miércoles, 30 de julio de 2014

ES HORA DE TOMARSE UN BREVE DESCANSO

Aunque “Hablemos de telenovelas” solo lleve unos meses funcionando, un servidor tiene seis años de experiencia en esto de los blogs en internet, y sabe, más o menos, cómo hacer que funcionen las cosas.
Una de las pautas básicas, al menos para mí, es dar un descanso breve al formato. Con ello se logra, además, dar tiempo a quien escribe para pensar y preparar cosas nuevas, porque la introducción de novedades es otro de los pilares esenciales de cualquier blog.
Partiendo de estas razones, he decidido que le ha llegado el momento de ‘descansar’ a “Hablemos de telenovelas”. Lo hará durante todo el mes de agosto, aunque sí que mantendré, para dar cierta continuidad, el apartado de las audiencias y sí que ‘volveré’ un par de veces a lo largo del mes para comentar cosas relacionadas con los Premios Tu Mundo, que prometen este año.
Volviendo al principio, otra de las pautas básicas para ‘reenganchar’ al lector a la vuelta de las ‘vacaciones’ es avanzar, antes de empezarlas, alguna de esas novedades. Voy a ello…
-“Actores sí, cantantes no”: entre la actuación y la música hay una delgada línea roja que muchos de los actores del género han cruzado. Unos lo han hecho con acierto, pero otros han desafinado, y mucho. De todos aquellos actores que han dado el cante va esta nueva sección.
-“Omnipresentes”: hay actores y actrices que han hecho, en los últimos cinco años, más de veinte telenovelas (algunos, más de treinta), y, sin embargo, no sabemos ni cómo se llaman. Ya es hora de poner nombre a ese actor que está en todas las telenovelas, con papeles pequeños, pero con una gran lista de títulos a sus espaldas.
-“Cazando gazapos”: no va a ser una sección de caza de crías de conejos. No. En España usamos la palabra ‘gazapo’ como sinónimo de ‘error’. En este apartado mostraré, como si de un juego se tratase, vídeos de escenas de telenovelas en las que hay distintos errores. No va a ser necesario  haber visto la telenovela para detectarlo, bastará con ver la escena en cuestión. Avanzo que me lo estoy pasando genial preparando este apartado.
-“Reflexiones”: hay ciertas cosas sobre las telenovelas y su ‘entorno’ que me hacen pensar. No sabía en qué sección del blog meterlas, por lo que he creado este ‘cajón de sastre’. La propiedad intelectual y las descargas, la ley de protección al menor y cómo les afecta, el derecho al honor, intimidad y propia imagen de los artistas y su vulnerabilidad en foros y redes sociales… Sobre estos y otros temas expresaré mi opinión en este apartado.
Seguirán, por otra parte, las críticas, los “¿Qué fue de…?”, los “Lugares de telenovela”, los “Grandes villanos”, los “Sui generis”, los “Me chirría”, las “Telenovelas para olvidar” y todas esas secciones que hasta ahora, con periodicidad más o menos mensual, aparecen en el blog.

Seguiré, eso sí, lo más activo posible en Twitter, Facebook y para cualquier cosa, ahí está mi e-mail. Contestaré también, siempre que pueda, los comentarios que reciba el blog. 
Nos leemos, con el ritmo habitual de cinco ‘posts’ por semana, a partir del 1 de septiembre.

Un saludo y gracias por estar ahí.
GaFeMo

lunes, 28 de julio de 2014

GRANDES VILLANAS: Teresa Jiménez de Luarca

Recientemente se cumplían doce años de la emisión del final de una de las telenovelas españolas más vistas de la historia de la televisión en España: “La verdad de Laura”.
“La verdad de Laura”, para los que me leen desde fuera de España, fue una telenovela, versión muy libre de “Cuna de lobos”, producida por TVE con la colaboración de Televisa allá por el 2002.
Y si Catalina Creel, la de “Cuna de lobos”, está considerada como una de las más grandes villanas de las telenovelas mexicanas, Teresa Jiménez de Luarca, la villana de “La verdad de Laura”, es para mí la mejor villana de las telenovelas ‘made in Spain’.
Teresa es una mujer más mayor que Catalina y, a diferencia de esta, conserva los dos ojos. Las que no le ‘funcionan’ son las piernas, pues una caída por las escaleras la dejó paralítica. Odia a todo el mundo, menos a su hijo Álvaro, fruto de un primer matrimonio. Porque esa es otra, Teresa no era más que una chica pobre que se casó, tras enviudar, con otro viudo que tenía un hijo de su matrimonio anterior. Ese hijo es Javier, al que Teresa culpa de su situación, ya que, al parecer, cuando él era niño, la empujó por las escaleras.
Con ese planteamiento inicial, a lo largo de los 129 capítulos (solo) que tiene la telenovela vemos que Teresa es una mujer despiadada a la que solo le interesa el bienestar de su hijo Álvaro. Para ello no duda en matar a todo aquel que se interpone en su camino: Francisco, su propio marido, al que apuñala con ensañamiento; su nuera (que se acostaba con Francisco y a la que mata de una manera lenta y dolorosa); su cuñada (a la que arroja al doberman que cuida la casa) e incluso a su propia hermana, Elvira (a causa de una explosión de gas que ella provoca). Intenta también, cómo no, matar a la protagonista, a la que roba a su hija al nacer para intercambiarla con el bebé muerto que había tenido Álvaro a tal ocasión.
Vamos, una joya de señora.

Teresa Jiménez de Luarca es el único personaje de peso que tuvo en televisión Mirtha Ibarra, una actriz cubana afincada en España, que hoy tiene 68 años. Mirtha logró darnos un personaje frío, cruel, déspota. Una villana más propia de una telenovela mexicana que de una española, pero que le quedó estupendamente y que los que vimos la telenovela guardamos en la memoria. 
Busqué vídeos que reflejaran el carácter de este personaje. No encontré nada en Youtube pese a que la telenovela fue repetida varias veces. Lo siento. 

domingo, 27 de julio de 2014

TELENOVELAS PARA OLVIDAR: "Marina" (Telemundo y Argos, 2006)

La alianza Telemundo-Argos nos ha dejado muchísimas telenovelas de calidad; historias muy bien contadas y con una factura estupenda. Sin embargo, como en toda casa de vecino, siempre hay alguna telenovela un poco más floja que el resto. En el caso de este par, la ‘oveja negra’ ha sido, para mí, “Marina”.
Y es que “Marina” empezó bien, para qué negarlo, con unos primeros capítulos trepidantes en los que pasó de todo (secuestros, muertes y desapariciones de villanos, la boda de los protagonistas…). Lo que siguió, con el paso de los años en la historia, tampoco estuvo mal. Sin embargo el argumento inicial se acabó antes de llegar al capítulo 100 y, a partir de ahí, la cosa se basó en alargues absurdos que se entrelazaron entre sí hasta llegar a los 169 capítulos.
Alargues absurdos como la chorrada esa de que Patty se enamorase de Julio (sin saber que era Julio) de la noche a la mañana, e incluso estuviese a punto de casarse con él (o se casaban, no lo recuerdo ahora mismo). ¡Cómo lloró Patty con la muerte de Julio! Y nada, a los dos días, otra vez enamoradísima de Chuy… Otra trama absurdísima fue la de Silvia, una compañera de Chuy al que ella acusaba de haberla violado y dejarla embarazada. Y junto a estas tramas ‘chorras’, otros desfases como personajes que aparecían de la nada (como Mónica, la exmujer de Federico, o María, la sobrina de ‘El Latas’) o personajes que desaparecieron sin dejar rastro (véase Papalote, por ejemplo, o Lázara).
Parecía que se iba improvisando, que los guionistas no tenían claro qué hacer una vez que acabaron el argumento original. Si la hubieran terminado a tiempo, con 100 capítulos, más o menos, hubiera sido hasta una buena telenovela. Por cierto, para quien no lo sepa, la historia corría a cargo de Alberto Gómez, autor de “Gata salvaje”, “Ángel rebelde”, “Acorralada”, “Corazón apasionado” o “Mar de amor”, por citar algunas de sus ‘joyas’.
Lo único bueno que nos dejó “Marina” fue a Sandra Echeverría y la popularidad que la telenovela le dio (yo, por ejemplo, la sigo desde entonces) y los exteriores, rodados en Acapulco.  Jamás entenderé el éxito que tuvo en prácticamente todo el mundo. 

sábado, 26 de julio de 2014

HOJA DE AUDIENCIAS: Del 21 al 25 de julio

Es sábado y toca examinar minuciosamente las audiencias de las telenovelas latinas que se emiten en España a través de Nova (el único canal que emite en abierto este producto en la actualidad). Para quien me lea desde fuera, una breve explicación. Nova es uno de los canales TDT o de nueva generación, de ahí que no tengan una audiencia equiparable a la que puedan tener canales con décadas a sus espaldas. Nova nació en 2005 como un canal dedicado en parte a las telenovelas, centrándose poco tiempo después en el género, emitiendo telenovelas de lunes a viernes, con capítulos de estreno de cinco telenovelas distintas entre las 15:00 y las 22:45, y repitiendo los de algunos de ellas en horario de mañana. Emite contenido de Telemundo, Televisa y Venevisión.
La comparación va respecto de la media de la semana pasada.

Tal y como se puede ver en la tabla, las cosas cambian respecto a la semana pasada. “Lo que la vida me robó” sube levemente y lidera. Le sigue en segundo lugar, con sus capítulos finales, “Soy tu dueña”. La tercera posición es para “Cuando me enamoro” que, con un 4,7% de share en el capítulo del viernes, ha logrado batir su propia marca. “Sortilegio” sube y sobrepasa el 5% de share de media, mientras que “Amarte así, Frijolito” baja levemente.
“Doña Bárbara” sube aunque se sigue manteniendo casi un punto por debajo de la media del canal esta semana.
Esta semana ha sido también semana de desenlaces. El de “Marina” reunió, el lunes, a 558.000 espectadores y un 4,60% de share. El de “Soy tu dueña”, el viernes, se disparó hasta los 585.000 y un brutal 6,20% de share. Comentar que esta última estaba en su tercer pase.
Habrá que ver qué tal le va a “Dame chocolate”, que vuelve el lunes a las 17:30, tras cinco o seis años sin emitirse en España.
En la mañana, “La traicionera”, que se emite ahora de lunes a viernes a las 07:15, promedia esta semana 21.250 y un 2,13% share.
De otra parte, Cuatro, canal generalista del grupo Mediaset, sigue con las emisiones de “Avenida Brasil”. La telenovela promedia esta semana 329.800 espectadores y un 3,14% de share (sumando así unos 10.600 espectadores respecto a la semana pasada y 0,16% de share). 

miércoles, 23 de julio de 2014

COTILLEANDO: Actores y... ¡Abogados!

El actor de telenovelas suele, por lo general, nacer a partir de una de esas academias que tienen todas las productoras o casi todas y que acogen habitualmente a gente sin estudios (más allá de los obligatorios) que tienen esa vocación o al menos creen tenerla.
Muchos actores no tienen así más estudios que los básicos y las competencias adquiridas durante su paso por esas academias. No obstante sí que hay gente que entra en la profesión teniendo una carrera universitaria previa o que, incluso, saca esa carrera universitaria mientras trabaja como actor. Son pocos, para qué negarlo, pero alguno hay…
-David Zepeda: el famoso galán de telenovelas estudió Derecho, llegando a licenciarse con buenas notas, en la Universidad de Sonora. Igualmente realizó en Harvard dos cursos, uno de inglés, y otro de Ciencias Políticas. Tras acabar sus estudios e, incluso, trabajar en una asesoría, un concurso de modelos en el que participó le abrió las puertas de la actuación, recibiendo una oferta para ingresar en el Centro Actoral de Azteca, cadena en la que dio sus primeros pasos como actor, con papeles secundarios, en 2001.
-Christian Bach: es una de las grandes actrices del género, al que llegó gracias a una invitación de Valentín Pimstein, cuando apenas tenía 20 años, tras haber hecho pequeños papeles en Argentina. Ahí comenzó su verdadera andadura en el mundo de las telenovelas. Con el tiempo, Christian decidió estudiar Derecho, carrera que acabó, especializándose en el Derecho Internacional, y trabajando unos cuantos años en esa rama. En la actualidad se encarga, en su faceta de abogada, de redactar y negociar los contratos que firma con su productora (ZuBa) y se confiesa fan de un canal de televisión estadounidense en el que se trasmiten en vivo distintos juicios que se celebran en los tribunales del país.
-Luis Xavier Cavazos: este reconocido actor nació en México, donde dio sus primeros pasos en el mundo de la televisión cuando solo era un niño. Tras ello viajó a España, donde pasó gran parte de su infancia y adolescencia y donde también continuó con su faceta artística. De vuelta a México, en los años 80, decidió estudiar Derecho en la Universidad Iberoamericana, llegando a especializarse en temas de Propiedad Intelectual. En la actualidad, ejerce como asesor jurídico en una empresa mexicana en la que además es miembro de su consejo de administración. Comentar que antes, en la Universidad Complutense de Madrid había estudiado Filosofía y Letras, aunque sin acabarla.
Y aunque no llegaron a acabar la carrera, hay otros más que se sintieron atraídos en su día por el mundo del Derecho, como ocurrió con Marlene Favela (que acabó un año y lo dejó) o Carolina Tejera (no llegó a acabar el primer curso), por citar a dos como ejemplo. 

martes, 22 de julio de 2014

¿QUÉ FUE DE... Lorena Bernal?

Quienes en su día veíamos telenovelas españolas recordamos con cariño a Lorena Bernal. Esta actriz, “Miss España” en el año 1999, se dio a conocer el mundo de la actuación con “El secreto”, una telenovela española producida en colaboración con Televisa, ‘remake’ de “Cuna de lobos”. Ella fue la encargada de protagonizarla, junto a Lola Forner y Eduardo Capetillo, quedándose al final con el protagonista, dada la muerte del personaje de Lola en una segunda temporada que se hizo de la telenovela.
La vimos también, años después, protagonizar otra telenovela española, “Luna negra”, al lado de Javier Estrada, en la que interpretaba a Lucía Quintana. Entre medias participó en varios capítulos de “Paraíso”, una serie de TVE ambientada (no recuerdo si rodada) en un hotel de lujo de la República Dominicana.
Sea como fuese, tras “Luna negra” sus participaciones en series o telenovelas nacionales se redujeron a participaciones episódicas (la última en “El pasado es mañana”, en 2005). Su talento la llevó al otro lado del charco, donde participó en “Chuck” y “CSI: Miami”, entre otras, y rodó varias películas (la última, “Clean Break”).
Desde 2008, año en el que rodó esa película, hasta hoy, solo la hemos visto en un anuncio de champú y en “Tu cara me suena”, donde acudió a una gala.
En el ámbito de la interpretación, no la hemos vuelto a ver ni en una serie ni en ninguna de las dos telenovelas españolas que se emiten actualmente a nivel nacional.
¿El motivo? Pues su familia. Se casó en el año 2010 y tiene dos hijos, el último nacido a finales del año 2012. En una entrevista concedida no recuerdo a qué revista señalaba que por ahora prefería mantenerse alejada de la actuación, pero que no descarta volver en un futuro. Ojalá así sea. Esta chica tenía mucho talento. 

domingo, 20 de julio de 2014

CRÍTICA: "Quiero amarte" (Televisa, 2013-2014)

Como sabrán los que me lleven leyendo desde hace tiempo, soy fan de las telenovelas de Carlos Moreno Laguillo desde “En nombre del amor”. Si tuviera que quedarme con una suya no sabría a ciencia cierta con cuál (bueno, probablemente “Amor bravío”). Así que, cuando supe que volvía a la carga con “Quiero amarte”, versión de “Imperio de cristal” aunada a una original de Martha Carrillo y Cristina García, supe que tenía que verla sí o sí. No obstante, no me puse de inmediato, sino que esperé a que en México estuviese por acabar. Así, comencé a verla a mediados de abril y la acabé a principios de julio.

SINOPSIS:
“Quiero amarte” cuenta la historia de un amor de juventud entre Mauro (Alex Sirvent) y Florencia (Karyme Lozano), quienes no pudieron estar juntos gracias a la maldad de Lucrecia (Elene De Tellitu), una mujer obsesionada con Mauro, que se vale de un embarazo para atraparlo. 
*Logotipo de la telenovela.
Florencia tomará entonces la decisión de casarse con David (Abraham Ramos), otro pretendiente. Con el paso de los años  Mauro y Florencia se dan cuenta que no son felices, y tratan de reanudar su amor, pero Lucrecia no lo permite y se deshace de su rival desatando los celos de Davidquien también muere.
30 años después, cuando Mauro (José Elías Moreno) se ha resignado a su vida con Lucrecia (Diana Bracho), llegará una mujer a sus vidas para recordarles el pasado. Ella es Amaya (Karyme Lozano), la hija de Florencia, que cautivará el corazón de Maximiliano (Cristián de la Fuente), uno de los cuatro hijos que tienen Mauro y Lucrecia.
Amaya y Maximiliano tendrán que enfrentar muchos obstáculos para descubrir si su amor es más fuerte que el resentimiento, la venganza y el odio que se generaron en el pasado entre sus padres y que marcó sus destinos.

DATOS Y TRAILER:
161 capítulos de 45 minutos. México (Televisa). Productor: Carlos Moreno Laguillo.

PERSONAJES y ACTUACIONES:
El gran elenco que tiene “Quiero amarte” es uno de los atractivos de la telenovela.
Empezando por su protagonista, Karyme Lozano, he de decir que hacía muchísimos años que no la veía en pantalla (desde “El manantial”) y que se conserva igual de bien que entonces, parece que los años no pasan para ella. Aquí interpreta a Amaya (en el presente) y a Florencia, la madre de Amaya (en el pasado). Como Florencia me ha gustado muchísimo, y consiguió una gran química con Alex Sirvent, que interpreta al Mauro joven. Hay una escena entre ambos, en un cementerio, donde ella le enseña cierta tumba, que me hizo llorar de emoción. Los dos están geniales.
*Karyme Lozano y Cristián de la Fuente.
Como Amaya, me quedo sin duda con la Amaya de la segunda parte de la historia, que desea hacer justicia y para ello pasa por diversas cosas. La Amaya del principio me parece en cierto modo ingenua para ser una mujer casada y con una hija (eso de dejarse chantajear por Constanza, por favor).
Al lado de Amaya tenemos a Max, interpretado por Cristián de la Fuente. Que Cristián no tuvo con Karyme la misma química que tuvo con Silvia Navarro es un hecho, pero tampoco está mal esta pareja que han repetido tras “Soñar no cuesta nada”. Es más, hay ciertas escenas donde se ve hasta complicidad entre ellos. Cristián está como siempre, aunque esta vez le ha tocado un personaje muy soso, al que, si se dan cuenta los que hayan visto la historia, no le pasa nada de nada hasta los últimos capítulos, mientras que a Amaya no paran de pasarle cosas (trágicas casi todas) durante toda la telenovela.
En el lado de los villanos tenemos a Diana Bracho, que se luce como Lucrecia Montesinos, una matriarca ambiciosa y un tanto desequilibrada, que vive frustrada por no haberse dedicado a cantar, que era su gran pasión, y que solo adora a uno de sus cuatro hijos, el único que casualmente no es hijo de su marido. Ese es César Montesinos, para mí, sin desmerecer a Lucrecia, el villano de verdad de la telenovela.
*Flavio Medina y Diana Bracho, los villanos.
Es complicado definir a César… Es un tipo calculador, maniático, que no duda en hacer cualquier cosa por estar cerca de su objetivo principal: quedarse con la empresa de la familia. Sin embargo es, a su vez, un villano gracioso, capaz de hacerse ‘selfies’ en las situaciones más insospechadas, o de provocar con ironías y burlas a cualquiera de sus allegados. César me ha servido para confirmar algo que vi en “Amor bravío”: Flavio Medina es uno de los mejores actores ‘de nueva hornada’ que tiene México en estos momentos, que da lo mejor de sí en cada escena y que se mete en la piel de sus personajes de una manera excepcional, haciendo que el espectador se crea el personaje, algo complicado en el caso de los villanos.
Otro villano, aunque de menor entidad, es Horacio, el exesposo de Amaya, interpretado por Salvador Zerboni. No lo conocía y me ha gustado. Salvador lleva al personaje de una manera muy natural y a veces, espontánea.
Y sin ser villana, pero siendo un ‘incordio’ para los protagonistas, encontramos a Constanza (Adriana Louvier). Adriana no decepciona nunca y consigue un personaje creíble aunque creo que queda claro desde el principio que lo de “Quiero amarte” va por Max y Amaya y no por Max y Constanza, algo que hubo gente que no quiso entender.
*Hernan Canto es Lucio.
Volviendo con los Montesinos, debo felicitar a quien realizase el casting por haber formado una familia entre cuyos miembros ‘buenos’ hubo una química extraordinaria: Cristián de la Fuente, Alejandra Barros (que no la conocía, y me cautivó como Juliana), Cassandra Sánchez-Navarro (que volvió a demostrar el talento que tiene) y un desconocido Hernán Canto, que se mi admiración y respeto por haber llevado de semejante manera un personaje tan complicado de interpretar como Lucio, un joven con retraso mental pero con una gran sensibilidad. No me he emocionado poco con Lucio y sus escenas, tanto con Flavia (Cassandra) como con Eloísa (Luz María Jerez).
Precisamente, sobre Eloísa, decir que no conocía a Luz María (pese a los años que lleva de trayectoria) y que ha sido otro descubrimiento más.
Y hablando de gente con una larga trayectoria, aquí tenemos un trío muy interesante: José Elías Moreno (como Mauro, el patriarca del clan de los Montesinos, en un papel muy tierno a la par de conmovedor, por toda la historia que lo unió, de joven, a Florencia), Otto Sirgo (como Manuel, el amigo de Mauro) y Salvador Sánchez (que interpreta a Cipriano, el padrino de Amaya). Los tres están espectaculares, aunque sí que me hubiera gustado que Cipriano tuviese otro final, no sé.
*Luz María Jerez es Eloísa.
En el elenco también encontramos nombres de la talla de Olivia Bucio o Héctor Sáez, que siempre da gusto verlos en pantalla, o Yolanda Ventura, a la que, por fin, le han dado un papel de mujer capitalina, fina, y no de aldeana inculta como hicieron en las dos últimas telenovelas.
Antes de pasar al elenco juvenil, debo mencionar a Jean Paul Leroux, en su primera experiencia en Televisa, interpretando al bonachón de Jorge (le costó controlar el acento venezolano algunos capítulos, pero le ha quedado un personaje muy creíble que hace una cosa por amor increíble); Tanya Vázquez (para mí la única Carolina, pese a que luego nos trataron de ‘colar’ a Yéssica Salazar); Ricardo Franco (que tiene un papel de relleno. Una lástima, porque este chico merece más) y Tina Romero, a la que le pasa un poco lo que a Ricardo, tiene un personaje de escasísima importancia. 
Y ya, acabo con los jóvenes. Genial Renata Notni, al igual que Andrés Mercado. Logran que la historia de amor entre Mariana e Iván sea creíble (pese a ciertas cosas que comentaré luego) y tienen una química bestial en pantalla. A ambos les auguro un gran porvenir en este mundillo. Bien también Diego Amozurrutia, sacando adelante un personaje extraño, basado en tópicos ‘clásicos’ del género como el amor obsesivo por una mujer. No soporté a Cecilia; me parece otro relleno de la telenovela, igual que José (pese a que Adriano Zendejas ha demostrado con este personaje que ya pueden ir dándosele papeles acordes con su edad).
Muy tierna Briggitte Bozzo como la hija de Amaya y Horacio. Da gusto ver cómo una cría de tan corta edad (diez u once años debe tener) disfruta tanto con lo que hace.

TRAMAS
*Alex Sirvent y Karyme Lozano (Mauro y Florencia).
“Quiero amarte” tiene como ejes centrales dos historias de amor: de un lado, la de Mauro y Florencia, y de otro, la de Max y Amaya. La primera se va contando en dosis al espectador a lo largo de los primeros capítulos. Mediante recuerdos y ‘flashbacks’ el espectador conoce esta historia, muy bonita, que comenzó en los años 80 y se quedó inconclusa. A mí me encantó esta historia de amor, inconclusa, sí, es cierto, pero en cierto modo con final feliz gracias a la aparición de una persona ya en los últimos capítulos.
La otra historia, ya en el presente, es la de Max y Amaya, que se conocen de manera casual (él la salva de morir ahogada en un río) y poco a poco van coincidiendo en distintos lugares y descubriendo los distintos líos intrafamiliares que hay y hubo entre la familia de Amaya y la de Max. Es una historia bien llevada, con dos partes diferenciadas: el enamoramiento entre Max y Amaya y sus dificultades para estar juntos y la sed de justicia de Amaya cuando descubre ciertas cosas, lo cual la lleva a alejarse de Max para casarse con su hermano César. Esta segunda etapa me encantó, como ya comenté antes, y la disfruté mucho, especialmente en el modo en el que se van desarrollando los acontecimientos, muy bien llevado.
*Flavio Medina y Karyme Lozano.
Ambas historias están condimentadas por las villanías de Lucrecia y, en el caso de la segunda, del malvado César. Me gustó que se aprovecharan de un tema real, como fue el caso de una mujer que envió a Obama cartas impregnadas con un letal veneno, como ‘inspiración’ para algunas de las maldades que cometen este par a lo largo de la historia. No me gustó, eso sí, que se usasen algunas formas de matar por parte de Lucrecia que ya habíamos visto en Isadora González o Fina Monterrubio. Tampoco me gustó que en la telenovela se recurra frecuentemente al accidente de coche como medio para abrir tramas (hay seis accidentes de coche y dos atropellos). Innovación, por favor.
La telenovela se apoya también en otras dos historias de amor: la de Juliana y Jorge y la de Iván y Mariana.
Sobre la primera, debo decir que me gustó mucho ver cómo Jorge, después de que el marido de Juliana muere, transforma, casi sin darse cuenta, el cariño de  amigo que le tenía en un profundo amor. Lo mismo le ocurre a ella, que no creía volver a amar después de enviudar. Él llega a hacer una de las mayores locuras que he visto en televisión por ese amor, cuando ella lo rechaza después de que a causa de un tumor ella pierda toda oportunidad de tener hijos. Sobre esta historia solo me hago una pregunta, ¿era necesaria la aparición, en los últimos capítulos, de una hija pequeña para Jorge? Probablemente no, aunque la niña que la interpretaba era una muñeca.
*Andres Mercado y Renata Notni, los 'protas' juveniles.
Siguiendo con Iván y Mariana, entre estos hay una historia muy bien tratada en la primera parte de la telenovela, donde pasan de un cierto ‘odio’ al amor más puro e inocente, pero muy desfigurada en la segunda parte, donde él pierde la memoria no sé cuántos capítulos y ella es secuestrada dos veces casi seguidas por el cansino de Ulises, que afortunadamente no llega a violarla ni a maltratarla. Solo la mantiene en su casa, porque sí. Una serie de tramas, como digo, que acabaron con esa romántica historia, que se rescata y concluye como debe ser ya en los últimos capítulos de la telenovela.
Del resto de tramas, destacar la de Manuel y Genoveva, con su amor de largo recorrido pero oculto por el temor de Manuel al qué dirán, y la del amor platónico que la tía Eloísa siente por Mauro.
Por otra parte, la telenovela deja también una serie de flecos abiertos y algunas cosas que resultan algo incongruentes. Así, por ejemplo, Dolores (la madrina de Amaya y madre de Mariana) discute en una escena con Cipriano, que le reprocha que Mariana no es su hija. Él sale de casa y ella dice para sus adentros algo así como “si supieras que puede que no lo sea”. El caso es que después se toca el tema pero nunca llega a aclararse por qué Dolores dice eso y si de verdad Mariana era o no hija de Cipriano.
*José Elías Moreno y Diana Bracho; Mauro y Lucrecia.
Otras cosas que también chirrían son el juicio por el que al final de la telenovela pasa Max, acusado de un asesinato, que se realiza en la cárcel (no en un juzgado o un tribunal) y ante un ‘jurado’ que en ningún momento aparece en pantalla. En relación con eso también hay otra cosa extraña: un ordenador había grabado lo que en verdad había ocurrido en la escena del crimen y que se había quedado allí. Nadie descubre, hasta el último capítulo, la grabación. Eso sería impensable en la vida real: uno de los deberes de los investigadores de la policía es revisar minuciosamente el lugar donde se ha cometido un crimen, sin dejar pasar este tipo de cosas. Otra cosa que queda sin descubrirse en la telenovela (y que yo creo que hubiera estado bien que se descubriese) es el asesinato de Emma, que aparentemente había sido un infarto, pero que en realidad había sido una especie de envenenamiento planeado por Lucrecia.
En cualquier caso, la historia tiene un desenlace de los normales, pese a que nos habían prometido algo nunca antes visto, y un final alternativo que no es en sí un final alternativo sino más bien una especie de epílogo. Pero eso es algo de lo que hablaré en otro post.

MÁS COSAS:
*Alejandra Barros es Juliana. 
Otro punto a favor de “Quiero amarte” es su musicalización. El tema principal de la telenovela se titula como ella y es interpretado por varias voces. Junto a él nos encontramos con temas de Carlos Macías (“Ella”, “Si tú me contaras”, “Dios después de Dios”…) y de Noel Schjaris (“Cuando amas a alguien”, “Y no fue suficiente”…), entre otros artistas como Olga María o Juan Pablo Manzanero. Me ha gustado también que rescatasen temas antiguos de Armando Manzanero (como el “Nos hizo falta tiempo” que interpreta a dúo con Conchita Buika, o el “Somos novios”, junto a alguno inédito como “Apareciste”). Por cierto, muy chulas las dos apariciones de Armando Manzanero en la telenovela, igual que la que hacen Carlos Macías y Olga María.
Los ‘soundtracks’ son también muy buenos.
Y mientras que la música es excepcional no puede decirse lo mismo de los decorados. Solo dos se salvan: el del piso de abajo de la mansión Montesinos, muy currado y un tanto moderno, y el de Nescafé. El resto son decorados acartonados (como los de las haciendas, o la casa de Cipriano, la casa de Manuel, o el apartamento de Amaya…) e incluso hay algunos muy cutres (como la cantina del pueblo o la casa de Salvador).
Lo mismo ocurre con los falsos exteriores. Hay mil escenas de aeropuertos, pero solo cuatro o cinco se desarrollan realmente en un aeropuerto. En el resto se tira de ‘chroma’ o ‘green screen’, una técnica que aún se nota mucho en pantalla. Lo mismo ocurre con los cafetales: se ponen tres o cuatro plantas delante del ‘chroma’ y una foto de un cafetal proyectándose en él, y listo. Y también con el pueblo de Chiapas donde transcurre la historia, al que han debido de haber ido poco a grabar por lo que se ve (y por las complicaciones que tuvieron por parte de los habitantes, que se opusieron a la grabación, algo de lo que ya les hablé).
*Parte del elenco.
El vestuario, bien en general. Bien también las dos o tres remisiones a “Amor bravío”, a través del personaje de Lucrecia.
Mencionaba antes a Nescafé. No se extrañen, pero es la empresa familiar. Los Montesinos son dueños de Nescafé, la misma que todos conocemos. Increíble la de publicidad que nos meten a lo largo de la telenovela de esta empresa y de sus productos. Creo que es la primera telenovela que veo en la que los protagonistas trabajan en una empresa real.

Sintetizando, una telenovela entretenida, con dos historias de amor como ejes centrales, bien llevadas ambas, y unos villanos de excepción (especialmente Flavio Medina). Si le quitáramos los fallos de realización y esas pequeñas cosas raras del guión, podría haber estado mejor.

-PUNTUACIÓN FINAL: 8-

sábado, 19 de julio de 2014

HOJA DE AUDIENCIAS: Del 14 al 18 de julio

Es sábado y toca examinar minuciosamente las audiencias de las telenovelas latinas que se emiten en España a través de Nova (el único canal que emite en abierto este producto en la actualidad). Para quien me lea desde fuera, una breve explicación. Nova es uno de los canales TDT o de nueva generación, de ahí que no tengan una audiencia equiparable a la que puedan tener canales con décadas a sus espaldas. Nova nació en 2005 como un canal dedicado en parte a las telenovelas, centrándose poco tiempo después en el género, emitiendo telenovelas de lunes a viernes, con capítulos de estreno de cinco telenovelas distintas entre las 15:00 y las 22:45, y repitiendo los de algunos de ellas en horario de mañana. Emite contenido de Telemundo, Televisa y Venevisión.
La comparación va respecto de la media de la semana pasada.

Como se aprecia en el cuadro, las cosas cambian respecto a la semana pasada. “Lo que la vida me robó” sube y lidera (igualando su récord de share este mismo viernes, con un 4,8%). Le sigue en segundo lugar, con sus capítulos finales, “Marina”. La tercera posición es para “Soy tu dueña” que, con un 5,1% de share en el capítulo del jueves, ha logrado batir su propia marca. “Cuando me enamoro”  baja, al igual que “Sortilegio”. “Amarte así, Frijolito” bate también su propio récord de audiencia con un 5,1% de share obtenido el pasado jueves.
“Doña Bárbara” sigue bajando y se mantiene un punto por debajo de la media del canal esta semana. Habrá que ver cómo le va una vez que el lunes acabe “Marina”.
En la mañana, “La traicionera”, que se emite ahora de lunes a viernes a las 07:15, promedia esta semana 20.500 y un 1,95% share.
De otra parte, Cuatro, canal generalista del grupo Mediaset, sigue con las emisiones de “Avenida Brasil”. La telenovela promedia esta semana 319.200 espectadores y un 2,98% de share (perdiendo así unos 47.400 espectadores respecto a la semana pasada y 0,38% de share). 

jueves, 17 de julio de 2014

ME CHIRRÍA: La audiencia de una telenovela NO influye en su calidad

“Esta telenovela es una porquería, porque en México casi no tuvo audiencia” o “esta telenovela es genial, porque en México tuvo no sé cuantos puntos de audiencia”. Estas son dos frases que se escuchan o leen a menudo (cambiando México por Estados Unidos, Venezuela, Colombia…). Son dos frases que odio a más no poder.
Si hay algo que no soporto y que me pone de muy mal humor es que se juzgue una telenovela por la audiencia que tuvo en su país de origen y, lo peor, que se vincule esa poca o mucha audiencia a su calidad.
Se me ocurre ahora mismo un ejemplo claro: “Mentir para vivir”. Fracasó en México, eso es innegable, con datos muy penosos, que coincidieron con los de otras dos o tres telenovelas que también se estrellaron en lo que a audiencia se refiere. Sin embargo la calidad de “Mentir para vivir”, tanto a nivel técnico como actoral (especialmente los actores secundarios) quedó puesta de manifiesto tanto por la crítica como por los pocos o muchos que, desde fuera de México, seguíamos la historia.
Y al revés, hay unas cuantas telenovelas con éxito en sus países de origen que, sin embargo, tienen una calidad mínima, véase “Gata salvaje” o cualquiera de las de la saga de Alberto Gómez.
Y también puede pasar que una telenovela que se estrella en México o EEUU triunfe en el extranjero, como ocurrió con “Marina” (con una audiencia justita en Estados Unidos pero triunfal en España, Francia, Marruecos…).  Es posible también que una telenovela exitosísima en México fracase en el extranjero, véase “Amores verdaderos” y su emisión en España.
¿Influye en la calidad de una telenovela el que tenga más o menos audiencia en el país de donde proviene? Para nada. Si acaso sí que puede influir en el transcurrir de la historia, que puede sufrir modificaciones (véase “Cachito de cielo”, a la que por baja audiencia dieron un giro en las tramas, o “Lo que la vida me robó”, que por su éxito ha sido alargada hasta casi 200 capítulos). La calidad no guarda ninguna conexión con la audiencia, aunque mucha gente piense, de manera errónea, que sí.  

miércoles, 16 de julio de 2014

LUGARES DE TELENOVELA: Agua Azul

En las telenovelas es frecuente crear un lugar (generalmente pueblos) donde se desarrolla la historia. Como crear un pueblo ‘ficticio’ es costoso a nivel económico se suele hacer lo siguiente: coger un pueblo real y cambiarle el nombre.
En este apartado les he situado en el mapa real unos cuantos lugares ficticios. En esta ocasión voy a hacer lo propio con un pueblo que está trayendo de cabeza (por lo que les pasa a sus habitantes) a millones de personas en todo el mundo: Agua Azul, el pueblo donde se ambienta “Lo que la vida me robó”, el último gran éxito de Televisa.
Y es que el soporte real de Agua Azul no es otro que San Francisco de Campeche, la capital del estado mexicano de Campeche, situado en plena península de Yucatán.
*Casas coloniales.
*Catedral de San Francisco de Campeche.
San Francisco de Campeche cuenta con unos 220.000 habitantes y si destaca por algo es por su gran y bien conservado patrimonio histórico, catalogado como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.
*Ruinas de Edzná. 
Dentro de ese patrimonio, usado en gran parte por la producción de la telenovela, debe destacarse la catedral, el templo de San José, las casas coloniales y la muralla, todas ellas, como se ha dicho, en muy buen estado de conservación. Junto a esto encontramos también las ruinas de Edzná y Jaina, restos de antiguas poblaciones mayas.  
Otro plus a favor de esta localidad es su clima, con una temperatura media anual de 27ºC.  
Comentar que los lugareños se han mostrado en cierta forma molestos de que se cambiase el nombre de una ciudad tan turística por el de Agua Azul e incluso llegaron a pedir por internet que no se cambiase el nombre de la ciudad y que la telenovela se ambientase directamente en San Francisco de Campeche.

lunes, 14 de julio de 2014

DEBO CONFESAR y CONFIESO: Algunos actores cuyo trabajo no me gusta

Hablaba hace ya bastante tiempo, en anteriores entregas de este apartado, de los actores y actrices del género que me gustaban. Creo que toca hacer lo propio con los que no me gustan, empezando por los actores.
Debo recordar antes que esto se trata de una opinión personal y que espero se respete y se comente con educación. Afortunadamente no todos pensamos igual.

Empiezo en Telemundo, donde hay unos cuantos que me parece que estuviesen más por su físico que por su capacidad interpretativa. Uno de ellos es José Luis Reséndez, un actor que en un personaje secundario como el que tuvo en “Destilando amor” puede estar bien, pero que no me acaba a mí de cuadrar en personajes de más peso, como el José villano sobreactuadísimo de “Los herederos del Monte” o el que hizo en “Corazón valiente”, donde la crítica señaló, de manera unánime, que apenas tenía química con Adriana Fonseca.
Otro de la cadena, este de reciente llegada, que tampoco me gusta a la hora de interpretar es Aarón Díaz. No sé, lo he visto siempre muy soso, muy sobrevalorado como actor.
Eso mismo me pasó con Mario Cimarro en sus últimos años como actor de la cadena.
Yendo a Televisa, no me gusta nada Pedro Fernández. Nunca me ha dado la talla de galán. Será muy buen cantante (no lo discuto) pero como actor es bastante flojillo y sobreactuado (al menos en lo poco que vi de “Hasta que el dinero nos separe”). Lo mismo digo respecto de Eduardo Santamarina, que solo me gustó en “Rubí” y porque el personaje estaba muy bien escrito y Bárbara tiraba mucho de él. Gabriel Soto es otro que también he visto siempre muy soso, y mejor en papeles secundarios que protagónicos.
Ya no sé si en Televisa o en Telemundo, anda Osvaldo Ríos, un exitoso galán de la edad de oro de las telenovelas que ha perdido muchísimo en lo que a su capacidad interpretativa se refiere (eso y que se ha metido en cada proyecto…).
En Azteca solo hay un galán que no me agradó nunca: Sergio Basáñez. No he visto ninguna novela suya, solo trailers de sus producciones y no me convence tampoco como protagonista, pese a llevar muchos años como tal.

sábado, 12 de julio de 2014

HOJA DE AUDIENCIAS: Del 7 al 11 de julio

Es sábado y toca examinar minuciosamente las audiencias de las telenovelas latinas que se emiten en España a través de Nova (el único canal que emite en abierto este producto en la actualidad). Para quien me lea desde fuera, una breve explicación. Nova es uno de los canales TDT o de nueva generación, de ahí que no tengan una audiencia equiparable a la que puedan tener canales con décadas a sus espaldas. Nova nació en 2005 como un canal dedicado en parte a las telenovelas, centrándose poco tiempo después en el género, emitiendo telenovelas de lunes a viernes, con capítulos de estreno de cinco telenovelas distintas entre las 15:00 y las 22:45, y repitiendo los de algunos de ellas en horario de mañana. Emite contenido de Telemundo, Televisa y Venevisión.
La comparación va respecto de la media de la semana pasada.

Como se aprecia en el cuadro, las cosas cambian respecto a la semana pasada. “Lo que la vida me robó” sube y lidera (marcando récord de share este mismo viernes, con un 4,8% y de espectadores el lunes con 582.000). Le sigue en segundo lugar, y en su semana de ‘reestreno’, “Cuando me enamoro”. “Soy tu dueña” se queda en tercer lugar, aunque también supera los 400.000 espectadores. “Sortilegio”  sube, al igual que “Amarte así, Frijolito”, que gana en share lo que pierde en espectadores.
“Doña Bárbara” baja estrepitosamente y cae casi un punto por debajo de la media del canal esta semana. “Marina” también pierde espectadores.
En la mañana, “La traicionera”, que se emite de martes a viernes a las 07:15, promedia esta semana 14.000 y un 0,93% share.
De otra parte, Cuatro, canal generalista del grupo Mediaset, sigue con las emisiones de “Avenida Brasil”. La telenovela promedia esta semana 366.600 espectadores y un 3,36% de share (perdiendo así unos 14.600 espectadores respecto a la semana pasada y 0,10% de share). 

jueves, 10 de julio de 2014

CURIOSIDADES DE TELENOVELA: Una telenovela muy mexicana... ¡Que no llegó a emitirse en México!

En el año 2005, Litzy comentó, en su visita a España a la revista “Telenovela” que se asombraba de que una telenovela tan mexicana como “Amarte así, Frijolito”, no llegase a emitirse en México.
Casi nueve años después, la misma revista entrevista esta semana a Alejandro Felipe Flores (¡vaya cómo ha crecido!) y comenta, también con el mismo asombro, que “Amarte así, Frijolito” nunca llegó a emitirse en México. Entiéndase emisión en abierto.  
Cuando menos, curioso… ¿No? Y es que, aunque se rodase en Argentina y parte del elenco fuese argentino, es innegable que “Amarte así, Frijolito” es una telenovela mexicana. Mexicana por varias razones: está ambientada en México, la protagonista es mariachi (igual que otros personajes de la trama) y constantemente se están ensalzando cosas relacionadas con México (la comida, el fútbol, la cultura…). Y todo esto, sin dejar de lado que Litzy tiene una gran popularidad en el país azteca.
¿Cómo se llegó a esta circunstancia tan curiosa, si hoy casi todas las telenovelas de Telemundo se emiten en el país?
La siguiente podría parecer la justificación perfecta, aunque no lo es: Galavisión (o GalaTV) firmó contrato con Telemundo en el año 2008 para emitir contenido producido por la firma estadounidense. No obstante ello no impedía que GalaTV emitiese contenido producido antes de esa fecha (sin ir más lejos, el año pasado emitió o repitió “El cuerpo del deseo”, que es del 2005).
Al margen de lo que acabo de comentarles, no se me ocurre ninguna otra circunstancia que explique por qué, diez años después, “Amarte así, Frijolito” ha llegado a Serbia, Rumanía, Rusia, Bulgaria… pero no a México. Supongo que son cosas que pasan. 

miércoles, 9 de julio de 2014

HOY EMPIEZO A VER... "La Impostora" (Telemundo y Argos, 2014)

Tras acabar hace unos días con “Quiero amarte”, de la que publicaré su crítica en cuanto me sea posible, tocaba seguir viendo otra telenovela.
En un principio pensé ver “El color de la pasión”, pero el hecho de que no finalice en México hasta septiembre (es sabido que me gusta ver telenovelas que ya han acabado de emitirse en su país de origen, o están por hacerlo) me echó para atrás.
Veré “El color de la pasión”, sí, pero más tarde de cuando lo había previsto. Descartada esa opción, he decidido recalar en Telemundo para ver “La Impostora”, telenovela que acaba de terminar hace unos días, con buena audiencia, en EEUU.
Las principales razones que me han llevado a decidirme por “La Impostora” son:
-Historia de Sebastián Arrau. Arrau es uno de los mejores escritores que tiene Telemundo en estos momentos. En su ‘curriculum’ destacan telenovelas ‘diferentes’ como “Machos” o “El rostro de la venganza”. Quizás “La Impostora” responda a un formato más clásico de telenovela pero ello no le quita el tener tras de sí a un gran escritor como Sebastián Arrau.
-Producción de Argos y Telemundo. La alianza Argos-Telemundo es sinónimo de calidad tanto de las historias como de la producción de las mismas, especialmente en lo que a localizaciones se refiere.
-Las villanas. Volver a ver a Christian Bach como mala malísima es una de las cosas que más me llama de la telenovela, después de haberla visto en un rol similar en “La patrona”. La otra villana, Begoña Narváez, también me gustó en “Rosa diamante”, aunque aquí parece que nos ofrecerá una villana completamente distinta a Bárbara.
-Elenco secundario. Me llaman la atención nombres como Manuel Landeta, un actor en mayúsculas, capaz de hacer cualquier papel que se precie, o Mauricio Henao, un actor joven pero con mucho talento, que interpreta a uno de los hijos de la Bach.
-No muy larga. La historia solo cuenta con 120 capítulos, lo cual es otro punto a su favor.
Quizás, como único temor, tengo a los protagonistas, Lisette Morelos y Sebastián Zurita. A ambos los he visto en anteriores producciones, y si bien sé que Lisette cumple de sobra, también sé que a Zurita aún le faltaban tablas cuando fue elegido protagonista juvenil de “En nombre del amor”. Hay que recordar también que Lisette es ocho años mayor que Zurita y que un poco sí que se nota. Habrá que ver qué química tienen estos dos a lo largo de la historia.
Como siempre, prometo crítica para cuando la acabe. 

lunes, 7 de julio de 2014

TELENOVELAS IN SPAIN: Algunos vídeos manipulados de "El intermedio" (II)

La semana pasada recopilaba cinco de los mejores videomontajes de “El intermedio” realizados usando telenovelas, y coincidiendo con que el programa acababa su temporada en LaSexta.
Para los que me leen desde fuera, decir, brevemente, que “El intermedio” es un informativo donde, con ironía y mucho humor se analizan los principales asuntos de la actualidad política, económica y social. El programa cuenta también con imitaciones a personajes relevantes de la vida pública y con varios apartados de vídeos manipulados. Precisamente, respecto de estos, “El intermedio” usa para ellos en muchas ocasiones escenas extraídas de telenovelas, dando lugar a unos vídeos manipulados graciosos y curiosos.

 
*Alfredo Pérez Rubalcaba, Secretario General del PSOE, anuncia, en rueda de prensa, que dejará su puesto y el partido una vez se celebre el congreso de la formación en julio. De repente y con lágrimas en los ojos, Sandra Echeverría entra en la sala donde se celebra la rueda de prensa: “Quédate”, le dice.

 
*Carlos Floriano, Vicesecretario de Organización del PP, discute con su nueva conquista: Guillermo Capetillo.

 
*El expresidente del Gobierno José María Aznar espera, a oscuras, a un individuo llamado Ernesto Laguardia.

 
*Volvemos con Carlos Floriano. En esta ocasión asiste a un ‘streptease’ organizado por Catalina, el personaje de Kika Edgar en “Contra viento y marea”.

 
*Y acabo con un gran vídeo en el que Bisbal aguanta la bronca de su mujer, que le echa en cara que se casase con otra sin divorciarse de él. ¿Alguien conoce a la mujer?