos mal que decidieron quitarle el tinte de pelo… No le favorecía nada.
Acabo con una mención positiva en pro de unas cuantas caras jóvenes que he conocido en la telenovela: Omar Yubeili (como el divertidísimo y peculiar Pablo), Daniela Cordero (como la peculiar Ximena) y Bea Ranero (como la estrambótica Edith).

TRAMAS:
*Silvia y Jorge en una escena.
La trama principal, milagrosamente y a base de bastante relleno proporcionado por otras tramas, llega hasta el capítulo 152, en el que Fernando descubre el secreto de Ana. Antes de esto hay mucho que contar…
El romance entre Ana y Fernando parece, ‘a priori’ que va a darse pronto, y de hecho, a los diez o quince capítulos de comenzar la telenovela se dan el primer beso. Hasta ahí, normal. Las tretas de la villana los separan, sobre el capítulo veintialgo y, pese a algún que otro beso y coqueteo, no vuelven a estar juntos, ya de manera más formal, hasta el capítulo ciento cinco, más o menos.
Entre medias se nos cuenta, como digo, con relleno aportado por otras historias, cómo Ana empieza una relación con Diego y cómo Fernando se arrepiente una y otra vez de haber dejado a Ana ir, para casarse con Isabela, que se dedica a planear todo tipo de maldades en contra de los hijos de Fernando y la pobre nana.
*Juan Pablo Gil y Paulina Goto, León y Fanny.
Tras haberse divorciado de Isabela, Fernando se reconcilia con Ana (que ha roto con Diego, que reacciona de una manera completamente infantil ante esa ruptura) y, a partir de ese momento, empezamos a disfrutar, en sentido estricto, de la relación de amor de Ana y Fernando, con ese bache que supone que Fernando la descubra bailando en el Chicago.
Las tramas que hacen que esta principal se mantenga durante toda la telenovela son esencialmente tres… La primera, la relación entre Fanny y León, para mi gusto, mal llevada, con muchas idas y venidas y con personajes entremetidos por ahí, que poco le aportan, pero eso sí, con escenas preciosas y un final esperado y esperable. La segunda, la relación entre Jennifer y Nicolás, que acaba en boda, demostrando que el amor no tiene edad, para luego ser desfigurada completamente por los guionistas, haciendo que, sin causa alguna, Nicolás mande a paseo a Jennifer y juntando, a la fuerza (como quien dice) a Jennifer con Johnny, un personaje que a partir del capítulo treinta anda ‘pululando’ por la telenovela sin tener argumento fijo.  
*Fabiola Campomanes y Rafael Inclán, en 'su' boda.
La tercera trama de apoyo ha sido también un poco extraña. Hablo de Nando y sus novias. No logro entender, por muy bipolar que fuera al principio, que Ximena golpease a Nando en un capítulo y que al siguiente le dijera que lo amaba. Tras varios problemas, se separan y Nando vive un amor de verdad con Edith. Hasta ahí, todo perfecto. Pero luego recuperan a Ximena, curada de su trastorno, y la vuelven a juntar con Nando, mandando a volar a Edith. El final de esta trama tampoco tiene coherencia alguna, para mi gusto.
En las tramas de los niños también hay de todo. Yo en particular me quedo con la curiosa relación de amor de Pablo y Alicia, que, esta sí, está bien contada.
La telenovela en sí tiene un ritmo bastante bueno, y todos los flecos se resuelven antes del final, distinto en forma pero no en fondo de lo que suele ser habitual. Digo lo de distinto en forma, porque parte del mismo se desarrolla en un estadio de fútbol, rodeados los personajes de miles de fans de la telenovela.
*Los Reyes Magos de "Mi corazón es tuyo".
Al margen de todo lo anterior, me ha gustado especialmente que se dedicaran algunas tramas o subtramas a hablar de los niños con cáncer, de las niñas que son violadas o que se embarazan siendo adolescentes, del cáncer de útero, de las dificultades para adoptar… Temas, en definitiva, sociales y que están a la orden del día.
Se agradece que hayamos visto la navidad en una telenovela (lo siento, soy muy navideño) y que se hagan constantemente referencias al tiempo en el que se desarrollan las tramas.
También debe aplaudirse que hayan incluido a un perro, Siete, en unas cuantas tramas de la telenovela como si de un personaje más se tratara. Y hablando de personajes, acabo criticando que desaparecieran a dos (Edna y el hada madrina de Ana) sin dar una mínima explicación al espectador.

MÁS COSAS:
“Mi corazón es tuyo” es sinónimo de música. La telenovela cuenta con una lista interminable de canciones y prácticamente todos los personajes tienen la suya propia. Ya lo propuse en Twitter hace unos meses y lo repito aquí: la producción debería sacar un CD con todos los temas de esta telenovela, muchos de los cuales han sido además compuestos ‘ad hoc’.
*Daniela Romo, durante su participación en la historia.
Yo me quedo con la canción principal, de Axel y Kaay, que transmite un buen rollo y un optimismo tremendo, así como el “Llévame despacio” de Paulina Goto y las canciones “Te tengo y no” y “Esos ojos”, de Pablo Montero.
En la telenovela vemos también actuar a diversos cantantes, tanto aquellos que participan de la banda sonora como otros que no aportan ningún tema (Lisardo, Pandora...). Ver a los niños y a los propios protagonistas cantando en muchas ocasiones es algo también que se agradece.
Se agradece, además, y hablando de música, que sea la propia Silvia la que haga los bailes con los que Ana deleita a su público en el Chicago (lo que demuestra una profesionalidad tremenda por parte de la actriz).
Respecto de los decorados, en general están bastante bien hechos, especialmente la mansión de los Lascurain. Nada que objetar sobre el vestuario.
*Parte del elenco, en la presentación de la telenovela.
Las locaciones son espectaculares y, afortunadamente (no me gustan las telenovelas con pocas) son abundantes y se ven ya desde la entrada (con el peculiar laberinto inglés).
Abundantes son también los logotipos de la telenovela, que se ven en ordenadores, botellas de agua, tablets… ¿Es necesario? Es algo que no me ha gustado, no sé, me saca un poco de la escena ver tanto logo de la telenovela…
Tampoco me ha gustado que en una escena en la que Isabela va al ginecólogo se censurara un pecho (que salía de lado, sin verse nada más que un poco) de un cartel en el que una madre amamantaba a su hijo. Una cosa tan natural y bonita no había por qué censurarla.
He visto también muchos pinganillos… ¡Con lo que los odio! Y me ha molestado que se reutilizaran actores para interpretar distintos personajes (hay dos o tres casos por ahí).
Me han agradado las muchas referencias a España que contiene la telenovela (desde el difunto marido de Yolanda hasta el Quijote hasta el Sancho Panza del escritorio de Fernando, pasando por los cuadros con el escudo heráldico de España que cuelgan en el despacho y la sala de la mansión).

Resumiendo, una telenovela larga pero bien contada, cargada de humor, con una pareja principal estupenda y una villana genial. Recomendable a cualquiera que quiera pasar buenos ratos, echarse unas risas y olvidarse un poco de los problemas del día a día, como ha sido mi caso en los tres meses y medio que me ha llevado verla.

-PUNTUACIÓN FINAL: 8,3-

jueves, 5 de marzo de 2015

CAZANDO GAZAPOS: Otro de "La sombra del pasado"

Bienvenidos a una nueva entrega de ese apartado del blog en el que, con un toque de humor, pretendo sacar a la luz pequeños defectos o errores de las telenovelas, eso que aquí en España se conoce como ‘gazapos’.

El de esta semana no es mío… Me lo pasa Jess Sánchez, y es de “La sombra del pasado” (Televisa, 2014).
Las telenovelas no son perfectas y a menudo se cometen errores tanto en el rodaje como en el montaje de las escenas e incluso, en la propia cronología de la telenovela. Algo de eso hay en estas dos escenas de “La sombra del pasado”. Os pongo en situación…
Roberta Lozada (Susana González), llega por la noche a casa tras haber visto morir a Raymundo Alcocer (René Strickler). Está nerviosa.
A la mañana siguiente, Adelina Lozada (Lisset) va a buscarla a su cuarto, pero no la encuentra.
Dejo el vídeo. A ver quién lo pilla. En 24 horas, cuelgo la explicación…
 Dificultad: 6.5/10. 

Veo que este ha sido más fácil que el 'Lascurian' del otro día... Efectivamente, en el espejo estaba la clave. Por si alguien no lo ha visto, Roberta (Susana González) destroza el espejo de su baño tras lanzar contra él un vaso. Esto ocurre a última hora de la noche. 
A la mañana siguiente su hermana la busca en la habitación. Entra en el baño y... ¡Sorpresa! El espejo está intacto.
Aprovecho para animar a todo el que sepa de algún 'gazapo' a mandármelo, vía Twitter, Facebook o mail (hdtelenovelas@yahoo.es). Solo pido que se me mande el vídeo del capítulo o escena o, en otro caso, que se me diga el minuto exacto del capítulo concreto en el que se produce el 'gazapo'. 
Más, en dos semanas.