miércoles, 29 de octubre de 2014

CURIOSIDADES DE TELENOVELA: Maritza Rodríguez, la villana del secador

Que una misma actriz interprete varias villanas a lo largo de su carrera, no es nada extraño. Que esa misma actriz, interpretando a distintos personajes, cometa villanías muy parecidas, tan poco. Ahora, que hay casos curiosos que deben ser analizados, como el que os traigo hoy… Una misma actriz, dos villanas diferentes (o quizás muy parecidas, no lo tengo claro) y dos muertes casi idénticas y muy pero que muy curiosas. Voy por partes…
¿Quién es la actriz? Maritza Rodríguez, que a mí personalmente siempre me ha caído bien y me gustó mucho en sus últimos personajes en “El rostro de la venganza” y “Marido en alquiler”.
¿Cuáles son las telenovelas? Una, “Ángel rebelde”, en la que Maritza interpretaba a la desquiciada Cristal. La otra, “Marido en alquiler”, en la que Maritza interpretaba a la perturbada Teresa Cristina. Dos villanas que dieron mucho juego en sus respectivas telenovelas.
¿Dónde está la curiosidad? Que en ambas, a través de sus personajes, Maritza acaba asesinando a un hombre de una manera muy peculiar: electrocutándolo con un secador mientras este se baña. Voy con las escenas…

-“Ángel rebelde”. Juan Cuchillo (Patricio Borguetti) lleva tiempo chantajeando a Cristal, pidiéndole dinero, pues sabe cierto secreto que a ella la comprometería. Ambos se citan en un hotel. Él espera cobrar, pero ella lo ‘engatusa’, proponiéndole “disfrutar de nuestros cuerpos”. Él se muestra reacio en un principio, pero la carne es débil y acaba sucumbiendo a los encantos de Cristal. Ella le pide entonces que prepare la bañera para bañarse juntos y hacer alguna otra cosa para luego pagarle (el dinero, obviamente). Él accede y se va al baño.

Poco después, con él desnudo en una bañera llena de agua, ella llega con un secador. “¿Para qué lo traes?”, le pregunta Juan. “Para secarme el cabello, aunque también puede servir para otra cosa…” responde Cristal. Ni las súplicas del pobre Juan la echan para atrás y acaba tirando el secador en la bañera, electrocutando al muchacho en una escena en la que sobran los ‘rayos’ que se ven en pantalla.

-“Marido en alquiler”. Fernando (Gabriel Valenzuela) lleva tiempo chantajeando a Teresa Cristina… Aunque no con dinero, sino con sexo. Sexo que ella no le quiere dar, hasta el último capítulo, en el que, cuando todo está perdido, se citan en un hotel. Empiezan el proceso, pero ella se echa para atrás, mandándolo que vaya a bañarse pues es incapaz de hacer el amor con un hombre que huele mal. Ella lo visita en el baño… “Al paraíso irás después de que yo me arregle un poco mi cabello…”. Coge el secador y… ¡Al agua! Fernando muere electrocutado.

Comentar también que unos capítulos antes, la empleada de la casa de Teresa Cristina menciona que teme que esta “electrocute” a Ro, su fiel criado, porque se lo había visto a la villana de una telenovela.
En todo caso, aquí el tema del secador tiene su explicación… En “Fina estampa” también la villana acababa con su cómplice de esa manera.

lunes, 27 de octubre de 2014

ACTORES OMNIPRESENTES: Ricardo Vera

Que en el mundillo de las telenovelas hay actores ‘omnipresentes’ no es un secreto para nadie. Que muy poca gente sabe sus nombres, tampoco. Y es que es verdad, los recordamos como aquel que hizo de policía en tal telenovela o aquel que hacía de médico en tal otra. Son actores que realizan pequeños papeles episódicos en muchas telenovelas, lo cual les dota de un ‘curriculum vitae’ cargado de títulos.
Me sirvo de este apartado del blog para poner nombre a todos esos actores a los que todos hemos visto en alguna telenovela por lo que antes comentaba.
Sigo con Televisa. Allí abundan estos actores que yo llamo ‘omnipresentes’. Si en la última entrega os hablaba de Benjamín Islas, hoy hago lo propio con otro actor: Ricardo Vera, un actor que ha desarrollado toda su carrera en la televisión. Seguramente muchos lectores, viendo su foto, ya lo han reconocido. Para los que no, les comentaré que Ricardo Vera ha participado, en los últimos cinco años, en nada más y nada menos que catorce telenovelas de la empresa.
Ha estado en prácticamente todas las producidas en los años 2013 y 2014: “Quiero amarte” (como el director de una prisión), “Por siempre mi amor” (donde era médico), “Mentir para vivir”, “Lo que la vida me robó”, “Corazón indomable”, “Porque el amor manda”, “Amores verdaderos” o “La tempestad”.
Yendo al 2012 nos lo encontramos en “Amor bravío” y “Un refugio para el amor”.
Intenso ritmo de trabajo, ¿verdad? Que conste también que no solo ha hecho telenovelas, sino también series, tanto de trama continua (como “El equipo”) como de trama unitaria (por ejemplo, “Como dice el dicho”).
En toda su carrera en la empresa ha aparecido en cuarenta y dos telenovelas.
Un actor versátil, sin duda alguna, capaz de ser un policía, un médico, un campesino… Y todo ello hilando unos personajes con otros, que tiene mérito.  

domingo, 26 de octubre de 2014

MIS DESVARÍOS: El peligroso mundo de los foros

No soy muy de andar por los distintos foros que hay en relación a las telenovelas. No soy muy ni de andar comentando ni de andar cotilleando, aunque a veces, irremediablemente, Google te acaba llevando a algunos.
En la búsqueda de un dato sobre una telenovela, dato que necesitaba para un ‘post’ que publiqué hace unos días, caí, llevado por Google, en un conocido foro que se gestiona desde el otro lado del charco y en el que participan, y eso lo veo bien, gente de todos los países donde se emiten telenovelas.
Tras tener el dato, me dio por pinchar en el ‘link’ que conduce a la página principal del foro, con todos los temas abiertos. Aquello no era un foro; era una jungla.
Desde un tema en el que se comentaba algo así como “¿Quién es más gay: tal actor o tal otro?” hasta otro en el que se comparaban dos actrices y donde unos defendían a una, insultando a la otra, y los otros hacían justamente lo mismo pero al revés.
Encontré, milagrosamente, un tema medianamente normal, sobre una noticia relacionada con los villanos de una nueva telenovela. Más de lo mismo. Que si aquella es esto, que si aquel es lo otro.
Igual es que soy de otro planeta, pero, ¡¿quién demonios se cree la gente para calificar de ‘puta’ o de ‘zorra’ a una actriz o de ‘maricón’ o de ‘gay’ a otro?! Si de verdad lo fuesen, ¡allá ellos! No entiendo esa gente que enjuicia sin conocer lo más mínimo de la vida privada de las personas sobre las que vierten sus comentarios, que se encargan de desprestigiar a un actor o actriz sin motivo alguno, nada más porque no tienen otra cosa mejor que hacer.
Salí de aquel foro con ganas de no volver nunca más. Espero que Google no me lleve nunca de vuelta, a traición, hasta él.
¿Por qué hay gente que no es capaz de entender que el actor o la actriz es como el escritor o el pintor, debe ser valorado por su obra y no por lo que haga o deje de hacer en su vida privada? ¿No entienden que la vida privada es eso, privada, y que puede hacer o dejar de hacer con ella lo que se le venga en gana? ¿Qué haría esa gente si el actor o actriz se les presentase delante de ellos y les llamase ‘putas’ o ‘maricones’? Imagino que les dolería todo lo que no duele hacerlo a otros.


jueves, 23 de octubre de 2014

LUGARES DE TELENOVELA: La hacienda 'La Malquerida'

Puede parecer que estoy un poco ‘pesado’ con “Amor bravío”, porque los últimos tres ‘posts’ tienen que ver con ella, directa o indirectamente, pero puedo jurar que ha sido casualidad. Tanto el ‘post’ de hoy como el de ayer llevaban meses preparados (desde julio) y enumerados para ser publicados por este orden que están viendo. El único que no estaba preparado fue el del pasado lunes, dedicado al estreno de la telenovela en Nova.
Bien, en esta ocasión voy a hablaros del que probablemente sea el eje central de la telenovela. ¿La historia de Daniel y Camila? No, pero casi. Voy a hablar del ‘animus’ de la telenovela: la hacienda 'La Malquerida'.
Y es que, como ocurre en muchas telenovelas, 'La Malquerida' no existe como tal. Sí existe la hacienda que da ‘soporte físico’ a 'La Malquerida' pero no con tal nombre, sino con el de 'La Gavia'.
La hacienda 'La Gavia' se sitúa en un territorio llamado antiguamente Tlalchichipa, situado muy cerca de Toluca y Zinacantepec. Los orígenes de esta espectacular hacienda se encuentran en el siglo XVI, en el que surge como unión de distintos latifundios y propiedades a raíz de la unión de dos personas de alta alcurnia de la zona, llegando a contar con casi sesenta y cinco mil hectáreas de terreno. ¡Ahí es nada!
Con el paso de los siglos la hacienda fue pasando por distintas manos, perdiendo terreno en alguna ocasión, pero manteniéndose como una de las principales haciendas de la zona. Siempre se vinculó a la agricultura, y en menor medida a la ganadería, justo lo contrario a lo que ocurre en la telenovela.
Aunque la actividad agrícola se mantiene, los actuales propietarios de la hacienda se dedican a explotar el edificio principal, el templo y, en definitiva, todo lo que no es campo, como una especie de hotel-restaurante en el que se pueden celebrar bodas, banquetes… Y por supuesto, también sirve para el rodaje de anuncios, telenovelas, como ocurriera con “Amor bravío” hace unos años, e incluso videoclips (Luis Miguel rodó uno hace ocho o nueve años con la hacienda como telón de fondo).
Sobra decir que el interior que se ve en la telenovela no se corresponde con el real (que es el que se ve en el vídeo que acompaña a este ‘post’) aunque también es cierto que la telenovela enseña en alguna ocasión el interior real de la misma (la vieja escalera, el interior de la capilla…).
¡Ah! Un detalle que se me olvidaba… La hacienda está catalogada como Patrimonio Histórico de la Humanidad y como Patrimonio Cultural del Estado de México.  

miércoles, 22 de octubre de 2014

COTILLEANDO: Más profesiones de actores

Sigo dando un repaso por la vida privada de algunos actores y actrices del género, para detenerme en su otra profesión, en aquella que les llevó a la universidad y a obtener la correspondiente titulación. Profesiones que, en muchos casos, apenas han ejercido. Tras hablar de abogados y de diseñadores gráficos, en esta ocasión voy a hacer un pequeño ‘popurrí’ de varios actores y varias profesiones. Empiezo…
-Fernando Colunga: es uno de los galanes por excelencia del género. Es la joya de Televisa, el mejor pagado, aquel cuyas telenovelas rompen los audímetros y se venden a decenas de países.
Sin embargo, de joven, antes de interesarse en el mundo de la actuación, estudió y llegó a titularse como ingeniero civil. La construcción de puentes, carreteras y demás no fue finalmente lo suyo, como ha quedado más que claro.
-Cristián de la Fuente: es uno de los nuevos galanes de Televisa y, al igual que Colunga, antes de entrar en el mundillo de la actuación, se decantó en lo que a estudios se refiere, por la ingeniería civil. Eso sí, no llegó a terminar la carrera.
No es ingeniero civil pero sí piloto. Volar es una de sus grandes pasiones y, de hecho, es desde hace muchos años Oficial en la Reserva para la Fuerza Áerea de Chile, así como miembro de la Escuadrilla de Alta Acrobacia ‘Halcones’. Casi nada. 
-Andrés Palacios: el actor, al que hemos visto en telenovelas como “Cielo rojo”, “Amor cautivo”, “Fortuna” o “Camelia la Texana”, y que ahora protagoniza “Señora Acero” ingresó al Centro de Formación Actoral de TV Azteca después de pasar por la universidad, de donde salió licenciado en Mercadotecnia y Publicidad. Trabajó poco tiempo en ello, ya que, lo suyo, como ha demostrado a lo largo de todos estos años, es la actuación.
-Jacqueline Bracamones: conocidísima en el género gracias a sus papeles en telenovelas como “Rubí”, “Heridas de amor” o “Sortilegio”, esta actriz de Televisa llegó a la actuación, como otras muchas, después de haber ganado un conocido concurso de belleza en el año 2000. La diferencia con algunas de esas otras es que Jacqueline sí tenía una carrera universitaria previa, en concreto, la de periodista (licenciándose en Ciencias de la Comunicación).

Otro ‘popurrí’, para otra ocasión. 

lunes, 20 de octubre de 2014

TELENOVELAS IN SPAIN: "Amor bravío" llega a España


El 21 de octubre de 2012 acababa en México “Amor bravío”, una telenovela que enganchó a muchos, dado lo bien contada que estaba la historia, la química entre los protagonistas, las localizaciones, la musicalización…
La ‘adicción’ en mi caso llegó hasta el punto de, por primera vez en mi vida, ver en directo el final que se estaba transmitiendo aquel día en México. Empezó a las dos de la madrugada, hora española, y acabó cerca de las tres y media… ¡Pero con qué sensación tan agradable me fui a dormir aquel día!
Recuerdo que cuando acabé de verla, me dije, “¿cuándo la traerán a España?”. Pensaba que se animaría TVE, por aquello de ser de los mismos creadores de “En nombre del amor”, una de las telenovelas latinas más vistas en España en los últimos años y que se despidió con un capítulo en el que rozó el 26% de share. Sin embargo, no fue así.
El tiempo pasó y pasó y pese a que la gente lo pedía en las redes sociales a las principales cadenas del país, “Amor bravío” no llegaba… Hasta hoy.
Dicen que, aunque tarde, la dicha siempre es buena. Es algo que podríamos aplicar a este caso, porque hoy, 20 de octubre de 2014, dos años después de la emisión de su último capítulo en México, llega a España “Amor bravío”. El primer estreno 'telenovelero' de la temporada (y seguramente, uno de los pocos). Llega a España a través de Nova y como sustituta de “Lo que la vida me robó” (esta empezó a emitirse aquí cuando aún no había acabado en México, para que veáis el contraste).
En audiencia imagino que le irá bien ya que en ese horario, y viendo cómo está la tarde, superará tranquilamente los 600.000 espectadores en sus primeros capítulos. Luego el tiempo dirá…
Yo os dejo, y perdón por la autopromoción, mi crítica de esta telenovela, publicada hace ya más de un año en este blog. Si la leéis, os aviso, cuidadín porque hay algún ‘spoiler’.

domingo, 19 de octubre de 2014

FINALES ALTERNATIVOS: "Quiero amarte"

Que “Quiero amarte” estuvo siempre rodeada de polémicas durante su emisión en México no es un secreto para nadie. Que muchas de aquellas polémicas eran solo bulos que trataron de desprestigiar el producto, tampoco.
Sin embargo estas cosas pasan. Una de las polémicas más sonadas fue la que tuvo que ver con cómo debería acabar la telenovela. Y es que unos deseaban que Max (Cristián de la Fuente) y Amaya (Karyme Lozano) quedasen juntos, mientras que otros pedían que Max se quedase con Constanza (Adriana Louvier). Estos últimos hicieron una gran campaña, tanto por Twitter y demás redes sociales, como a pie de calle, en las instalaciones de Televisa. Martha Carrillo y Cristina García, las escritoras, anunciaron entonces que “Quiero amarte” tendría dos finales: oficial y alternativo. Parecía que quedaba claro cuál iba a ser cuál, pero la sorpresa fue mayúscula para los partidarios de que Max se quedase con Constanza, aunque ello ocurriese en un hipotético final alternativo.
-FINAL OFICIAL: tras superar decenas de obstáculos y después de que los malos recibieran su castigo, Max y Amaya se casan, rodeados de sus familiares y amigos, en una romántica ceremonia que se celebra en la hacienda cafetalera en la que se ambientan numerosas tramas de la telenovela. Sale la palabra ‘fin’ al tiempo que suena la canción principal de la telenovela. Vamos, un final clásico, el que correspondía a una telenovela como esta.
-FINAL ALTERNATIVO: en una especie de escenario vemos a Lucio (Hernán Canto) borrar las alas que pintó en varias ocasiones durante la telenovela. Lo hacía como un modo de plasmar el encierro en el que vivía su personaje, un niño con una minusvalía psíquica que vivía amenazado por un terrible secreto que su madre le había obligado a esconder. Los Montesinos ‘buenos’ aparecen poco a poco a abrazarle y demostrarle su cariño. Lucio se convierte entonces en Hernán, que lanza un bonito mensaje sobre las personas con este tipo de padecimientos. Ese mensaje es completado por José Elías Moreno, Luz María Jerez y el resto de los Montesinos, inclusive Diana Bracho y Flavio Medina, que tanto lo agredieron, física y verbalmente, durante la telenovela. Todos brindan al final.
Así es, se vendió como final alternativo lo que no deja de ser una especie de epílogo sobre uno de los personajes de la telenovela. Un epílogo en el que faltaba, además, Max Montesinos (¡con lo que quería él a Lucio!). No es de extrañar que aquellos que habían creído que Max y Constanza acabasen juntos en alguno de los dos desenlaces se enfadaran un poco.
A mí personalmente me gustó esta especie de epílogo, ya que el personaje de Lucio me encantó, como comenté en la crítica de esa telenovela. 
Sin embargo, también lo digo, no se debió haber vendido eso como un final alternativo. Lo siento si me repito, pero eso no es más que una especie de epílogo. 

miércoles, 15 de octubre de 2014

POR FAVOR, UN PROTAGÓNICO PARA... Altair Jarabo

Hay numerosos actores y actrices que se encuentran anclados en personajes antagónicos desde hace unos cuantos años y que, sin embargo, tienen madera (les sobra madera) para protagonizar una historia.

Ese es el caso de Altair Jarabo, que lleva en el género desde hace más de diez años. Entró con pequeños papeles en “Clase 406” e “Inocente de ti”. Su popularidad creció con su personaje casi protagónico en “Código postal”, una telenovela juvenil y muy coral (de ahí lo de casi protagónico). Tras esta telenovela, empezó su encasillamiento en roles de villana juvenil en “Al diablo con los guapos” y “En nombre del amor”. Tras un papel algo más secundario en “Mi pecado”, continuó haciendo villanías en “Llena de amor” y, más recientemente, “Abismo de pasión” y “Mentir para vivir”.
En estas dos últimas la crítica coincidió en señalar que sus personajes se habían quedado muy ‘lights’ y que había podido sacárseles muchísimo más potencial si los guionistas hubieran querido, algo que yo comparto al menos de Raquel, su personaje en “Mentir para vivir”
Altair ha demostrado, a lo largo de estos años, que desempeña con creces los papeles de villana. Ello, aunado a su belleza, ha hecho que muchos creamos que ya es hora de que Altair sea lanzada como protagonista. Se lo merece, caramba.
Y sus fans no somos los únicos en pedirlo. Ella misma ha reconocido en muchísimas ocasiones que cree  que ya le toca protagonizar después de tantos años en el lado de los villanos. Por ahora, y según declaraba la actriz a un diario mexicano, está en negociaciones con Rosy Ocampo para formar parte del elenco de la nueva telenovela de esta productora, que podría ser una historia original de María Zarattini. Ella ya ha dejado claro que le encantaría ser la protagonista, y que aunque no le den ese rol, estaría encantada con cualquier otro personaje en la trama. Espero sinceramente que esta vez sí, Altair obtenga su primer protagónico.
Si ello ocurre presiento que le va a pasar como, por ejemplo, a Esmeralda Pimentel, que tras haber hecho un par de villanas en telenovelas como “Cachito de cielo” o “De que te quiero, te quiero”, saltó con éxito a los protagónicos gracias a “El color de la pasión”

martes, 14 de octubre de 2014

REUTILIZANDO: Otra casa usada en "Amores verdaderos" y "Por siempre mi amor"

En esta ocasión necesito que se vuelvan a situar en el rodaje de una telenovela. Para los que no lo sepáis, como comenté en muchas otras ocasiones, las mansiones que se muestran en las telenovelas, donde viven los ricos de turno, son mansiones reales (lo que se ve por fuera) aunque el interior que de ellas se muestra en televisión es casi siempre un decorado.
¿Qué implica esto? Pues que cuando en un capítulo donde, por ejemplo, sale el protagonista llegando a casa en su coche y luego hablando en la sala con su mujer, se haya de ir primero a donde se encuentre la casa (no suelen estar lejos de las instalaciones de la productora) a rodar la escena de la llegada en su coche y luego, ya en el foro, con el decorado de fondo, se graba la escena en la que habla con su mujer en una sala que nos hacen creer que pertenece a la casa.
¿Por qué se hace esto? Pues porque muchas de esas grandes mansiones están habitadas en la vida real y sería un incordio tener que vivir en una casa llena de técnicos, focos, maquilladores… Además de lo costoso, económicamente hablando, que puede llegar a ser el pagar un alquiler por usar todas y cada una de las estancias de una mansión. Así lo más barato y más cómodo suele ser el construir unos decorados que se parezcan al interior de la mansión en el estudio y luego ir a donde verdaderamente se encuentra la mansión a rodar las escenas que transcurran en el jardín, en la piscina…
Aunque eso sí, suelen pagar de media unos 2.000-3.000 € por cada día de rodaje pasa en el terreno propiedad de la casa.

Como iba diciendo, las mansiones son elementos comunes a todas las telenovelas, pero no hay mansiones para tantas y tantas telenovelas que se producen, por lo que en ocasiones se ve la misma mansión en distintas historias.
Ya os hablé en alguna ocasión de cómo “Por siempre mi amor” había ‘reutilizado’ la  casa que se hizo famosísima por ser la de la familia Balvanera, en "Amores verdaderos".  Sin embargo, esa no es la única casa de la telenovela de Nicandro Díaz que Nacho Sada ‘alquiló’ para su historia. Hay otra más, tal y como me ha comentado y probado Lucía Dasilva, lectora del blog.

Y es que la mansión de los Pavía, la otra gran familia adinerada de “Amores verdaderos”, formada por Gaby Goldsmith, Luis Xavier Cavazos y Eleazar Gómez, también fue reutilizada por el equipo de Nacho Sada en “Por siempre mi amor”, albergando en esta ocasión a la familia formada por Tita (Ana Martín) y Bruno (Alejandro Ruiz).
Un curioso doble ‘reutilizando’ entre dos telenovelas que cronológicamente están muy seguidas y que, encima, comparten hasta parte del elenco (Susana González, Ana Martín y Archie Lanfranco). ¿Buscaría Nacho obtener un ‘pelotazo’ como el que tuvo Nicandro con sus “Amores verdaderos”?

domingo, 12 de octubre de 2014

TELENOVELAS PARA OLVIDAR: "El Talismán" (Venevisión-Univisión, 2012)

En esta ocasión quiero hablaros de una telenovela que prometía y mucho. Prometía por el gran elenco que tenía (pese a contar también con algún modelo jugando a actor). Prometía por ser una producción de Carlos Sotomayor (el productor de, entre otras, “La mentira”). Prometía porque nos la vendieron bien, muy bien, en los promos. Prometía ser una superproducción, la telenovela del año, pero eso, prometía… Hablo de “El Talismán”.
“El Talismán” fue una telenovela producida por el dúo Venevisión-Univisión y rodada en 2012 en Miami.
Hablaba de que tenía un gran elenco. Lo tenía, en efecto. Destacaban los nombres de Rafael Novoa, Marcela Mar, Julieta Rosen, Karyme Lozano, Sergio Reynoso o Roberto Vander, por citar algunos. Tenía también a figuras de la talla de Blanca Soto o Aarón Díaz, que más que actores son modelos.
Tenía también unas localizaciones preciosas, con un rancho guapísimo como telón de fondo. Entonces, ¿qué falló? Pues está claro, la historia en sí.
Y es que “El Talismán” es una telenovela que hay que coger con pinzas. Empieza con un enamoramiento surgido a raíz de un flechazo muy poco creíble. Además, más que ambientarse en Miami parece que se ambienta en cualquier hacienda de México (parece más de Televisa que de Venevisión). Los malos estaban exageradísimos, especialmente Julieta Rosen, a la que vi muy gritona (quizás influyó que para mí siempre será la adorable Regina Soberón de “Cuando me enamoro”). Los acentos, cada cual con el suyo, y en medio de todo esto, Aarón Díaz enseñando carne.
Aguanté, porque me venía bien el horario, la primera semana en su primera emisión en Nova. No pude más. Me pasó algo así como lo que me pasó con “Eva Luna”, que en su día dejé de ver porque me aburría soberanamente. En esta igual, por decir que no llegué a más de cuatro o cinco capítulos.
No fui el único. En Estados Unidos fracasó pese a su exitoso arranque, y aquí en España pasó con un aprobado alto, también con más audiencia al principio. Ni los escándalos con la posible marcha de Novoa ayudaron a que la gente se interesase por un producto que, al principio, tenía muy buena pinta. Hubo que degustarlo para ver que no sabía tan bien como pintaba. 

jueves, 9 de octubre de 2014

TELENOVELAS 'IN SPAIN': Una telenovela en "La que se avecina"

No soy muy de ver series españolas y son pocas las que he seguido de principio a fin. Algunas las empecé en su día, a ritmo de televisión, y las dejé conforme pasaron los años (como “Cuéntame cómo pasó”) y otras las vi a ritmo de un capítulo sí y otros tres o cuatro no (como me pasó con “Aída”).
La última serie ‘corta’ que vi completa, siguiendo su emisión en televisión, fue “Círculo rojo”, una serie buenísima pero muy maltratada por la audiencia, emitida hace unos años en Antena 3. Hoy en día solo sigo “La que se avecina”, de Telecinco, y lo hago por cariño hacia la serie, que vi temporada a temporada conforme se iba emitiendo en televisión.
Precisamente, hace unos días, veía en FDF, a la hora de comer, el capítulo 20, estrenado en 2008, y titulado “Un trío, una asistenta y una lluvia de coliflores”. No suelo ver las repeticiones de FDF, pero tengo que reconocer que ese día, quizás por recordar viejos tiempos, acabé viendo el episodio. Y me sirvió para encontrar una cosa curiosa relacionada con las telenovelas… Una telenovela sale en la propia serie.
Resumiendo brevemente, los vecinos de Mirador de Montepinar ‘piratean’ la señal de la televisión vía satélite de Antonio Recio con el fin de poder disfrutarla gratis. Se producen así hechos que alarman al mayorista y que se sintetizan en que no puede ver la tele tranquilo porque alguien (que él y su esposa creen un fantasma) le cambia constantemente de canal.

Capítulo 20 de 'La que se avecina' (3) por LQSA93
Es en uno de esos cambios de canal en el que vemos, primero en el piso de los Cuquis y luego en el bajo de las señoras, que aparece una escena de una telenovela real en la pantalla de los televisores. Salen Gabriel Porras e Itatí Cantoral besándose apasionadamente. La escena pertenece a “El alma herida”, una telenovela de Telemundo y Argos del 2003, que curiosamente no llegó a emitirse en España (al menos en abierto).

Una curiosidad que me ha parecido oportuna traer a colación en el blog porque, que yo recuerde, es uno de los pocos casos (sino el único) en el que una telenovela real se cuela, con una escena, en una serie española. Antes había pasado con menciones, especialmente a los gavilanes (en “Aquí no hay quien viva” o “El auténtico Rodrigo Leal”, donde Michel y El Gato tuvieron pequeños papeles especiales). Eso sí, que nadie se asuste por lo que dice Mari Tere, que en la telenovela Gabriel Porras ni se llamaba Julio José ni era un transexual, era un simple conductor de camión. 
**Ver en el vídeo a partir del minuto 10, más o menos. 

miércoles, 8 de octubre de 2014

¿QUÉ FUE DE...? Imanol Landeta

Hijo del gran actor Manuel Landeta, Imanol debutó en las telenovelas gracias a “Los hijos de nadie”, en el año 1997. En ella tuvo un papel secundario, pero que le valió para darse a conocer. Al acabar el rodaje de esta, se involucró en “Vivo por Elena”.
Tras ello Imanol continuó haciendo secundarios en telenovelas de Televisa como “El niño que vino del mar” (del 2000), “Clase 406” (en el 2002), “De pocas, pocas pulgas” (del 2003) o “Velo de novia” (del 2003). 
Sin embargo, donde verdaderamente se lució, al menos en lo que yo vi cuando la emitió LaSexta2, fue en “Código postal”, donde obtuvo su primer papel protagónico, junto a muchos otros nombres de la entonces cantera juvenil de Televisa. Acabado el rodaje de esta, tuvo un papel secundario en “Juro que te amo” (coincidiendo nuevamente con José Ron) y una breve participación en “Verano de amor”, el último intento de Televisa de sacar adelante las telenovelas juveniles.
Durante todos esos años haciendo telenovelas, Imanol no paró un solo momento y compaginó las telenovelas con programas, películas, teatro e, incluso, música. Llegó a grabar siete discos y a conseguir meterse una gran parte del público en su bolsillo.
“Verano de amor” fue su última telenovela. Acabó de rodarla en el año 2009. Fue entonces cuando decidió, para sorpresa de sus fans, retirarse del mundo del espectáculo para centrarse en su pasión desde niño: surcar los cielos. Y desde entonces Imanol se gana la vida como piloto (desconozco de qué clase). Y ha reiterado en alguna que otra ocasión que, pese a tener unos 27 años, entre sus planes no está el volver a la televisión, ni a la música, ni a nada que tenga que ver con el espectáculo.
Si es su decisión, hay que respetarla. 

lunes, 6 de octubre de 2014

CAZANDO GAZAPOS: Uno de "Mi corazón es tuyo"

Bienvenidos a una nueva entrega de ese apartado del blog en el que, con un toque de humor, pretendo sacar a la luz pequeños defectos o errores de las telenovelas, eso que aquí en España se conoce como ‘gazapos’.

Las telenovelas no son perfectas y a menudo se cometen errores tanto en el rodaje como en el montaje de las escenas que componen los distintos capítulos de las mismas. Eso ocurrió en “Mi corazón es tuyo” (Televisa, 2014). Antes de seguir aclaro que solo vi este capítulo de la telenovela.
Os pongo en situación… Ana Leal (Silvia Navarro) pierde su casa en el capítulo 1 de la telenovela. Solo salva la guitarra heredada de su madre. Con esa guitarra y con varias bolsas llega, junto a su amiga Jennifer (Fabiola Campomanes) a buscar a Jhony (Adrián Uribe), su novio, con el fin de que este las acoja en su casa. Pillan a Jhony con otra y las dos muchachas se van, sentándose en un banco a pocos metros de la casa del caradura este. Dejo el vídeo. A ver quién pilla el ‘gazapo’. En 24 horas, cuelgo la explicación…
video


Dificultad: 6/10. 
Enhorabuena a los que lo hayan visto sin tener que leer esto. A los que no, que vuelvan a ver el vídeo. Se fijarán en que Ana deja caer la guitarra al lado del banco y que su amiga hace lo mismo con las bolsas. Sigue la escena y… ¡Sorpresa! La guitarra y las bolsas aparecen, completamente ordenadas, apoyadas sobre el lado contrario del banco.
La escena continúa y… ¡Nuevo cambio! La guitarra y las bolsas vuelven a su lado ‘original’, de donde Ana las recoge nuevamente. Dejo la secuencia en capturas, para que se vea claramente.

Imagino que se realizasen dos tomas, con la idea de usar solo una, pero por error de montaje o de lo que fuese, acabaron usándose ambas tomas.

domingo, 5 de octubre de 2014

DEBO CONFESAR y CONFIESO: Así veo telenovelas (II)

En un ‘post’ de hace algunos meses daba algunas pinceladas sobre cómo me gusta ver telenovelas. Releyendo la entrada en cuestión creo que es necesario un segundo ‘post’ dedicado a ese asunto.
Sea el medio a través del cual vea la telenovela (aunque suelo verlas por internet), sigo siempre unas pautas básicas:
-De una en una, preferentemente: no soy de esa gente que ve una lista interminable de telenovelas. Respeto a quienes lo hacen pero no comparto esa forma de ver las telenovelas. Yo soy partidario de ver las telenovelas de una en una. Todo lo más puedo llevar a la vez dos telenovelas, como ocurre excepcionalmente ahora, que ando con “El color de la pasión” y la segunda temporada de “El Señor de los Cielos”. Creo que si viese tres, cuatro o cinco a la vez, además de perder mucho tiempo, me perdería con los nombres de los personajes, las tramas… En resumen, que no podría dedicar la atención que se merece al producto.
-Sin parones de tiempo: tampoco me gusta empezar una telenovela, dejarla en un capítulo y retomarla un mes o dos después. Una vez que se empieza a ver una telenovela para mí solo hay dos opciones: seguirla y acabarla (si me gusta) o dejarla (si no me gusta).
-20 a 25 capítulos para decidir si me gusta: son el número de capítulos que me sirven para decidir qué camino elijo (si sigo y la acabo, o si la mando a paseo). Creo que son más que suficientes para ver si la historia tiene potencial y consigue atraparme o, si por el contrario, me aburre soberanamente. Ojo, algunas las dejé cuando iban más avanzadas, como ocurrió con “Los herederos del Monte”, que la abandoné en el capítulo 68.
-Pocos capítulos al día: no suelo ver más de tres capítulos al día de la telenovela que esté viendo. Si veo más, me ‘asfixio’. Por eso no comparto la idea de esas personas que tranquilamente se ven diez o quince capítulos de la misma telenovela en un fin de semana. Vale más ir poco a poco, enterándose y fijándose en todo, que ir a lo loco y quedarse solo con lo básico.
-Con el menor ‘spoiler’ posible: esto es lo más complicado, hoy en día, gracias a Twitter y Facebook. Para mí, que veo las telenovelas cuando se han acabado o están por acabarse en su país de origen, resulta casi misión imposible no enterarme de ciertas cosas gracias a las redes sociales o a internet en su conjunto. En todos los lados hay ‘spoilers’ y nadie avisa de ello: desde la cuenta oficial de la historia, por parte de blogs y páginas especializadas… Por ello a veces lamento ser incapaz de seguir a ritmo de su emisión original una telenovela. 
*Las imágenes que acompaña el texto son escenas pertenecientes a "El color de la pasión".

sábado, 4 de octubre de 2014

HOJA DE AUDIENCIAS: Semana del 29 de septiembre al 03 de octubre

He decidido dar un pequeño giro a esta sección, con el fin de que sea más visual y tenga menos texto del que solía tener. Lo que antes era una tabla ahora se convierte en un ranking semanal de las telenovelas que emite Nova por la tarde (que es cuando se suele consumir este producto en España). 

Se ordenarán conforme a la audiencia, de mayor a menor, y se señalará, como siempre, la variación respecto a la semana anterior.

jueves, 2 de octubre de 2014

ACTORES SÍ, CANTANTES NO: David Zepeda

Hay dos profesiones que están separadas entre sí por una línea muy delgada: actor y cantante. Muchas veces esa línea se rompe y hay cantantes que se meten a actores y actores que se meten a cantantes. A veces ello es para bien y el cantante triunfa como actor o el actor como cantante, pero hay veces (y suele ser lo más frecuente) el cantante fracasa como actor o el actor fracasa como cantante. De ello va esta nueva sección. Recordar que aquí yo solo doy mi opinión y que habrá gente que igual piense lo contrario. Respeto todas las opiniones y espero que se haga lo mismo con la mía.

Uno de esos actores que se decidió a probar suerte en el mundo musical fue David Zepeda. El protagonista de “Mentir para vivir” decidió probar suerte en el mundo musical en el año 2012, coincidiendo con su papel protagónico en “Abismo de pasión”.
Lo hizo entonces cantando una canción que sirvió para ambientar algunas de las escenas románticas de los protagonistas de la historia. La canción llevaba por título “Dulce talismán”. Me causó un profundo trauma la primera vez que la escuché. El ritmo, ¿bachatero o merenguero? que tiene, pasa, y la letra es hasta bonita, pero a David le faltaba mucho por pulir.
Coincidiendo con su siguiente protagónico, y apoyado por la producción de la telenovela, David lanzó al mercado su primer disco, titulado “Volverte a enamorar”, y que se compone, si no estoy equivocado, de diez canciones. Resumiendo mucho diré que las canciones siguen la misma estela que “Dulce talismán” y que solo se salva “Volverte a enamorar”, para mí la mejor dentro de lo poco pasable que hay en el álbum. El resto siguen ese estilo indefinible, algunas tirando a bachata, otras a merengue, con letras y ritmos que quizás funcionen en América Latina pero que no llaman la atención de los europeos, más acostumbrados al pop y similares. Además, aunque sí que se notó una leve mejoría, la voz de David sigue sin convencerme. Tiene una voz muy poco acorde con los ritmos que acompañan a las canciones y aún se sigue escuchando algún desafino.
No obstante, decir que admiro su empeño en mejorar y su dedicación, ya que ha declarado en multitud de ocasiones que ha tomado clases de canto, de dicción y de no sé qué más cosas para hacer un buen trabajo, musicalmente hablando. Como actor, lo dicho, bueno, especialmente para los papeles de malo, como en “Sortilegio”.

Dejo como muestra las dos canciones más populares de David:
 *”Dulce talismán”. Fue su primer ‘single’. Como se puede apreciar, la voz de David no pega para nada con los ritmos. Lo mejor del videoclip, quizás sea la chica que aparece ligera de ropa.

**”Volverte a enamorar”. Una canción más tirando a pop que a bachata-merengue, y, como he dicho, pasable si la comparamos con el resto de canciones de ese álbum, que se pueden escuchar (si alguien lo desease) en Youtube.

** BONUS. ”Frío”. Así me quedé yo cuando escuché esta canción, una de sus últimas novedades.

miércoles, 1 de octubre de 2014

ME CHIRRÍA: Hablando con el teléfono apagado

Voy esta semana con algo que se ve en un altísimo porcentaje de telenovelas y que ‘me chirría’ y mucho, porque es un detalle tan fácil de solucionar que da ganas de pegar a quien permite que siga ocurriendo y, lo peor, viéndose en pantalla.
Son muchas las veces en las que los personajes de cualquier telenovela hablan por teléfono y reciben llamadas y gran parte de ellas esas llamadas las hacen o las reciben valiéndose de su teléfono móvil. Sin embargo, y ahí es donde yo quería llegar, se cuentan por miles las veces en las que el personaje habla con el teléfono apagado (algo que se ve fácilmente cuando ‘cuelga’ y se ve la pantalla en negro).

Supongo que esto se vendría haciendo con los móviles antiguos y que no nos daríamos cuenta, pero con los ‘smartphones’ de hoy en día y las pantallazas que tienen es muy complicado que ese detalle pase desapercibido. Y vale que las conversaciones por teléfono no se graban como las plasman, sino que primero se graba a uno de los interlocutores y luego al otro y en edición se unen, pero hay que cuidar esos pequeños detalles.
¿Tanto costará encender el dichoso móvil para grabar esa escena concreta y punto? No creo que se vaya el presupuesto en ello. Te saca un poco de contexto que el personaje reciba una llamada y la pantalla del teléfono ni se ilumine, lo que hace ver, encima, que el tono de llamada del móvil es introducido en edición.
No lo entiendo y no encuentro tampoco una explicación lógica para este engaño al espectador. Puede que sean maquetas… Pero, ¿para qué usar maquetas pudiendo usar móviles de verdad, ya no digo comprados, sino alquilados vía ‘leasing’ o ‘renting’? Si a alguien se le ocurre algo, que lo comente.
Acabo haciendo un llamamiento a los productores. Por favor, aunque parezca una chorrada, los móviles en las escenas con conversaciones telefónicas deben estar encendidos, que no cuesta nada. 
Por cierto, en la foto, que es una captura de un capítulo de "El color de la pasión", a Ricardo (Luis Gatica), le está sonando el teléfono, un IPhone. La pantalla ni se ilumina.