lunes, 30 de septiembre de 2013

TELENOVELAS 'MADE IN SPAIN': Cuatro y La Sexta

En Antena 3, en Telecinco o en TVE, las telenovelas españolas han funcionado relativamente bien (cada cadena tiene sus fracasos, pero como todo en la vida, no siempre se acierta).
Sin embargo, y quizás por la corta vida de ambas cadenas, Cuatro y La Sexta no han acertado del todo con sus telenovelas “made in Spain”, que en su mayor parte fueron canceladas sin haberse llegado a emitir los episodios prepactados con la productora.
En esta ocasión les hablo de las historias españolas que, por separado, ambas cadenas produjeron…


-Cuatro
Nacido como canal en 2005, su primera telenovela propia fue “Amistades peligrosas”, estrenada en 2006 y que narraba la vida de un grupo de amigos en torno a la treintena cuya vida había quedado marcada años atrás cuando, durante una excursión, un compañero de instituto, El Bola, había sido asesinado. La causa fue atribuida a un accidente, pero todos tenían motivos para matarlo.
*Protagonistas de 'HKM'.
La serie, que tenía un buen reparto con actores como Daniel Grao o Celia Freijeiro, fue estrenada en pleno verano de ese año. La lentitud de las tramas hizo que su audiencia, mala desde un principio, fuese a menos y se vio concluida con 45 capítulos emitidos y sin saberse quién había matado a El Bola.
En 2008 probaron con una telenovela juvenil, titulada “HKM. Hablan, Kantan, Mienten” Si el título era horroroso, la historia era aún más. Sin embargo tuvo una audiencia aceptable próxima al 6% de share y se llegó a emitir completa, con los 85 capítulos prefijados por la productora. Su elenco lo encabezaba el hoy internacional Carlos Marmen.
*"Los existosos Pells", versión española.
En 2009 Cuatro decidió apostar por hacer un ‘remake’ de una exitosa telenovela argentina, “Los exitosos Pells”, que en España tuvo el mismo nombre. La serie (o lo poco que vimos de ella) estaba bastante bien, pero su audiencia a duras penas pasaba del 3% de cuota de pantalla. Fue cancelada con solo seis capítulos emitidos.
Y en 2010 Cuatro volvió a intentar hacer un ‘remake’ de otra telenovela argentina con gran éxito en su país: “Valientes”. Aquí también mantuvo su título y contó con actores de la talla de Julián Gil, Thäis Blume o el ya actor internacional Marco de Paula. Comenzó con una audiencia pasable y poco a poco se fue desinflando. Fue cancelada con 45 capítulos emitidos.
Tres años después Cuatro parece que no quiere apostar por más telenovelas de cosecha propia.

-La Sexta
*Elenco de 'SMS'.
Teniendo en cuenta que nació en 2006, un año después que la anterior cadena, su historial de telenovelas propias se reduce solo a una: “SMS, sin miedo a soñar”, una telenovela juvenil, de estas que se desarrollan en un instituto, con una banda de música. Funcionó bien, con una audiencia bastante buena para una cadena que acababa de comenzar, con una audiencia entre el 3% y el 4% de share, lo que hizo que tuviera una vida de 185 capítulos.
Esta telenovela sirvió para lanzar al estrellato a actores y actrices como Amaia Salamanca, Yon González, Mario Casas, María Castro, Aroa Gimeno…
Como dije, fue la primera y última telenovela española que vimos en La Sexta, que parece que tampoco quiere producir nada nuevo de ficción. 

domingo, 29 de septiembre de 2013

CRÍTICA: "Vivir a destiempo" (Azteca 13, 2013)

Desde que se estrenó en México, allá por febrero de este año, me llamó la atención. No sé exactamente por qué, pero me dije “tienes que verla”. Por cuestión de tiempo no pude ponerme a ello hasta agosto de este año y la vi a un ritmo trepidante, de veinte capítulos por semana. Me encantó. Hablo de “Vivir a destiempo”.

SINOPSIS:
*Logotipo de la producción.
Paula Duarte (Edith González) y Alejandro Monroy (Ramiro Fumazoni) fueron novios en sujuventud. Terminaron cuando él se fue a estudiar al extranjero, obligado por su padre, a quien Paula le parecía poca cosa para él. El padre de Paula, un hombre maníaco-depresivo, se suicida. Ella, su madre y su hermana se ven obligadas a salir adelante solas. Buscando olvidar a Alejandro, Paula empieza a salir con Rogelio Bermúdez (Humberto Zurita). Él, muchos años mayor que ella, la seduce y embaraza. Se casan, y tienen dos hijos: Daniel (Carlos Marmen) y Tania (Marcela Guirado). Por su lado, Alejandro se casa con Amparo Ávalos (Wendy de los Cobos), una mujer promiscua y caprichosa. Tienen un hijo, Eduardo (Luciano Zacharsky). Al cabo de los años, Alejandro se divorcia, harto de las múltiples infidelidades de Amparo.
Paula y Alejandro vuelven a encontrarse, veintitantos años después, gracias a que Tania y Eduardo se hacen novios. Ella batalla por salir de la apatía en la que cayó su vida, gracias a Rogelio, un hombre misógino y dominante, con el que ha sido profundamente infeliz. El amor lucha por abrirse paso otra vez entre Paula y Alejandro, pero son demasiadas las cosas que los separan.
*Edith González y Ramiro Fumazoni (Paula y Alejandro)
La vida de todos los personajes está inmersa en pasiones, intrigas, conflictos, ambiciones. Paula descubre que Rogelio le es infiel con alguien en quien ella confía ciegamente. Ha comenzado a trabajar y a sentirse independiente, y es entonces cuando decide terminar con la farsa que es su matrimonio y darse una oportunidad para ser feliz con Alejandro. Sin embargo, la corriente los arrastra a ambos y no pueden nadar contra ella. Problemas con sus hijos, intrigas de Rogelio y Amparo… tragedias que los golpean en forma inclemente…
“Vivir a destiempo” muestra la lucha de la clase media por salir adelante en un mundo en crisis. La lucha de los padres por rescatar a sus hijos y mostrarles el camino correcto. La lucha de los jóvenes por sortear sus problemas y definir quiénes son y hacia dónde van. Adultos y jóvenes en búsqueda de su propia identidad. Amor, odio, pasión. Sarcasmos, humor negro, cariños sinceros y otros traicioneros… Frustraciones y grandes satisfacciones. Eventos crudos y violentos, otros tiernos y emotivos, que nos llevan a la risa o a las lágrimas.

DATOS y TRÁILER:

150 capítulos. México, 2013 (Tv. Azteca). Productora: Fides Velasco.

PERSONAJES y ACTUACIONES:
Esta es una de esas telenovelas donde inevitablemente acabas cogiendo cariño a todos y cada uno de los personajes, y los acabas viendo como parte de tu familia o de tu círculo de amistades. Ello hace que aún muchos extrañemos a Paula o a Alejandro, una semana y pico después del final de la historia. Es algo que a mí me ha pasado en muy pocas telenovelas, el lograr esa empatía con todos los personajes.
Yendo uno por uno, debo decir que Edith González está espléndida como Paula Duarte, un personaje que fue hecho para que ella lo interpretara y eso se nota en pantalla. Borda un personaje redondo que pasa por tres etapas muy distintas. En lo personal opino que Edith se ve igual de joven que cuando protagonizó “Corazón Salvaje”. Pareciera que tuviese un pacto con el diablo o que el tiempo no transcurriese para ella… Y también valoro mucho de ella que sea una actriz que elige únicamente proyectos novedosos o con calidad en los últimos años, algo que pocas hacen.
*Humberto Zurita, Edith González y Ramiro Fumazoni (Rogelio, Paula y Alex)
La química de Edith con Ramiro es bestial. Tienen una complicidad que traspasa la pantalla y debo reconocer que Ramiro ha sido todo un descubrimiento. Es un actor que se ve muy comprometido con su personaje, actuando de una manera muy natural que llega al espectador. Recuerdo una escena en la que Alejandro pierde a un ser querido (no daré más detalles) y llora desconsoladamente en el tanatorio durante varias escenas. No pude evitar llorar. Catarsis pura y dura. Espero volver a ver a Ramiro pronto en otra historia y auguro que pronto (si no las ha recibido ya) recibirá ofertas de otras cadenas…
El tercero en discordia es Rogelio Bermúdez (Humberto Zurita), un tipo machista pero gracioso. Me encantaron los pensamientos ‘extraños’ de Rogelio, así como sus sueños raros y sus peleas con su suegra Doña Carolina, en las que mutuamente se llamaban de todo. Zurita es un actorazo y lo ha vuelto a demostrar en esta ocasión. Hacía mucho que no lo veía en pantalla (desde “Marina”) y ha sido todo un gusto volver a verlo. Es un actor que tiene química con todos los personajes que lo rodean, especialmente con las mujeres (se acuesta con unas cuantas a lo largo de la historia) y que borda cualquier personaje, como ocurre con Edith.
Otra gran actriz que encontramos en esta historia es Andrea Noli, interpretando a Sonia, la liviana hermana de Paula. No es la típica villana, es una mujer normal que tiene un marcado lado desenfrenado y un lado sensato que explota atormentándose por un hecho de su pasado que es el que condiciona su final en la historia. Es una joya de personaje y Andrea ha sabido sacarle el máximo partido. Me gustó mucho más que el último personaje que había visto de esta actriz, Lucrecia, en “Cielo rojo”.
*Verónica Merchant, Miri Higareda y Juan Manuel Bernal
Otros que también se lucen son Juan Manuel Bernal (Patricio) y Verónica Merchant (Cristina). A Verónica la conocía de antes y no me decepcionó. Es la mejor amiga de Paula y tiene un personaje realmente bueno, de mujer casada atrapada en un matrimonio desgastado por la rutina. Su marido, Patricio, se cansa en un momento dado de esa rutina y comienza a buscar nuevas ‘alternativas’, hasta el punto de convertirse en un adicto al sexo y echar a perder su matrimonio. Tienen una complicidad tremenda en la historia y mucha química con sus respectivos compadres, Rogelio y Paula.
Wendy de los Cobos borda el personaje de la polioperada Amparo pese a ser uno de los que más tarda en ‘destacar’ en la historia, pues tarda varios capítulos en aparecer de continuo.
Victor Huggo Martín interpreta a Salvador, el amigo de Alejandro, el típico amigo que todos quisiéramos tener. Fue otro personaje que me llegó al alma, muy bien interpretado, al igual que Beatriz (María Renée Prudencio) que en la historia es la mujer de Salvador y mejor amiga de Amparo y Sonia.
*Israel Amezcua, Gabriela Roel y Rafael Sánchez Navarro
Geniales también Rafael Sánchez Navarro (Martín) y Gabriela Roel (Eleonora). Llevaba años sin verlos en pantalla y fue todo un gusto reencontrármelos juntos. Martín es un tipo atormentado, cobarde que cede ante cualquier presión, mientras que Eleonora es una mujer desquiciada que padece un síndrome que le lleva a envenenar a sus seres queridos con el fin de llamar la atención. Como he dicho, brillantes.
Mención honorífica para dos grandes actores: José González Márquez (Félix) y Marta Verduzco (Carolina), los abuelos de la historia que tras muchas idas y venidas acaban casándose y siendo felices. Es una historia preciosa dentro de la telenovela y la química entre ambos es buenísima. Adorables ambos.
También me ha gustado mucho Doña Chole (Carmen Delgado), una mujer humilde que se mueve por dinero y que no duda en decir las verdades a la cara (y en tratar de seducir a Alejandro). Me encantó también su extraña relación con su hija Mirna, papel que borda una actriz hasta hace nada desconocida para mí y que se llama Mayra Sierra).
*Parte del elenco juvenil
Por último, me gustaría destacar el buenísimo casting juvenil hecho en esta telenovela. Todos los actores jóvenes parecen en realidad hijos de los que aparentan ser sus padres, no solo físicamente, sino también en lo que a carácter se refiere. Mención especial para Marcela Guirado, que maneja perfectamente a la bipolar y caprichosa Tania. Le auguro también un buen futuro profesional, al igual que a Luciano Zacharsky (Eduardo), que también borda su papel.
Carlos Marmen (Daniel), Miri Higareda (Berenice), German Girotti (Julio) o Ivonne Zurita (Rocío), entre otros, completan un elenco casi perfecto. Y digo casi, porque me desentonó mucho Roberta Burns que interpreta a Marisol y que para mi gusto (ojo, es una opinión personal) no acaba de encajar en la historia y la veo bastante plana a la hora de actuar, aunque sí que es cierto que mejora a lo largo de los capítulos.  

TRAMAS:
Aunque 150 capítulos puedan parecer muchos, la trama principal del rencuentro de Alejandro y Paula los aguanta perfectamente, desde el capítulo 5 en el que se vuelven a ver, hasta el final. Prácticamente están juntos desde el capítulo 38 hasta el 150, con las pequeñas discusiones propias de una pareja y algún disgustillo por el medio.
Es una trama que no se hace en absoluto pesada y a ello contribuyen dos cosas: la química entre Edith y Ramiro y las historias que se dan alrededor de ambos.
En la primera etapa vemos que Paula tiene que aguantar los malos tratos, humillaciones y vejaciones de Rogelio, su marido, hasta que se harta, lo denuncia y le pide el divorcio al tiempo que inicia su primera aventura profesional. Chapeau por esta trama, actual y que lanza un mensaje muy positivo a mujeres en esa situación.
*Rogelio, con sus 'mujeres' en uno de sus sueños.
Luego ya vemos a una Paula más madura, más inteligente y más fuerte, que no se deja doblegar por nada ni nadie.
Pero pese a estar en la cárcel Rogelio no aprende la lección y continúa durante toda la telenovela seduciendo, humillando, maltratando y vejando a muchas más mujeres (Sonia, Amparo…).
Tanto Paula como Alejandro tienen que luchar para sacar a sus hijos de dos adicciones distintas pero a la vez muy parecidas como son las drogas (caso de Tania) y el alcohol (caso de Eduardo), temas que también lanzan un mensaje positivo a la audiencia que ve como, por ejemplo, Eduardo acude a alcohólicos anónimos a rehabilitarse.
Pero hay más tramas conectadas con la principal, como la de los ‘swingers’ Cristina y Patricio, una trama en la que la moraleja viene a ser algo así como “valora lo que tienes en casa antes de salir a buscar cosas distintas”. Otra trama interesante es la de Salvador y Beatriz, que se conocen en una cita a ciegas y se enamoran perdidamente, sin saber ninguno de ellos que Salvador es el padre de Julio, el hijo adoptado de Beatriz.
Los líos familiares de la familia Campos, con una madre como Eleonora, obsesionada en llamar la atención de su marido, que ha dejado de quererla para fijarse en jovencitas, y unos hijos como Rocío, enferma desde su nacimiento, o Mauricio, adicto a las drogas, ocupan también parte de la historia.
*José González y Marta Verduzco (Félix y Carolina)
Otra trama preciosa y muy emotiva es la que comentaba antes de los abuelos, Doña Carolina y Don Félix, ambos viudos, que se conocen de toda la vida y que pese a llevarse como el perro y el gato se enamoran y se casan dándose felicidad mutua en el invierno de sus vidas. Aunque esta trama no tenga el final que me hubiera gustado, sí valoro que Don Félix no cayese en el olvido y constantemente aparezca en la historia (SPOILER) a modo de fantasma. 
El amor también está presente en los jóvenes, con las idas y venidas de Tania y Eduardo, o la extraña relación que comienzan Daniel y Berenice (ella ama a Julio pero pese a todo, se decide a salir con Daniel).
En líneas generales me gustaron mucho todas las tramas de esta telenovela, ya que directa o indirectamente están vinculadas a la trama principal, que es la de Paula y Alejandro.
No obstante me sobraron algunas, como la de Chole y su ‘marido’ Eladio (la aborrecía, menos mal que se separan y él desaparece de la historia y el personaje de Chole mejoró muchísimo gracias a ello) o la trama de Berenice y lo que le ocurre en un día que sale de fiesta con sus ‘amigas’ y que queda impune ya que solo Tania recibe su castigo al final de la telenovela. También me aburrió mucho la trama en la que Marisol decide heredar la fortuna de sus padres por sus propios métodos. La estiraron demasiado y quedó muy arrinconada en el final. Debió comenzar a desarrollarse mucho antes.
El final es muy coherente con lo que fue la historia (nos dejan incluso con el alma en vilo a falta de diez minutos para acabar el capítulo final). Les confieso que pensé que al final todo iba a ser un sueño de Alejandro o de Paula, estilo “Pecados ajenos” (ambas son obra de Eric Vonn). Afortunadamente no fue así.

MÁS COSAS:
Se nota que Eric Vonn es la mente de la que salió la idea. Como escritor me gusta mucho y he de decir que esta historia es bastante mejor que “Cielo rojo” (lo último que vi suyo y que por cuestión de tiempo no llegué a acabar). En “Cielo rojo” todo eran enredos y filiaciones desconocidas u ocultas, llegando a parecer a veces una caricatura del género. “Vivir a destiempo” es una historia cotidiana, con personajes como usted y como yo, con sus problemas, que ríen, lloran, sienten y padecen. Son personajes que no son ni buenos ni malos, tienen su corazón y actúan, para bien o para mal, motivados por algo concreto.
*El elenco junto a la productora en la presentación.
Los diálogos son excelentes. Debo destacar que Vonn usa las palabras que los mexicanos usan en su día a día, sobretodo la juventud. Como anécdota, cuando oí la palabra “churro” en la telenovela me quedé extrañado, hasta que supe qué significa en México y cómo la maneja la juventud. Los diálogos, junto a lo bien que está hecho el casting, hacen que las relaciones entre los personajes parezcan reales, que los personajes tengan una gran química entre sí, como comentaba antes.
Los decorados son espectaculares, bastante mejores que los de Televisa, muy cuidados y nada acartonados. En general se cuida hasta el más mínimo detalle de la telenovela (excepto algunos auriculares o pinganillos que se ven en las orejas de los personajes y que no deberían verse. No me gustan).
Sí que pincha un poco en el vestuario, especialmente en el de las mujeres. ¿Cómo osan vestir a Edith en ocasiones como una muñeca y en otras como lo que en España llamamos ‘cani’ (como cuando le ponen unos pantalones de rayas blancas y negras, que parecía una cebra)? Y lo mismo con Andrea o Verónica, Amparo (que casi siempre va de negro, ¿por qué?) o Doña Caro.
Quizás hicieron falta más locaciones, aunque eso sí, las que nos enseñaron, fueron preciosas (como la ‘cabaña’ en la montaña de Paula y Alejandro o los escenarios de Veracruz).
Otro punto a favor de la telenovela es la canción que abre cada capítulo (con una entrada, dicho sea de paso, hermosa) y sirve para ambientar las escenas de Paula y Alejandro. La canción se titula “Vivir a destiempo” y es interpretada por Aranza (véase en el vídeo  situado sobre este párrafo), una voz hasta hace poco desconocida para mí. Es una canción que no te cansas de oír, muy positiva y la tremenda voz que tiene Aranza hace que sea una canción realmente perfecta. Me gustaría conseguir el disco que sacaron de la telenovela. He estado buscándolo en internet pero no lo he encontrado.
Genial también la constante referencia que los personajes y los decorados hacen al tiempo, a través de los relojes, omnipresentes en una historia que lleva la palabra ‘tiempo’ en su título.

Para acabar, aunque me hubiera gustado extenderme algo más, pues he disfrutado mucho de esta telenovela, comentar algo que ya destacaba al principio. Es muy recomendable y engancha desde el primer capítulo. Para mí, la mejor telenovela mexicana del 2013 (o al menos de lo que va de este año) y con un mensaje muy bonito: nunca es tarde para recuperar a ese gran amor de juventud que todos tenemos.

-PUNTUACIÓN FINAL: 9,5-

jueves, 26 de septiembre de 2013

DESMONTANDO TÓPICOS: No todas las telenovelas son mexicanas

Mucha gente piensa que solo existen telenovelas mexicanas, es decir, que todas las telenovelas están hechas en México… pero se equivocan.
Partiendo de que, en efecto, la telenovela es un género surgido en México a finales de los años 50, como todas las cosas, se ha internacionalizado y hoy en día México es tan solo un país más de los cientos que producen sus propias telenovelas.
Para que el lector se haga una idea de lo que hablo, en 2012 se produjeron en América un buen número de telenovelas de las que unas dieciséis se realizaron en el país azteca. Cinco fueron rodadas en Estados Unidos, ocho se hicieron en Colombia y otras seis en Venezuela. Argentina y Chile también apostaron por sus propias telenovelas, con cuatro cada país.  
Y esto en América, pero en el resto del mundo la telenovela es un género que se ha extendido con fuerza. En China, Japón y Corea cada año se producen decenas de telenovelas muy alabadas por la crítica, que destaca de ellas que tocan temas que las telenovelas americanas no se atreven a tocar. En Europa países como Inglaterra, Francia, España o Turquía cada día producen más telenovelas, si bien la diferencia es que, como ocurre en España, si la telenovela funciona se alarga a más no poder, pero ese ya es otro tema que tocaré en otra ocasión.

Así que ya ven no todas las telenovelas, en contra de lo que la gente cree, son mexicanas. 

miércoles, 25 de septiembre de 2013

REUTILIZANDO: Un mismo accidente de coche en "Prisionera" y "El cuerpo del deseo"

Como en este blog lo que trato es de hablar de telenovelas, no podía dejar pasar por alto un asunto que siempre se ha visto en este género: el reciclaje de elementos, o lo que es lo mismo, que cosas de una telenovela aparezcan en otra.
De ello me ocuparé de vez en cuando en este apartado del blog que lleva por nombre “Reutilizando”.

En esta ocasión me gustaría que recordasen la telenovela “Prisionera”, producida por Telemundo Miami en 2004 y protagonizada por Mauricio Islas/Gabriel Porras, Gabriela Spanic, Gabriela Roel y Génesis Rodríguez entre otros.
Bien, en la historia Génesis es la hija de la Spanic, aunque fue criada por la Roel al ser detenida la Spanic y pasar quince años en la cárcel, y Génesis enamorada de Mauricio (lo siento, ya no recuerdo el nombre de los personajes). Al saber que Mauricio y la Spanic se han casado, Génesis Rodríguez, cuyo personaje creo que se llamaba Libertad, coge un coche de la casa y conduce medio entristecida y medio nerviosa por una carretera. No se percata de que se introduce en un carril cortado por obras y el coche se sale de la carretera, rompe una valla y cae, inclinado, al lago.

Un año después Telemundo Miami producía “El cuerpo del deseo”, protagonizada por Andrés García, Mario Cimarro y Lorena Rojas. En una escena de las últimas de la telenovela Isabel (Lorena Rojas) y Salvador (Mario Cimarro) huyen de la Policía después de que los agentes descubriesen que ella había matado a Andrés (Martín Karpan). En un momento dado, Isabel decide acabar con todo y cierra los ojos, sin dejar de pisar los pedales del coche. Como consecuencia el coche se sale de la vía, rompe una valla y cae, inclinado, al lago.

Les he puesto ambas escenas para que comparen y vean que el accidente de Génesis Rodríguez en “Prisionera” es el mismo que se usó en “El cuerpo del deseo”. Para ello los de Telemundo fueron muy astutos y no solo eligieron el mismo modelo de coche que el que se había usado en “Prisionera”, sino que para que no se notase el color del coche (en “Prisionera” era un coche color oro y en “El cuerpo del deseo” era un coche color magenta), establecieron un filtro color azul a la escena, al tiempo que proyectaron diversas escenas de la vida de Pedro José Donoso.
¿Qué llevó a Telemundo a hacer eso, que apenas se notó en pantalla? Pues no lo sé, probablemente escasez de presupuesto (quizás se gastaron lo que tenían para rodar ese accidente en la peluquería de Cimarro o en sacar brillo a la calva de Roberto Moll), o quizás iban cortos de tiempo en el rodaje (una escena de este tipo requiere de muchas horas, dobles…).

El caso es que se recicló una escena de otra telenovela y apenas se notó (yo personalmente tardé bastante en darme cuenta del falso accidente). 

martes, 24 de septiembre de 2013

¿QUÉ FUE DE...? Allison Lozz

Inició su carrera como actriz con apenas once años, en la telenovela “Alegrijes y Rebujos”, después de haber participado en un reality show llamado “Código F.A.M.A.”.
Tras esa telenovela vino otra de corte infantil, “Misión S.O.S.” y, ya cuando tenía trece años fue parte de la telenovela juvenil “Rebelde”.
A continuación participó en “Las dos caras de Ana” y, ya en 2007 (cuando tenía quince años) protagonizó “Al diablo con los guapos”, con Eugenio Siller.
Sin embargo si hay una telenovela que la hizo mundialmente famosa esa es “En nombre del amor”, una historia en la que llevó el rol protagónico y donde compartió créditos con actores de la talla de Leticia Calderón, Arturo Peniche, Victoria Ruffo, Laura Flores, Víctor Cámara u Olivia Buccio, entre otros.
Hablo de Allison Lozz o, lo que es lo mismo, Allison Marian Lozano Núñez.
Yo tuve el placer de conocerla, artísticamente hablando, en “En nombre del amor”, una telenovela que se emitió en España cosechando un rotundo éxito. No la conocía de nada, pero su personaje, el de una joven marcada por la muerte de sus padres y criada por sus tías, una buena y la otra mala malísima, me llegó al alma.
Recuerdo las lágrimas que se le caían a Paloma el día de su boda con Iñaki al ir a buscarlo a su casa y encontrarlo en las últimas. Recuerdo también el bonito encuentro que tuvo con Juan Cristóbal al saber que él era su padre. Y lo que le tocó llorar al descubrir que Macarena era su verdadera madre, a la que perdió poco después.
Allison Lozz sabía hacer algo que cada vez menos actores y actrices consiguen: transmitir, empatizar con el espectador, provocar aquello que los griegos llamaban catarsis.
Le veía un gran futuro como actriz, pero lamentablemente para los que la admiramos, Allison decidió retirarse de la profesión (abandonó también su carrera de cantante), para dedicarse en un primer momento a la religión (es Testigo de Jehová) y casarse y dar a luz a una hija preciosa a la que llamó London Rose.
Aseguró en multitud de ocasiones que es feliz con su vida y me alegro mucho por ella, aunque como estaba diciendo, los que la admiramos la echamos de menos en el género, más con la carrera que tenía por delante.
En lo personal creo que la fama la sobresaturó y decidió alejarse de un mundo que aunque a nosotros nos parezca fantástico y fabuloso, acaba cansando a muchos actores y actrices.

¿Volverá algún día? El tiempo lo dirá. Aún es joven (tiene 21 años) por lo que podría retomar sin ningún problema esa prometedora carrera que dejó aparcada hace ya cinco años.  

lunes, 23 de septiembre de 2013

TELENOVELAS 'MADE IN SPAIN': Antena 3

Continuo con mi repaso por las telenovelas ‘made in Spain’ realizadas por los distintos canales de televisión a lo largo de su historia. Esta vez le toca el turno a Antena 3.

Antena 3 (o la Cadena de Planeta, o la Cadena de San Sebastián de los Reyes), se adentró en el mundo de las ‘series diarias’ en 1999, a través de “Nada es para siempre”, que no era más que una telenovela juvenil que se desarrollaba en un instituto y cuyos capítulos se emitían por las tardes. Adrián (Carlos Castel) siempre ha querido estar con Patricia (Vanesa Cabeza), hasta que llega Natalia (Carola Baleztena), la que hace que sus sentimientos se tambaleen. Patricia por su parte siempre ha estado enamorada de él y que pueda sentir algo por Natalia no le sienta nada bien.
Ese es el argumento de partida y, como se puede ver, es lo típico de cualquier telenovela. La serie funcionó y la renovaron por una segunda temporada en la que Adrián moría en accidente de avión y Natalia y Patricia desaparecían de la historia. Entraron nuevos personajes y la serie continuó un poco más, terminando en el año 2000 con 375 episodios emitidos.
*Actores de "La sopa boba". 
Pasaron cuatro años hasta que Antena 3 volvió a apostar por una serie de sobremesa. En esta ocasión se apostó por una especie de telenovela cómica llamada “La sopa boba” y protagonizada por Lolita interpretando a una mujer recién separada que, a raíz de su divorcio, se debe ocupar de un hotel y un taller ruinosos que su exmarido, a modo de venganza, le cede. Allí se entremezclan las historias de huéspedes con las de los protagonistas y Lolita encontraba el amor con Miguel de Miguel (no recuerdo el nombre de ningún personaje ahora mismo). Era una comedia y a veces no tenía ni pies ni cabeza. Comenzó con buena audiencia y poco a poco descendió hasta un 16%, que entonces era considerado como mala audiencia. Acabó su vida con 109 capítulos.
Un año después Antena 3 se decidió a adaptar telenovelas extranjeras, visto el éxito que ello había tenido en TVE. Apostó por hacer la versión española de la historia colombiana “El auténtico Rodrigo Leal”, una telenovela que en Colombia había funcionado muy bien pero que aquí, pese a compartir tarde con los ‘gavilanes’ no funcionó y acabó siendo relegada a las mañanas de la cadena. Estaba protagonizada por los hoy mundialmente conocidos Iván Sánchez y Cristina Urgel y la trama era buena, quizás fallaba su desarrollo temporal. Contó con 79 capítulos, treinta menos que la original.
Y la historia se volvió a repetir nuevamente en 2007 con “C.L.A. No somos ángeles”, una telenovela desarrolada en un hospital privado, donde se contaban las historias de médicos y pacientes, ideada por Valerio Boserman (creador de éxitos como “La verdad de Laura” o “Luna negra”). La serie estaba bastante bien pero la audiencia no le favoreció. Fue cambiada de horario varias veces y desapareció de la parrilla con 23 únicos capítulos emitidos.
*Marina Gatell y Octavi Pujades protagonizaron "Lalola".
En 2008 Antena 3 volvió a adaptar una historia latinoamericana, en este caso la exitosa“Lalola”, original argentina, y que en España recibió el mismo nombre. Comenzó bien, pero a medida que avanzó la historia las tramas se volvían pesadas, repetitivas y predecibles y al final acabó siendo un caos: los últimos 28 capítulos fueron reducidos solo a seis, acabando la serie antes de tiempo, pero emitiendo los capítulos que se ‘mal emitieron’ a través de Nova. La serie se había estrenado  con buena audiencia pero con el paso de los capítulos fue a menos.
En total se emitieron 138 capítulos de la serie en Antena 3 y otros 20 o 22 en Nova, llegando a los 158-160 con los que contó esta adaptación, diez más que la original.
Y siguieron los fracasos en el 2008 con “18. La serie”, otra telenovela juvenil-musical que duró dos telediarios en la tarde y que fue trasladada a las mañanas de los fines de semana. Se canceló después de haberse emitido 22 capítulos.
Si todo esto les parece poco, esperen, que hay más… En 2009 Antena 3 volvió a fracasar estrepitosamente con una ‘serie diaria’ que nadie recuerda llamada “Somos cómplices”, versión de la chilena “Cómplices”. El fracaso fue tan grande que la solo se llegaron a emitir 2 capítulos de la serie.
Ese mismo año, Antena 3 estrenó “Gavilanes”, su versión de “Pasión de gavilanes”, esta vez como serie diaria. Contaba con unos gavilanes mucho mayores que los originales y unas tramas que poco tuvieron que ver con la original. Pasó sin pena ni gloria.
Con la llegada de la nueva década por fin Antena 3 se decidió a hacer nuevas telenovelas para sus entonces maltrechas tardes. En 2011 llegaron “Bandolera” y “El secreto de Puente Viejo”, dos telenovelas de época.
“Bandolera” logró levantar la audiencia del horario (de 16:00 a 17:00), pero nada más. Hacía una audiencia del 9-10% de share, pese a la agilidad de las tramas. El no tener otra cosa hizo que la cadena confiase en el producto, un producto de calidad, bien rodado, bien escrito y bien interpretado, renovándose las tramas y los personajes de esta producción protagonizada, de principio a fin, por Marta Hazas. Puso fin en 2013 con 508 capítulos emitidos.
*Protagonistas de "Bandolera". 
“El secreto de Puente Viejo”, por su parte, comenzó bien y con el paso del tiempo ha logrado alcanzar la impresionante cifra de 2.000.000 de espectadores. Funcionó y como ocurre con las telenovelas españolas que funcionan, se alargó y se alarga hasta el infinito. La protagonista abandonó la historia, hubo saltos temporales, nuevos personajes, nuevas tramas... ¡Si nadie se acuerda ya de cuál era el ‘secreto’ que da nombre a la telenovela! A día de hoy lleva emitidos unos 650 capítulos.
Y la última en llegar a Antena 3 fue “Amar es para siempre”, ‘spin-off’ de “Amar en tiempos revueltos”. Mantiene a algunos personajes (Pelayo, Marcelino, Manolita, Héctor, Asun…) así como al equipo técnico, pero se ha renovado en cuanto a tramas, decorados, personajes… No tiene la misma audiencia que tenía “Amar en tiempos revueltos” en TVE, pero es un producto de gran calidad que diariamente consigue en torno a un 13% de cuota de pantalla. Por el momento lleva emitidos más de 160 episodios.

Comentar también que en 2011 Antena 3 coprodujo junto a R.T.I. una telenovela exitosa casi a nivel mundial: “La reina del sur”, versión de la homónima novela de Pérez Reverte. Digo que fue exitosa casi a nivel mundial porque esta historia, protagonizada por Kate del Castillo, fue brutalmente recortada para ser emitida semanalmente en Antena 3, que ‘comprimió’ los 63 capítulos de cuarenta y cinco minutos de los que constaba en 13 capítulos de una hora y media de duración cada capítulo. ¿El resultado? Fue un fracaso de audiencia y de crítica. Con tanta trama cortada era difícil seguir la historia y fracasó en la propia cadena que puso dinero para coproducirla.

domingo, 22 de septiembre de 2013

CRÍTICA: "Amor bravío" (Televisa, 2012)

Tras haber disfrutado de “En nombre del amor” y de “Cuando me enamoro…”, tocaba ver lo nuevo de Carlos Moreno Laguillo, para mi gusto uno de los mejores productores de Televisa en la actualidad (junto al Güero y a Rosy Ocampo).
Llevaba por título “Amor bravío… cuando manda el corazón” y se trataba de un ‘remake’ de “De pura sangre”.

SINOPSIS y PERSONAJES:
Camila (Silvia Navarro) sufre un terrible accidente que marca su vida. A consecuencia de éste, Agustina (Olivia Bucio) decide aceptar la ayuda y la protección de su cuñado Daniel (Rogelio Guerra), y ambas se mudan al racho 'La Malquerida'.
Camila ama el campo tanto como su tío Daniel, al igual que a los animales, de hecho es veterinaria. Su tío Daniel  le abre las puertas de su rancho para que ejerza su profesión. Allí conoce a Alonso (Flavio Medina), un joven administrador con poca simpatía por su actitud altanera, pero un hombre inteligente que se ha percatado del cariño y de la predilección que tiene don Daniel  por su sobrina, y que cree que cuando éste muera, ella será su heredera universal. Así se da a la tarea de conocerla y seducirla lenta y estratégicamente hasta que ella logre enamorarse de él.
Alonso vive con su madre, Isadora (Leticia Calderón), una mujer de alcurnia, de carácter dominante y muy ambiciosa. Ella, enredada con Dionisio (César Évora) , interviene para que su hijo seduzca a Camila, pues quiere recuperar su prestigio y su posición social a como dé lugar.
*Logotipo de la producción.
Días antes de morir, Don Daniel  se entera de que Ágatha, una chilena con quien tuvo un amorío en su juventud, murió en Chile, y que se divorció pocos meses después de que ellos se dejaron. Ágatha tuvo un hijo, Daniel (Cristián de la Fuente), a quien llamó así en recuerdo a él. El corazón de Don Daniel  empieza a exaltarse al sospechar que ese muchacho pudiera ser su hijo y se da a la tarea de dar con su paradero.
Daniel Díaz Acosta vive en Chile, es experto en informática y tecnología, está casado con Miriam (Lisset). Son una pareja feliz y acaban de recibir la noticia de que pronto serán padres.
Cuando Don Daniel muere, Daniel recibe una notificación de México, para informarle de la herencia que ha recibido y que tiene que cobrar personalmente. Pero su suerte cambia, pues una mentira le hace quedarse sin su herencia y sobre todo sin amor, al perder a su esposa y a su hijo. Al cabo de un tiempo, él viaja a México buscando venganza que lo lleva hasta las entrañas de la familia Monterde.

DATOS y TRÁILER:
166 capítulos de 45 minutos. México (Televisa). Productor: Carlos Moreno Laguillo.

PERSONAJES y ACTUACIONES:
Comenzando por los protagonistas, poco tengo que decir de Silvia Navarro, una de mis actrices favoritas que se luce nuevamente en el papel de Camila. Silvia es una actriz muy natural, que se aprende los textos y, como ella misma ha declarado, nunca usa apuntador (pinganillo). Si tiene que llorar, llora como la que más, y si tiene que reír, ríe hasta hacer reír al propio espectador. Su personaje de mujer fuerte, decidida a luchar por lo que es suyo es ciertamente parecido a Renata (su personaje en “Cuando me enamoro…”). Camila es una mujer que ha sabido sobreponerse a la trágica muerte de su novio Luis (Valentino Lanús), justo unos días antes de casarse.
*Silvia Navarro y Cristián de la Fuente, los protagonistas.
La química de Silvia con Cristián es bestial y traspasa la pantalla, quizás porque ambos tienen un mismo modo de actuar. Daniel Díaz Acosta también ha sufrido lo suyo en el momento en que conoce a Camila… Primero, la muerte violenta de su esposa Miriam, cuando esta estaba embarazada, luego su cuñado (que es policía) lo encarcela como principal sospechoso, dado que ella tenía un seguro de vida contratado en pro de él, y por último la huida de la cárcel y los deseos de vengarse de Camila, a la que cree culpable de la muerte de Miriam (piensa que ella mandó matar a Miriam para quedarse así con la herencia). Llega a México con otra identidad y entra a trabajar en La Malquerida como chofer. Cuando conoce a Camila el flechazo es inmediato y aunque tardan treinta capítulos en besarse, de ahí en adelante todo es miel.
A su alrededor tenemos a Alonso, el marido de Camila (Flavio Medina), un personaje que vive acomplejado por su impotencia y que es un títere en manos de su madre Isadora (Leticia Calderón) que lo usa a su antojo con un único fin: hacerse con La Malquerida. El triángulo de malos lo completa Dionisio Ferrer (César Évora), amante y cómplice de Isadora, que, como ella, busca conseguir el rancho para hacer de él un desarrollo turístico.
Estos tres villanos están que se salen. El personaje de Flavio es quizás el más complicado de entender de los tres, tiene una carencia de cariño bestial y ha sido humillado por su madre desde que era niño. Flavio borda ese personaje y no me extraña que se llevase por él un Premio TVyNovelas, es que está de diez.
*Los villanos: César Évora, Leticia Calderón y Flavio Medina
A Leticia Calderón me ha gustado volver a verla de mala después de la épica tía Carlota en “En nombre del amor”. Isadora es una villana muy distinta que actúa solo con un fin: quedarse con La Malquerida al precio que sea. Me ha gustado mucho y para nada me ha recordado a la tía Carlota, que era uno de los temores que yo tenía.
César también está espléndido como Dionisio Ferrer. Me quedo también con una serie de coletillas de su personaje.
Otros personajes a destacar son Agustina (Olivia Bucio), que es la madre de Camila, Mariano Albarrán (René Strickler), vecino de Camila que vive enamorado de ella, Amanda (María Sorté), la dueña del hostal donde se aloja Daniel a su llegada a México y Ximena (la medio hermana de la protagonista). Ambos son grandes personas, grandes personajes, muy bien interpretados y dan mucho juego en la historia.
Junto a todos ellos hay una larga lista de personajes, todos ellos relacionados directamente con los protagonistas y que desempeñan papeles fundamentales a lo largo de la historia: Viviana, Rafa y Aarón (Fernanda Castillo, Alex Sirvent y Alan Estrada), como los amigos fieles de los protagonistas nos regalan preciosas escenas, en las que queda patente la buena química existente entre los actores, o Natalia (Flor de Saracho), Piedad (Yolanda Ventura) y Leoncio (José Elías Moreno) (los trabajadores del rancho) o los hermanos Albarrán (Juan Diego Covarrubias, Eddy Villard y el propio René Strickler), vecinos del rancho de Camila.
Debo dedicar un par de líneas a Mariana Van Rankin, una actriz que conocí en esta historia, en la que interpreta a Luzma, la hija de la cocinera de La Malquerida, que sufre muchísimo durante toda la historia (SPOILER, es violada por su tío, separada de su gran amor Pablo…). Me ha encantado cómo transmite Mariana en pantalla y le auguro un gran porvenir y confío en que pronto tenga su primer papel protagónico.
El casting está muy bien aunque no me gustó que Yolanda Ventura (Piedad) repitiese como mujer humilde después de “Cuando me enamoro…”. Esta española, antigua ficha amarilla del grupo ‘Parchís’, se ve mejor en papeles de mujer de clase media-alta, como el que tenía en “En nombre del amor”. Tampoco me gustó que la emparejaran nuevamente con Luis Gatica, ya que parecía que estabas viendo a Lázaro y Karina (sus personajes en “Cuando me enamoro…”) en vez de a Hipólito y Piedad.
Por último, hubiera dejado a Francisco (Raymundo Capetillo) hasta el final. Era un personaje gracioso, con su ‘tic’ en el ojo, que hubiera podido dar mucho juego en la historia, haciendo, por ejemplo, que tratase de reenamorar a Agustina, su exesposa.

TRAMAS:
La trama principal, original de María Zaratinni, es adaptada aquí por Martha Carrillo y Cristina García, que ‘fusionan’ el texto de “De pura sangre” con una historia original de ambas llamada “En los cuernos del amor”.
La trama originaria de “De pura sangre” llega a su fin en torno al capítulo 112, con la boda de los protagonistas, con dos villanos muertos y un entorno bastante propicio para la aparición en pantalla de la palabra fin. Sin embargo con el añadido de la trama original de estas escritoras, la telenovela llega a 166 capítulos de cuarenta y  pico minutos. Estos cincuenta capítulos de más, sin ser estrictamente necesarios, se añaden a los otros sin que el espectador lo note, y sin necesidad de nuevos personajes, que es lo que suele ocurrir cuando un ‘remake’ se alarga. Se podría decir que las escritoras presintieron cuando empezaron a escribir que la historia se alargaría y por ello fueron dejando pequeños cabos sueltos que resolver en el alargue, que, repito, no se nota.
Los diálogos están muy bien cuidados, al igual que las situaciones y vivencias de los personajes. Martha y Cristina han mejorado mucho como escritoras desde sus primeras historias (prueba de ello es que el guión de “Amor bravío…” ha obtenido el Premio TVyNovelas 2013 al Mejor Guión, entre otros).
*Mariana Van Rankin es Luzma.
Sí que me gustaría resaltar entre todas las tramas un par de ellas… La primera, la trama que antes comentaba tan fuerte que vive Luzma con su tío Leoncio (SPOILER que la viola y la deja embarazada justo cuando iba a casarse con Pablo, su gran amor); así como la trama final de Alonso y Ximena.
Laura Carmine estaba perfecta como Ximena y me dio pena que su personaje acabase como acabó, justo cuando Alonso y ella decidieron apostar por su amor, ya que estaban verdaderamente enamorados.
Isadora, como la mala malísima, se carga a unos cuantos, entre ellos SPOILER a un cura y a su propio ‘hijo’, lo que hace ver cuánto lo quería. Sin embargo sus maldades van a menos a partir de que comienza la trama original, ya que se centran, sobretodo, en Cayetano (Luis Couturier), el padre de los Albarrán, SPOILER a quien enamora y luego trata de envenenar para quedarse con su hacienda. Eso sí, me encantó el final que tuvo Isadora. ¡Muy merecido!
Quizás lo único que no me gustó en cuanto a tramas sea la trama del virus cabrex que infecta a Daniel y que lo pone al borde de la muerte (el virus no existe) y los cuidados médicos que Camila da Daniel en esos momentos (Camila es veterinaria, no doctora, aunque hay momentos en la historia en que lo parece).
No me gustó tampoco una trama (para mí forzada, pero que no sé si existe en la versión original o no), a través de la cual SPOILER se descubre que Daniel y Ximena son hermanastros. Como dije, me pareció muy forzada.
Otra trama que me dejó mal sabor de boca (por no cerrarla) SPOILER, fue la de Piedad, la cocinera del rancho, que se descubre una ‘bolita’ en el pecho y va a hacerse una mamografía. No supimos si tenía algo malo o no.
El final fue muy apresurado. Se dejaron muchas cosas para el último capítulo y algunas, como lo que comentaba antes, quedaron sin resolverse. No obstante estuvo bien.

MÁS COSAS:
Carlos Moreno cuenta con un gran oído musical y con un gran musicalizador que es Israel Jurado. Nuevamente las canciones son una pieza esencial de la historia, desde ‘Cuando manda el corazón’, de Vicente Fernández, hasta ‘Te digo adiós’, de Laura Pausini, pasando por ‘Mil vidas’, ‘Divina tú’ o ‘Amarte así’, de Carlos Macías (dicho sea de paso, todo un descubrimiento musical para mis oídos). A lo largo de la telenovela suenan más de quince canciones muy bien escogidas de cantantes como Merche, Laura Pausini, Carlos Macías, Sophie Mayer, Silkon… Eso es una delicia, ya no hay telenovelas con tanta y tan buena musicalización.  
*Alex Sirvent, René Strickler (y su 'hija'), Silvia Navarro y Fer Castillo.
Me alegró mucho un pequeño ‘crossover’ con “Cuando me enamoro…”, hecho en torno al capítulo 106, en el que Camila habla a Daniel y a sus amigos de la historia de Jerónimo y Renata (Juan Soler y Silvia Navarro), protagonistas de la anterior telenovela, al tiempo que se toman un vino procedente de la hacienda ‘La Bonita’, donde se desarrollaba la trama de “Cuando me enamoro…”.
Las locaciones también son espectaculares, con la hacienda La Gavía, que es Patrimonio de la Humanidad, como escenario principal. Sin embargo los decorados se ven en ocasiones acartonados y se nota que parte de ellos eran reciclados de otras producciones del mismo equipo (las puertas de la hacienda eran las mismas que en “En nombre del amor”, así como la fuente que tenía la hacienda etc.). El pueblo donde transcurre la historia, precioso también.
Respecto del vestuario me choca que los trabajadores de la hacienda y el propio Daniel vayan en traje de charro (el traje típico mexicano) todo el día y a toda hora. Vale que estamos en México, que estamos en un rancho y vale qué sé yo qué más cosas, pero, digo yo, ¿no será mejor que los trabajadores trabajen en vaqueros y polo o camiseta que en traje de charro, con su pajarita y todo? Ha de ser incomodísmo…
Sobre los ‘looks’, comentar que Silvia se ve más guapa con el pelo como lo traía en “Cuando me enamoro…” y que acertaron de pleno con el ‘look’ de la villana, Leticia Calderón, que solo con verla daba miedo.

Para mí “Amor bravío…” es la mejor de las telenovelas hechas por Televisa en 2012 y si desean ver una historia de intriga, venganzas y mucho amor, no duden en quedarse con esta.
Tampoco entiendo cómo, con lo buenísima telenovela que es, a día de hoy, aún no ha llegado a España.

PUNTUACIÓN FINAL: 9

jueves, 19 de septiembre de 2013

CANTANTES QUE DESCUBRÍ VIENDO TELENOVELAS: Sandra Echeverría

Cuando la conocí en “Marina” (Telemundo, 2007), me pareció no solo una promesa de la actuación (aunque de aquella aún le quedaban cosas por pulir) sino también una promesa de la canción. Con el paso de los años ha quedado más claro que el agua que ha triunfado en ambos ámbitos. Hablo de Sandra Echeverría.

Una balada de tan solo un minuto y veinte segundos de duración abría cada capítulo de “Marina”. El tema, titulado “Nos volveremos a ver”, hizo que Sandra retomase su faceta como cantante después de tenerla unos años aparcada. El tema funcionó, igual que la telenovela, que fue un éxito en ventas y ello le valió incluso hacer un gran concierto en Haití por aquel entonces.

“Nos volveremos a ver” devolvió a Sandra, que había formado parte del grupo Perfiles con anterioridad, a la escena musical y le otorgó una gran fama. Sin embargo, sería su siguiente trabajo telenovelero, “El clon”, el que le sirviese para demostrar al mundo que había crecido tanto como actriz (con un personaje estupendo, lleno de matices, en una historia apasionante) como cantante (con el tema principal de la telenovela, llamado “El velo del amor”, que canta a dúo con Mario Reyes).

Y a partir de ahí Sandra se centró todavía más en la música, hasta que en 2011 salió a la venta su primer disco y prestó su voz al tema principal de la telenovela “La fuerza del destino”, otro gran éxito, que le valió el Premio TvyNovelas 2011 a la Mejor Actriz. El tema en cuestión era interpretado a dúo con Marc Anthony.
El disco comprendía temas como “Me falta el aire” o “Cuántas veces” y, como no, fue un éxito en ventas.

En la actualidad Sandra trabaja en nuevo material musical y ha enfocado su carrera como actriz hacia el cine. Como curiosidad quiere publicar su nuevo disco en la web ya que según declaró a la revista española TeleNovela, ha perdido la fe en las discográficas. Por el momento, “Aceptaré perderte”, su último sencillo, cuenta con miles de reproducciones en Youtube.

Aquí seguiremos apoyándola sus fans, tanto en lo musical como en lo que a proyectos televisivos y cinematográficos se refiere. 

miércoles, 18 de septiembre de 2013

CARRERAS RELANZADAS: Edith González

Suele ocurrir en el mundo de las telenovelas que los actores que van cumpliendo años ven, impasibles, que sus carreras van tomando un rumbo distinto al que tuvieron de un inicio y pasan de ser los protagonistas a ser la madre/ el padre / el abuelo / la abuela / el tío / la tía de el o la protagonista.
Sin embargo hay actores y actrices a los que la llegada de un proyecto les sirve para relanzar su carrera, carrera que había tomado un rumbo distinto al que ellos hubieran soñado.
Quisiera, dentro de este blog, abrir ocasionalmente un apartado en el que ver cómo un artista ha relanzado existosamente su carrera tras el paso por una producción avalada por el público, que finalmente es quien manda.
Un caso de estos es el de Edith González, protagonista de míticas telenovelas como “Corazón salvaje”, entre muchas otras.
Tras “Nunca te olvidaré” la carrera de Edith pasó por:
-“Salomé”, remake de “Colorina”, a la que le fue bastante bien.
-“Mujer de madera”, original de Emilio Larrosa. Era infumable y fue larguísima. Menos mal que Edith se quedó embarazada y tuvo que abandonar la producción, que pasó sin pena ni gloria.
-“Mundo de fieras”, remake llevado a cabo por Mejía. Fracasó. Lo interesante fue ver a Edith de villana, el resto, ni fu ni fa.
-“Palabra de mujer”, a la que le fue bien, a secas, y con una historia basada en cuatro mujeres que trabajan en una productora de televisión y sus vidas y amores.
*Edith como 'la Doña'.
En 2008 Edith tuvo un golpe de suerte y cayó en sus manos, de rebote tras haber pasado por las de Lucero y Gaby Spanic, el papel de Doña Bárbara, el mítico personaje de la obra de Rómulo Gallegos, un personaje que la relanzó como protagonista y que le permitió tener un éxito mundial después de muchos años sin disfrutar de ninguno. Edith tenía química con Meier y Quevedo, sus hombres en la telenovela, y aunque la historia de la misma era poco fiel a la obra literaria en que se basaba, la telenovela fue entretenida y lo importante, sirvió para recordar a los espectadores de todo el mundo que Edith González seguía siendo Edith González. Fue emitida en 40 países, cosechando gran éxito en casi todos ellos. 
Me hubiera gustado que se quedase en Telemundo (creo que a ella también) pero hubo de volver a Televisa con una novela original, ‘vanguardista’, llamada “Camaleones” que no tuvo el éxito esperado, donde tuvo un papel perfectamente olvidable.
*Edith y Ramiro Fumazoni, en "Vivir a destiempo".
Cuando su contrato con Televisa acabó, y en contra de lo que muchos esperábamos (ya que creíamos que se iría a Telemundo, visto el éxito como la Doña), Edith fichó por Azteca 13 donde lleva protagonizadas dos historias originales, de gran éxito tanto en México como en el resto del mundo, como han sido “Cielo rojo” , con Mauricio Islas, y “Vivir a destiempo”, donde comparte créditos con Humberto Zurita y Ramiro Fumazoni. 
En lo personal me gusta más la segunda que la primera y como la acabaré en breve, muy pronto tendrán mi crítica de esta historia. “Cielo rojo” le volvió a servir para recordar a los espectadores que ella aún era la protagonista y la historia fue un rotundo éxito en el extranjero, llegando a verse en países como España o Italia, donde hacía muchos años que no se transmitía ninguna telenovela de Azteca 13. Con “Vivir a destiempo” el éxito parece haber sido más moderado, pese a ser lo más visto de Azteca 13 en mucho tiempo y pese a ser un mejor producto que “Cielo rojo”, aunque tanto del uno como del otro solo he leído críticas positivas.

A Edith le queda una telenovela más con Azteca (firmó por tres). Solo espero que siga como hasta ahora en esa cadena: con historia original, encabezando un buen elenco y demostrando una vez más que sigue siendo toda una reina en el género... ¡Ah, y viéndose tan espectacular, ya que parece que el tiempo no pasa por ella o que ha hecho un pacto con el diablo!
Por cierto, y con esto acabo, o se ha estrenado o se va a estrenar en México una película protagonizada por ella y que se llama "Deseo", en la cual interpreta un papel único en su carrera: una lesbiana. Todo ello en una trama llena de amor y deseo. Espero pillarla por Internet (verla online, eh, no descargada) para verla.