miércoles, 31 de diciembre de 2014

ADIÓS 2014: Las telenovelas que vi este año

A lo largo de este año que estamos a punto de dejar atrás he podido disfrutar de seis telenovelas completas, de principio a fin, y de un par de ellas medio empezadas. De las seis completas cuatro han correspondido a Telemundo y dos a Televisa. Me han quedado ganas de ver algo de Azteca, pero con lo poco que han producido…

Tras reconciliarme con Telemundo el año pasado, tal y como os conté, tras dos años sin ‘hablarnos’, este año he mantenido una relación aún más estrecha con la cadena, con cuatro telenovelas vistas:
-"Marido en alquiler": producida en EEUU, esta versión de “Fina Estampa”, bastante parecida a la original, narra una historia cargada de humor y con personajes que a veces resultan puras caricaturas. Historia más o menos cotidiana, pero entretenida. Gran papel de Sonya Smith, y enorme Miguel Varoni como José Salinas, que ha mostrado una gran química para con Maritza Rodríguez, la villana (atípica) de la historia. Gabriel Coronel ha sido todo un descubrimiento, al igual que Ana Carolina Grajales, su hermana en la historia.
-"El Señor de los Cielos" (T1): coproducida con Caracol y Argos, y grabada entre México, EEUU y Colombia, fue mi primera vez en el mundo de las narconovelas. La disfruté gratamente y hasta me sorprendí de cómo te hacen empatizar con los malos. Un gran elenco y una producción cuidadísima en todos los sentidos, con un gran número de tramas con contenido político e incluso pequeñas conspiraciones al más puro estilo de Dan Brown.
-"La Impostora": coproducida con Argos, tenía todo para triunfar. Es más una telenovela de misterio y de no saber quién es quién (tipo “El rostro de la venganza” y todas esas) que una telenovela romántica. Muy bien Lisette Morelos, y mucho por mejorar para Sebastián Zurita. Christian Bach nos ofrece una villana muy parecida a Antonia Guerra. Destacable también el papel de Manuel Landeta.
Lo mejor, esa agilidad de las tramas y esos pequeños giros que te descolocan a la hora de descifrar un misterio que no se revela hasta el último capítulo.
-"El Señor de los Cielos" (T2): tras ver la primera parte, había que ver la segunda. En general podría decirse que mantiene la esencia de la narconovela, pero no tiene tanta agilidad como la primera mitad y el que poco a poco vayan desapareciendo personajes emblemáticos fastidia. No obstante hay nuevas tramas y relaciones que prometen (léase Leonor e Ignacio o Rutila y El Chema) y ha habido nuevos personajes que han sabido captar la atención del espectador, como Elsa Marín, Ignacio, el General Garnica…

Con Televisa sigo manteniendo las mismas relaciones de siempre, o, lo que es lo mismo, dos telenovelas suyas al año. Este año he visto…
-"Quiero amarte": me la vi porque me llamaba y porque, como sabéis, me gustan mucho las telenovelas que produce Carlos Moreno. La telenovela cuenta dos historias de amor, una preciosa en el pasado (Mauro y Florencia) y otra más normalilla en el presente (Max y Amaya). La telenovela está bien escrita y me gusta que la protagonista no es la típica tonta que traga con todo. Fallan los exteriores (mucho ‘green screen’) y en general los decorados, muy cutres. Igualmente, se repiten algunas cosas que ya hemos visto en telenovelas anteriores de Carlos.
-"El color de la pasión": las buenísimas críticas hacia ella me llevaron a verla. Una joya. La mejor telenovela, sin duda, de todas las que he visto este año. Personajes muy humanos, adorables, y una historia clásica de telenovela, sin adornos ni enredos son dos de sus puntos fuertes. Otros son el combinar grandes pesos del género con rostros desconocidos y la excelente dirección de escena que nos ofrece. Esmeralda Pimentel, al igual que Ximena Romo, ha sido todo un descubrimiento.

Hablaba al principio de que había medioempezado dos. Bien, esas dos han sido:
-“La fuerza del destino”: ya la había visto en 2011, casi a ritmo de México. En enero de este año Nova se decidía a repetirla y, como el horario me venía bien, me animé a verla nuevamente. Es una historia que me trae muy buenos recuerdos, y que, además está bien escrita y cuenta con un elenco excepcional.
Un cambio en mis horarios me obligó a dejar de verla en el capítulo 40. Quién sabe si más adelante…
-“Mi corazón es tuyo”: empecé a ver el nuevo gran éxito de Televisa hace poco más de un mes y… ¡Ya llevo casi 100 capítulos! El cuarteto protagonista (Jorge Salinas, Silvia Navarro, Mayrín Villanueva y Pablo Montero) están geniales, pese a que hay veces que la historia parece escrita sobre la marcha y ha habido el doble o triple de escenas románticas entre Silvia y Pablo que entre Silvia y Jorge (que se supone son la pareja protagonista). Encima, y eso es lo que más me desconcierta, Silvia tiene casi más química con Pablo que con Jorge (o al menos, de momento). En cuanto la acabe, que será cuando acabe en México, le haré la oportuna crítica.

Por mí, nada más en lo que a este año se refiere. Nos leemos en 2015. Os deseo de corazón lo mejor para este año que está por empezar. 

lunes, 29 de diciembre de 2014

CAZANDO GAZAPOS: Uno de "Cuando me enamoro"

Bienvenidos a una nueva entrega de ese apartado del blog en el que, con un toque de humor, pretendo sacar a la luz pequeños defectos o errores de las telenovelas, eso que aquí en España se conoce como ‘gazapos’.
Las telenovelas no son perfectas y a menudo se cometen errores tanto en el montaje como en el propio rodaje de las escenas que componen los distintos capítulos de las mismas. Esto último fue lo que ocurrió en la escena que hoy os muestro, perteneciente a “Cuando me enamoro” (Televisa, 2010).
Os pongo en situación… Renata (Silvia Navarro) va a pasar el día a la playa con su marido, Jerónimo (Juan Soler). Unos hombres se les acercan y les proponen alquilar dos quads. Tras mucho rogarle a su marido, él acepta y ella le propone hacer una carrera por la arena.

Ahí va la escena. Creo que este es fácil. No obstante, como siempre, mañana cuelgo la ‘solución’.

Dificultad: 5/10 

Y EL GAZAPO ERA…
Antes que nada, enhorabuena a quien lo haya visto. A quien no, les pido que se fijen en el quad en el que se sube Renata al empezar la carrera. Bastan unos pocos segundos para percatarse que, mientras que el quad de Jerónimo es el mismo que aquel con el que empezó el duelo, el de Renata cambia en la propia carrera y acaba con un quad distinto al que arrancó y con el que salió disparada unos segundos antes.
Imagino que habría problemas con ese primer quad y que hubo de ser sustituido por otro, o algo así.

Más para otra ocasión.

domingo, 28 de diciembre de 2014

ACTORES OMNIPRESENTES: Perla Encinas

Que en el mundillo de las telenovelas hay actores ‘omnipresentes’ no es un secreto para nadie. Que muy poca gente sabe sus nombres, tampoco. Y es que es verdad, los recordamos como aquel que hizo de policía en tal telenovela o aquel que hacía de médico en tal otra. Son actores que realizan pequeños papeles episódicos en muchas telenovelas, lo cual les dota de un ‘curriculum vitae’ cargado de títulos.
Y precisamente hacerles un pequeño homenaje y poner nombre a sus caras, es el objetivo principal de este apartado del blog.
En esta ocasión me gustaría dedicar esta sección a una actriz a la que empezamos a ver en Televisa y que ha hecho sus pinitos en Telemundo y Cadena Tres gracias a Argos. Hablo de Perla Encinas, una actriz que ha desarrollado casi toda su carrera en la televisión, ya sea como actriz o como presentadora, aunque alguna cosilla ha hecho en cine. Seguramente muchos lectores, viendo su foto, ya la habéis reconocido. Para los que no, os comentaré que Perla Encinas ha participado, en los últimos cinco años, en nada más y nada menos que diez telenovelas de Televisa y en dos corproducciones de Argos.
En Televisa la hemos podido ver haciendo pequeños papeles en “Mentir para vivir”, “Corona de lágrimas”, “Amor bravío”, “La que no podía amar”, “La fuerza del destino” o “Amorcito corazón”, por citar algunas. Con Argos la hemos visto en “Fortuna” (corproducción con Cadena Tres) y “La Impostora” (corproducción con Telemundo). Su última incursión en las telenovelas ha sido en “La Malquerida”.
Intenso ritmo de trabajo, ¿verdad? Que conste también que no solo ha hecho telenovelas, sino también series, tanto de trama continua como de trama unitaria, publicidad, presentación de programas e incluso ha tenido, como comentaba, una pequeña incursión en el cine.
En total, en toda su carrera, iniciada en televisión en 2007, ha participado en unas diecisiete telenovelas.
Viendo este ritmo de trabajo está claro que promete ser una actriz ‘omnipresente’ en toda la extensión de la palabra. 

lunes, 22 de diciembre de 2014

REUTILIZANDO: Un mismo edificio en "Por siempre mi amor" y "Los Miserables"

En esta ocasión necesito que os volváis a situar en el rodaje de una telenovela. Para quienes no lo sepan, como comentaba en entregas anteriores, las mansiones que se muestran en las telenovelas, donde viven los ricos de turno, son mansiones reales (lo que se ve por fuera) aunque el interior que de ellas se muestra en televisión es casi siempre un decorado. Lo mismo ocurre con haciendas y ranchos.
¿Qué implica esto? Pues que cuando en un capítulo donde, por ejemplo, sale el protagonista llegando a casa en su coche y luego hablando en la sala con su mujer, se haya de ir primero a donde se encuentre la casa (no suelen estar lejos de las instalaciones de Televisa) a rodar la escena de la llegada en su coche y luego, ya en el foro, con el decorado de fondo, se graba la escena en la que habla con su mujer en una sala que nos hacen creer que pertenece a la casa.
¿Por qué se hace esto? Pues porque muchas de esas grandes mansiones están habitadas en la vida real y sería un incordio tener que vivir en una casa llena de técnicos, focos, maquilladores… Además de lo costoso, económicamente hablando, que puede llegar a ser el pagar un alquiler por usar todas y cada una de las estancias de una mansión. Así lo más barato y más cómodo suele ser el construir unos decorados que se parezcan al interior de la mansión en el estudio y luego ir a donde verdaderamente se encuentra la mansión a rodar las escenas que transcurran en el jardín, en la piscina…

Sin embargo ello no ocurre únicamente respecto de las casas, sino que también se reutilizan edificios como el que, cortesía de Lucía Dasilva, traigo en esta ocasión.
Sobre el lugar exacto en el que se ubica, no tenemos la más mínima idea.
El edificio en cuestión fue usado en la primera etapa de “Por siempre mi amor” (Televisa, 2013), para ambientar el lugar donde vivía Isabel López-Cerdán (Susana González) con Fernando Córdova (Héctor Suárez Gomís), su ¿marido? en una pequeña parte de la telenovela.
*El edificio, en "Los Miserables".
*El edificio, en "Por siempre mi amor".
Un año después nos topamos con el mismo edificio en una producción de Telemundo, “Los Miserables”. En esta ocasión quien ‘vive’ ahí es Liliana Durán, la mala de la telenovela, interpretada por Aylín Mújica.

Curioso cuando menos, porque haciendas y ranchos hay los justos… Pero edificios, ¡será por edificios! Aunque, todo hay que decirlo, edificios tan ‘peculiares’ como este debe haber pocos…
ACTUALIZACIÓN A 20/04/2015. Me comenta la autora del 'reutilizando' que este edificio también se utiliza en "Hasta el fin del mundo" (de Televisa) como el edificio donde vive la madre del personaje que interpreta Eddy Vilard. 

domingo, 21 de diciembre de 2014

TELENOVELAS PARA OLVIDAR: "Mar de amor" (Televisa, 2010)

La telenovela que protagoniza en esta ocasión este apartado fue una telenovela de un éxito insospechado e impredecible (al menos en España, tanto en primer pase como en repetición). Fue una telenovela que enlazaba desgracia con desgracia a un ritmo veloz, en la que la protagonista sufría todo tipo de tragedias y donde muy pocas cosas tenían sentido. Era una telenovela sin lógica alguna, con un único encanto: los escenarios naturales donde se rodó. Hablo de “Mar de amor” (Televisa, 2009-2010).
No la vi más que a trozos (escenas sueltas) pero sí que leí, por la revista “Telenovela”, todos y cada uno de los resúmenes de la historia. Recuerdo que cuando compraba la revista era lo primero que leía, para ver qué tragedia le tocaba aquella semana a Estrella Marina. No exagero cuando digo que pasó por casi todas las tragedias y desgracias imaginables: su madre estaba loca perdida; su padre la había abandonado cuando era pequeña; el malo malísimo (que encima es su tío) la odia; sufre un accidente de avioneta; la pica una serpiente; se cae por unas escaleras y queda paralítica… ¿Es o no es para tenerle pena? Eso sí, como ocurre en todas las telenovelas de la señora Lartilleux, la chica empieza siendo una pobre analfabeta pero acaba convertida en una rica empresaria.
Al galán, interpretado sin la más mínima gana por Cimarro, le pasan también no sé cuantas tragedias. Encima le toca aguantar a una mujer pesadísima (en todos los sentidos), llamada Coral e interpretada, por decir algo, por Ninel Conde.
Para acabar de describir brevemente la historia, comentar que hay un malo malísimo llamado León Parra que se encarga de tocar las narices al resto de personajes y de armar no sé cuántos planes.
Quien la haya visto, aunque fuese a trozos, coincidirá conmigo en que “Mar de amor” fue una telenovela cargadísima de esos estereotipos y tramas usados a mansalva en las telenovelas del siglo pasado y que hoy no quedan todo lo bien que debieran.
¡Ah! Se me olvida comentar una última cosa que puede que explique todo lo que les vengo contando… Esta joya del horror es obra del grandísimo Alberto Gómez, del que ya les he hablado en otras ocasiones.
Lo único destacable, junto a las locaciones, quizás fue descubrir a Zuria Vega, que hizo lo mejor que pudo con su personaje. Ella misma declaró en una entrevista, tiempo después, que “Mar de amor” era una telenovela que no había por dónde cogerla. Junto a ella, destacar tanto a Florencia de Saracho (estaba guapísima y tenía un personaje más o menos normal) como a María Sorté (siempre estupenda, aun estando en telenovelas con tan poca calidad como esta) y al Mojarras que nos ofreció Ignacio López Tarso. 

jueves, 18 de diciembre de 2014

TELENOVELAS 'IN SPAIN': Actores incansables (I)

Lo comenté en una entrada cuando comencé con este blog, pero no pasa nada, que lo repito. Las telenovelas españolas no son como las latinas. Aquí casi nunca se fija desde el principio cuántos capítulos va a tener la telenovela en sí. Aquí se empieza a emitir, si funciona, bien, podrá seguir hasta que deje de funcionar. Si no, cortón y se acabó.
De esta forma hay hoy en día tres telenovelas españolas emitiéndose a nivel nacional. Estas son “El secreto de Puente Viejo” (que cuenta con unos 900 capítulos y se estrenó en febrero de 2011), “Amar es para siempre” (estrenada en enero de 2013, ya lleva emitidos más de 400 capítulos, pero venía precedida de los 1.716 que había tenido “Amar en tiempos revueltos”, de la que deriva) y “Ciega a citas” (estrenada en marzo de 2014 y que cuenta ya con unos 130 capítulos emitidos).
Yo llevo años sin ver una telenovela española por obvias razones: si me engancho desde el principio, luego es el cuento de nunca acabar, y si me engancho a medias me pierdo lo que haya pasado anteriormente.
De todas formas, este no era el objetivo de este ‘post’. Lo que hoy quería era hacer un pequeño homenaje a cuatro actores que llevan desde el principio de los tiempos en las dos primeras telenovelas mencionadas, sin haber faltado más allá de unos pocos capítulos y que, al menos para mí que me acabo cansando de todo, son admirables:
-Iztiar Miranda: esta actriz de origen aragonés lleva desde el año 2005 interpretando, primero en “Amar en tiempos revueltos” y ahora en “Amar es para siempre” a la entrañable Manolita Sanabria, la cocinera de “El asturiano”, una mujer de buen corazón que ha tenido no sé cuántos hijos (llegando a adoptar a una hija de su prima, incluso) y ha hecho de todo a lo largo de estos años de emisión de la telenovela.

-Manu Baqueiro: él es Marcelino, el primero novio y luego esposo de Manolita, uno de los dos taberneros de “El asturiano”. Lleva en la serie desde el año 2005, como Itziar, y, al igual que ella, sigue mostrándose tan ilusionado como el primer día y, según aseguraba en alguna entrevista, nunca se le ha pasado por la cabeza abandonar.
-José Antonio Sayagués: también conocido como Pelayo Gómez, el padre de Marcelino, es el típico abuelo que todo el mundo quisiera tener. De ideas contrarias a la dictadura franquista, Pelayo se ha metido en no sé cuántos líos por eso mismo y ha vivido numerosas aventuras. En él recuerdo, su bonita historia de amor con Enriqueta (los que vieran, como yo, las primeras temporadas de “Amar en tiempos revueltos” lo recordarán).
-María Bouzas: esta es ya de “El secreto de Puente Viejo”, donde interpreta a la malvada Francisca Montenegro (no veo ni vi la serie, pero sí que leo/ojeo los resúmenes que se publican en prensa y conozco algunas de sus maldades). Es uno de los pocos personajes que continúan desde el principio de la serie y, también, ha afirmado en numerosas entrevistas que no se le ha pasado por la cabeza dejarla, porque se sigue divirtiendo tanto como el primer día.
Por si fuera poco, además del intenso ritmo de vida que implica estar en una serie diaria durante tantos años, estos cuatro actores han hecho, paralelamente a la serie, tanto teatro como cine, e, incluso (caso de Iztiar y Manu) han publicado un par de libros de cocina. 
¿Verdad que se merecen este elogio? Yo no sería capaz de aguantar tanto, por muy bien que me pagasen, y de hecho he llegado a entender a otros actores que se fueron de series diarias criticando eso, que es cansado llevar ese duro ritmo de trabajo durante varios años. Está claro que no todos somos ni pensamos igual.

Me dejo más para otra ocasión…

lunes, 15 de diciembre de 2014

CAZANDO GAZAPOS: Dos de una misma escena de "La Impostora"

Bienvenidos a una nueva entrega de ese apartado del blog en el que, con un toque de humor, pretendo sacar a la luz pequeños defectos o errores de las telenovelas, eso que aquí en España se conoce como ‘gazapos’.
Las telenovelas no son perfectas y a menudo se cometen errores tanto en el rodaje como en el montaje de las escenas que componen los distintos capítulos de las mismas. Eso ocurrió en “La Impostora” (Telemundo y Argos, 2014).

Os pongo en situación… Sofía (Macarena Oz) está hablando con su padre Eduardo (Sebastián Zurita) por teléfono desde la casa de Mariana (Begoña Narváez). Es una misma escena y tiene dos gazapos. A ver quién los encuentra…
*Dificultad: 6/10 (gazapo #1); 7,5/10 (gazapo #2)

Y LOS GAZAPOS ERAN...
Creo que era fácil. No obstante, si hay alguien que no lo haya visto, lo comento. Uno de ellos consiste en que Macarena entra en escena hablando por un teléfono móvil pero, casi sin darnos cuenta, Macarena acaba la conversación con su ‘padre’ hablando por un teléfono inalámbrico.
Ese es uno. El otro es un pelín más costoso de ver. Cuando la niña entra en la cocina, se ve, tras ella, una figura de un pez de color azul. La figura desaparece sin que nos demos cuenta, casi del mismo modo del que nos dan el cambiazo y sustituyen el móvil por el teléfono inalámbrico. 

domingo, 14 de diciembre de 2014

CRÍTICA: "El Señor de los Cielos" (T2) (Telemundo, Argos y Caracol, 2014)

Tras haber visto su primera temporada en mayo y junio de este año, y tras el buen sabor de boca que me dejó, tuve claro que tenía que ver “El Señor de los Cielos 2: El regreso de la muerte”, o lo que es lo mismo, la segunda temporada de “El Señor de los Cielos”. A ello me puse hace unos meses…

SINOPSIS:
*Logotipo de la segunda temporada.
Cuando todos creían que Aurelio Casillas (Rafael Amaya) había muerto intentando cambiar su rostro para lograr el anonimato y El Señor de los Cielos era ya un mito de corridas y leyendas, descubrimos que todo fue un plan muy bien armado para volver desde las sombras a eliminar a sus enemigos, y sin obstáculos, extender su red narco por el mundo entero.
Aurelio deberá actuar en las tinieblas, sin dejarse ver de quienes puedan reconocerlo, y va a tener que hacerlo con prisa, porque ha perdido la totalidad de su fortuna a manos de su antiguo gran aliado, El Turco (Arturo Barba), quien no solo se llevó su dinero, sino también el amor y devoción que su esposa Ximena (Ximena Herrera) y sus hijas antes le tenían. Haciendo uso de su mejor arma, que es su encanto viril, Aurelio Casillas seducirá mujeres que lo pondrán de nuevo en la senda de las alturas del poder.

DATOS y TRAILER:
84 capítulos de 45 minutos. México/Colombia/EEUU (Telemundo, Argos y Caracol). Productora: Marcela Mejía.

PERSONAJES y ACTUACIONES:
“El Señor de los Cielos” es, esencialmente, Rafael Amaya. Después de dos temporadas no me imagino a otro actor en este personaje. Rafael lo lleva de una manera muy natural, muy espontánea. Se le nota que se divierte y que le gusta lo que hace, algo que cada vez se ve menos en los actores. Aurelio empatiza con el público y logra caer bien pese a ser un criminal, entre otras cosas.
*Aurelio Casillas y sus 'mujeres'.
Aunque en los créditos ello no aparezca así, para mí la protagonista de esta temporada ha sido, sin duda, Fernanda Castillo. Su Mónica de la primera temporada me había dejado un muy buen sabor de boca, y la Mónica de la segunda temporada no se ha quedado atrás. Me alegró mucho verla de vuelta, pues pensé, tras ver lo que le pasaba en la primera temporada, que desaparecería. Me encanta la locura de Mónica, su lenguaje y su forma tan extraña de amar a Aurelio. La química entre Fernanda y Rafael es tremenda.
La mujer que quizás podría verse como la antagonista (si tenemos en cuenta que aquí los malos son los protagonistas), es Leonor Ballesteros, soberbiamente interpretada por Carmen Villalobos. Disfruté mucho a Leonor en la primera temporada, pero en la segunda me ha gustado más aún. Repito algo que ya dije: me alegra mucho ver que, por fin, a Carmen le dan papeles de peso y de mujer adulta, quitándola de interpretar a adolescentes y jovencitas. Me ha gustado mucho que en esta temporada le hayan buscado un marido, Ignacio, del que hablaré más abajo.
Sigo con Ximena Herrera. Me había gustado mucho en la primera temporada, interpretando a Ximena. En la segunda ha tenido menos peso pero ha estado bien, en especial en ciertas escenas de una dureza emocional tremenda.
*Raúl Méndez, 'Chacorta', en una escena.
Poco debo decir de Raúl Méndez. Con Chacorta me pasa lo mismo que con Aurelio, aunque Chacorta me divierte un poco más. Raúl es un actor como la copa de un pino, que lleva este personaje de una forma extraordinaria. Ojalá reconsidere su postura en las negociaciones con Telemundo y vuelva para la tercera temporada. Si se va, se va un pilar esencial de la telenovela.
Sigo con Mauricio Ochmann, ‘El Chema’, que se incorporó a finales de la primera temporada y ha estado durante toda la segunda. Mauricio está genial, como siempre, aunque al principio me resultaba raro verlo de malo después de haberlo visto de bueno siempre. Creo que deberían potenciar ese lado ‘irónico’ o ‘bromista’ que tiene el personaje, porque podría dar todavía mucho más juego.
*Lisa Owen y Ximena Herrera, en una escena.
Más halagos para Lisa Owen (soy fan de Doña Alba. ¡Qué bien me cae esta mujer!) y Sara Corrales, que nos ha regalado una Matilde más maternal, distinta de la Matilde de la primera temporada, eso sí, con un final que a mí personalmente no me ha gustado.
Entre las novedades del elenco debo destacar varios nombres… En primer lugar, Erika de la Rosa, que ha hecho un personajazo, sí, con aumentativo y todo. Ella es Elsa Marín, una política corrupta y ambiciosa, capaz de todo para pisotear a sus enemigos, y, además, bisexual. Para mí es de lo mejor de esta segunda temporada. Me dio mucha pena su final, aunque era, en parte, esperado.
*Leonor encontró nuevamente el amor en esta temporada.
En segundo lugar, mención honorífica para Alejandro de la Madrid, que interpreta a Ignacio, el marido de Leonor Ballesteros. Al principio critiqué que se le buscara a Leonor una nueva pareja, tras la muerte de Marco Mejía. Sin embargo cambié de opinión nada más ver las primeras escenas entre Ignacio y Leonor. La química entre Alejandro y Carmen ha sido estupenda y él nos ha regalado un personaje estupendo, tierno, con la justicia por bandera (aunque erra en el modo de administrarla), y que espero que siga en la tercera temporada.
Debo mencionar también a Tomás Goros, que se mete en la piel, nuevamente, de un oficial corrupto, muy parecido al Lagarto de “La Patrona”, pero si cabe, mucho más rudo y vulgar. También espero verlo en la tercera tanda.
Manuela González ha estado muy bien como Lay Cadena, aportando un toque de frescura a la telenovela con este personaje tan peculiar, al igual que Carlos Gascón (Iñaki, su marido, un español al que han mantenido el acento español).
Resalto también la gran actuación de Ausencio Cruz, como Pepe Johnson, un hombre adicto a las drogas que da mucho juego en la historia, y de Sandra Díaz, que ha sido todo un descubrimiento interpretando a la bella Irma.
Sobre Marlene Favela, una de las más aclamadas incorporaciones de esta segunda temporada, debo decir que ni fu ni fa. En su línea. Sigo insistiendo en que Marlene daría mucho más juego en papeles de villana que en papeles de mujer buena y puritana.
*Alí Benjumea, 'el Turco', muere en los primeros capítulos.
Me reservo a los jóvenes para el final… Carmen Aub ha estado bien, sin más, aunque en los últimos capítulos se ha visto mucho mejor, interpretando ya a la Rutila mujer y no a la Rutila adolescente. Me ha gustado mucho Miguel Melo, como Víctor Casillas Jr, y Sahit Sosa, como Ernesto Gamboa. A ambos les auguro un buen futuro en esto de la interpretación.
Quizás algo que no me ha gustado, y con esto acabo este apartado, es el gran número de muertes de personajes ‘clave’ de la primera temporada que se producen en los primeros capítulos: Alí Benjumea, Irina, Ponte… Tampoco me ha agradado que se hayan cargado a unos cuantos personajes fundamentales a lo largo de la temporada (no voy a hablar de más, que no quiero cometer ‘spoiler’).   

TRAMAS:
*Aurelio y Mónica en una escena de la telenovela.
Al igual que la primera temporada, “El Señor de los Cielos (II)” sigue narrando las distintas aventuras y desventuras de Aurelio Casillas. La diferencia con la primera temporada es que, mientras que en aquella se partía de personajes y hechos reales, aquí se parte simplemente de una leyenda, pues a día de hoy nadie sabe a ciencia cierta qué pasó con Amadeo Carrillo, el narco sobre el que se construye Aurelio Casillas En esta temporada las tramas son algo más lentas que en la primera y se pone un mayor énfasis en lo relacionado con el corazón de Aurelio.  
Así, para empezar, se retoma la tóxica relación que Aurelio y Mónica tenían y que se convierte en el eje central de la temporada, con dos embarazos y todo. Eso sí, me ha parecido muy poco creíble la forma en la que ‘resucitan’ a Mónica Robles, con eso del ‘atulero’.
Al lado de esta surge otra historia de amor entre Aurelio y Victoria (Marlene Favela), la gobernadora de Guadalajara. Una historia aún más tóxica, si cabe, que la anterior, ya que, para colmo, Aurelio oculta su verdadera identidad bajo el personaje de Danilo Ferro (un hombre de bien al que secuestra para poder usurpar tanto su identidad como sus bienes).
La otra gran historia de amor es la de Leonor e Ignacio. Simplemente preciosa y con un final abierto, que espero, se cierre para bien en la próxima temporada.
*Aurelio Casillas y su enemigo, el 'Chema' Venegas.
Sin embargo, y para  no perder su seña de identidad, “El Señor de los Cielos (II)” tiene grandes dosis de tiroteos, explosiones y toda esa violencia entre cárteles que la caracteriza y que refleja, tristemente, la realidad de México en aquel entonces y aún hoy en día. El enemigo en esta ocasión es el Chema Venegas, un villano al que se le pudo haber sacado más jugo en lo que a tramas se refiere, aunque promete ir a más, viendo el final de esta segunda temporada.
De entre las tramas ‘novedosas’, me han gustado mucho, por otra parte, las tramas que suceden o se articulan a partir del burdel que Lay y Matilde gestionan. Lo mismo debo decir de las tramas que giran en torno a  Chacorta, Irma y Pepe Jhonson y el rodaje de la película sobre Aurelio Casillas. Metatelenovela pura y dura, sí señor.
Me gustaría también mencionar las tramas de Elsa Marín y sus ‘asesores’ de gobierno (quien la haya visto, entenderá esto último).  
*Erika de la Rosa es Elsa Marín.
Argumental y temporalmente esta temporada tiene algunos fallos… Para empezar, en el primer capítulo un rótulo señala lo siguiente: “México, 1997”. Varios capítulos después otro rótulo señala esto otro: “Cinco años después”. La siguiente escena es la del atentado contra las Torres Gemelas en EEUU. Sí, los personajes están en el 11 de septiembre del… ¡2001! ¿Cómo es posible que, empezando en 1997 y pasando cinco años, estén en 2001? Además, un par de capítulos después, los personajes españoles (Helga e Iñaki) hablan de grandes cantidades en euros, que no se empezaron a manejar en España hasta 2002.
Otra cosa que no queda clara es la paternidad de Carlitos. Pese a que en algún momento Ximena insiste en hacerle una prueba de paternidad, nunca llegamos a saber si es hijo de Chacorta o de Heriberto. 
No se explica tampoco qué pasó con El Cabo, después de que Aurelio matase a su hijo. En un primer momento se explica que ha desaparecido, pero en los últimos capítulos alguien hace referencia a que está muerto. Sea como sea, una gran lástima, porque era un personajazo y Robinson Díaz estaba genial. Además, sin él, El Tijeras (Tommy Torres) se ha quedado como un personaje de relleno.
Tampoco se nos explica qué ha ocurrido con el presidente Benítez. Aparece en algún capítulo al principio, y poco más. Aunque luego se habla del presidente, no vuelve a salir, ni a tener tramas propias ni nada.
Por último, comentar que he echado en falta tramas del tipo de la conspiración contra el cardenal Pastrana, o los problemas de Giménez Arroyo con el resto de generales y el presidente. Con un poco más de trama política hubiera estado mejor.

MÁS COSAS:
Nada que objetar a la musicalización ni a los ‘soundtracks’.
La calidad en escena es igual de buena que en la primera temporada, aunque en esta se apuesta por nuevas técnicas de grabación en lo que a tiroteos y ‘jaleos’ se refiere que quedan muy bien en pantalla. Los efectos especiales, como siempre, geniales.
Han incluso mejorado hasta el tema de los aviones y el ‘rodaje’ en vuelo delante de ‘chromas’.
*Rafael Amaya en una escena.
Los decorados están muy bien logrados y las locaciones son espectaculares, en particular algunas haciendas y mansiones del DF que se usan en la telenovela.
Hay una cosa que sigo sin entender y que ya comenté en la crítica de la primera temporada… Se supone que “El Señor de los Cielos” se emitía en EEUU a eso de las diez de la noche… Entonces, ¿para qué censurar los tacos, las palabras mal sonantes que dicen los personajes? Se supone que en ese horario habrá pocos niños viendo la tele (aquí en España ya no es horario de protección infantil). Aunque parezca una bobada, el ‘censurar’ o silenciar esas palabras poco agradables hacen que se echen a perder las escenas. Se pierde realismo.

En resumen, esta segunda entrega de “El Señor de los Cielos” ha mantenido, más o menos, la agilidad de la primera tanda, con la que yo disfruté más. Sin embargo ello no quita que “El Señor de los Cielos. El regreso de la muerte” sea aburrida ni mucho menos. Si se ha visto la primera, debe verse la segunda. Queda ver la tercera, aunque tampoco es que haya mucho que contar en torno a Aurelio Casillas. A ver con qué nos sorprenden…


-PUNTUACIÓN FINAL: 8,2-

sábado, 13 de diciembre de 2014

HOJA DE AUDIENCIAS: Del 8 al 12 de diciembre

*"Bella Calamidades" se ha reestrenado (tercer pase en España en cuatro años), el pasado martes día 9. Viene a cubrir el hueco de "Cuando me enamoro", que se encuentra en sus últimos capítulos. 

jueves, 11 de diciembre de 2014

COTILLEANDO: Nombres reales de actores y actrices de telenovelas (III)

Aunque en España ello nos extrañe, al otro lado del charco es muy usual (o al menos lo era) el bautizar a los bebés con un nombre compuesto (quien dice uno, dice unos cuantos). Esa costumbre se plasmó en las telenovelas de los años 90, con protagonistas de nombre Luis Fernando, Luis Gustavo, Fernando José, Eligio Augusto… Y lo mismo con algunas heroínas y villanas.
Y esto, que a nosotros nos extrañaba tanto, era (repito, no sé si sigue siendo) algo habitual en Latinoamérica, tan habitual que muchos de los grandes actores y actrices del género tienen nombres compuestos, que han reducido o modificado para crear su nombre artístico.
-MIMÍ LAZO: Ana María Lazo
-RICARDO ÁLAMO: Nelson Ricardo Álamo
-MARJORIE DE SOUSA: Marjorie Lisette de Sousa
-SCARLET ORTIZ: Hevis Scarlet Ortiz
-JORGE ARAVENA: Jorge Agustín Aravena
-JORGE REYES: Jorge Luis Reyes
-VÍCTOR CÁMARA: Víctor Manuel Cámara
-GABY ESPINO: María Gabriela Espino
-JORGE POZA: Jorge Alberto Poza
-MARIO CIMARRO: Mario Antonio Cimarro
-BLANCA SOTO: Blanca Delfina Soto
-VANESSA VILLELA: Vanessa Quiñones Romo
-NATASHA KLAUSS: Natasha Alejandra Rastapkevicius
-SEBASTIÁN RULLI: Sebastián Óscar Rulli
-LAURA FLORES: Laura Aurora Flores
-AZELA ROBINSON: Azela Jacqueline Robinson
-JOSÉ RON : Edgar José Ron
-SABINE MOUSSIER: Diana Sabine Moussier
-CRISTIÁN DE LA FUENTE: Cristián Andrés de la Fuente
-SUSANA GONZÁLEZ: Susana Alejandra González

Y así podría seguir hasta llegar a cientos y cientos de nombres compuestos reales de nuestros actores de telenovela. Estoy convencido de que se habrán sorprendido con alguno…

*Más, en este enlace  y en este otro.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

MIS DESVARÍOS: Ya es Navidad... Para Televisa y Telemundo

Como todos los años por estas fechas, empiezan a llegar las felicitaciones navideñas de todo el mundo: familia, vecinos, amigos… Hasta del dentista.
También por estas fechas se dan a conocer los promocionales navideños de agradecimiento hacia el espectador de las grandes cadenas o grupos de televisión. No soporto las felicitaciones navideñas, pero no sé por qué, estos vídeos siempre me han gustado. Hoy les dedico este ‘post’ un poco especial…

Una vez más Televisa no nos ha defraudado y ha apostado por algo original, pero en la línea de lo que venía haciendo siempre: una canción como hilo conductor de un vídeo donde los principales rostros del grupo (en particular, de sus telenovelas) hacen una especie de ‘lip-dub’. De hecho, el único que canta un poco (aunque no era necesario) es David Zepeda.
El usar los platós y los decorados para situar a los rostros de la cadena es eso original de lo que hablaba antes. Se nota que no están los tiempos para derrochar, y este año han pasado de alquilar fábricas abandonadas, preparar grandes escenarios, o de subir a Colunga a lo alto de una azotea, como otros años, y han apostado por algo más barato pero que da un buen resultado en pantalla. En el momento de escribir este ‘post’ el vídeo permanece bloqueado en Youtube. Si lo queréis ver, os dejo el enlace de un ‘post’ del blog Novelalounge, donde puede verse al disponer la web de un servidor propio de vídeos, distinto a Youtube.

Y si Televisa no ha defraudado, debo decir todo lo contrario a mi querido Telemundo. ¿Tan mal está la cosa como para repetir el vídeo del 2013, al que se le han añadido algunas escenas de Lucero, Laura Flores, Gabriel Coronel y Rafael Amaya? Menuda chapuza… Dejo el vídeo por si alguien aún no lo ha visto y quiere perder varios minutos de su tiempo:

martes, 9 de diciembre de 2014

HOJA DE AUDIENCIAS: Del 1 al 5 de diciembre

*Publicada el martes, 9 de diciembre, dado que tanto el sábado 6 como el lunes 8 son fiesta nacional en España y no ha sido hasta hoy, martes, cuando se han conocido las audiencias del viernes 5. 

domingo, 7 de diciembre de 2014

DEBO CONFESAR y CONFIESO: Mis colecciones 'telenoveleras'

Todo seguidor de telenovelas que se precie guarda algo que le recuerde, de la mejor manera posible, aquellas telenovelas que más le han gustado. Algunos hacen hasta verdaderas colecciones monotemáticas en torno a las telenovelas.
Ya os hablé en alguna ocasión que no tolero los DVD's, y que me molesta mucho el escasísimo 'merchandising' que llega a España y que en general, las productoras de telenovelas hacen.
No obstante, para quedarse con un buen recuerdo de una telenovela no es necesario, o al menos para mí, que no me queda de otra, ni acudir a los DVD’s ni al ‘merchandising’.

Una de mis tradiciones de ‘buenos recuerdos’ de las telenovelas que veo pasa por guardar en una carpeta en mi ordenador el capítulo final de cada telenovela que veo. Y es algo imborrable, que permanecerá en esa carpeta ‘per secula seculorum’. Empecé esta peculiar ‘colección’ en 2010, con el final de “El Clon” de Telemundo y a día de hoy ya he perdido la cuenta de cuántos finales he metido a esa carpeta. Una manía que igual resulta rara, más si os cuento que aunque me bajo muchas telenovelas de internet a lo largo del año, no guardo ni un solo capítulo en el ordenador, pues según los veo (en el ordenador o en la televisión, vía ‘pendrive’) los voy borrando.
Otra de mis ‘colecciones’ telenoveleras pasaba por las carátulas que, en un primer momento de manera semanal y luego de manera ocasional, daba la revista española “Telenovela”. Sí, ‘daba’, porque lleva ya más de un año sin publicar ninguna. No son la gran cosa, pero sí que eran un buen recuerdo de las distintas telenovelas y confieso que guardaba tanto las de las que había visto como las de las que había ignorado.
No entiendo por qué han dejado de darlas…
También guardo, extraídas de esta revista, las publicaciones de los finales de telenovelas que más me han gustado y algún que otro tipo de material (biografías de algunos actores y actrices, reportajes ‘especiales’…). Antes era de guardar también ejemplares completos (algunos tengo, aunque no sabría deciros cuántos), en la época en la que la revista era una publicación trabajada. 
Cosas que, en definitiva, me sirven como ‘recuerdos’ de aquellas telenovelas que en su día vi y que me dejaron buen sabor de boca.



viernes, 5 de diciembre de 2014

ACTORES SÍ, CANTANTES NO: Gabriela Spanic

Hay dos profesiones que están separadas entre sí por una línea muy delgada: actor y cantante. Muchas veces esa línea se rompe y hay cantantes que se meten a actores y actores que se meten a cantantes. A veces ello es para bien y el cantante triunfa como actor o el actor como cantante, pero hay veces (y suele ser lo más frecuente) el cantante fracasa como actor o el actor fracasa como cantante. De ello va esta nueva sección. Recordar que aquí yo solo doy mi opinión y que habrá gente que igual piense lo contrario. Respeto todas las opiniones y espero que se haga lo mismo con la mía.

Una de esas actrices que se decidió a probar suerte en el mundo musical fue Gabriela Spanic. La protagonista de “La Usurpadora”, “Prisionera”, “Tierra de pasiones” o “Emperatriz”, entre muchas otras, siempre se sintió atraída por la música, cantando algunos temas de sus telenovelas y haciendo pequeñas incursiones en la música hasta el año 2005, en el que publicó su primer disco, “Gabriela 2005”, de un estilo difícil de calificar, pues mezclaba desde alguna balada con algún ritmo ‘bachatoso’, a lo largo de los diez temas que componían el disco.  
La carrera de la Spanic en la música siguió con “Tierra de pasiones”, telenovela en la que cantaba varios temas, de un estilo más próximo a la balada que le quedaba bien.
Tardaron varios años en pasar hasta que un nuevo CD de Gabriela Spanic vio la luz. Fue este mismo año en el que lanzó “En carne viva”, con once temas, en los que incluyó su versión de “La Usurpadora”, otrora cantada por Pandora, aprovechando el tirón de la telenovela en Brasil. Tampoco sé qué estilo tiene este disco. Hay canciones que sí le pegan, pero hay otras como “Mi destino fue quererte” que son horrorosas.
Voz le sobra, aunque le falta encontrar un estilo que pegue con esa gran voz que tiene Gabriela. Para mí, mejor en baladas (tipo la de “Necesito tu tierra”, de “Tierra de pasiones”) que en rancheras, bachatadas y demás ritmos.
Como actriz, la he admirado mucho, aunque últimamente la veo algo ‘rara’.

Para quien no la haya escuchado, dejo como muestra dos de las canciones de Gabriela:
*”Necesito tu tierra”. La balada de “Tierra de pasiones” de la que os hablaba antes. Para mí, de lo mejor de la Spanic.

**”Mi destino fue quererte”. Una canción ranchera pura y dura. La Spanic tiene voz, pero lo dicho, no me pega para rancheras.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

ME CHIRRÍA: Los "meet and great"

En esta ocasión no voy a hablaros de algo propio de las telenovelas, pero sí de algo relacionado con ellas que me ‘chirría’ y mucho. De momento no es más que el inicio de una moda, moda que seguramente irá a más conforme pase el tiempo (somos así, qué se le va a hacer).
Hablo de los “meet and great” o lo que es lo mismo, las convivencias con actores y actrices del género organizadas por empresarios que al fin y al cabo son los que acaban sacando tajada de todo esto.
Muchos me diréis que esto no es nuevo, que en España se viene haciendo con actores de series (“La que se avecina”, “Física o química”…) y famosillos del mundo del corazón, que son invitados a discotecas y pubs, y donde, con mucha suerte, la gente consigue hacerse una foto con ellos, pagando la entrada (que en Asturias, al menos, no pasa de 10-12 euros por muy buena que sea la discoteca).
Los “meet and great” se dan un aire a esto pero, a la vez, son completamente distintos… Se parte de una persona famosa, lógicamente, y en torno a él se organizan distintos actos. Se limita el aforo y se establece un precio que, como mínimo, ronda los 50 €, y que en algunos casos supera los 100 € (imagino que dependerá del famoso y su caché). Aclaro también que esos actos que se organizan en torno al famoso no tienen nada que ver con él (que si cata de no sé qué, que si muestra de no sé qué otra cosa y similares).

Silenciosamente esto va camino de ponerse de moda, en lo que a actores de telenovelas se refiere, teniendo un gran tirón el sur de España para acoger tales ‘eventos’. A mi mente vienen ahora mismo dos ejemplos relativamente recientes:
-Sebastián Rulli, Estepona (Málaga). Se organizó en torno a él un evento con aforo limitado por el módico precio de 50 € (el transporte, por tu cuenta).
-Dulce María (Málaga). Aquí el “meet and great” se organizó a partir del concierto que la cantante ofrecía en esa ciudad. La entrada solo al concierto costaba 100 €. Entrar a verla, tomarse una foto con ella y que ella te firmase un autógrafo costaba 180 €.
Sobra decir que, en la mayor parte de los casos, la ‘convivencia’ pura y dura, es decir, el tiempo que se pasa con el artista en cuestión, es más o menos igual al que dura un par de capítulos de una telenovela.
Cada cual es libre de hacer negocio con lo que desee… Personalmente pienso que pagar por ver a alguien que ha llegado donde está gracias a uno mismo, es algo exagerado. Entiendo que se paguen 100 € para ver a Dulce María cantar y ver el espectáculo y todo eso. Yo también he ido y voy a conciertos (dicho sea de paso, no recuerdo nunca haber pagado una entrada tan cara), pero de ahí a pagar semejantes cantidades para pasar un ratito con un actor o actriz y que él o ella me deje hacerme una foto, creo que hay un trecho.
Igual como símil es una chorrada, pero ahí lo dejo… Seguro que todos tenéis una ideología política, y seguro que os gustaría tener ante vosotros a alguno de los ‘cabecillas’ (Mariano Rajoy, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez, Cayo Lara…) para decirle algunas cosas. ¿Pagarías 50, 70 o 100 € por ello? Yo tengo claro que no.