domingo, 21 de diciembre de 2014

TELENOVELAS PARA OLVIDAR: "Mar de amor" (Televisa, 2010)

La telenovela que protagoniza en esta ocasión este apartado fue una telenovela de un éxito insospechado e impredecible (al menos en España, tanto en primer pase como en repetición). Fue una telenovela que enlazaba desgracia con desgracia a un ritmo veloz, en la que la protagonista sufría todo tipo de tragedias y donde muy pocas cosas tenían sentido. Era una telenovela sin lógica alguna, con un único encanto: los escenarios naturales donde se rodó. Hablo de “Mar de amor” (Televisa, 2009-2010).
No la vi más que a trozos (escenas sueltas) pero sí que leí, por la revista “Telenovela”, todos y cada uno de los resúmenes de la historia. Recuerdo que cuando compraba la revista era lo primero que leía, para ver qué tragedia le tocaba aquella semana a Estrella Marina. No exagero cuando digo que pasó por casi todas las tragedias y desgracias imaginables: su madre estaba loca perdida; su padre la había abandonado cuando era pequeña; el malo malísimo (que encima es su tío) la odia; sufre un accidente de avioneta; la pica una serpiente; se cae por unas escaleras y queda paralítica… ¿Es o no es para tenerle pena? Eso sí, como ocurre en todas las telenovelas de la señora Lartilleux, la chica empieza siendo una pobre analfabeta pero acaba convertida en una rica empresaria.
Al galán, interpretado sin la más mínima gana por Cimarro, le pasan también no sé cuantas tragedias. Encima le toca aguantar a una mujer pesadísima (en todos los sentidos), llamada Coral e interpretada, por decir algo, por Ninel Conde.
Para acabar de describir brevemente la historia, comentar que hay un malo malísimo llamado León Parra que se encarga de tocar las narices al resto de personajes y de armar no sé cuántos planes.
Quien la haya visto, aunque fuese a trozos, coincidirá conmigo en que “Mar de amor” fue una telenovela cargadísima de esos estereotipos y tramas usados a mansalva en las telenovelas del siglo pasado y que hoy no quedan todo lo bien que debieran.
¡Ah! Se me olvida comentar una última cosa que puede que explique todo lo que les vengo contando… Esta joya del horror es obra del grandísimo Alberto Gómez, del que ya les he hablado en otras ocasiones.
Lo único destacable, junto a las locaciones, quizás fue descubrir a Zuria Vega, que hizo lo mejor que pudo con su personaje. Ella misma declaró en una entrevista, tiempo después, que “Mar de amor” era una telenovela que no había por dónde cogerla. Junto a ella, destacar tanto a Florencia de Saracho (estaba guapísima y tenía un personaje más o menos normal) como a María Sorté (siempre estupenda, aun estando en telenovelas con tan poca calidad como esta) y al Mojarras que nos ofreció Ignacio López Tarso. 

3 comentarios:

QUIKE dijo...

Todas las telenovelas que hace esta mujer, para mi son infumables... yo en la vida jamas veré ni veo una telenovela producida por Nathalie deberían de jubilarla o relegarla, ademas en estas ultimas novelas como La Gata y Corazón Indomable por acelerar el final hay cosas que se quedan sin solucionar.

definitivamente esta mujer es un desastre como productora de telenovelas

Yolanda SH dijo...

!Hooola Gafemo¡D toda la novela Zuria Vega es d lo poco salvable.Los paisajes estupendos.Yo q si la vi(mas bien me la trage)estoy deacuerdo q Mario Cimarro no pone ni la minima ganita d hacerlo si quiera pasable.Hay la q tira d los dos es Zuria.Ya le vale a él.TODO trilladisimo Ok.Luego la vi a ella en "Un refugio para el amor"y no hay color...
Soy fan d Florencia de Saracho(aqui no la vi tan guapa)y d María(¿Mariana?) Sorté dsd q la vi en "mujer d madera". Son estupendas actrices.Ahora las sigo como madre e hija en "amor bravio".Mencion especial para Marcelo Córdoba haciendo d malo desquiciado(era la 2ª vez q lo veia despues de "Sortilegio"), dando por saco mas alla d la tumba y al Mojarras Ignacio López Tarso q luego en"la q no podia amar" hace un papel muuuy parecido.Ambos geniales.Me encantaron...

Raquel López dijo...

Hola Gafemo! Me alegra no ser la única que piensa que esta novela es un poco rarita ya empezando por los protas: A Mario Cimarro no lo trago desde Pasión de Gavilanes y he intentado ver novelas en las que sale él pero no puedo, es superior a mí la actitud de este hombre. Y Zuria Vega tampoco es que me guste.. Y la combinación de ellos dos en una historia absurda como la que me parece que tiene "Mar de amor" es un horror. En fin, que por lo único que quería haberla visto es por la gran Érika Buenfil, pero por lo demás no me llama la atención. Saludos!