domingo, 14 de diciembre de 2014

CRÍTICA: "El Señor de los Cielos" (T2) (Telemundo, Argos y Caracol, 2014)

Tras haber visto su primera temporada en mayo y junio de este año, y tras el buen sabor de boca que me dejó, tuve claro que tenía que ver “El Señor de los Cielos 2: El regreso de la muerte”, o lo que es lo mismo, la segunda temporada de “El Señor de los Cielos”. A ello me puse hace unos meses…

SINOPSIS:
*Logotipo de la segunda temporada.
Cuando todos creían que Aurelio Casillas (Rafael Amaya) había muerto intentando cambiar su rostro para lograr el anonimato y El Señor de los Cielos era ya un mito de corridas y leyendas, descubrimos que todo fue un plan muy bien armado para volver desde las sombras a eliminar a sus enemigos, y sin obstáculos, extender su red narco por el mundo entero.
Aurelio deberá actuar en las tinieblas, sin dejarse ver de quienes puedan reconocerlo, y va a tener que hacerlo con prisa, porque ha perdido la totalidad de su fortuna a manos de su antiguo gran aliado, El Turco (Arturo Barba), quien no solo se llevó su dinero, sino también el amor y devoción que su esposa Ximena (Ximena Herrera) y sus hijas antes le tenían. Haciendo uso de su mejor arma, que es su encanto viril, Aurelio Casillas seducirá mujeres que lo pondrán de nuevo en la senda de las alturas del poder.

DATOS y TRAILER:
84 capítulos de 45 minutos. México/Colombia/EEUU (Telemundo, Argos y Caracol). Productora: Marcela Mejía.

PERSONAJES y ACTUACIONES:
“El Señor de los Cielos” es, esencialmente, Rafael Amaya. Después de dos temporadas no me imagino a otro actor en este personaje. Rafael lo lleva de una manera muy natural, muy espontánea. Se le nota que se divierte y que le gusta lo que hace, algo que cada vez se ve menos en los actores. Aurelio empatiza con el público y logra caer bien pese a ser un criminal, entre otras cosas.
*Aurelio Casillas y sus 'mujeres'.
Aunque en los créditos ello no aparezca así, para mí la protagonista de esta temporada ha sido, sin duda, Fernanda Castillo. Su Mónica de la primera temporada me había dejado un muy buen sabor de boca, y la Mónica de la segunda temporada no se ha quedado atrás. Me alegró mucho verla de vuelta, pues pensé, tras ver lo que le pasaba en la primera temporada, que desaparecería. Me encanta la locura de Mónica, su lenguaje y su forma tan extraña de amar a Aurelio. La química entre Fernanda y Rafael es tremenda.
La mujer que quizás podría verse como la antagonista (si tenemos en cuenta que aquí los malos son los protagonistas), es Leonor Ballesteros, soberbiamente interpretada por Carmen Villalobos. Disfruté mucho a Leonor en la primera temporada, pero en la segunda me ha gustado más aún. Repito algo que ya dije: me alegra mucho ver que, por fin, a Carmen le dan papeles de peso y de mujer adulta, quitándola de interpretar a adolescentes y jovencitas. Me ha gustado mucho que en esta temporada le hayan buscado un marido, Ignacio, del que hablaré más abajo.
Sigo con Ximena Herrera. Me había gustado mucho en la primera temporada, interpretando a Ximena. En la segunda ha tenido menos peso pero ha estado bien, en especial en ciertas escenas de una dureza emocional tremenda.
*Raúl Méndez, 'Chacorta', en una escena.
Poco debo decir de Raúl Méndez. Con Chacorta me pasa lo mismo que con Aurelio, aunque Chacorta me divierte un poco más. Raúl es un actor como la copa de un pino, que lleva este personaje de una forma extraordinaria. Ojalá reconsidere su postura en las negociaciones con Telemundo y vuelva para la tercera temporada. Si se va, se va un pilar esencial de la telenovela.
Sigo con Mauricio Ochmann, ‘El Chema’, que se incorporó a finales de la primera temporada y ha estado durante toda la segunda. Mauricio está genial, como siempre, aunque al principio me resultaba raro verlo de malo después de haberlo visto de bueno siempre. Creo que deberían potenciar ese lado ‘irónico’ o ‘bromista’ que tiene el personaje, porque podría dar todavía mucho más juego.
*Lisa Owen y Ximena Herrera, en una escena.
Más halagos para Lisa Owen (soy fan de Doña Alba. ¡Qué bien me cae esta mujer!) y Sara Corrales, que nos ha regalado una Matilde más maternal, distinta de la Matilde de la primera temporada, eso sí, con un final que a mí personalmente no me ha gustado.
Entre las novedades del elenco debo destacar varios nombres… En primer lugar, Erika de la Rosa, que ha hecho un personajazo, sí, con aumentativo y todo. Ella es Elsa Marín, una política corrupta y ambiciosa, capaz de todo para pisotear a sus enemigos, y, además, bisexual. Para mí es de lo mejor de esta segunda temporada. Me dio mucha pena su final, aunque era, en parte, esperado.
*Leonor encontró nuevamente el amor en esta temporada.
En segundo lugar, mención honorífica para Alejandro de la Madrid, que interpreta a Ignacio, el marido de Leonor Ballesteros. Al principio critiqué que se le buscara a Leonor una nueva pareja, tras la muerte de Marco Mejía. Sin embargo cambié de opinión nada más ver las primeras escenas entre Ignacio y Leonor. La química entre Alejandro y Carmen ha sido estupenda y él nos ha regalado un personaje estupendo, tierno, con la justicia por bandera (aunque erra en el modo de administrarla), y que espero que siga en la tercera temporada.
Debo mencionar también a Tomás Goros, que se mete en la piel, nuevamente, de un oficial corrupto, muy parecido al Lagarto de “La Patrona”, pero si cabe, mucho más rudo y vulgar. También espero verlo en la tercera tanda.
Manuela González ha estado muy bien como Lay Cadena, aportando un toque de frescura a la telenovela con este personaje tan peculiar, al igual que Carlos Gascón (Iñaki, su marido, un español al que han mantenido el acento español).
Resalto también la gran actuación de Ausencio Cruz, como Pepe Johnson, un hombre adicto a las drogas que da mucho juego en la historia, y de Sandra Díaz, que ha sido todo un descubrimiento interpretando a la bella Irma.
Sobre Marlene Favela, una de las más aclamadas incorporaciones de esta segunda temporada, debo decir que ni fu ni fa. En su línea. Sigo insistiendo en que Marlene daría mucho más juego en papeles de villana que en papeles de mujer buena y puritana.
*Alí Benjumea, 'el Turco', muere en los primeros capítulos.
Me reservo a los jóvenes para el final… Carmen Aub ha estado bien, sin más, aunque en los últimos capítulos se ha visto mucho mejor, interpretando ya a la Rutila mujer y no a la Rutila adolescente. Me ha gustado mucho Miguel Melo, como Víctor Casillas Jr, y Sahit Sosa, como Ernesto Gamboa. A ambos les auguro un buen futuro en esto de la interpretación.
Quizás algo que no me ha gustado, y con esto acabo este apartado, es el gran número de muertes de personajes ‘clave’ de la primera temporada que se producen en los primeros capítulos: Alí Benjumea, Irina, Ponte… Tampoco me ha agradado que se hayan cargado a unos cuantos personajes fundamentales a lo largo de la temporada (no voy a hablar de más, que no quiero cometer ‘spoiler’).   

TRAMAS:
*Aurelio y Mónica en una escena de la telenovela.
Al igual que la primera temporada, “El Señor de los Cielos (II)” sigue narrando las distintas aventuras y desventuras de Aurelio Casillas. La diferencia con la primera temporada es que, mientras que en aquella se partía de personajes y hechos reales, aquí se parte simplemente de una leyenda, pues a día de hoy nadie sabe a ciencia cierta qué pasó con Amadeo Carrillo, el narco sobre el que se construye Aurelio Casillas En esta temporada las tramas son algo más lentas que en la primera y se pone un mayor énfasis en lo relacionado con el corazón de Aurelio.  
Así, para empezar, se retoma la tóxica relación que Aurelio y Mónica tenían y que se convierte en el eje central de la temporada, con dos embarazos y todo. Eso sí, me ha parecido muy poco creíble la forma en la que ‘resucitan’ a Mónica Robles, con eso del ‘atulero’.
Al lado de esta surge otra historia de amor entre Aurelio y Victoria (Marlene Favela), la gobernadora de Guadalajara. Una historia aún más tóxica, si cabe, que la anterior, ya que, para colmo, Aurelio oculta su verdadera identidad bajo el personaje de Danilo Ferro (un hombre de bien al que secuestra para poder usurpar tanto su identidad como sus bienes).
La otra gran historia de amor es la de Leonor e Ignacio. Simplemente preciosa y con un final abierto, que espero, se cierre para bien en la próxima temporada.
*Aurelio Casillas y su enemigo, el 'Chema' Venegas.
Sin embargo, y para  no perder su seña de identidad, “El Señor de los Cielos (II)” tiene grandes dosis de tiroteos, explosiones y toda esa violencia entre cárteles que la caracteriza y que refleja, tristemente, la realidad de México en aquel entonces y aún hoy en día. El enemigo en esta ocasión es el Chema Venegas, un villano al que se le pudo haber sacado más jugo en lo que a tramas se refiere, aunque promete ir a más, viendo el final de esta segunda temporada.
De entre las tramas ‘novedosas’, me han gustado mucho, por otra parte, las tramas que suceden o se articulan a partir del burdel que Lay y Matilde gestionan. Lo mismo debo decir de las tramas que giran en torno a  Chacorta, Irma y Pepe Jhonson y el rodaje de la película sobre Aurelio Casillas. Metatelenovela pura y dura, sí señor.
Me gustaría también mencionar las tramas de Elsa Marín y sus ‘asesores’ de gobierno (quien la haya visto, entenderá esto último).  
*Erika de la Rosa es Elsa Marín.
Argumental y temporalmente esta temporada tiene algunos fallos… Para empezar, en el primer capítulo un rótulo señala lo siguiente: “México, 1997”. Varios capítulos después otro rótulo señala esto otro: “Cinco años después”. La siguiente escena es la del atentado contra las Torres Gemelas en EEUU. Sí, los personajes están en el 11 de septiembre del… ¡2001! ¿Cómo es posible que, empezando en 1997 y pasando cinco años, estén en 2001? Además, un par de capítulos después, los personajes españoles (Helga e Iñaki) hablan de grandes cantidades en euros, que no se empezaron a manejar en España hasta 2002.
Otra cosa que no queda clara es la paternidad de Carlitos. Pese a que en algún momento Ximena insiste en hacerle una prueba de paternidad, nunca llegamos a saber si es hijo de Chacorta o de Heriberto. 
No se explica tampoco qué pasó con El Cabo, después de que Aurelio matase a su hijo. En un primer momento se explica que ha desaparecido, pero en los últimos capítulos alguien hace referencia a que está muerto. Sea como sea, una gran lástima, porque era un personajazo y Robinson Díaz estaba genial. Además, sin él, El Tijeras (Tommy Torres) se ha quedado como un personaje de relleno.
Tampoco se nos explica qué ha ocurrido con el presidente Benítez. Aparece en algún capítulo al principio, y poco más. Aunque luego se habla del presidente, no vuelve a salir, ni a tener tramas propias ni nada.
Por último, comentar que he echado en falta tramas del tipo de la conspiración contra el cardenal Pastrana, o los problemas de Giménez Arroyo con el resto de generales y el presidente. Con un poco más de trama política hubiera estado mejor.

MÁS COSAS:
Nada que objetar a la musicalización ni a los ‘soundtracks’.
La calidad en escena es igual de buena que en la primera temporada, aunque en esta se apuesta por nuevas técnicas de grabación en lo que a tiroteos y ‘jaleos’ se refiere que quedan muy bien en pantalla. Los efectos especiales, como siempre, geniales.
Han incluso mejorado hasta el tema de los aviones y el ‘rodaje’ en vuelo delante de ‘chromas’.
*Rafael Amaya en una escena.
Los decorados están muy bien logrados y las locaciones son espectaculares, en particular algunas haciendas y mansiones del DF que se usan en la telenovela.
Hay una cosa que sigo sin entender y que ya comenté en la crítica de la primera temporada… Se supone que “El Señor de los Cielos” se emitía en EEUU a eso de las diez de la noche… Entonces, ¿para qué censurar los tacos, las palabras mal sonantes que dicen los personajes? Se supone que en ese horario habrá pocos niños viendo la tele (aquí en España ya no es horario de protección infantil). Aunque parezca una bobada, el ‘censurar’ o silenciar esas palabras poco agradables hacen que se echen a perder las escenas. Se pierde realismo.

En resumen, esta segunda entrega de “El Señor de los Cielos” ha mantenido, más o menos, la agilidad de la primera tanda, con la que yo disfruté más. Sin embargo ello no quita que “El Señor de los Cielos. El regreso de la muerte” sea aburrida ni mucho menos. Si se ha visto la primera, debe verse la segunda. Queda ver la tercera, aunque tampoco es que haya mucho que contar en torno a Aurelio Casillas. A ver con qué nos sorprenden…


-PUNTUACIÓN FINAL: 8,2-

4 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi me gusto mucho la 2temporada del señor de los cielos, hubo capítulos que fueron muy buenos, pero si siento que mataron a mucha gente esencial para la novela, por un momento si quería agarrar a Aurelio a zapes porque pasaron muchas cosas por sus malas decisiones, yo se que la lucha contra el narcotráfico es buena pero la obsesión de leonor con los casillas me llego a caer un poco mal en la historia, ya quiero empezar a ver la 3temporada porque se vienen cosas muy buenas

Anónimo dijo...

Hola en enero empieza a grabarse la 3 y 4 temporada junta dicho por el actor alex de la madrid estaran 8 meses grabando,y de acuerdo con todo lo que usted comenta para miel peor personaje interpretado es marlene favela no disfruto su personaje muy sobreactuada y Elsa marin excelente aporte a los villanos lastima que la mataron y de todas las historia de amor disfrute mucho a ignacio y leonor sera porque es amor real y no el tipo de amor de aurelioa que no quiere a nadie amor toxico de aurelio y monica me encanto que fernanda del castillo regreso de la muerte y una pena la muerte de matilde esperemos que Telemundo tenga el acierto de los nuevos personajes que escojan a actores con talento y no le den mucho peso a rutila no me gusta carmen abud no esta preparada para estos tipos de personajes carmen villalobo muchos la odiaran pero su leonor ballestero excelente ojala y le den buen final a su personaje junto aignacio!!

Anónimo dijo...

Me parece una muy mala crítica. La segunda temporada fue cansada, le falta ese dinamismo que se maneja en la primera, en esta hay semanas enteras en que no pasa nada. Se habla de actuaciones mediocres y no se resaltan las de Ximena Herrera, Sara Corrales y para mi gusto lo peor, ni siquiera mencionas a un Heriberto excelentemente interpretado por Ruy Senderos, que su muerte nos dolió a la gran mayoría de seguidores de la saga. Se menciona al talento joven que para mi gusto han sido tibios y con pocas tablas y no se menciona a un Ruy Senderos con su Heriberto, cuyo personaje se volvió fundamental en esta segunda temporada aún después de su muerte. Yo en lo personal no veré la tercera sin Ximena, la tía Mati y nuestro queridísimo Beitco.

Anónimo dijo...

yo por lo general prefiero que le hubieran dado de protagonista de la serie a Mauricio Ochmann ese si que es una actoraso. y ese si que sabe actuar mas que Rafael Amaya.

��