jueves, 31 de diciembre de 2015

¡ADIÓS, 2015! Las telenovelas que vi este año

“Y como de año en año, hacemos el balance de lo bueno y malo… Cinco minutos más para la cuenta atrás”, reza la famosa canción de Mecano. Una estrofilla que sí o sí todos nos aplicamos para muchas cosas… Hasta en lo relacionado con las telenovelas, en donde también hay que hacer balance de lo bueno y malo que nos ha dejado el año que está por marcharse.
En mi caso, he podido disfrutar de siete telenovelas (seis completas y una que ya había comenzado en 2014) y dos que todavía no he acabado y que acabaré en 2016. Este es mi ‘anuario’ de telenovelas:
-"Mi corazón es tuyo" (Televisa, 2014-2015). Cuando comenzó el 2015 ya tenía vistos casi cien capítulos de esta telenovela, versión de “Ana y los siete”, que terminé de ver en marzo de este año. Una telenovela sin más pretensiones que entretener y hacer reír al espectador, algo que consiguió con creces. Del elenco, destacar a Silvia Navarro, en un papelazo distinto, por el tono de la historia y por el propio personaje, a lo que nos tenía acostumbrados. A ello hubo que sumar la gran química que consiguió con Jorge Salinas, su galán en la historia. Mayrín Villanueva también se lució como una villana diferente, capaz de compartir sus planes con los propios espectadores y de reírse de ellos.
-"Las Bravo" (Azteca 13, 2014). Tenía que verla, porque en 2014 no había visto nada de esta productora mexicana y siempre suelo ver alguna de las telenovelas que produce cada año. Decepción total. Ni un buen planteamiento inicial, ni un trío excepcional a la cabeza (Edith González, Mauricio Islas y Saúl Lisazo) consiguieron atraparme. La historia no se sostenía y pretendía ser un batiburrillo de géneros en el que solo se salvaron algunos personajes secundarios interesantes (como el de Claudia Marín o el de Josefo Rodríguez).
-"Los Miserables" (Telemundo y Argos, 2014). Apuntada en mi lista de pendientes desde hacía muchos meses, comencé a verla a raíz de su estreno en Nova. ¿Qué qué me pareció? Entretenida, con mucha acción y hasta con un toque de suspense. Para mí, lo mejor del elenco, la propia Aracely Arámbula y Gabriel Porras, con un doble papel con el que se lució. Muy bien también los secundarios (especialmente Alejandra de la Mora y Javier Díaz Dueñas). Como adaptación de la obra de Víctor Hugo, se respeta un poco la idea base y ya.
-"Yo no creo en los hombres" (Televisa, 2014-2015). Las excelentes críticas que había leído en torno a ella, me llevaron a verla. No me decepcionó. Me encantó la historia, muy cruda y cargada de tragedias y me encantó el elenco, desde su protagonista, Adriana Louvier, hasta el último secundario, pasando por lo mejor que tiene la telenovela, que es ese curtido grupo de actores y actrices veteranos (Rosa Mª Bianchi, Azela Robinson, Alejandro Camacho, Luz Mª Jerez, Cecilia Toussaint, Macaria, Juan Carlos Colombo…). Con deciros que hasta Gabriel Soto me convenció. La única pega, para mí, el final. Demasiado apresurado, debido en parte a que les pilló el toro y apenas tuvieron tiempo para preparar un final como el que se merecía la historia.
-"¿Quién mató a Patricia Soler?" (RTI Colombia, 2014). No había visto “La Madrastra” de la Ruffo, así que me puse a sacarme la ‘espinita’ con esta telenovela, una adaptación extremadamente fiel a la de la Ruffo. Bien Itatí Cantoral y bien Miguel de Miguel, los protagonistas. Del resto del elenco, Kristina Lilley se luce una vez más. Buen guión pero demasiado protagonismo a tramas secundarias e irrelevantes que solo servían para impedir que la principal, descubrir al asesino de Patricia Soler, se resolviera. Sin tanto relleno hubiera sido una telenovela de sobresaliente, más con el final tan sorprendente que tiene en lo que a quién es el asesino se refiere.
-"El Señor de los Cielos" (T3) (Telemundo y Argos, 2015). La tercera tanda de las aventuras y desventuras de Aurelio Casillas empezó bien, pero se fue a pique con un alargue innecesario que derivó en 104 capítulos de los que 30-35 son puro relleno. De los ‘fijos’, Rafael Amaya volvió a lucirse, al igual que Fernanda Castillo y Carmen Villalobos. De los nuevos, destaco a Gala Montes y a Manuel Balbi, dos aciertos. Sin ese alargue innecesario y con una duración similar a la de las temporadas anteriores, hubiera estado mucho mejor.
-"Caminos de Guanajuato" (Azteca 13, 2015). La versión mexicana de “Gran reserva” fue muy fiel a la original, que yo no había visto. Quizás por ello me sorprendió tanto esta telenovela, con un elenco soberbio, encabezado por Iliana Fox y Erik Hayser y en el que brillaron Álvaro Guerrero y Marco Pérez, entre otros. Una historia cargada de engaños, secretos y un entramado de misterios y giros sorprendentes de guión, con una realización impecable y unos exteriores preciosos. Toda una sorpresa muy recomendable para quien no viera “Gran reserva”. Para mí, lo mejor de lo que vi en este 2015.

Y, además, como os comentaba al principio, dejo empezadas pero sin terminar (espero hacerlo en 2016), dos telenovelas:
-“La vecina” (Televisa, 2015). Llevo ya unos 157 capítulos y, a ver, no es la gran cosa, pero entretiene, que es de lo que se trata. Hay mucho que contar, porque es una telenovela un tanto peculiar, especialmente en lo que a tramas se refiere. En México termina el 24 de enero y como la estoy viendo al ritmo de allí, por lo que para la última semana de enero es posible que tenga la crítica completa.
-“A que no me dejas” (Televisa, 2015-2016). Voy sobre el capítulo 51 y me tiene muy enganchado. Es de esas telenovelas a las que se le coge cariño a todos los personajes, sean buenos o malos y lo único que se le puede criticar a esta producción de Carlos Moreno son los decorados y ese tono de luz ‘averdosado’ o ‘amarillento’ que utiliza para simular el sol en estancias cerradas. Por lo demás, de momento, una delicia de telenovela. También, cuando la acabe, le haré la oportuna crítica.

Y esto es lo que ha dado de sí, para mí, el 2015 en lo que a telenovelas se refiere. En el primer ‘post’ de 2016, el de este domingo, os mostraré mi ‘hoja de ruta’ con las telenovelas que tengo pensado ver a lo largo del año que comenzará en breve.
Nada más, acabo 2015 agradeciendo a todo y cada uno de los que entráis y comentáis en el blog el que lo hagáis y avanzando que para el día de Reyes os tengo una sorpresa… Disfrutad de lo que queda de 2015… ¡Nos leemos en 2016! 

miércoles, 30 de diciembre de 2015

MIS SONDEOS... Análisis del sondeo anterior... ¡Y uno nuevo!

Voy con los resultados del sondeo del mes… Sí. Sé que os había dicho que permanecería abierto hasta el 6 de enero, pero me he visto obligado a cerrarlo ahora porque traigo muchas cosas para enero y me era muy difícil cuadrarlo todo…
Además, por razones que desconozco, Blogger no me dejó insertarlo en el margen de la página, con lo que tampoco iba a haber mucha más participación en un sondeo ‘sepultado’ por las entradas nuevas colgadas en el último mes.
En esta ocasión, os hacía dos preguntas… Vamos a ir una por una…

¿Cuántas telenovelas completas has visto en 2015?
Esta pregunta ha obtenido 52 respuestas válidas. Hay gente que se ha visto nueve telenovelas. Hay muchos con ocho y con siete. También hay muchos lectores que habéis visto cinco; otros cuatro; otros tres y otros, dos. Me alegra que nadie haya contestado con un 0… Sería un poco raro, ¿no?
La media que arrojan vuestras respuestas es de seis telenovelas y media.

De las anteriores telenovelas, ¿cuál os ha gustado más?
La segunda parte del sondeo ha obtenido 50 respuestas válidas. Hay de todo, y se nota mucho que muchos de vosotros, los que vivís en España, veis telenovelas a través de Nova. La que más ha gustado es “Marido en alquiler”, que tiene trece menciones. Le sigue otra de Telemundo en colaboración con Argos, cuyo título aparece hasta en seis ocasiones: “La impostora”. La tercera plaza es para una de Televisa: “Mi corazón es tuyo”, que aparece citada en cinco ocasiones.
Sin opción a ‘podium’ aparecen títulos como “Los Miserables” del dúo Telemundo-Argos, en cuatro ocasiones; “El color de la pasión”, de Televisa, con tres.
“Muchacha italiana viene a casarse” (Televisa), “Caminos de Guanajuato” (Azteca 13), “Yo no creo en los hombres” (Televisa) y “Tierra de Reyes” (Telemundo), empatan todas ellas con dos.
Mencionadas una sola vez aparecen telenovelas como “Para volver a amar” (Televisa), “Emperatriz” (Azteca 13), “Amor de madre” (América TV, Perú); Cuando seas mía” (Azteca 13); “La mujer perfecta” (Venevisión); “Amor bravío” (Televisa); “Bella Calamidades” (Telemundo y RTI); "Lo imperdonable" (Televisa); “Así en el barrio como en el cielo” (Azteca 13); y “El Señor de los Cielos (T3)” (Telemundo y Argos).

Y tras haber ‘resuelto’ este sondeo, voy con el sondeo de este mes… Un sondeo que a muchos os va a requerir el sacar hoja y bolígrafo para echar cuentas, tirando de memoria, porque esta es la pregunta:
¿Cuántas telenovelas completas estimas que has visto a lo largo de tu vida?

El formulario estará abierto hasta el próximo 27 de enero.
El jueves 28 de enero publicaré los resultados. Sí que es posible que vaya avanzando cosas según pasen los días. Gracias a todos por participar y cualquier duda que tengáis, no dudéis en preguntármela. 

lunes, 28 de diciembre de 2015

CÓMO HAN PASADO LOS AÑOS: Una de Griseldas 'en alquiler'

Como sabéis, en “Cómo han pasado los años” pretendo hacer una comparación entre dos escenas pertenecientes a una misma telenovela y esas mismas escenas, pero de su ‘remake’ o ‘remakes’.
Para esta ocasión he elegido un par de escenas de dos telenovelas separadas por tres años en el tiempo: “Fina estampa” (Rede Globo, 2011) y “Marido en alquiler” (Telemundo USA, 2014).

I. El flechazo
René (Dalton Vigh) conoce a su Griselda (Lília Cabral) cuando, se le pincha una de las ruedas del coche que su mujer Tereza Crustina (Christiane Torloni) le había comprado a su hija a modo de regalo de cumpleaños. Griselda aparece en el momento oportuno para conseguir que René, un desastre como mecánico, pueda llegar a su casa a tiempo con el regalo de su hija.
Lo mismo le ocurrió, tres años después, a Reinaldo (Juan Soler). La escena, como podéis ver, es clavadita a la original salvo por un par de detalles… 
Se reemplaza el Kia Soul brasileño por un Mini Cooper, más propio de la ‘jet set’ estadounidense y este, a diferencia de aquel, sufre el pinchazo en una de las ruedas delanteras. Por lo demás, se ha respetado hasta el enorme lazo rosa.

II. La aventura de las exparejas de los protagonistas
Para mí es lo mejor de la telenovela miamense, que es la única de las dos versiones que vi. En la brasileña, Tereza Cristina conoce a José Pereira (José Mayer) de la misma forma que la Teresa Cristina de Maritza Rodríguez conoce a su José Salinas, interpretado por Miguel Varoni: porque este la busca, tras haberla visto de reojo en una ocasión y quedar prendado tanto de ella como de su dinero.
A lo largo de la telenovela, tanto en la original brasileña como en la versión estadounidense, los dos amantes nos regalan escenas divertidísimas. Eso sí, quizás la original sea un poco más 'comedida'. 

A grandes rasgos, y tras haber leído mucho sobre “Fina estampa” en la época en la que vi “Marido en alquiler”, solo encuentro dos notables diferencias. La primera, que René y Tereza Cristina tienen dos hijos (René Jr. y Patricia) en la original, mientras que sus ‘homólogos’ en la de Telemundo tenían solo una hija, Patricia.
La siguiente gran diferencia tiene que ver con el final… En “Fina estampa” nunca se confirma la muerte de Tereza Cristina. El autor, Aguinaldo Silva, decidió dejar una especie de trama abierta al respecto, dejando que el espectador la cerrase como quisiera. Perla Farías, la adaptadora de “Marido en alquiler” decidió zanjar el asunto, confirmando la muerte de la villana, mediante una escena en la que se le ve ya cadáver, ahogada con unos cuantos billetes a su alrededor. Lo mismo puede predicarse de José, que en la versión de Telemundo parece morir (no es tan explícito como lo de Teresa Cristina) tras un fuerte golpe en la cubierta del barco en el que ambos iban. 

domingo, 27 de diciembre de 2015

MI VIDA Y LAS TELENOVELAS: Quasi y su afición al género

Rajar o hablar a espaldas de otra persona es algo que se nos da genial a los españoles. Que sí, que es feo y que está mal… ¡Pero cómo se disfruta! ¿O no? Y si esa otra persona no tiene la más mínima oportunidad de defensa, mejor todavía.
Que nadie se escandalice… Que la introducción anterior tiene un pelín de guasa. Aunque sí, hoy voy a hablar a espaldas de alguien que, salvo que sea lector del blog (que igual, con la suerte que tengo yo), no va a poder defenderse… Hoy os voy a hablar de Quasi (apelativo, obviamente).
En el instituto, hace ya muchos años, más de una década, conocí a Quasi. Era un chaval que tenía como dos años más que el resto de la clase y que nos tenía intrigados a todos por una razón: iba a clase un día, faltaba diez o quince, volvía otro día, volvía a faltar diez o quince… Y así durante todo el curso. Y nadie le decía nada. Como siempre, rumores había por millones... Que si trabajaba, que si tenía un hijo, que si era un enfermo crónico de no sé qué cosas...Nunca supimos exactamente por qué lo hacía, pero años después saqué mis propias conclusiones…
El caso es que, durante una clase, haciendo un trabajo en grupo, estábamos Cristofer (otro repetidor y sí, así escrito), Quasi y un servidor. No sé cómo salió el tema, pero empezamos a hablar de “El cuerpo del deseo” y los dos se confesaron ser fieles seguidores de la telenovela, que se emitía de aquella en Antena 3. A Cristofer le perdí la pista pocos meses después, cuando dejó el instituto, pero con Quasi me tocó seguir yendo a clase. Y hablando en los descansos de los días en los que acudía, siempre salía el tema de las telenovelas. Se había visto casi todas las que se habían emitido en Localia, Antena 3, TVE… Hablaba de títulos de los que yo no sabía ni de su existencia.
Dejó el instituto uno o dos años después, sin la ESO, pero no perdimos el contacto. Se matriculó en algo así como una FP, sin serlo, y un día, a media mañana, me lo encontré por la calle. “¿Ya vienes de clase?”, le pregunté. “Qué va… Voy a clase. Tenía que haber entrado a las nueve y media, pero ahora voy un poco más tarde”, me respondió. “¿Te cambiaron el horario?”, insistí. “No. Qué va. Es que están repitiendo “Contra viento y marea” en LaSexta 3 y no la había podido ver cuando la emitieron en Antena 3”, sentenció, tan tranquilo.
Fue en ese momento en el que creí descubrir por qué Quasi no iba al instituto… ¡Se quedaba viendo telenovelas en casa! ¡Claro! Si no, era imposible que conociera y hubiera visto tantas telenovelas… ¡Si yo, que veía solo la que dieran en TVE, no daba abasto! Lo que no sé es qué harían sus padres (si trabajaban o qué) para no ‘obligarlo’ a ir a clase… Hay prioridades y los estudios deben ser una, por delante de cualquier afición o ‘hobby’, sean telenovelas, deporte, música...
Hace un par de años que no sé nada él, aunque supe por conocidos en común que consiguió sacar la ESO por medio de una escuela para adultos y que después hizo o trató de hacer el bachiller. Era y espero que siga siendo, todo un personaje… 

miércoles, 23 de diciembre de 2015

REUTILIZANDO: Una misma vecindad en "Vivir a destiempo", "Yo no creo en los hombres", "Por siempre mi amor"...

Llevaba tiempo queriendo publicar esta entrada, pero no me ha sido posible hacerlo hasta hoy, ya que quería que se estrenase en España “Yo no creo en los hombres” antes de publicar una entrada, como esta, dedicada a uno de los protagonistas de esa telenovela: la vecindad en la que transcurren gran parte de las tramas y que, además, ya hemos visto en muchas otras telenovelas.
Para empezar, y siguiendo un orden cronológico, la famosa vecindad fue elegida en el año 2013 por el equipo de Fides Velasco como el lugar en el que vivirían Mirna (Mayra Sierra) y su madre, Chole (Carmen Delgado) en “Vivir a destiempo”, producida ese año por Azteca 13.
Poco tiempo después de acabar en ella el rodaje de “Vivir a destiempo”, la comunidad fue elegida como parte de los escenarios exteriores de “Por siempre mi amor” (Televisa, 2013-2014). En esta ocasión, Minerva (Macaria) y su hija Andrea (Gaby Platas) eran las que vivían en uno de los pisos, y aunque se ‘mudaron’ al terminar la primera parte de la telenovela, la vecindad siguió apareciendo al vivir en ella otros personajes con peso en la historia.
La historia volvió a repetirse y Macaria volvió a ‘vivir’ en esa vecindad, con sus ‘hijas’ María Dolores y Clara (Adriana Louvier y Eleanne Puell) en “Yo no creo en los hombres”, que comenzó a grabarse escasas semanas después de que terminara el rodaje de “Por siempre mi amor”.
Mientras se grababa “Yo no creo en los hombres”, la vecindad fue utilizada también para un par de escenas de “Muchacha italiana viene a casarse” (Televisa, 2014), relacionadas con el personaje de Isela Vega (Eloísa), quien tras haber sido robada y abandonada por Federica (Nailea Norvind) acaba en la vecindad, desde donde llaman a su casa o algo así. Digo que algo así, porque lo vi de refilón en Nova hace un par de meses, con lo que no me pidáis que concrete…
Lo que sí que voy a concretar son más datos sobre este lugar, tan colorido y con un encanto muy particular. Se encuentra en la colonia de Santa María la Ribera, al norte de la Ciudad de México, en el número 173 de una calle que no he podido concretar, pese a darme unas cuantas vueltas con el Street View de Google, algo que os recomiendo, porque es una colonia preciosa.  
Más datos… Según sus inquilinos, fue construida en el siglo XIX, con lo que tendría tranquilamente más de cien años sobre sus pilares. Está formada por diez viviendas, todas ellas habitadas, distribuidas en dos plantas. Sus habitantes, acostumbrados como están al trajín de técnicos, actores, cámaras y todo eso inherente a una telenovela, hacen vida normal e incluso participan como extras en algunas escenas importantes. Se llevan una buena tajada de dinero, como es lógico, por ceder la vecindad para este tipo de grabaciones, dinero que podrán utilizar en cualquier cosa, menos en hacer grandes ‘reformas’ con las que la vecindad pierda esa esencia que la hace tan atractiva para el rodaje de  telenovelas.  

ACTUALIZACIÓN [04/12/2016]. Esta vecindad ha sido utilizada recientemente en "La Doña" (Telemundo, 2016), como la vecindad en la que viven los padres del protagonista. 

lunes, 21 de diciembre de 2015

CURIOSIDADES DE TELENOVELAS: La Lotería de Navidad, en una telenovela

Que la Lotería de Navidad es algo tan español como la tortilla o el jamón no lo discute nadie. Que traspasa fronteras, tampoco. De hecho, el sorteo por excelencia de Loterías y Apuestas del Estado llegó a una telenovela mexicana, aunque no se hizo mención a él… Os explico…
En la telenovela “Marina” (Telemundo y Argos, 2006), el joven Chuy (Alfonso Dosal) se gana la vida vendiendo ‘boletos’ de lotería. Desconozco qué lotería se juegue en México, pero lo que sí tengo más claro que el agua es que Chuy, en “Marina”, vendía décimos de la Lotería de Navidad española, como muestra esta captura de un capítulo:

Si os fijáis, Chuy tiene tres tipos distintos de ‘boletos’. La tira del medio, es Lotería de Navidad española. En concreto, es una serie del sorteo del año 2004, cuyos décimos, en azul claro, llevaban una imagen del Retablo de la Vida de la Virgen que se encuentra en el Museu de Belles Arts de Valencia y que data de finales del siglo XV. He aquí uno de los décimos de aquel sorteo:
¿Qué cómo sé que es Lotería de Navidad? Porque es una de mis grandes pasiones. Yo soy a la lotería, en general, lo mismo que los eurofans a Eurovisión. Mañana madrugaré y veré el sorteo desde las 8.00 de la mañana y hasta que salga la última bola del bombo de los premios. Lo hago por placer, no por esperar que me toque nada. De hecho, solo juego dos décimos (uno comprado por mí y otro regalado). Además, si no me toca nada (que será lo más seguro) ambos décimos pasarán a formar parte de mi gran colección personal sobre la lotería nacional, compuesta, entre otras cosas, por más de 4.000 décimos de todas las épocas que he ido, poco a poco, reuniendo. Una afición extraña, pero como cualquier otra... 

Volviendo al tema del artículo, ya veis cómo, aunque como ‘atrezzo’, nuestra Lotería de Navidad llegó a una telenovela. Creo que es el único caso de una telenovela no española en la que se hace referencia, aunque de manera implícita, al sorteo que reparte millones de euros cada año.

Juguéis lo que juguéis, mucha suerte para mañana… Y recordad, lo importante es tener salud. 

domingo, 20 de diciembre de 2015

PROYECTOS FALLIDOS: "A woman of steel" (ABC, 2011)

Noviembre de 2011. Todas las páginas webs relacionadas con el mundo de la televisión se hacen eco de una noticia: Eva Longoria, sí, esa actriz internacionalmente conocida, gracias a su papel en “Mujeres desesperadas”, se iba a lanzar a producir una versión, en inglés, de una telenovela mexicana. En concreto, de “Soy tu dueña”. Todo un hito, comparable un poco con lo que hizo Salma Hayek con “Yo soy Betty, la fea” y su “Ugly Betty”.
La idea de Eva no fue mala, pero contaba con un contra muy grande… La telenovela que quería adaptar acababa de ser emitida, con audiencias desorbitadas, en Estados Unidos el año anterior. Y no, no exagero… 9,4 millones de espectadores siguieron el desenlace de la historia, colocándolo como el espacio de televisión más visto en los Estados Unidos el 27 de diciembre de 2010.
El proyecto, para la cadena estadounidense ABC y producido en colaboración con Lionsgate TV, iba a contar con el asesoramiento y la colaboración de Televisa en todo aquello que fuera necesario. Jorge Zamacona, guionista de series como “Ley y orden” u “Oz”, se iba a encargar de realizar la versión tomando por base no los guiones originales de Inés Rodena, sino los de Kary Fajer (la adaptadora de “Soy tu dueña”), al entenderse estos más actualizados y aproximados a la época contemporánea, en la que debía transcurrir la versión ‘made in USA’.
No se llegó a concretar nada en relación al elenco (únicamente la propia Eva dejó caer en una entrevista la posibilidad de que ella realizase algún papel). No se estableció si sería una serie por temporadas o una serie diaria. Tampoco se llegó a hablar de la ambientación o de dónde se rodaría (teniendo en cuenta la importancia de la hacienda mexicana en esta telenovela).
Sí se llegó a señalar que el título de la versión sería el mismo con el que Televisa vendió la telenovela en el mercado anglosajón: “A woman of steel”, o lo que es lo mismo, “Mujer de acero”, un título que, todo hay que decirlo, me gusta bastante más que el de “Soy tu dueña” y que creo que se apega más a la historia.
¿Qué pasó para que no llegara a producirse? No se dio una explicación oficial. La extraoficial es la que yo planteaba al inicio del artículo… ¿Qué sentido tiene invertir en adaptar para el mundo anglosajón una historia que había funcionado tan bien tan poco tiempo antes? Quizás vieron el ejemplo de “Pasión de gavilanes” (todo un éxito en Antena 3 en 2005) y “Gavilanes” (su versión española y seriada, que pasó sin pena ni gloria en 2010). Ello, sin quitar que la historia es difícil de adaptar a otra cultura, sin que pierda esa esencia. Imaginad que la versionaran en España… ¿A dónde mandamos a la protagonista, a un cortijo andaluz, a una masía catalana, a un pazo gallego o a un caserío asturiano?
Sea como fuere, supongo que los de ABC seguirán teniendo los derechos de la telenovela y quién quita de que en un futuro se decidan a presentarnos “A woman of steel”.  

jueves, 17 de diciembre de 2015

CAZANDO GAZAPOS: Otro de "¿Quién mató a Patricia Soler?"

¿Qué es un ‘gazapo’? Aparte de un conejo pequeño, en España llamamos ‘gazapo’ a cualquier error, fallo o metedura de pata que se comete en una película, serie o, como es el caso, en una telenovela. Como ‘gazapos’ englobamos fallos de guión, de escena, de ambientación… Todo vale.
Aunque antes era una vez al mes, voy a intentar hacerlo, desde ahora, dos veces al mes, ya que tengo material en abundancia. Sabéis también que desde septiembre doy puntos. En concreto, cada ‘gazapo’ vale dos puntos, que es lo que se llevará todo aquel que lo vea. Si se acierta parcialmente, graduaré la ‘recompensa’ (daré un punto, medio…). Es importante para ello que participéis usando la misma cuenta de Google o el mismo seudónimo.
Los comentarios no aparecerán publicados hasta que yo resuelva el ‘gazapo’, momento en el que publicaré también la clasificación general de todos los ‘cazadores’. Tenéis 48 horas para resolver el ‘gazapo’.

En este quinto gazapo de la temporada os traigo una escena de “¿Quién mató a Patricia Soler?”, una telenovela producida por RTI Colombia en 2014, que vi este verano.
Realmente, no es una escena, sino que son dos juntas. ¿De qué van? Poco hay que contar… Manuela (Viviana Santos) llama a su prima, agobiada, después de haber hecho una ‘trastada’ y dejar ‘abandonado’ en un monte a Rodrigo (Santiago Gómez). Tras pasar por ella, ambas se dirigen al monte en el que Manuela había dejado a su suerte a Rodrigo.

Recomiendo, como siempre, ver el vídeo en pantalla completa. 
*El vídeo ha sido resubido a Youtube después de que el otro servidor lo bloquease.  
Cruzo los dedos para que haya mejor suerte.
*Dificultad: 5,5
RESUELVO EL 'GAZAPO'...
La solución del 'gazapo' era muy sencilla... Aunque carece de lógica alguna... Se resumiría en un "vale, paso por ti, pero ya que estoy le quito los reposacabezas a los asientos delanteros del coche". Digo que no tiene lógica, porque, ¿para qué demonios se quitan unos reposacabezas delanteros de un coche? Ah... Sí, para que si tienes un accidente, te desnuques. Dejo las capturas:
Sí que suele ser 'normal' quitar los reposacabezas de los asientos delanteros cuando se graba una escena en la que alguien viaja en la parte de atrás de un coche (y para evitar, precisamente, que el reposacabezas le tape la cara). Pero es que aquí, lo dicho, no le veo lógica.
Hubo alguien que me hizo dudar con lo del manos libres... He tenido que ver el vídeo ampliado para comprobar que el cable del auricular sigue en su sitio cuando cambia el ángulo de la cámara. Aunque parece que no se ve, el cable sigue ahí, 'confundido' con la chaqueta negra de la chica. 
Tengo también la explicación oficial de Viviana Santos, la conductora, aunque tampoco me explica mucho, parece ser que quitar los reposacabezas a los asientos de los coches es algo que hacen habitualmente:
Este es el reparto de puntos de este quinto 'gazapo': 
Y esta, la clasificación global:
Enhorabuena a todos los que lo habéis visto. Y a los que no, no os preocupéis... En estos momentos tengo seis 'gazapos' en bodega... 
Si apreciáis cualquier error en la clasificación o queréis discutir conmigo cualquier cosa sobre el 'gazapo', sin problemas. Si 'cazáis' por vuestra cuenta algún 'gazapo', escribidme a hdetelenovelas@yahoo.es para ponerlo en común por medio de este juego. 
El próximo 'gazapo' saldrá publicado el 7 de enero. Es de "Caminos de Guanajuato"

miércoles, 16 de diciembre de 2015

ACTORES OMNIPRESENTES: Maribe Lancioni

Hay actores y actrices que son ‘omnipresentes’. Sí. Son capaces de estar en dos o más telenovelas a la vez (con papeles pequeños, claro) y con ese ritmo frenético de trabajo consiguen hacerse con un curriculum bastante extenso, integrado por un buen número de producciones.
En entregas anteriores os hablé, entre otros, de Benjamín Islas, de Ricardo Vera y de Perla Encinas.  Hoy os voy a hablar de una actriz que, como quien dice, acaba de llegar al género, de la mano de Televisa, y que en un cortísimo periodo de tiempo lleva a sus espaldas unas cuantas telenovelas: Maribe Lancioni.
¿Quién es Maribe Lancioni? Aparte de la mujer de la fotografía que acompaña este artículo, Maribe es una argentina que llevaba años dedicándose en su país a dirigir y producir obras de teatro, compaginando esa labor con una academia de ‘coaching’ de actores que ella dirigía y en la que impartía clases. No en vano, también había sido actriz, principalmente de teatro y cine.
¿Cómo llegó a México? Su marido se vio trasladado por la empresa para la que trabajaba al país azteca en el 2012. Maribe y su familia se fueron con él y, una vez en México, Maribe tuvo que ‘reinventarse’. Salvador Mejía le dio su primera gran oportunidad, detrás de cámaras, como directora de diálogos de “Qué bonito amor”. Tras terminar las grabaciones de esta, se sumergió en un nuevo trabajo detrás de cámaras, convirtiéndose en la ‘coach’ actoral de “Qué pobres tan ricos”. Al término de esta, decidió ponerse delante de las cámaras y, atención, en dos años lleva ya… ¡Seis telenovelas a sus espaldas! Sí. La hemos visto en “El color de la pasión” (como Lorena, la secretaria del protagonista), en “Por siempre mi amor”, en “La sombra del pasado”, en “Hasta el fin del mundo” y, más recientemente, ha simultaneado su trabajo en “La vecina” (como Ligia, la secretaria del protagonista) con su papel en “A que no me dejas” (Elisa, la madre de Mónica).
En el momento de publicar este artículo acaba de anunciar, vía Twitter, su incorporación a una nueva telenovela... "Pasión y poder", interpretando a Fanny.   
Además de actriz, Maribe también participa activamente en dos fundaciones de carácter benéfico y, según declaraba hace poco a una revista, está buscando producir la que sería su primera obra de teatro en México. 

lunes, 14 de diciembre de 2015

TELENOVELAS IN SPAIN: "Esperanza mía" llega a Nova

Llega el tercer estreno telenovelero de la temporada televisiva española. Y este sí, es una grandísima novedad… Hoy se estrena, a eso de las 18.00, en Nova, “Esperanza mía”, con Lali Espósito y Mariano Martínez a la cabeza.
¿Qué por qué es una grandísima novedad? Muy sencillo… Es la primera telenovela argentina que se emite los diez años de historia del canal. Ello, sin contar, claro está, lo raro que es ver una telenovela argentina en abierto, pese al ‘boom’ que las telenovelas de ese país tuvieron en España a principios de los 90, tal y como os conté hace tiempo. Y no deja de ser curioso que, pese a que no importamos telenovelas argentinas, sí que nos gusta ‘versionarlas’ (véase “Lalola”, en Antena 3; “Los exitosos Pells”, “Valientes” y “Ciega a citas” en Cuatro).
Sea como sea, la noticia es que hoy se estrena “Esperanza mía” en Nova, precedida de buenas críticas y bastante éxito en Latinoamérica. Tengo mis dudas sobre si aquí funcionará o no, pero confío en que sí lo haga, por varias razones…
-El tirón de las argentinas. “Violetta”, “Patito feo”, “Floricienta” o “Rebelde Way” tuvieron una notable repercusión cuando se emitieron en España. ¿Quién quita de que “Esperanza mía”, pese a no ser una telenovela juvenil en sentido estricto, llegue a tener tanto tirón como las anteriores?

-La historia. A mí es lo que más me llama la atención, y por una sencilla razón: el cura como protagonista. Ver cómo va a tener que renunciar al amor de Dios por el amor carnal (o eso espero) va a ser un puntazo. Lo mismo podría decirse de la trama de la protagonista, convertida en monja por las circunstancias.
-El tono comedia. Estas historias así, con un tono de comedia ligera, suelen ser fáciles de seguir y acaban enganchándote, sea por la trama principal o por alguna de las secundarias (que es lo que me pasa a mí ahora mismo con “La vecina”).

A grandes rasgos, solo le veo una pega, que no va a ser tal al ritmo en la que la va a emitir Nova: sus 195 capítulos de 50 minutos de duración cada uno. Si tuviera un poco de tiempo, me animaría a verla... Pero ando muy saturado y no saco ni de broma la hora y media diaria que exige seguir una telenovela en Nova (o en el Atresplayer, que sería mi caso).
Ya me iréis contando qué os parece los que la veáis... 

domingo, 13 de diciembre de 2015

TELENOVELAS ESPAÑOLAS: "Calle Nueva" (TVE, 1997-2000)

Visto el éxito de "El súper" en Telecinco, TVE decidió en 1997 que era hora de producir sus propias historias asemejadas a las telenovelas latinoamericanas que emitía, con acierto, desde principios de la década de los 90. Optó para ello por una telenovela coral, ambientada en un barrio humilde de una ciudad española indeterminada.
La historia comenzaba con la llegada a la Calle Nueva del barrio de Lucía (Patricia Adriani), una madre de familia que buscaba recomponer su vida tras la detención de su marido, Esteban (Juan Gea). En el elenco destacaban nombres como Andoni Ferreño (Luis), Cristina Higueras, Mónica Estarreado, Lola Forner, Claudia Molina…
*Remedios Cervantes y José Conde, en una escena de la historia.
Al igual que “El súper”, “Calle Nueva” también estaba producida por Zepellin TV (una productora de televisión que antes tenía algo de calidad, y que ahora se dedica únicamente a hacer cosas del estilo de “Gran hermano” o “Curso del 63”, por citar dos ejemplos). Como “El súper”, sus capítulos contaban con una duración de media hora y, también como “El súper”, la telenovela, que se emitía a primera hora de la tarde, lo petó en audiencia.
No es de extrañar que, al término de su primera telenovela, se ‘renovase’ a la protagonista, sustituyéndola por Remedios Cervantes, que interpretaba a Susana, una ejecutiva de Nueva York recién llegada al barrio. También entraron nuevos personajes, como el de José Conde, gran parte de los cuales permanecieron hasta finalizar la serie, el 30 de junio del año 2000, con 560 capítulos a sus espaldas. Un ligero desgaste en las audiencias (21,6% de share en la primera temporada; 23% en la segunda y ‘apenas’ un 20% en la tercera) provocó que TVE ordenase a Zepellin TV cerrar las tramas y dar un final digno a la telenovela.
Como dato curioso, la telenovela fue dirigida por Tito Rojas, un venezolano al que se le puso un cheque en blanco para conseguir que se viniese a España a dirigir “Calle Nueva” y que luego se quedó, participando en la dirección de “Arrayán”. En los últimos años ha dirigido telenovelas ‘made by Venevisión in Miami’, del estilo de “Eva Luna” o “Corazón apasionado”.
He estado buscando para acompañar al artículo la cabecera (entrada) de la telenovela, pero no la he encontrado en Youtube. Estaba muy bien hecha, si tenemos en cuenta la época en la que se produjo la telenovela y que no había tantos adelantos como ahora. De hecho, en Youtube solo hay un par de escenas de los 560 capítulos de esta telenovela que nos ‘enganchó’ a muchos al televisor (a mí, en su última temporada). 

jueves, 10 de diciembre de 2015

LUGARES DE TELENOVELA: San Gaspar

Procedo una vez más a colocar sobre el mapa real uno de esos 'lugares de telenovela' que tanto me gustan. Sí, uno de esos pueblos ficticios en los que se ambientan, frecuentemente, las historias que nos cuentan en el género.
Pueblos ficticios que, sin embargo, tienen por base pueblos o ciudades reales.
En esta ocasión voy a hablaros de San Gaspar, el pueblo ficticio en el que se desarrolla "La vecina", esa telenovela producida por Televisa este mismo año y que me encuentro viendo. Un pueblo caracterizado en la telenovela como un pueblo industrial, con la gasolina y los gasoductos como telón de fondo. Un pueblo de unos 2.000 habitantes en el que hace, además, un calor infernal.

*Vista de Celaya, con el templo de S. Agustín a la derecha.
San Gaspar  (que, por cierto, es un nombre muy bonito) se sustenta en la ciudad real de Celaya, perteneciente al estado mexicano de Guanajuato, una ciudad de más de 465.000 habitantes que vive esencialmente de la industria de las manufacturas, de la producción de maíz y alfalfa y, por supuesto, del turismo.
*Una de las salas del Museo de Momias.
Precisamente, en relación al turismo, Celaya destaca por su Panteón Municipal (un espectacular cementerio de finales del siglo XIX) y su Museo de Momias (en el que se pueden ver 22 cuerpos momificados y se explica dicho procedimiento). Respecto de su patrimonio arquitectónico, destaca su actual Casa de Cultura (un castillo del siglo XVII) o el templo de San Agustín (también del siglo XVII). 
*La Casa de Cultura.
En la actualidad la ciudad usa como icono otra curiosa joya de su patrimonio, que se ve a menudo en la telenovela: la Bola de Agua, un enorme depósito con forma de esfera construido en 1908 para proveer de agua a la ciudad.
*La Bola del Agua, emblema de la ciudad.
A diferencia del calurosísimo San Gaspar, Celaya cuenta con una temperatura anual media de 15 grados; ni fresquita ni calurosa. Acabo con una curiosidad, de tipo etimológico... Celaya deriva del término vasco 'zelaia', que significa 'llanura'. Con esta base parece claro que los primeros habitantes de Celaya fueron vascos... ¡Ahí va la hostia! 

miércoles, 9 de diciembre de 2015

SUELE PASAR: ¡Tú robaste el collar!

Son muchas las cosas que suelen pasar, a menudo, en las telenovelas. Gran parte de ellas no son más que giros derivados del guión, buscados a fin de cambiar el rumbo de las tramas. Otras veces, se trata de recursos estilísticos u ornamentales, que tratan de conseguir una escena visualmente más agradable.
De estas cosas que, como indica el título del ‘post’, “suelen pasar”, me ocupo en este apartado, con un poquito de humor.

El tema de esta ocasión es una moda que me comienza a preocupar…En las telenovelas se están robando collares a tutiplén. Llevamos ya unos cuantos años en los que es bastante normal que la mala de turno haga ‘desaparecer’ un valioso collar suyo o de la familia pudiente a la que pertenece para culpar a la protagonista y hacerla quedar como una vil ratera. Voy con varios ejemplos…

“Cuidado con el ángel” (Televisa, 2009)
La malota de Estefanía (Ana Patricia Rojo) hace desaparecer un collar al que Cecilia (Helena Rojo) tiene un gran cariño. Cuando las cosas se descubren, Patricio (Ricardo Blume) la riñe, amenazándola con denunciarla. Afortunadamente, Marichuy (Maite Perroni), no se deja atemorizar por nada y aprovechando que Estefanía no está en casa, se mete en su habitación y consigue confirmar sus sospechas: Estefanía era quien había hecho 'desaparecer' el collar. 

“Marina” (Telemundo y Argos, 2006)
La pobre de Marina (Sandra Echeverría) acaba de llegar a vivir a la mansión de su tío. Y acaba de llegar con mal pie, ganándose el desprecio de la malvada Adriana (Sandra Destenave) que sospecha que Marina está enamorada de su esposo, Ricardo (Mauricio Ochmann). ¿Una solución para echarla de la casa? Meterle un caro collar de su suegra, Alberta (Susana Dosamantes) entre sus pertenencias y hacer que una criada lo encuentre ‘casualmente’. 

“Yo no creo en los hombres” (Televisa, 2014)
El ‘leimotiv’ se repite: otra mala malísima intenta deshacerse de una muchacha pobre que acaba de llegar a su vida. En los roles, en esta ocasión, Sophie Alexander (Maleny) y Eleanne Puell (Clarita). Y es que, con el único fin de perjudicar a la pobre de Clara y alejarla de la familia Bustamante, Maleny se encargó de colocar en su mochila varios collares pertenecientes a la matriarca del clan, Alma (Luz María Jerez). Por suerte, el tiempo puso una vez más a cada cual en su sitio.

“El clon” (Telemundo y RTI, 2010)
Ya sabéis que el amor entre personas de diferentes ‘status’ sociales es algo que está no del todo bien visto en las telenovelas. De hecho, el 90% giran en torno a un amor imposible entre personas de diferente rango social. ¿Cómo se puede separar a dos personas que están enamorados y pertenecen, sin embargo a distintas clases sociales?
Que se lo pregunten a Marisa (Andrea López), que fue capaz de acusar de robo al novio de su hija, colocándole en su coche un valioso collar que había ‘desaparecido’ de su joyero unos días antes.

“La mujer del vendaval” (Televisa, 2013)
Un nuevo robo con el fin de tocar las narices a los protagonistas. En este caso, la caprichosa Nisa (Thelma Madrigal) le birla a su propia madre un valioso collar aprovechando, además, que Alejandro (José Ron) y Marcela (Ariadne Díaz) están de visita en su casa. Con ello consigue que los dos sean los principales sospechosos del robo, aunque no 'tardará' en confesarlo todo, incluso el motivo que le llevó a hacerlo: poner un negocio con su exnovio. 

BONUS
“Mi corazón es tuyo” (Televisa, 2014)
No es un robo cualquiera, sino un robo metatelenovelero. Os lo explico… Doña Yolanda  (Carmen Salinas) ve cómo en “Corazón indomable”, una telenovela producida por Televisa en 2013, la mala roba y esconde un collar para culpar a la protagonista y meterla a la cárcel. Ni corta ni perezosa, se le ocurre hacer lo mismo para con Ana (Silvia Navarro), la nana de los hijos de su yerno. En el plan, que le saldrá bastante mal, cuenta con la inestimable colaboración de su hija Isabela (Mayrín Villanueva). 

¿Qué otras telenovelas recordáis en las que hayáis visto estas cosas?

martes, 8 de diciembre de 2015

CAZANDO GAZAPOS. Aclaración clasificación global.

Me tenéis que disculpar… El pasado martes actualizaba con su resolución un ‘gazapo’ de “La vecina” (aquel de los móviles y la diferencia de horas entre los mensajes). En aquella entrada publicaba una clasificación global errónea, mal de pies a cabeza. Andaba con una fuerte fiebre y un dolor de cabeza no deseable a nadie, que mermaron mis capacidades numéricas.
Pese a que la clasificación estaba mal de pies a cabeza, solo UNA PERSONA se dio cuenta de ello y me escribió para decírmelo (nótese el regaño). De esta forma conseguí percatarme de ello.
La clasificación global correcta es la siguiente:

También la he publicado en el ‘post’ correspondiente. De nuevo, una disculpa. Espero que no vuelva a pasar…Y si volviera a pasar, decírmelo sin problemas. 


lunes, 7 de diciembre de 2015

HABLEMOS DE SERIES... Por un día

¡Que nadie se asuste por el título! No. No se trata de un nuevo filón, ni de una nueva temática en el blog. En España estamos en una fiesta constante (ayer fue festivo, mañana también y hoy lo es también en muchas comunidades autónomas) con lo que me daba cierta cosa publicar una entrada sobre telenovelas que va a ver poca gente. 
Pensando qué podía hacer, se me ocurrió hablaros, POR UN DÍA y DE MANERA EXCEPCIONAL de series españolas, ya que muchos, especialmente del otro lado del charco, me habéis preguntado por algunas series de las muchas que se producen y emiten en este país.
Vaya por delante que no soy consumidor habitual de series españolas. De hecho, hasta hace pocos meses solo seguía una de forma habitual. Ahora soy seguidor de tres, después de haber visto tres primeras temporadas de series estrenadas este año durante el verano. No os extrañéis porque no os cuadren las cuentas… Ahora os lo explico. Estas son las series españolas sobre las que puedo opinar, después de haberlas visto.

-“La que se avecina” (Mediaset España)
Comencé a verla en su tercera temporada, aunque luego, con repeticiones que emiten casi constantemente en un canal TDT, pude ver las dos que me había perdido. ¿De qué va? Líos y más líos, en tono de humor, en una comunidad de vecinos, heredera de la legendaria Desengaño, 21, de “Aquí no hay quien viva”.
Personajes muy caricaturizados y situaciones surrealistas, siempre buscando hacer reír al espectador, es lo que caracteriza a “La que se avecina”. Tal y como está ahora, yo me quedo con los personajes de José Luis Gil (Enrique), Jordi Sánchez (Antonio) y Fernando Tejero (Fermín). No os niego que antes me gustaban mucho Pablo Chiapella (Amador), Cristina Castaño (Judith) y Eva Isanta (Maite), pero cada vez los veo más repetitivos y descafeinados.

-“El Ministerio del Tiempo” (TVE)
La mejor serie española del 2015. No lo digo solo yo. Lo dicen también los críticos. A medio camino entre serie histórica y fantástica, “El Ministerio del Tiempo” es una delicia. Un producto magnídico en todos los sentidos (guiones, puesta en escena, actores y personajes...). ¿Os imagináis que hubiera un ministerio secreto en el que sus funcionarios viajasen en el tiempo, a través de una red de puertas, a fin de evitar que los malos cambien la historia y, por ende el futuro? A ello hay que sumar que los funcionarios son personas de distintas épocas y realizan su trabajo por patrullas. La patrulla protagonista la integran Julián (Rodolfo Sancho), un hombre del siglo XXI, Amelia (Aura Garrido), una mujer de finales del siglo XIX, y Alonso (Nacho Fresneda), un caballero del siglo XVI.
Los actores están soberbios y el trabajo de realización es impecable. Su primera temporada constó de 8 capítulos y se está rodando otra de 13.

-“Bajo sospecha” (Atresmedia)
Vi esta serie, policiaca y cargada de misterio, porque me atrajo desde que la vi anunciar. Es otra delicia. ¿De qué va? Un equipo de policías encubiertos recibe el encargo de investigar la desaparición de una niña en su primera comunión. Puede sonar al argumento de “Desaparecida” (TVE) o a las múltiples versiones de “¿Dónde está Elisa?” (TVN), pero es bastante diferente…
Tiene una fotografía impecable, propia de una película americana y un elenco soberbio en el que únicamente no me cuadra Blanca Romero (lo siento, la he visto sosísima). Sus únicos fallos, el haber ido a por un final quizás esperable por los acontecimientos y el habernos dejado con la miel en los labios, haciéndonos pensar en un final que hubiera sido la bomba.
La primera temporada contó con 8 episodios. Se rueda la segunda, de 13, centrada en un asesinato en un hospital.

-“Anclados” (Mediaset España)
Del equipo de guionistas de “Aída” llegó “Anclados”, a fin de narrar, en tono comedia, el día a día de la tripulación y viajeros de un crucero un tanto cutre.
La primera temporada, de 8 capítulos, tuvo capítulos mejores y peores, pero, en sí, la serie no estaba mal. Me partí con Miren Ibarguren (Marga) y Joaquín Reyes (Mariano), pero sobraban personajes, como el de Fernando Gil (Campillo).
No hubo renovación por parte de la cadena (realmente sí la hubo, pero se echaron para atrás) por lo que no seguirá en antena.

Estas son las series españolas que vi este 2015. Me gustaría ver, cuando tenga tiempo, “Mar de plástico” (Atresmedia). Comentaros también que esta temporada traté de ver "Olmos y Robles" (TVE). Digo que traté, porque solo aguanté cuatro capítulos. Me pareció infumable, pese a que el planteamiento policiaco y detectivesco no estaba del todo mal, pero intentar hacer un batiburrí de géneros no me gustó. 

domingo, 6 de diciembre de 2015

PEQUEÑAS COSAS QUE ME MOLAN: Los números romanos en las entradas de Televisa

Sí. Sé que es una minuciosidad y que puede parecer una tontería… Pero no puedo evitar escribir sobre ello. Es una de esas ‘pequeñas cosas que me molan’ del género, o, mejor dicho, de las telenovelas que produce Televisa.
Según Wikipedia, Televisa ha producido, en sus casi sesenta años de historia, más de 760 telenovelas. Todas ellas tienen solo dos cosas en común: el haber sido producidas por Televisa y el contar con el año en que se produjeron impreso en sus créditos de entrada o en los de salida, y escrito en números romanos.
No se sabe exactamente por qué los directivos de Televisa decidieron que el año de producción de sus historias se mostrase en las mismas en números romanos. Lo curioso es que esa tradición, que dio inicio con “Senda prohibida” en 1958, se ha mantenido hasta nuestros días como un símbolo distintivo de las producciones del gigante mexicano. Pese a que han sido muchas las productoras que han copiado distintas cuestiones de Televisa y sus productos (y viceversa), ninguna (si me equivoco, corregidme) se ha atrevido a incorporar a sus historias el año de producción escrito en números romanos. En sus orígenes no aparecían al principio, en la entrada, sino al final, en la salida. Hoy me parece que salen en ambas (entrada y salida). Digo que me parece, porque reconozco que aunque sí veo las entradas, no suelo ver las salidas.
No sé cómo estará el tema en los distintos sistemas de enseñanza del mundo, pero aquí en España hay un poco de todo. A mí me enseñaron a escribir en números romanos con tan solo seis años. Nos insistieron tanto que aún hoy sigo haciendo uso de ellos para distintas cuestiones. Sin embargo, me parece que es algo que cada vez se ve y se usa menos. Una lástima, siendo una parte tan importante de la herencia latina como lo pueden ser las construcciones civiles que nos dejaron los romanos o la herencia léxica que nos dejó el latín.
Volviendo al tema del artículo, sé que el género evoluciona poco y que las telenovelas que Televisa ofrece vienen a ser más o menos lo mismo que lleva ofreciendo desde hace décadas. La no evolución del género me hace pensar que nunca se van a llegar a reemplazar los números romanos de las entradas de las telenovelas por números ‘ordinarios’. 

jueves, 3 de diciembre de 2015

UNA DE... Erratas y fallos garrafales en las entradas de las telenovelas (III)

No hay telenovelas sin entrada. Todas tienen ese minuto y medio, a veces más, a veces menos, en el que desfilan todos los nombres de los actores y parte de los que están detrás de cámaras.
Como en todo, hay entradas buenas, malas y regulares. Y hay entradas que contienen grandes erratas a la hora de presentar a los actores o a su equipo técnico. Errores de grafismo, pero errores humanos al fin y al cabo.
Tras repasar en una primera ocasión y sacar una segunda entrada al respecto, voy hoy con la tercera parte de mi coleccionable de erratas y fallos garrafales en las entradas de las telenovelas.

-Ana Layevska
Que Ana Layevska es una de las actrices más populares del género, no lo niega nadie. Que tiene un apellido algo complicado, tampoco. Y es por ello comprensible que, en su segunda o tercera telenovela, “Amor gitano” (Televisa, 1999), el grafista la bautizara como Ana Laevska.
Sin embargo, doce años después, cuando ya era un rostro consagrado en el género, su apellido volvió a ser destrozado por un grafista, el de “Mi corazón insiste” (Telemundo, 2013), que inoportunamente la bautizó como Ana Lavyeska.

-Didier van der Hove
Este actor, imprescindible en cualquiera de aquellas telenovelas producidas por Telemundo en colaboración con RTI Colombia, tiene orígenes belgas y un apellido que, a simple vista, no es tan difícil de escribir como el de Ana. Sin embargo, no se libró de un par de errores con él.
El primero fue en la telenovela “Niños ricos, pobres padres” (Telemundo y RTI, 2009), en el que lo convirtieron en Didier Vander Hove, el primo lejano de Roberto Vander.
Un año más tarde, el grafista de “Los herederos del Monte” (Telemundo y RTI, 2010) lo convirtió en Didier van den Hove.

-Florencia de Saracho
Se estrenó en las telenovelas hace ya doce años de la mano de “Las vías del amor” (Televisa, 2003), donde un grafista se encargó de rebautizarla. “¿Cómo?”, os estaréis preguntando, si no tiene ni un nombre ni un apellido complicado.
Pues haciendo de un apellido formado por preposición y sustantivo, un apellido único, y convirtiéndola en Florencia Desaracho.

-Lenny de la Rosa
Dicen que vale más que sobre que no que falte. Pues esa premisa no la aplicó el grafista de “Libre para amarte” (Televisa, 2013), quien, en su segunda entrada, dejó a Lenny de la Rosa sin su apellido, convirtiéndolo en Lenny, a secas. No era la primera telenovela del actor y cantante, que ya había participado un par de años antes en “Triunfo del amor”.    

-Luz Stella Luengas
Hay veces que los grafistas tratan de ser tan políticamente correctos que se pasan. Es el caso del grafista de “La traición” (Telemundo y RTI, 2009). En la entrada de dicha telenovela, un grafista, tratando de hacer lo mejor posible su trabajo, convirtió a la carismática actriz colombiana Luz Stella Luengas en Luz Estella Luengas.

-Liannet Borrego
El grafista de “Mi corazón insiste” (Telemundo, 2009), también trató de ser políticamente correcto con la actriz venezolana Liannet Borrego. Le debieron decir su nombre y le sonó tan francés que la convirtió en Liannette Borrego.  

-María Fernanda Yepes
Cambiar una letra puede hacer variar sustancialmente el apellido de una persona. Que se lo digan a la colombiana María Fernanda Yepes, a la que el grafista de “Sin senos no hay paraíso” (Telemundo y RTI, 2009), rebautizó como María Fernanda Yépez. Sí, con tilde en la ‘e’ y una ‘z’ final que, en realidad, es una ‘s’.

-Cristián de la Fuente
Sin dejar de hablar de tildes, voy con el destrozo fonético que le hicieron al galán chileno en la telenovela “Como ama una mujer” (producida por Jennifer López en 2003). En ella, su grafista convirtió a Cristián en Cristían de la Fuente. Sí, pasó de hacer una aguda a una llana, muy forzada, dicho sea de paso.

-Luis Zelkowicz
Sí. Sé que ya os comenté que al escritor Luis Zelkowicz le habían destrozado el apellido convirtiéndolo en Luis Zelkowiks en “Secretos del alma” (Azteca Trece, 2009). Dos años después, le volvió a pasar, en “Una maid en Manhattan” (Telemundo, 2011), en cuya entrada se convirtió en Luis Selkowicz. Todo bien escrito… Salvo la primera letra.

Más, para otra ocasión.