jueves, 27 de febrero de 2014

LUGARES DE TELENOVELA: San Pedro del Oro

En las telenovelas es frecuente crear un lugar (generalmente pueblos) donde se desarrolla la historia. Como crear un pueblo ‘ficticio’ es costoso a nivel económico se suele hacer lo siguiente: coger un pueblo real y cambiarle el nombre.
Ya les conté hace no mucho que Playa Escondida, el pueblito pesquero de "Mar de amor" no existe ya que las casetas de los pescadores se construyeron en una playa privada llamada San Lorenzo y ubicada en el estado mexicano de Campeche y que el Horneros de "Bella Calamidades" se llama realmente Villa de Leyva y está situado en pleno corazón de Colombia.
*Vista de San Pedro del Oro (Real del Monte).
En esta ocasión vamos a situar en el mapa un lugar que ha dado mucho de qué hablar (por todo lo que ocurría en él) a lo largo y ancho del planeta: San Pedro del Oro.
San Pedro del Oro es, para quien no lo sepa, el pueblo ficticio donde se desarrolla la trama de “La patrona” (Telemundo y Argos, 2013). Se piensa en él como un pueblo que vive fundamentalmente del oro, pero nada más lejos de la realidad...
Partiendo de que San Pedro del Oro no existe como tal debe aclararse en primer lugar cuál es la mina que tantas veces sale en la telenovela. 
*Mina Loreto, la mina de San Pedro del Oro.
Esa mina es la Mina Loreto, situada en Real del Monte (Estado de Hidalgo, México). La mina real, a diferencia de la ficticia, no se dedica al oro, sino a la plata, y fue reactivada, tras años parada, en 2011.
El resto de San Pedro del Oro no es más que una ciudad de unos 25.000 habitantes, cabeza del Estado de Hidalgo que recibe el nombre de Mineral del Monte (también conocida como Real del Monte). Esta ciudad, donde se rodaron gran parte de los exteriores de la telenovela (salvo algunos como el hospital, por ejemplo, que estaba en el DF), vive fundamentalmente de dos cosas: la minería de plata y el turismo (algo que no es de extrañar, porque es un lugar precioso).
*Una calle de la localidad.
*La Plaza de Armas.
El Estado de Hidalgo también ha sido usado como escenario de otras muchas telenovelas como “En nombre del amor” (Televisa, 2009), “El señor de los cielos” (Telemundo, 2013) o “Fortuna” (Argos, Cadena 3, 2013). 

miércoles, 26 de febrero de 2014

¿QUÉ FUE DE... Bárbara Mori?

Trabajó con éxito en numerosas telenovelas de las más importantes productoras, tanto mexicanas como estadounidenses. Tras debutar en el género con Azteca, donde realizó telenovelas como “Mirada de mujer”, “Azul tequila” o “Mirada de mujer, el regreso”, Bárbara Mori se fue a Telemundo para protagonizar, junto a José Ángel Llamas “Amor descarado”, telenovela producida en 2003.
Sin embargo, aunque “Mirada de mujer” y “Azul tequila” se vendieron muy bien a nivel internacional y tuvieron muchísimo éxito en México, su verdadera ‘identidad’ como actriz le vino dada por un personaje que interpretó para Televisa: “Rubí”.
¿Quién no ha visto esta telenovela? En España la hemos visto en tres ocasiones, las tres con grandes registros de audiencia. Fue una telenovela distinta, por una sencilla razón: la protagonista era mala, mala y mala. Y eso, junto a una trama muy bien definida y una producción muy bien cuidada hicieron que se convirtiese en un éxito internacional.
Muchos pensamos en su día que Bárbara Mori iba a ser la nueva estrella de las telenovelas de Televisa, pero nos equivocamos.
Después de realizar “Rubí”, Bárbara no ha vuelto al género, ni con Televisa ni con ninguna otra productora y, de eso hace ya diez años.
¿Qué ha hecho en esta década? Comentaba a la revista “Telenovela” cuando “Rubí” se emitía por primera vez en España que le gustaría enfocar su carrera hacia el cine, y así lo ha hecho, rodando ocho o nueve películas desde entonces. Ha protagonizado también alguna obra de teatro y en la actualidad se encuentra inmersa en su faceta como productora de contenidos para la televisión, entre ellos la serie “Dos lunas”, que ella misma protagoniza y que, siendo producida por Argos, será emitida por Mundo Fox.
De momento esta gran actriz no tiene planes de volver al género que le dio fama a nivel mundial. 

lunes, 24 de febrero de 2014

TELENOVELAS IN SPAIN: LaSiete, análisis de su primera semana 'todotelenovelas'

El pasado lunes 17 de febrero de 2014 comenzaba una nueva etapa en LaSiete, un canal TDT del grupo Mediaset España que hasta el momento había sido un cajón de sastre donde iba a parar todo programa emitido ya por alguna de las cadenas principales del grupo (Telecinco o Cuatro) y que, pese a ello, se mantenía en torno al 1,3% de share.
Desde hace una semana LaSiete, como ya les he comentado, se ha renovado, convirtiéndose en un canal de telenovelas de Televisa, con tres de estreno y otras archirrepetidas que se emiten durante prácticamente todo el día, de lunes a viernes, (salvo por la noche, que repiten ese programa llamado “Mujeres, hombres y viceversa”), emitiendo capítulos de estreno por las tardes y repetidos el resto del día (más o menos lo que hace el Canal de las Estrellas de Europa o el Tlnovelas).
Una semana después del cambio hay que ver cómo ha afectado esa transformación al canal.
En la siguiente tabla les muestro la media del canal día a día de la semana anterior al cambio y la media diaria de la semana de estreno:

Como se puede ver, el cambio no ha sido muy halagüeño en lo que a audiencia se refiere. Deben tener paciencia, aunque los amantes del género tememos que ocurra lo mismo que ocurrió en su día con Nueve o Divinity (ambos emitían telenovelas pero sus bajos datos hicieron que las cancelaran).
Aunque la media diaria no sea la misma que antes, incluso, que sea menos de la mitad, a las telenovelas no les ha ido del todo mal. Aquí les dejo un cuadro con las medias* de las que emiten:
Comentar al respecto que “Destilando amor”, “Teresa” y “Mi pecado” se emiten en horario de mañana (esta última se venía repitiendo en horario de noche, con más audiencia incluso que en el de mañana) y que “La tempestad”, “Porque el amor manda”, “La madrastra” y “Mentir para vivir” se emiten en el horario vespertino del canal.
“La tempestad” es con diferencia la más vista, seguida de “Mentir para vivir” y “La madrastra”.

¿Y cómo ha afectado esto a Nova? Pues en este otro cuadro les muestro la media de la semana sin LaSiete y la media de la semana con competencia directa.
Como se puede apreciar, mientras que “La fuerza del destino” sube cuatro centésimas, el resto pierde algunas centésimas de audiencia (“Corazón indomable pierde el 0,05%; “Acorralada” un 0,08% y “Una maid en Manhattan” un 0,03%). “Victoria” es la que más pierde, bajando un 0,32% (se emite en coincidencia con “La tempestad” y “Porque el amor manda”).
En cualquier caso estas bajadas de audiencia son casi significativas y, provocadas o no por la competencia de LaSiete, apenas afecta a la media semanal del canal, que pasa de un 2,32% a un 2,30%.

Y por último acabo comentando que apenas una semana después de su debut, ya se están comenzando a dar los primeros cambios de programación en LaSiete. Sin ir más lejos, desde hoy, lunes 24 de febrero de 2014, desaparece la repetición de “Mi pecado” que se emitía en torno a las 22.30-22.45 para que “Sálvame” (un programa de una calidad tremenda, nótese la ironía) ocupe su hueco los lunes y el resto de la semana, cine.
Además, se han sacado una repetición extra de “Teresa” a eso de las 06.00, emitiéndose desde el capítulo 1. 

*Media semanal (emisiones de L a V, sin contar repeticiones por semana, preestrenos o repeticiones en fines de semana). Ídem con Nova.

domingo, 23 de febrero de 2014

FINALES ALTERNATIVOS: Dos hogares

La telenovela de la que les voy a hablar en esta ocasión será recordada por varias cosas: por haber supuesto el debut de Anahí como protagonista en una telenovela ‘adulta’, por haber fracasado estrepitosamente en México (pese a los fans que tiene la protagonista) y por haberse grabado para la misma dos finales, de contenido muy distinto entre ambos, probablemente para tratar de levantar su propia y pobre audiencia de cara al final.
El caso es que en la telenovela, una joven veterinaria interpretada por Anahí se casaba con el personaje de Carlos Ponce (Santiago), enamoradísima y feliz. Sin embargo él pierde la vida en un accidente practicando un deporte de riesgo.
Tiempo después, ella, creyéndose viuda, contrae matrimonio con Ricardo (Sergio Goyri), al que también llega a amar.
Todo queda patas arriba cuando se descubre que Santiago no había muerto y aparece, amnésico, nuevamente en la vida de Angélica (Anahí).

-FINAL OFICIAL:
Angélica y Ricardo han renovado sus votos matrimoniales. Tras acabar la ceremonia aparece un enviado Cristóbal (Jorge Ortiz de Pinedo), enemigo número uno de Ricardo, y tras un forcejeo el arma se dispara en dos ocasiones, matando tanto a Ricardo como al enviado de Cristóbal.
Meses después Santiago y Angélica se reencuentran en una exposición canina y él le confiesa que nunca dejó de amarla y deciden darse una nueva oportunidad.
Años después la pareja vive feliz con sus dos hijos.

-FINAL ALTERNATIVO:
Angélica se queda con Ricardo (que no muere) y Santiago se casa con Adela (Claudia Álvarez), un personaje que aparece hacia la mitad de la historia y con la que Santiago mantiene un idilio, que, en este final, acaba convirtiéndose en boda.

No seguí la telenovela, aunque sí que me leí diversos resúmenes semanales a través de Esmas con el fin de ver cómo se desarrollaba la historia, tanto por ser original como por existir la necesidad de que el espectador se sintiese atraído por la misma, algo que como se pudo ver en los números de audiencia, no pasó.
De los dos finales me quedo casi a ojos cerrados con el segundo. Por lo que tuve la ocasión de leer en esos resúmenes de los que les hablaba y de ver en unas cuantas escenas sueltas, Angélica amaba verdaderamente a Ricardo. Él había sido su paño de lágrimas, su hombro en el que llorar, tras la ‘muerte’ de Santiago. Entonces, ¿a cuento de qué matarlo para que ella sea feliz con el otro?
No le veo la más mínima lógica. Dejemos que cada cual sea feliz con su pareja. Me gustó también la forma en que los guionistas crearon al personaje de Adela y de cómo la fueron uniendo a Santiago. Lástima que no estuviera desde el primer momento de la telenovela (como una enamorada secreta de Santiago, por ejemplo), ya que hubiera dado mucho más juego. 

jueves, 20 de febrero de 2014

ME CHIRRÍA: ¡Quiero ver los 'bloopers'!

Sí, aunque el género me encanta, hay determinadas cosas de él que o bien no me gustan o bien cada vez me gustan menos.
De ello tratará este apartado. “Chirriar”, para los que me leen desde América, es un término que usamos en España para hacer referencia a aquello que nos molesta (“me chirría” es algo así como “me molesta”).

Quienes me lleven leyendo desde hace algún tiempo sabrán que suelo hacer comparaciones entre las telenovelas y el cine, ya que una telenovela no es más que una película de ciento y pico horas de duración y una película muchas veces no es más que una telenovela de noventa y pocos minutos.
Las películas, siempre o casi siempre, suelen contar, a la hora de adquirirlas en DVD con un DVD extra en el que se recogen los “bloopers” o tomas falsas de la cinta. Sin embargo con las telenovelas eso es muy poco frecuente.
No obstante en las telenovelas también hay “bloopers”, tomas falsas o como quiera llamárseles… ¡Y muchas más de las que pueda ofrecer una película! Entonces, ¿por qué rara vez las vemos?
Aunque hay productores que cuelgan sus “bloopers” en Youtube, para que todo el mundo los vea, hay otros que no lo hacen. En Youtube pueden verse las tomas falsas de “Amor bravío”, “Doña Bárbara”, “Soy tu dueña”, “Mañana es para siempre”, “El cuerpo del deseo”, “Cuando me enamoro” o “Teresa”, entre muchas otras.
Como habrán podido observar en la enumeración que les acabo de hacer, todas esas telenovelas son de, como mínimo, hace dos años.
Y es que, no sé exactamente por qué, cada vez es menos frecuente que los productores nos regalen esas escenas inéditas, donde los actores lloran, ríen o se desesperan dado que no les sale una escena, rompen puertas, meten la pata o se caen. ¡Yo todo eso quiero verlo!
Desde aquí aprovecho para hacer un llamamiento a todos los productores de todas las cadenas para que hagan públicos esos “bloopers”, que no hay por qué temer nada y que seguramente nos harán pasar un buen rato. 

miércoles, 19 de febrero de 2014

DESMONTANDO TÓPICOS: Las telenovelas también han mejorado su calidad de imagen

Mucha gente (al menos aquí en España) piensa que las telenovelas siguen teniendo la misma calidad de imagen que hace veinte años, es decir, la típica imagen cuadrada, no del todo nítida y que, adaptada a nuestros plasmas y pantallas LCD quedaría fatal (como se ve, por ejemplo, cuando emiten telenovelas que ya tienen sus años y que fueron rodadas en 4:3).
*Capítulo 1 de "De pura sangre" (Televisa, 1986).

Este pensamiento, propio de los que no han visto una telenovela en su vida, es de lo más absurdo y erróneo.
Ya en el 2007 (si estoy mal, no duden en corregirme) se rodó por primera y de manera completa vez una telenovela latina en alta definición: “El Zorro, la espada y la rosa”. Esta historia, producida por Telemundo-RTI contó con un presupuesto impresionante que incluyó no solo los vestidos, trajes y demás ambientación de época, sino también un buen número de cámaras Sony de ultimísima generación que fueron usadas para el rodaje de la telenovela, logrando una definición que hasta entonces solo se veía en las películas de Hollywood.
                                           *Capítulo 1 de "La patrona" (Telemundo, 2013).
Tras esta experiencia, Telemundo se lanzó a producir telenovelas en alta definición y gran parte de las producidas desde 2008 cuentan ya con esa calidad de imagen. Desde 2011 Telemundo ya rueda todas sus historias en HD.

En Televisa la experiencia con cámaras que rodasen en formato 16:9 comenzó, a modo de prueba, en 2006-2007 con algunos capítulos de “La fea más bella”, aunque nada en comparación con lo que Telemundo había hecho con “El Zorro”.
La alta definición en todas las telenovelas de Televisa se comenzó a dar a partir de la temporada 2010-2011.
Con Azteca ha venido ocurriendo lo mismo, ya que desde finales de 2011 rueda y emite sus telenovelas en HD.
Un tópico más desmontado para que vean todos esos que no tienen ni idea del género cómo hemos avanzado. Y me da a mí que lo próximo, viendo cómo están las técnicas, va a ser la telenovela en 3D. Espero no equivocarme…
Ah, y discúlpenme por ilustrar el artículo con dos capítulos de dos grandes telenovelas de Christian Bach. En el momento de escribirlo acababa de leer su biografía en la revista "Telenovela" y me sirvió de 'inspiración'. 

lunes, 17 de febrero de 2014

TELENOVELAS IN SPAIN: Series españolas que originaron telenovelas latinoamericanas

Aunque muchos lo nieguen, las series españolas tienen una grandísima calidad. Hablo de series semanales, no de esas series diarias eternas (que también tienen su calidad).
El caso es que, al igual que en España nos hemos ‘traído’ ideas de otros países para hacer nuestras versiones de series extranjeras (“Lalola”, “Valientes”, “Cheers”...), como se puede ver, con poco acierto, ya que al menos las que he mencionado fracasaron estrepitosamente, también hemos sabido exportar nuestras series para que otros países las adaptaran, especialmente en Latinoamérica donde muchas de nuestras series se han visto en formato telenovela en los últimos años.
A ello quiero dedicar el post de hoy…
Una de las series que más versiones en todo el mundo ha ocasionado es “Aquí no hay quien viva”, emitida por Antena 3 entre 2003 y 2006 y que narra, en tono de comedia, las peripecias de una comunidad de vecinos.
La serie se adaptó en 2008 en formato telenovela en Colombia, conservando su nombre. Igualmente lo hizo en Argentina y Chile (formato serie) o “Vecinos” (telenovela) y su esencia puede verse, más difusa, en telenovelas como “Vecinos” (Colombia) o “Corazón en condominio” (México).
Otra serie que tuvo su propia versión en telenovela en Latinoamérica, en concreto, Chile, fue “Gran reserva”, emitida en TVE entre 2011 y 2013 y que en Chile recibió el nombre de “Reserva de familia”, contando con 110 capítulos.
En  2008 se estrenaba en España, a través de Antena 3, “Física o química”, una serie juvenil ambientada en un instituto, que gozó de gran popularidad en sus primeras temporadas en emisión, desgastándose conforme fueron pasando los años y acabando en 2011. No obstante ello no fue impedimento para que Telemundo, en 2012, hiciera su propia versión de la serie: “Relaciones peligrosas”, que distó bastante de la original (al menos por lo que vi en tres capítulos que vi de esta última) pero que mantenía esa esencia de serie de jóvenes en un instituto, sexo, drogas y fiestas.
Quienes vivimos en España conocemos perfectamente a Ana García Obregón, una mujer polifacética, que no solo es bióloga, sino también actriz, presentadora, escritora, modelo… Hace unos años ideó una serie, “Ana y los 7”, para TVE y que versaba sobre una stripper que llegaba a convertirse por accidente en niñera de siete niños hijos de un padre rico y viudo.
La serie funcionó muy bien en España y se exportó a Chile, que hizo una telenovela del mismo nombre en 2008, con poco acierto, y ahora parece ser que será México (Televisa) quien realice su propia adaptación de esta serie bajo un título que ahora mismo no recuerdo.

También, aunque no se probó nunca, se dijo que “¿Dónde está Elisa?” (la chilena y las ochenta más que se hicieron) se basaron en “Desaparecida” (TVE), una serie española de éxito y muy premiada, dado que las tramas de ambas guardan varias similitudes: una muchacha que desaparece el día de su cumpleaños; dos hermanos una prima, un policía guapo…

domingo, 16 de febrero de 2014

SUI GENERIS: Las telenovelas infantiles, un filón agotado

Estuvieron muy de moda en los años 90 en México, por influencia, como siempre, de otro país, en este caso, Argentina.
Y es que en Argentina nacieron las telenovelas infantiles en los años 90, con títulos como “Carrusel”“Chiquititas” (que duró seis años, desde 1995 hasta 2001) o “Cebollitas” (1997).
Bien es cierto que México había hecho alguna telenovela con y para niños, como es el caso de “Mundo de juguete” (1975), “Chispita” (1982) o “Sí, mi amor” (1984), pero no fue hasta finales de los 80, en concreto 1989, cuando Televisa se aventuró, como decía, viendo el éxito que cosechaban en Argentina, a producir telenovelas de esas características.
La primera fue “Carrusel” (1989), con numerosos niños (entre ellos Ludwika Paleta) y adultos como Gaby Rivero, Odiseo Bichir o Rebeca Manríquez.
*Luz Clarita.
“Carrusel” fue el inicio del boom de las telenovelas mexicanas de corte infantil. Durante los 90 y parte de la primera década del nuevo siglo se sucedieron, uno tras otro, numerosos títulos entre los que cabe destacar algunos como “El abuelo y yo” (también con Ludwika Paleta), “Ángeles sin paraíso” (con Anahí), “Carita de ángel” (con Lisette Morelos y Miguel de León), “María Belén” (con Danna Paola), “Pablo y Andrea” (también con Danna Paola), “Sueños y caramelos” (con Nashla Aguilar) o “¡Vivan los niños!” (con Daniela Aedo), entre muchas otras historias que hicieron las delicias de una generación de mexicanos  y que se vendieron bastante bien al extranjero.
¿Su secreto? Narrar historias de niños, a veces huérfanos, a veces en orfanatos y a veces viviendo con su madre/padre viudo/a, que se comportan como tal, con, eso sí, una historia romántica de fondo.
Las aventuras y desventuras de los pequeños servían para enganchar al televisor a los niños, mientras que la historia de amor de los mayores hacía lo propio con los padres de los niños, que disfrutaban así de telenovelas ‘blancas’, sin violaciones, drogas o asuntos turbios en el guión y cuyo único fin era hacer que las familias se sentasen un rato a ver la tele.
*Amy, la niña de la mochila azul.
Calculo que desde el 2006 llevamos sin ver una telenovela infantil mexicana, ya que, como era lógico, la fórmula fue poco a poco desgastándose y dejó de ser útil tras tantos años funcionando a las mil maravillas. Azteca intentó hacer alguna telenovela infantil hace años, pero se quedó en un simple proyecto.
No obstante en Argentina aún se ven algunas, quizás más juveniles que infantiles, como es el caso de “Violetta”, y que se basan también en gran medida en la música.
No veo probable que Televisa (o Telemundo, que no ha hecho más que alguna suelta, del tipo de “Amar de nuevo”, ya que Frijolito yo no la considero infantil por los temas que aborda, como ya les comenté) recuperen este subgénero. Hoy en día las cadenas programan otros productos que seducen más a los niños (dibujos animados, mayormente) y también es cierto que hay ciertas telenovelas (esas que llaman cómicas) que están pensadas para reunir a toda la familia ante el televisor, aunque haya situaciones que yo no veo como aptas para el público infantil.
Sea como fuere, el filón de las telenovelas infantiles se ha agotado (o al menos eso parece), en pro de otros filones que se están comenzando a explotar como por ejemplo las narconovelas, de las que les hablaré otro día. 

jueves, 13 de febrero de 2014

GRANDES VILLANOS: Carlota Espinoza de los Monteros

Pese a que inicialmente la villana de la que les hablo hoy iba a ser interpretada por Victoria Ruffo, decisiones de los altos mandos de Televisa hicieron que el papel recayese en Leticia Calderón, que se estrenó con esta pérfida mujer en el mundo de las villanías.
Les hablo, claro está, de Carlota Espinoza de los Monteros, una de las ‘tías’ más temidas de las telenovelas.
Carlota Espinoza de los Monteros era una mujer resentida y trastornada por un hecho acontecido en su pasado: Juan Cristóbal, un chico del que se había quedado prendada, prefirió a Macarena (la hermana de Carlota) y con ella llegó a tener una hija, aunque él tardó más de veinte años en enterarse.
Dolida por todo aquello Carlota urdió un plan para separar a Macarena de Juan Cristóbal, haciendo creer a cada uno de ellos que el otro había muerto (a él le hizo creer que ella se había suicidado). Cuando nació la niña, para no generar habladurías, la malvada tía Carlota la entregó a su hermano Javier (y Sagrario, la mujer de este), que la hicieron pasar como su hija.
La muerte de Javier y Sagrario en un accidente de coche provocó que la niña, Paloma, quedase al cuidado de sus tías. Mientras Macarena la trataba como lo que era, su hija, Carlota la maltrataba constantemente, pues era hija de aquel hombre que la había rechazado y que años después volvió al pueblo reconvertido en sacerdote.
A lo largo de la historia Carlota se centra en tres objetivos: impedir la felicidad de su sobrina Paloma (llegando, entre otras cosas, a matar al primer amor de esta envenenándolo con belladona el mismo día de su boda), a impedir la de Macarena (llegando a matarla arrojándola al vacío desde el primer piso de la casa) y tratando de seducir a Juan Cristóbal (drogándolo, entre otras cosas, y haciéndose fotos comprometedoras con él para obligarle a dejar el sacerdocio).
Sin saber mucho de psicología o psiquiatría me atrevo a diagnosticar que lo que padecía esta villana era un severo trastorno de la personalidad fundado en el rechazo de aquel amor de juventud, un rechazo que la hizo incapaz de amar, que la volvió un ser despreciable, que únicamente quería vengarse de aquello que le recordaba a Juan Cristóbal y el idilio que este mantuvo con Macarena: la hija de ambos, Paloma.
A lo largo de la telenovela, una de mis favoritas, la tía Carlota comete unos cuantos crímenes de variados tipos e intenta varias veces acabar con su sobrina Paloma, sin éxito.
Sin embargo para que el resto de la sociedad no sospeche quién es en realidad la señorita Espinoza de los Monteros, esta realiza distintas labores sociales y es una ferviente devota (más aún cuando llega Juan Cristóbal al pueblo), dando una imagen completamente distinta a su verdadera personalidad.
En resumen, una villana genialmente interpretada por Leticia Calderón, que le valió un Premio ACE en Nueva York, un TvyNovelas… Y que permanecerá para siempre en el recuerdo de todos los que disfrutamos “En nombre del amor”.

miércoles, 12 de febrero de 2014

COTILLEANDO: Los sueldos de los actores (I)

Hace más de cinco meses que ‘abrí’ este blog y desde entonces tenía en mente el dedicar uno o varios posts a comentar algo que no suele saberse de las telenovelas: lo que cobran los actores por salir en pantalla, la mayor parte de las veces gracias a suculentos contratos de exclusividad.
He estado durante meses buscando y rebuscando informaciones al respecto que he decidido publicar en dos posts (uno, este, y otro, en algunas semanas).
Antes de pasar a hablar de los sueldos de los actores que vemos constantemente en telenovelas, os dejo una conclusión: es falso ese mito de que los actores y actrices que se dedican a este género ganan una miseria.
Vamos allá…

-César Évora
Es uno de los grandes actores del género y uno de los que más trabaja (ha estado en ocasiones rodando dos telenovelas a la vez, como el año pasado con “Corazón indomable” y “La tempestad”). El cubano mantiene también un contrato de exclusividad con Televisa que le proporciona una cantidad mensual de 70.000 dólares cuando rueda una telenovela (unos 51.000 euros) y 20.000 dólares en los meses en los que no se halla rodando para la casa (casi 15.000 euros).

-Fernando Colunga
Le apodan el “rey de las telenovelas” y quizás por ese apodo gana lo que gana. El galán de producciones mundialmente conocidas como “Esmeralda”, “Amor real” o “Soy tu dueña” mantiene un grandioso contrato de exclusividad con Televisa, que le reporta 85.000 dólares (62.700 euros) por cada mes que se encuentra rodando una telenovela. En las temporadas que permanece ‘in stand by’, es decir, sin rodar para la casa, recibe un salario mensual de 30.000 dólares (unos 22.000 euros).
 
-Eduardo Yáñez
Otro de los más queridos protagonistas de telenovelas en Televisa, con grandes éxitos a sus espaldas, como “Destilando amor” o “Amores verdaderos”, está ‘casado’ en exclusiva con la empresa. Televisa le paga una cantidad que ronda los 65.000 dólares al mes (48.000 euros) en aquellos meses en que está rodando una telenovela y 30.000 dólares mensuales (unos 22.000 euros) en aquellos en los que descansa.

-Adela Noriega
Si Colunga es el “rey”, Adela podría ser coronada como la “reina de las telenovelas”. Protagonista de grandes éxitos como “El manantial” o “Amor real” la actriz, que lleva algunos años alejada del medio, conserva su contrato de exclusividad con Televisa.
Ese contrato le lleva a percibir en 2011 unos 80.000 dólares mensuales cuando rueda alguna telenovela (60.000 euros) y unos 25.000 dólares (unos 18.000 euros)  al mes en las épocas en las que descansa.

Y todo esto, claro está, sin tener en cuenta otras actividades que pueden hacer los propios actores (teatro, música, negocios…) y sin tener tampoco en cuenta otra serie de privilegios que el contrato de exclusividad les otorga: seguridad, choferes, casa…
Más, en otra ocasión. 

lunes, 10 de febrero de 2014

TELENOVELAS IN SPAIN: Así se relacionan vía Internet los seguidores de telenovelas en España

Los españoles somos históricamente grandes consumidores de telenovelas, y claro está, también tenemos diversos sitios webs para comentarlas y debatir todo lo que sea posible debatir en torno al género. De ello quiero hablarles en este post.
A diferencia de lo que ocurre en México (con Esmas) o en EEUU (con los foros de Univisión y la comunidad de Telemundo), en España las cadenas que se dedican a emitir telenovelas no habilitan foros ni ningún espacio similar para comentar las que estén emitiendo en un momento dado.
No lo hizo TVE en sus más de veinte años de emisión de grandes telenovelas ni tampoco lo está haciendo Nova (que por cierto, tiene una web muy cutre).
No obstante, que las cadenas de televisión no habiliten este tipo de espacios en sus webs no significa que no los tengamos…
Algo parecido a lo que se hace en la web de Univisión con los foros (me refiero a abrir uno por telenovela) lo viene haciendo una web de televisión, con unos cuantos años de trayectoria a sus espaldas y, para mi gusto, la mejor que tenemos en este país: Fórmula TV. Con cada estreno de una telenovela, sea en el canal que sea, la web no solo publica la noticia del mismo (donde los energúmenos antitelenovelas dicen que el género es tal y cual), sino que además abre una especie de “ficha” con los datos relevantes de esa telenovela y, dentro de esa “ficha”, crea el correspondiente foro.
En la actualidad los foros de telenovelas de FórmulaTV  tienen multitud de usuarios, temas de conversación, juegos… Si bien yo llevo años registrado en la web únicamente comenté un par de veces en algún tema de los foros, quizás por falta de tiempo. Ello no es impedimento para decir que son 100% recomendables.
Otro foro en el que he participado alguna que otra vez es el FOROTELENOVELAS&TVENESPAÑA, alojado en Network. Si bien es un foro muy modesto, cuenta con un gran número de usuarios que no solo comentan las telenovelas en emisión sino que intercambian opiniones, sugerencias… y, en definitiva, todas estas cosas que suelen hacerse en los foros.
Y por último, si bien no es un foro en sí, sí que se le asemeja. Hablo del Facebook de la revista "Telenovela", donde también es habitual ver cómo los lectores intercambian comentarios sobre las telenovelas en emisión, remiten sugerencias a las cadenas…
Tres plataformas web pensadas para los amantes del género en España. Aunque yo por falta de tiempo no haga más que comentarios ocasionales en las tres, sí que recomiendo a todo aquel que lea esta entrada y que tenga tiempo para ello registrarse (que es gratis) y ponerse a comentar.
Por probar nada se pierde. 

domingo, 9 de febrero de 2014

TELENOVELAS PARA OLVIDAR: "Corazón salvaje" (Televisa, 2009)

Sentía la imperiosa necesidad de abrir un apartado probablemente mensual en el blog para hablar de las ‘telenovelas para olvidar’, es decir, historias que habiéndose rodado hace tiempo, o bien han pasado sin pena ni gloria en sus distintas emisiones tanto en su país de origen como en el extranjero, o bien han pecado de surrealistas o absurdas. Y créanme, hay muchísimas…

En 2009 Salvador Mejía, conocido productor mexicano, anunciaba su intención de hacer un ‘remake’ de una de las joyas del género: “Corazón salvaje”.
Para quien no lo sepa, “Corazón salvaje” fue una exitosísima historia de Caridad Bravo Adams (fusionando tres novelas de la escritora) que tuvo varias versiones a lo largo de los años, tanto en televisión como en cine. Quizás la más conocida a nivel mundial es la protagonizada en el año 1993 por Edith González y el fallecido Eduardo Palomo.
La esencia de esta telenovela, de época, fue básicamente un amor a prueba de todo entre los protagonistas, con una gran química, con escenarios paradisiacos y una historia en pocas palabras, atrapante.
Mejía se propuso, como les estaba comentando, hacer en 2009 un ‘remake’ de la historia. Para empezar, la bautizó con el mismo nombre. Para seguir, eligió como protagonistas a Eduardo Yáñez (que entonces tenía 48 años, frente a los 30 que tenía Palomo en 1993) y Aracely Arámbula (que contaba entonces con 33, frente a los 30 que tenía Edith en 1993).
Siguió y lo primero que hizo fue inventar para la historia todo lo que le dio la real gana, entre lo que destacó sobremanera la creación de una hermana gemela mala (en la de 1993 la hermana era mala, pero sin ser gemela).
La nueva versión estuvo llena de incoherencias y personajes de relleno y se convirtió en una telenovela duramente criticada en México. No obtuvo ningún premio en los TvyNovelas de 2010 (pese a que los organiza Televisa y cada una de las telenovelas suele llevarse, al menos, un premio), ni tampoco en los People en Español de ese año.
La telenovela únicamente sirvió para abrir puertas en el mercado mexicano a un galán chileno que hoy en día está de moda: Christian de la Fuente, y para ver el potencial como actriz de Angelique Boyer y la química que tuvo con Sebastián Zurita.
Por lo demás, fue una telenovela que pasó sin pena ni gloria no solo en México, sino a nivel internacional (a España, por ejemplo, fue la única telenovela de Eduardo Yáñez, que gusta mucho aquí, que no llegó a emitirse en ningún canal).
Significó también el inicio declive como productor de Salvador Mejía, un genio en otros tiempos (con obras como “La madrastra”), y que se vio acentuado con sus telenovelas posteriores, de las que, seguramente les hablaré en este apartado. 

jueves, 6 de febrero de 2014

CAMBIO DE PROTAGONISTA: Ana Patricia Rojo por Edith González en "Mujer de madera"

No es raro que en pleno rodaje de una telenovela sea necesario cambiar al protagonista, es decir, reemplazar a un actor o actriz por otro, manteniendo el mismo personaje.
Ello puede deberse a múltiples motivos, y en ocasiones no se da ninguna explicación al espectador, como ocurrió con Mauricio Ochmann en “Marina”, pero en otras ocasiones sí se da alguna explicación, dentro del argumento, al espectador con el fin de hacerle un poco más llevadero el cambio de protagonista.

Ello ocurrió en “Mujer de madera”, una telenovela de Televisa, rodada en 2003-2004, con relativo corte medioambiental. La vi a trozos sueltos cuando la emitió un canal de televisión local que había en mi ciudad.
Su protagonista inicialmente era Edith González. Sin embargo, hacia la mitad de la telenovela a Edith le surgió algo inesperado: quedarse embarazada. Y claro, viendo que le iba a ser complicado seguir el intenso ritmo de rodaje decidió pedir su salida de la telenovela.
Fue reemplazada por otra actriz que lo único que tenía en común con ella era el color de pelo: Ana Patricia Rojo.
La telenovela, que de por sí era pésima, horrorosa, esperpéntica, sin fundamento alguno, se tornó todavía peor con el cambio de protagonista. Y es que aunque Ana Patricia es una excelente actriz, muchos no acabamos por hacernos a la idea de verla como la buena de la historia, después de tantas y tantas villanas a sus espaldas (de hecho me costó mucho verla como una mujer sufrida en “Destilando amor”). Además, reemplazar a Edith era tarea difícil.
La excusa que se dio al espectador fue muy sencilla: el personaje de Edith había ido a una cabaña en el bosque no recuerdo exactamente por qué y allí había sufrido una explosión que le había deformado el rostro, pasando varios capítulos en el hospital para luego recuperarse y ver que su rostro (y también su voz, gestos, ojos…) se habían transformado, ya que repito, el parecido tanto físico como a nivel de actuación entre Edith y Ana Patricia es más bien escaso.
Pese a que la telenovela no fue un éxito, ni en México ni en ninguna parte, duró 205 interminables capítulos.
Como curiosidad, Emilio Larrosa, productor de esta historia y otras aberraciones como “Libre para amarte” señaló que Edith se había callado su embarazo hasta que, estando de cinco meses, no pudo ocultarlo y que ello ocasionó que la historia tuviese que cambiar de semejante manera.
Sea o no cierto, lo que sí es verdad es que el cambio perjudicó a la telenovela, haciendo más inverosímil una historia de por sí muy poco coherente.

miércoles, 5 de febrero de 2014

REUTILIZANDO: Una misma casa en "Corazón partido" y "Triunfo del amor"

En esta ocasión necesito que se vuelvan a situar en el rodaje de una telenovela. Para aquellos que no lo sepan, como comentaba en entregas anteriores, las mansiones que se muestran en las telenovelas, donde viven los ricos de turno, son mansiones reales (lo que se ve por fuera) aunque el interior que de ellas se muestra en televisión es casi siempre un decorado. Lo mismo ocurre con haciendas y ranchos.
¿Qué implica esto? Pues que cuando en un capítulo donde, por ejemplo, sale el protagonista llegando a casa en su coche y luego hablando en la sala con su mujer, se haya de ir primero a donde se encuentre la casa (no suelen estar lejos de las instalaciones de Televisa) a rodar la escena de la llegada en su coche y luego, ya en el foro, con el decorado de fondo, se graba la escena en la que habla con su mujer en una sala que nos hacen creer que pertenece a la casa.
*La casa, en "Corazón partido".
¿Por qué se hace esto? Pues porque muchas de esas grandes mansiones están habitadas en la vida real y sería un incordio tener que vivir en una casa llena de técnicos, focos, maquilladores… Además de lo costoso, económicamente hablando, que puede llegar a ser el pagar un alquiler por usar todas y cada una de las estancias de una mansión. Así lo más barato y más cómodo suele ser el construir unos decorados que se parezcan al interior de la mansión en el estudio y luego ir a donde verdaderamente se encuentra la mansión a rodar las escenas que transcurran en el jardín, en la piscina…
Eso mismo fue lo que ocurrió con una lujosa mansión situada en el corazón de la Ciudad de México. Se ha hecho famosa en la pantalla pequeña por ser la residencia de varias familias de telenovela, una de ellas los Echarri, de “Corazón partido”, una telenovela de Telemundo y Argos rodada en el año 2004 y protagonizada por José Ángel Llamas y Danna García, una telenovela muy recomendable, corta (creo que 90 capítulos) y que al menos en España pasó sin pena ni gloria.
*La casa, en "Triunfo del amor".
En aquella telenovela la residencia ostentaba un color crema, así como una especie de “desván”, un falso tercer piso que se añadió únicamente en los promocionales y que era puro cartón colocado sobre la segunda planta de la casa. 
Eso fue en el año 2004, pero siete años después, en 2011, la misma mansión se transformó en la casa de los Sandoval, para dar cabida a la historia de Victoria,  Osvaldo y sus hijos en “Triunfo del amor”, de Televisa y protagonizada por William Levy y Maite Perroni.
Para esta ocasión la casa lució con un color blanco, bastante triste, y, claro está, se le retiró el añadido sobre el segundo piso que se había colocado en “Corazón partido”.
Y me comentaban por Twitter que esta misma casa está siendo utilizada en estos momentos en la telenovela "Quiero amarte", con Karyme Lozano y Christian de la Fuente, una telenovela que tengo pendiente de ver y que seguramente me gustará como todo lo que hace Carlos Moreno. 
ACTUALIZACIÓN A 22/12/2014: La mansión, en la actualidad, se usa como la casa Lascurain en la telenovela de Televisa "Mi corazón es tuyo"

lunes, 3 de febrero de 2014

TELENOVELAS IN SPAIN: Nace LaSiete

Iba a comenzar el post de hoy comentando a todos ustedes que en España estábamos de enhorabuena pero me parece precipitado dar palmas tan pronto.
Les cuento… En la actualidad únicamente tenemos un canal de televisión en abierto que emite telenovelas: Nova, del que ya me habrán oído hablar infinidad de veces, sobre todo si me siguen en Twitter.
Hoy en día Nova emite títulos como “La fuerza del destino” (repetición), “Victoria” (repetición), “Acorralada”, “Corazón indomable” o “Una maid en Manhattan”, estas tres últimas de estreno, al menos, a nivel nacional.
La audiencia del canal es envidiable ya que es el segundo canal más visto de las llamadas TDT’s (canales en abierto que surgieron hace no muchos años y que compiten con las cadenas que llevan décadas emitiendo).
El caso es que hace unos días se hacía público que Mediaset España (competidor de Atresmedia, grupo al que pertenece Nova), iba a destinar uno de sus canales, LaSiete, a emitir telenovelas y competir así de manera directa con Nova. Este nuevo canal comenzará sus emisiones el viernes 14 de febrero (aunque se estabilizará con horarios predefinidos el lunes 17).
Aunque la idea pueda parecer buena, ya que el canal venía ofreciendo hasta la fecha repeticiones y repeticiones de programas de Telecinco, a mí no me acaba de convencer y explico por qué…
Hace unos años Mediaset creó Divinity, también para competir con Nova. En sus inicios probaron con telenovelas, repitiendo algunas como “Victoria” o “Marina” y estrenando otras como “Pobre diabla” (de Azteca) o “Hijos del Monte”. Ninguna funcionó por la tarde y acabaron de madrugada, emitiéndose a horas impropias para una telenovela. El canal se orientó sobre ‘shows’ americanos destinados a la mujer (bodas, cocina…) y series americanas como “Anatomia de Grey”, teniendo un público bastante fiel.
Pese a ese fracaso Mediaset España volvió a intentarlo creando Nueve, hace año y pico, y programó en este caso dos telenovelas nunca antes vistas en España: “El privilegio de amar” y “Un gancho al corazón”, alternándolas con repeticiones de “Yo soy Bea”, la versión española de “Yo soy Betty, la fea”.
Las latinas no funcionaron en lo que a audiencia se refiere y acabaron dándoles mil vueltas respecto a sus horarios (“El privilegio de amar”, por ejemplo, comenzó emitiéndose a eso de las tres de la tarde para pasar a las diez de la mañana, de ahí a las nueve y hasta a las ocho).
Poco tiempo más duraron las latinas en Nueve, siendo sustituidas por más reposiciones de “Yo soy Bea”.

Y como creen que a la tercera va la vencida, aunque también es posible que no haya dos sin tres, ahora se han propuesto convertir a LaSiete en una canal de telenovelas (aunque este canal ya emitió algunos títulos como “Camaleones” o “Rebelde”).
Por el momento se habla de que, a partir del 17 de febrero de manera organizada, se emitirán estas telenovelas:
11.00 h: “Destilando amor” (cuarto pase, tras uno en TVE y dos en Nova).
13.00 h : “Teresa” (tercer pase, tras dos en Nova).
14.00 h: “Mi pecado” (segundo pase, ya fue emitida por Nova).
16.00 h: “La tempestad” (estreno a nivel nacional. Ya se vio en comunidades como Canarias).
18:00 h: “Porque el amor manda” (estreno).
19:00 h: “La madrastra” (tercer pase, tras uno en Antena 3 y otro en Nova).
21:00 h. “Mentir para vivir” (estreno).
Y en un futuro llegarán al canal “Quiero amarte”, “De que te quiero, te quiero”, “Por siempre mi amor” y “La mujer del vendaval” o el tercer pase de “Triunfo del amor” en España.
Todo esto viene recogido en su web, en donde, a modo de presentación, se informa de este cambio en la cadena.
Además, en esa misma web y dentro del comunicado nos encontramos con lo siguiente: La Siete explorará con su nueva oferta todas las opciones de la telenovela actual, dando un giro en los formatos y una oportunidad a la innovación temática. Para ello, el canal ofrecerá nuevos géneros como el suspense y la intriga, la acción y las aventuras, así como historias basadas en hechos reales, junto a títulos articulados en torno a tramas tradicionales.
Junto a la nula variedad de la programación (100% de Televisa) no veo por ninguna parte que se apueste por el suspense más allá de lo poco que pueda haber en “La madrastra” y “Mentir para vivir”, que son junto a “Destilando amor” las que ya he visto de las que va a emitir el canal. Quizás me esperaba que apostaran por telenovelas ‘detectivescas’ al estilo de “El rostro de la venganza” o “Alguien te mira”. Habrá que darles tiempo.
De cualquier forma, si quieren que la jugada les salga bien yo les aconsejo varias cosas:
1) Comprar títulos nuevos para las tardes (cuatro telenovelas), y repetir aquellas que llevemos años sin ver (de finales de los 90, por ejemplo) en las mañanas.  
2) Promocionar la reconversión del canal en un canal dedicado a telenovelas en Telecinco, Cuatro y demás canales de Mediaset.
3) Respetar las entradas, escenas y currarse buenas promos (que quedan menos de dos semanas y no han hecho ninguna) y buena web. ¡Ah! Y subir los capítulos a Mitele, igual que Atresmedia los sube al Atresplayer.
4) PACIENCIA. Nova tardó ocho años en rozar el 3% de share (en algunas ocasiones lo ha incluso superado), con lo que no cabe que piensen que van a hacer un 2,5% el primer día. Los espectadores necesitan tiempo y ello implica no solo que se acostumbren al canal y sus contenidos, horarios y demás, sino también que la cadena no altere los horarios de emisión de sus telenovelas, como ya ocurrió en los dos intentos anteriores, porque sino mal vamos.
Comentar también que no solo Mediaset fracasó dos veces con telenovelas, sino que LaSexta (antes de estar dentro de Atresmedia) lo intentó convirtiendo un canal entonces llamado LaSexta 2 (hoy Xplora) en un todo-novelas, no durando ni una semana (emitía estrenos como “Amigas y rivales”, “Mariana de la noche” o “Código postal”).
Volviendo a LaSiete, el tiempo dirá, ya les contaré…
El tiempo dirá, ya les contaré…

domingo, 2 de febrero de 2014

DEBO CONFESAR y CONFIESO: Algunas telenovelas que dejé de ver porque me aburrían

Suelo tener paciencia con las telenovelas que suelo ver, ya que siempre me decanto por disfrutar de lo que yo considero lo mejor de cada productora en cada momento.
No obstante entre lo que yo considere y lo que realmente sea hay ocasiones en las que hay una diferencia abismal y la telenovela en cuestión me decepciona, o al poco de comenzarla, o tiempo después y no me queda más remedio que decir “hasta aquí hemos llegado”.
Como comentaba, pocas han sido las telenovelas con las que he tenido que tomar tan drástica medida en los últimos años. Algunas han sido:
-“Eva Luna” (Venevisión, 2011): también comencé a verla con su estreno en TVE, animado por el éxito que había tenido en EEUU, pese a que hacía como ocho años que no veía nada de la productora (desde “Rebeca”). Vi los primeros 21 capítulos y no conseguí engancharme, por varios motivos: la trama de la protagonista era una trama demasiado trillada (chica que entra como sirvienta a una casa y se enamora del dueño), el exceso de malos malísimos y el elevadísimo número de personajes secundarios que me sobraban y que solo estaban para rellenar escenas.
Además, en esos 21 capítulos que yo vi la historia de amor entre Eva y Daniel se resumió en un par de besos y ya.
-“Bella Calamidades” (Telemundo, 2010): empecé a verla cuando la estrenó TVE aquí en España por dos motivos: Danna García y Julio Jiménez (el escritor de la telenovela). Sin embargo, un mes después, decepcionado por completo de la historia, ya que no pasaba nada, era lenta y muy ‘sosa’, decidí abandonarla.
Lo único bueno, las actuaciones de María Helena Zoëring y Diana Quijano, con su tira y afloja constante. El resto, para olvidar, especialmente Adriana Campos.
Debí ser el único que la dejó de ver, porque tuvo un éxito impresionante, y en vez de bajar, aumentó su audiencia semana a semana.
-“Los herederos del Monte” (Telemundo, 2011): la empecé a ver cuando la estrenó Nova y me sorprendió para bien, con una historia en cierto modo distinta, y una protagonista, Marlene Favela, con tintes de villana, lejos de las protagonistas ilusas e inocentes a las que nos tenía acostumbrados. Junto a ella, Diana Quijano, que se lució con su papel y sus tramas con Javier Delguiduce.
Aguanté 68 capítulos y el motivo por el que dejé de verla fue básicamente uno: la historia cambió de tal manera que Paula se volvió buena buenísima, convirtiéndose en la típica protagonista llorona; el padre de los hermanos no estaba muerto, sino que regresa cambiado de rostro y un sinfín más de incoherencias que me desilusionaron.
En esta ocasión no fui el único que dejó de ver la telenovela ya que se estrenó con buena audiencia y conforme avanzaron los capítulos, más o menos desde donde la dejé yo, Nova empezó a recortar escenas para acabarla lo más pronto posible.
-“Aurora” (Telemundo, 2010): me llamaba mucho la atención el tema que trataba (la criogenización de personas) y estaba llamada a ser el éxito del año. Sin embargo, aunque los primeros capítulos estuvieron geniales, la historia empezó a desvariar, con mentiras y manipulaciones de Aurora, que crearon enredos interminables.
Junto a esto, numerosas absurdeces que pasaban por juntar a Sara Maldonado con Eugenio Siller para luego desjuntarlos e inventar que el personaje de Sara estaba siendo hipnotizado por una doctora malísima o que Siller se quedase sordo después de que el personaje de Ismael La Rosa le golpease en la espalda con un extintor. Todo esto unido a que congelaban  y descongelaban personajes como si nada, al tiempo que la historia de amor entre Aurora y Lorenzo (Pila) avanzaba costosamente ocasionó que me empezara a disgustar la telenovela. No obstante seguí y vi, cómo, para mi fortuna, Aurora se casaba con Lorenzo, tenían una hija y cuando eran felices, comiendo perdices… ¡Va Aurora y tiene un accidente de coche donde muere! Y eso, a treinta capítulos del final de la historia. Me negué a seguir viéndola y preferí quedarme con ese final no oficial de Lorenzo y Aurora juntos y felices, pese a que luego entraron más personajes y a Lorenzo se le juntó con una doctora que interpretaba Sonya Smith, que me encanta. Me pareció una tomadura de pelo de Marcela Citterio a los espectadores de la telenovela.