jueves, 14 de diciembre de 2017

MI VIDA Y LAS TELENOVELAS: Yo, falso fan de "Acacias 38"

Saber de telenovelas puede serte útil o causarte un problema, en función de la situación en la que te encuentres. Hace unos cuantos meses, en marzo, en una situación muy poco formal, la de una conferencia a la que asistí más por obligación que por otra cosa, descubrí que saber de telenovelas puede ser, en efecto, muy útil. 

Sala con un nivel de ocupación medio. Entra el ponente, una eminencia de su área de conocimiento, que es algo así como historia sociopolítica y de la literatura. La conferencia  iba, en concreto, del papel de los sindicatos en la historia de la literatura. Pregunta, mientras carga el Power Point, por los sindicatos mayoritarios en España y uno que estaba sentado delante de mí le responde que son “UGT, Comisiones Obreras, Unión Sindical Obrera y la CNT”. Al oír ese último nombre el conferenciante le espeta, con el semblante serio y tirando de ironía, algo así como “¿La CNT? ¿En serio? ¡La CNT hoy en día solo sale en ‘Acacias 38’, con algunos posters de esos que ahora llamáis 'vintage'!”.
La contestación me hizo tanta gracia que se me salió una carcajada tremenda. Fui el único que pilló por donde iba el chascarrillo. Una compañera que estaba a mi lado me preguntó por lo bajo en dónde estaba la gracia. El ponente nos miró sorprendido y dirigiéndose a mí me dijo, con gesto serio: “menos mal que alguien en la sala le hacen gracia mis chistes y menos mal que hay alguien con cultura televisiva”.
Se me borró la carcajada de golpe. Pensé que aquel tipo tan serio me daría la tarde, que me diría algo, me acosaría a preguntas... o yo que sé. Pero no, me preguntó mi nombre, sin más y me dejó tranquilo la hora y media que duró su charla.
Al acabar, los asistentes tuvimos que acercarnos a la mesa del salón de actos en el que se desarrollaba la conferencia para recoger un pequeño dossier con los puntos principales de la charla. Al acercarme, recuerdo que me dijo “así que un acaciero… ¿La ve muy seguido?”. Le respondí, mintiendo, que siempre que estaba en casa la veía y que me encantaba Cayetana (era el único nombre que me sabía de los personajes). Le pregunté, para desviar el tema, si también la veía. “Hoy por estar aquí me la he perdido, pero si estoy en el despacho o en casa, como me pilla justo después de comer de por la tarde, la veo aunque esté trabajando en algo. Me parece que está muy bien hecha, muy bien cuidada para ser una teleserie”, me contestó. Recuerdo que esto se produjo en marzo, con lo que era la época en la que se emitía a las 16.15 h.
Una anécdota curiosa que muestra que no todos los que ven telenovelas son marujas que las siguen mientras friegan los platos, como mucha gente cree, sino cómodamente sentados en el sofá de su despacho o de su casa, mientras les hace la digestión. . 



miércoles, 13 de diciembre de 2017

PRIMER VISTAZO: "Sangre de mi tierra" (Telemundo, 2017-2018)

El 29 de noviembre Telemundo estrenaba su nueva telenovela, una historia original con el mundo vinícola como trasfondo, con Ana Belena, Lambda García y Santiago Ramundo al frente:

La historia tiene un punto de partida interesante, pero que a muchos nos suena: dos familias amiguísimas –los Montiel y los Castañeda- cuyas relaciones se tensan a partir de una tragedia y dos jóvenes, cada uno de una familia, enamorados. Un “Romeo y Julieta” llevado al mundo de la uva y el vino, que algunos ya vimos en “Gran reserva” o algunas de las telenovelas a las que dio pie la serie española.
Pese a ese arranque, que puede tirar para atrás, la telenovela tiene varios puntos importantes a su favor y los muestra en este primer capítulo.  


El primero es el elenco, dando mucho peso a caras nuevas. El terceto principal, con Ana Belena, Lambda García y Santiago Ramundo lo demuestra. En mi caso, al único al que conocía era a Lambda, de “Cielo rojo” y “Las Bravo”. A Ana Belena y a Santiago los he tenido que buscar en Google para ver quiénes eran y conocer un poco sus trabajos anteriores. Hay gente que critica que protagonicen actores sin experiencia, pero en las telenovelas, pero en las telenovelas, como en cualquier ámbito, hay que dar oportunidades a los jóvenes. La verdad es que me gusta toparme con actores a los que tenga que buscar en Google. Me alegra que Telemundo esté dando oportunidades a gente joven como estos tres, Carolina Miranda o Carla Carrillo, por poner algunos ejemplos.

Junto a ellos, caras más conocidas, como Miguel de Miguel, que interpreta a Paco Montiel, un viticultor español afincado en Estados Unidos y que habla con acento español, lo que me parece estupendo, o Carolina Gómez, que interpreta a Natalia, su mujer. Con Carolina tengo un problema: la recuerdo siempre hablando con acento colombiano y me parece raro oírla hablar con esa especie de acento neutro que maneja en esta telenovela. Me reencuentro también con Antonio de la Vega, que interpreta a Crisanto Castañeda, el amigo y más tarde enemigo de Paco y su familia. A su lado, Gloria Peralta interpreta a Mercedes, su esposa.

El primer capítulo presenta a los personajes principales y entra ya en materia, produciéndose esa tragedia que cambiará para siempre la relación entre las dos familias. El ritmo es bueno y va a acompañado de una realización cinematográfica. Ojo, no es una realización que parezca de cine; es una realización de cine. Ved, sino:




Es impresionante el despliegue de medios, efectos, juegos con los planos y, por supuesto, localizaciones, que se ven en este primer capítulo. Puede que sea lo más espectacular que haya hecho nunca Telemundo, a nivel de realización, en Miami, ya que esta no es coproducción. Ojalá mantengan ese nivelazo en esta telenovela y en las que estén por venir. La musicalización, bien.

Termino con un pequeño comentario sobre la entrada, que aunque no está presente en el primer capítulo, sí sale a partir del sexto o séptimo:

La tipografía y el instrumental le quedan bien, igual que el juego con el tono rosáceo del vino y los elementos relacionados con su producción (botellas, copas, uvas…) sobre el fondo en color sepia aplicado en las imágenes. Sin embargo, yo hubiese apostado por más imágenes de los protagonistas, pero eso es cuestión de gustos.

No me comprometo a verla, porque tengo ya unas cuantas apuntadas para el año que va a comenzar en nada y debo organizarme. Además, de lo que prepara Telemundo para 2018, me llama casi más la atención “Al otro lado del muro”. Pero bueno, tiempo al tiempo… 

lunes, 11 de diciembre de 2017

UNA DE... Visiones erróneas sobre España en las telenovelas (I)

Son muchas las telenovelas que cuentan con tramas ambientadas en España o personajes que viajan a este país por distintas cuestiones. Sin embargo, pese a ese pasado que une España y América y pese a las influencias mutuas que aún hoy en día siguen dándose entre la Madre Patria y el Nuevo Continente, en ocasiones muestran visiones o dan datos erróneos de este país.
Esta es la primera entrega de algunos de esos errores sobre España que merece la pena analizar y, en la medida de lo posible, aclarar.

I. Los Sanfermines ni se corren ni se celebran en Madrid
Este os sonará a quienes llevéis entrando en el blog algunos años, porque fue uno de los primeros ‘gazapos’ que salió publicado en esta página, que me pasó Lucía Dasilva. De ahí el rótulo del vídeo. Es una escena de “La sombra del pasado” (Televisa, 2014). En ella Candela (Alejandra Barros) y Severiano (Alexis Ayala) conversan sobre su hijo, que se encuentra en Madrid, en los Sanfermines, y que les ha invitado a ir a la capital para disfrutar con él de las fiestas:


A ver… Los Sanfermines se celebran entre el 6 y el 14 de julio en Pamplona, capital de Navarra, una comunidad autónoma que se encuentra a algo más de 500 kilómetros de Madrid. Vale que Navarra y Madrid están en España, que los Sanfermines se asocian mucho a este país y que en el verano hay encierros y fiestas con toros y vaquillas en muchos pueblos de España, pero situar los Sanfermines en Madrid es casi como decir que la tomatina de Buñol se celebra en Cáceres.
Lo que puede ayudar una simple y rápida búsqueda en Google a evitar cosas como esta… ¡Y no lo hacen!

II. Toledo no es un “pueblucho”
De este no me acordaba, aunque había visto el primer capítulo. Si está aquí es gracias a Lucía Dasilva que me lo comentó hace poco, después de que hablásemos de estos errores, mientras estaba preparando esta entrada.
Ocurrió en “Tanto amor” (Azteca, 2015). Oriana (Rossana Nájera) es una torera que acude con su novio y su apoderado a una corrida a Toledo.


“Cuando me dijiste España, pensé que íbamos a regresar a Madrid, a Sevilla… No sé, no a este pueblucho”, le espeta Oriana, enfadada, a su mánager. 
La ciudad de Toledo, sita en Castilla La Mancha, tiene unos 84.000 habitantes. Depende con qué se la compare: al lado del DF seguramente será un pueblucho, pero en España es una ciudad con todas las de la ley. De hecho hay capitales de provincia con menos población. Por cierto, si no habéis estado nunca en Toledo, visitadla. Merece mucho la pena, tanto si vais específicamente allí como os escapáis desde Madrid (es una hora de viaje, con autobuses cada media hora).

III. En Marbella no suelen caer heladas
“Vuelve temprano” (Argos e Imagen, 2015). Maite (Sharis Cid) está a punto de irse a vivir con su nuevo novio, Diego (Alberto Pavón) a Marbella. Para ello acude a pedirle los papeles del divorcio a su marido, Francisco (Francisco de la O).

“Tú odias, detestas el frío y en Marbella caen unas heladas, que es justo decirte, ¿qué vas a hacer?” le reprocha Francisco.
Marbella es una ciudad costera de Málaga, en Andalucía, sur de España, que es conocida por dos cosas: sus casos de corrupción y su buen tiempo. Decir que en Marbella hace frío y que caen heladas es como decir que en Siberia te achicharras de calor.  Alguna helada caerá, y algún día de invierno hará frío, como en todos los sitios, pero generalizar así… En esta web apuntan a una temperatura media de 19ºC durante todo el año, con 320 días de sol, y temperaturas de entre 8 y 15ºC en invierno.  Hablan de lluvias, pero en ningún caso de heladas.

IV. El chorizo español no produce cáncer
Volvemos con Francisco. Tras la marcha de Maite, se queda con su hijo Pablo (Andrés Delgado), que lo recibe en casa diciéndole que “eso del chorizo español no me late. A parte dicen que causa cáncer, ¿no?”:


Este comentario no lo entiendo, aunque pienso que surja de aquello de que la carne procesada, según la OMS, puede causar cáncer y que generó tanta controversia. Realmente, y esto es una reflexión personal, ¿hay algo que no cause o pueda causar cáncer hoy en día?
Volviendo al chorizo, eso, en lo que al que se come se refiere. En España hay otros chorizos que sí que causan irritación y malestar a los ciudadanos: aquellos que han robado y siguen haciéndolo gracias a sus cargos en partidos políticos, empresas... Y que no producen cáncer, sino que son un cáncer.

V. Segovia no tiene mar
Tranquilos. En ninguna telenovela se ha dicho que Segovia, perteneciente a Castilla y León, tenga mar. Al menos, no directamente…
En “La esclava blanca” (Caracol, 2016), Victoria (Nerea Camacho) pasa una década en España. Las transiciones que se muestran entre escenas son las siguientes:

Cualquiera que conozca un poco España identificará con facilidad dos de los tres monumentos más visitados de Segovia: la catedral y el alcázar.
En esa ciudad se supone que está el convento en el que Victoria entra siendo niña y del que se escapa siendo una adolescente. A él llega por mar y de él se escapa por mar, a través de un puerto muy próximo al convento: ella y su amiga llegan a él en apenas unas horas, tras su fuga del convento.
En este caso, el error se explica en que usaron unas transiciones, hechas por ordenador, para un documental producido por la misma productora española que colaboró con Caracol en la telenovela. Unas transiciones que se realizaron pensando en cómo sería Segovia en el siglo XIX y que en la telenovela camuflaron sin indicar que se trataba de esta o de otra cualquier otra ciudad, simplemente señalando que aquello era España.
Desde Segovia al Cantábrico, el mar más cercano en línea recta, hay 400 kilómetros, cuatro horas en coche por autopista, más o menos. Imaginaos en el siglo XIX cuánto debía de tardarse…

VI. España no está llena de folclóricas y toros
Habría que remontarse a hace un par de siglos para explicar por qué los extranjeros tienen la imagen de que en España todo son sevillanas con vestidos de lunares y toros. Ejemplifico con este vídeo de "Pasión de gavilanes" (Telemundo y RTI, 2004), que me proporciona Lucía Dasilva:

Lo de las sevillanas y sus vestidos con lunares es algo que solo se ve en determinadas fiestas, especialmente del sur de España, y en academias de baile. Lo de los toros cada vez va a menos, aunque aún quedan muchas plazas en activo. En ese sentido, creo positivo destacar que en Oviedo la última corrida se celebró hace diez años y la plaza se encuentra hoy por hoy en ruinas. 

Me guardo más para otra ocasión.

domingo, 10 de diciembre de 2017

TELENOVELAS ESPAÑOLAS: "Un golpe de suerte" (Telecinco, 2009)

Con "Yo soy Bea" a punto de terminar y agotada en términos de audiencia, Telecinco se dio cuenta de que necesitaba otra telenovela con la que enganchar un par de millones de espectadores, y que, a ser posible, le durase tanto como aquella.


Así fue como la cadena decidió, tras retirar “Mi gemela es hija única”, dar luz verde al proyecto que TriNeo Films les había puesto sobre la mesa: una telenovela de corte juvenil, rodada en Mallorca. Llevaría por título "Un golpe de suerte".
Así, el 28 de junio, tras un partido de España de la Copa de Confederaciones, Telecinco emitió los dos primeros capítulos con el fin de enganchar a muchos de los jóvenes que habían visto el fútbol. ¿El resultado? El del fútbol, brutal: 36,8% de ‘share’ para la prórroga del partido, con 4,5 millones de espectadores. Sin embargo, tres millones de personas cambiaron de canal o apagaron la tele al terminar el juego, ya que la telenovela despegó tímida: 1,5 millones y un 14,5% de 'share' en el primer capítulo y 1,2 y un 12,9% en el segundo.
Siguiendo con su plan inicial, Telecinco continuó con la emisión de la historia a las 19:00 h. Sí, en pleno verano. Se veía venir: 971.000 espectadores y un 12,9%, el lunes. Cerraba semana con 737.000 espectadores y un 10,4% de 'share'.
Permitidme el juego, pero la telenovela necesitaba un golpe de suerte para seguir en antena (y algo más de audiencia, claro). Telecinco movió ficha y la reubicó a las 15.45 h. a partir de la semana siguiente. Allí aguantó malamente, con registros aún más bajos. Un mes después, era reubicada en La Siete.
Viendo lo que ocurrió con otras telenovelas, lo de esta tampoco fue tan malo. En La Siete se emitieron completos los capítulos que faltaban por emitirse. Inicialmente, y teniendo en cuenta que se rodaba en Mallorca, con mucho exterior, la cadena solo había encargado 60 capítulos, que se emitieron con final cerrado.
¿De qué iba? Ángel, un joven criado en un centro de acogida se veía obligado a irse a vivir con su padre cuando este reclama su custodia. El padre vivía en Palma de Mallorca y hasta allí se trasladaba el chaval, que se encontraba con que su padre no vivía nada mal, con mujer e hijos. La historia se centraba en la adaptación de Ángel a su nueva vida y los conflictos a los que debía hacer frente. Aníbal Soto y Carmen Morales encabezaban el elenco, como Luis, el padre, y Marta, la mujer del padre de Ángel. Este era interpretado por Toni Bernetti. Junto a ellos estaba Toni Cantó, como el tío molón, y un nutrido grupo de jóvenes entre los que se encontraban Joel Bosqued, José Lamuño o Raúl Mérida, que al igual que Bernetti han seguido haciendo sus pinitos en series y telenovelas españolas.

¿Qué falló? Para mí, emitir a las 19.00 h. un producto que se debió haber estrenado directamente antes de las 17:00 h., teniendo en cuenta que era verano. Yo la sintonicé un par de veces y se dejaba ver. Lo mejor, para mí, los exteriores.
En Youtube se encuentran algunas escenas, además de la cabecera que tenéis insertada en esta entrada, que era una pasada, con los dibujos de los personajes y una canción pegadiza.

Esta fue la historia de “la serie que nadie quiere ver”, como la apodaron en uno de los ‘sketches’ más recordados, tanto por su contenido como por el viacrucis judicial que desencadenó, de ese gran programa de LaSexta que fue “Sé lo que hicisteis”.

sábado, 9 de diciembre de 2017

HOJA DE AUDIENCIAS: Del 4 al 8 de diciembre


*Datos de audiencia, según la media semanal en espectadores y cuota de pantalla (‘share’) de las telenovelas latinoamericanas emitidas en abierto en España en horarios de sobremesa, tarde y ‘prime time’, excepto "La ley del corazón" que se emite por las mañanas.

**El lunes 11 vuelve a Nova "La Gata" (Televisa, 2014). Protagonizada por Maite Perroni y Daniel Arenas, esta historia tuvo su primer pase en la temporada 2014/2015 con mucho acierto: 542.000 espectadores y un 4,82% de 'share' le permitieron colocarse como la tercera más vista de aquel curso. La recuperaron al año siguiente para las mañanas.
Es muy probable que funcione, aunque personalmente me parece un error, a estas de la temporada, repetir una telenovela que ya ha tenido dos pases, en un horario en el que "Rosario" y "El vuelo de la victoria", ambas estrenos, han funcionado muy bien. 

jueves, 7 de diciembre de 2017

CAZANDO GAZAPOS: Otro de "Servir y proteger" [RESUELTO]

Como sabréis los habituales del blog, por ‘gazapo’ se entiende cualquier error, fallo o metedura de pata, con independencia de su dimensión o trascendencia, que se comete en una película, serie o, como es el caso, en una telenovela. Como ‘gazapos’ se engloban fallos de guión, de diálogo, de escena, de ambientación…
Este juego es un clásico del blog y se ajusta a las reglas que ya conocéis:
I. Cada ‘gazapo’ valdrá dos puntos. Eso es lo que se lleva todo aquel que lo vea. Las respuestas incorrectas no restan y se puede dar más de una respuesta, aunque en ese caso solo contaré la última.
II. La ‘recompensa’ es graduable. Si no se dice exactamente en qué consiste el ‘gazapo’ pero sí algo relacionado con ello, podré dar, por ejemplo, un punto, medio…
III. Los participantes deben comentar con seudónimo, firma o cuenta de Google, manteniendo siempre el mismo seudónimo, firma o cuenta.
IV. Cualquiera, en cualquier momento, puede comenzar a jugar y no es obligatorio participar en todos los ‘gazapos’ que se publiquen.
V. Los comentarios no se publicarán hasta que resuelva el ‘gazapo’, que será siempre el martes inmediatamente posterior al día en el que se haya colgado en la página.
VI. Quienes aporten algún ‘gazapo’ al juego tendrán una compensación de dos puntos por ‘gazapo’, que se sumarán una vez salga publicado.

Por cuenta de Zaragozano corre este nuevo ‘gazapo’, de la telenovela española “Servir y proteger” (TVE, 2017).

                                                                                                                                
Quintero (Eduardo Velasco) se encuentra en su despacho. Tras terminar de hablar con Jairo (Emilio Velasco), hasta allí llega Alicia (Andrea del Río), para pedirle explicaciones sobre su relación con su madre, fallecida en un extraño accidente meses atrás.

Como siempre os digo, es aconsejable verlo en pantalla completa. Os recuerdo que esta temporada, a diferencia de las anteriores, no hay indicador de dificultad. 

RESUELVO:
En el despacho de Quintero pasan cosas raras. Si hace un par de meses veíamos cómo unas gafas se movían por el escritorio sin que nadie las tocase, en un ‘gazapo’ también proporcionado por Zaragozano, ahora es la agenda la que ha cobrado vida propia. Os lo muestro en capturas:

La agenda pasa de estar perfectamente apaisada sobre un folio a torcerse, sin que se vea cómo, quién o por qué se produce ese cambio en su ubicación.
Habéis apuntado también la posible desaparición de los bolígrafos que tiene sobre el escritorio (un Bic rojo y otro de color negro) cuando Quintero se pone de pie. Puede parecerlo, porque el rótulo coincide justo con la posición que ocupan los bolígrafos, pero se aprecia que siguen ahí. Los brazos se descruzan muy rápido, pero la respuesta tenía su lógica.
Sobre un posible movimiento de las gafas, tengo mis dudas. Parece un ‘gazapo’, parece algo derivado del cambio de plano… Si alguien hubiese contestado solo eso, le hubiera dado algo.

Procedo, como siempre, a repartir puntos:


El próximo ‘gazapo’ es mi regalo anticipado de Navidad. Es de “La Doña” (Telemundo y Argos, 2016), que muchos de los aquí presentes vimos este año. Son dos ‘gazapos’, uno muy evidente y otro no tanto, en una misma escena. Saldrá publicado el 21 de diciembre. Antes, este viernes, un nuevo ‘enigma’ con pistas de audio. 

miércoles, 6 de diciembre de 2017

HABLEMOS DE SERIES, solo por hoy

Es 6 de diciembre, Día de la Constitución en España, festivo a nivel nacional. Da la casualidad de que este viernes, día 8, es la Inmaculada Concepción, otro festivo nacional. Estamos en unas fechas en las que hasta el más tonto, ese que nunca hace puente (es decir, yo), se ha cogido algún día para hacer unas minivacaciones en pleno diciembre.
Lo digo todos los años: estas son unas fechas malas para bloguear desde España. Me gustaría que vieseis las estadísticas, porque son demoledoras. Es por ello por lo que, para evitar gastar una entrada sobre telenovelas, decido publicar hoy, como ya hice el año pasado y el anterior, una entrada sobre series. Más exactamente, sobre las series que he visto en el último año. Insisto, es algo excepcional. Mañana saldrá publicado un nuevo ‘gazapo’, el sábado saldrán las audiencias y el domingo algo sobre telenovelas.

-“El Ministerio del Tiempo” (T3) (Onza Partners y Cliffhangher, para TVE, 2017).
Como ministérico, me duele recordar esta tercera y casi con toda seguridad última temporada de la serie, la más premiada de los últimos años y también la más maltratada. Sabiendo que las audiencias de sus dos primeras temporadas eran correctas, sin más, lo que no se puede hacer es estrenar la tercera en junio, a dos semanas para el verano, frente a “Supervivientes”. No se puede parar la emisión siete semanas después para retomarla casi dos meses más tarde, en lunes, el día en el que se debió emitir, su día natural, aunque retrasándola hasta casi las once por culpa de Javier Cárdenas. Cuando las audiencias de esta tercera tanda mejoraban, van y la cambian, a dos capítulos de terminar, al miércoles. El hundimiento era esperable y terminó sin pena ni gloria.
Lo dudo, pero ojalá haya una cuarta temporada, ‘spin off’ o algo lejos de TVE, ya sea en Movistar, en Fox, en Netflix o en alguna plataforma similar. Quedan muchas cosas por contar y el producto lo merece. Ojalá, de haber algún tipo de continuación lejos de TVE, se apueste por algo que yo me he quedado con las ganas de ver: un capítulo ambientado en la atmósfera política de cualquiera de las dos repúblicas que hubo en España. 
Yendo ya a esta tercera temporada, he de quitarme el sombrero. Han sabido sacar adelante la serie pese a la baja de Rodolfo Sancho y la posterior marcha de Aura Garrido, hacia la mitad de la temporada. Lo han hecho potenciando personajes hasta entonces secundarios, como Irene (Cayetana Guillén Cuervo) o Ernesto (Juan Gea), trayendo de vuelta a Pacino (Hugo Silva), que me ha gustado mucho más esta tercera temporada, y sacando de la manga una nueva Lola (Macarena García), más joven que la anterior, que ha dado muchísimo juego. Han acertado también con esas dos tramas transversales, que se han mantenido a lo largo de toda la temporada, con el Ángel Exterminador y los Hijos de Padilla como protagonistas.
Trece capítulos, o lo que es lo mismo, trece lecciones de historia, con sus guiños y sus homenajes al cine, a la televisión, al arte y a la literatura. Una serie con la que se disfruta muchísimo y que un servidor ya echa en falta. No descarto, si finalmente no se sigue más allá de esta tercera temporada, ver la serie completa (34 capítulos) en un mes del verano que viene, para recordar buenos momentos.

-“Merlí” (T2) (TV3, 2016)
Soy ministérico y también soy peripatético. Tras una primera temporada que me gustó muchísimo, este verano vi la segunda, también de trece capítulos. Después de ver la primera temporada doblada al castellano en LaSexta, esta segunda he tenido que verla en catalán, ya que Atresmedia no se ha animado a seguir emitiéndola, aunque fuese en Neox o en cualquiera de sus canales TDT. La he visto con subtítulos en catalán, ya que en Youtube no están disponibles los subtítulos en castellano. Ha sido una gran experiencia: la he disfrutado y he aprendido cierto vocabulario.
La segunda temporada no tiene el nivel de la primera, pero tampoco se queda muy lejos de ella. Han sabido jugar con los cambios que se producen en la plantilla del instituto donde transcurre la historia, potenciando una amistad tan bonita como curiosa entre Merlí (Francesc Orella) y su otrora enemigo Eugeni (Pere Ponce), desplazado de su cargo con la llegada de Coralina (Pepa López), la nueva jefa de estudios del Institut Àngel Guimerà. Coralina es un bombazo de personaje, aunque argumentalmente le han dado un desarrollo pobre: Coralina era mala malísima, sí, pero tras ella había una historia, con un hijo que no le cogía ni el teléfono, que se dejó sin explotar y que pudo haber ayudado para que el espectador conociese mejor a esta implacable mujer. 
Me gusta esta serie porque es la única capaz de integrar en el argumento temas como el Alzheimer, a través de Manuel (Ferran Rañé), el nuevo profesor de lengua o la tan controvertida independencia catalana a través de Elisenda (Sandra Monclús), la nueva de inglés.
Entre los alumnos, me ha parecido estupendo el giro que le han dado a Joan (Albert Baró) y a su relación con Mónica (Júlia Creus) para incidir en que a ciertas edades también hay relaciones marcadas por el control y los celos, conocer un poco más a Marc (Adrian Grösser) y a Pol (Carlos Rubio) y a sus respectivas familias y ver que, por fin, Gerard (Marcos Franz) ha espabilado de la mano de Oksana (Laia Manzanares), una de las nuevas incorporaciones, con una historia personal muy dura e interesante.
Con el nivel actoral que tiene esta serie, hay capítulos que son muy emocionantes, con los que es inevitable llorar, casi siempre de alegría, como el que versa sobre la Quima (Manel Barceló) una profesora transgénero que llega al instituto para cubrir una baja, o aquel en el que se debate sobre la mentira con Merlí fingiendo estar enfermo para que su madre no lo eche de casa. En lo personal, esta temporada me ha permitido descubrir, para luego seguir yo por mi cuenta, a base de lecturas, tres corrientes filosóficas que desconocía: la de Judith Butler y su teoría sobre el papel del sexo y la sexualidad en el ser humano y sus relaciones; la de Zizek, con su teoría de las tres órdenes y su tesis sobre las perfecciones e imperfecciones como protagonistas, y la visión que sobre la existencia tiene el taoísmo.
Como en la primera temporada, una musicalización estupenda, disponible toda ella en Youtube, y capítulos entre cincuenta y cincuenta y cinco minutos, que se alejan, para bien, de la regla de los setenta que impera en las series de las generalistas nacionales. En 2018 veré la tercera y última, que ahora mismo se emite los lunes en Cataluña.
Para los que leéis esta entrada desde fuera de España, podéis encontrar tanto “Merlí” como “El Ministerio del Tiempo” en Netflix. De la primera, solo la primera temporada, doblada al español. De la segunda, creo que ya están las tres.

-“La que se avecina” (T10) (Contubernio, para Telecinco, 2017)
Diez años después, “La que se avecina” sigue dando guerra. En estos momentos son ya diez los capítulos emitidos de esta décima temporada que me está sorprendiendo para bien.
Pese a lo caótica que fue la novena temporada, en estos nuevos episodios han sabido reorganizar las tramas de los habitantes de Mirador de Montepinar. Recuerdo que el año pasado os decía que no acababan de cuadrarme ni Loles León ni Miren Ibarguren. Desde que se han convertido en propietarias, la cosa ha mejorado, especialmente al unir a Loles con Fernando Tejero y a Miren con Ernesto Sevilla. Lo mismo puedo decir de Luis Merlo, que tras ascender a la presidencia ha conseguido encajar en la comunidad. Soporto algo mejor a Paz Padilla, aunque sigo pensando que sobra.
Han sabido resucitar a Enrique Pastor, el personaje de José Luis Gil, tras la temporada anterior, en la que vivió centrado en la política, devolviéndolo a la comunidad gracias a unirlo sentimentalmente con Alba, la hija de su mejor amigo-enemigo Antonio.
El juego que está dando doña Fina, Vicente completamente desatado, la crisis por la que están pasando Javi y Lola o la enésima separación de Antonio y Berta están también ayudando a reactivar la serie. De momento, esta décima temporada está siendo mejor de lo que fueron, al menos, las dos últimas. La única pega que le pongo es el metraje de los capítulos. Ya no es que sean los setenta minutos, tan típicos en las series españolas. Aquí hay capítulos que se aproximan a los noventa y ninguno de los diez emitidos baja de ochenta y cuatro. Más que capítulos son casi películas y en ocasiones se nota mucho que hay cosas que solo están para rellenar.

-“Estoy vivo” (T1) (Globomedia para TVE, 2017)
Me he guardado lo mejor casi para el final. Sí. Para mí, “Estoy vivo” es lo mejor que se ha hecho en materia de ficción en este 2017 en España. Una serie que entremezcla todos los géneros, desde comedia a drama, pasando por thriller, fantasía, policíaco… Lo que podría haber acabado como una macedonia de géneros sin pies ni cabeza, es una gran serie, que entretiene, conmueve e inquieta a partes iguales.
¿De qué va? Andrés Vargas (Roberto Álamo), un inspector de la Policía Nacional muere tratando de atrapar a ‘El Carnicero de Medianoche’, un peligroso asesino de mujeres. Sin embargo, muere por error de los que controlan quién debe morir y quién no y son esos mismos quienes lo devuelven a la Tierra en otro cuerpo, el del también policía Manuel Márquez (Javier Gutiérrez) acompañado de ‘El Enlace’ (Alejo Sauras), un ser que hay quienes han querido equiparar a un ángel, para que acabe con el asesino, sin poder desvelar quién es. Pese a que Andrés solo ha pasado un día en esa otra dimensión, en la Tierra han transcurrido cinco años. Un lustro en el que su familia ha vivido sin él y su rebelde hija Susana (Anna Castillo) se ha convertido en subinspectora de la Policía Nacional, la misma a la que asignan como compañera de Márquez en su llegada al barrio de Vallecas, en el que transcurre la acción. 
Entre el elenco, con Javier Gutiérrez, Alejo Sauras, Anna Castillo, Cristina Plazas o Mon Ceballos, que están impresionantes, y lo bien narrada que está la serie, entremezclando, como os decía, todos esos géneros, los capítulos se disfrutan muchísimo, a veces llorando de emoción, otras con algún susto fruto de las hazañas de ‘El Carnicero’ y sus hostiles, seres de otra dimensión a los que convierte inyectándoles una especie de virus en la sangre. Sobre todo ello prevalece un mensaje muy bonito: vive cada momento, el ‘carpe diem’ en sentido estricto, porque aquí estamos de paso. 
Tras haberse emitido con buenos datos de audiencia doce de los trece capítulos que tiene la primera temporada, la renovación es casi segura y presiento que Márquez tendrá que seguir enfrentándose a ‘El Carnicero’ y a los hostiles al mismo tiempo que trata de recuperar a su familia sin poder confesarles quién es realmente.
Lo único malo que tiene la serie es que para poder verla en directo hay que esperar hasta casi las once de la noche, ya que TVE premia a su niño mimado Javier Cárdenas con un programa eterno cada jueves. Tanto lo uno como lo otro me parece vergonzoso para una cadena pública, que solo hace cargarse la competitividad que podrían tener productos como esta serie si comenzasen a una hora decente.

-“Sé quién eres” (Mediaset España para Telecinco, 2017)
No puedo deciros mucho de esta serie, de la que solo llevo seis capítulos, más allá de que arrasó entre la crítica y le fue bastante bien en audiencia cuando se emitió, a comienzos de año. Temporada única, de dieciséis capítulos, sobre la inquietante desaparición de Ana Saura, alumna de Juan Elías (Francesc Garrido), un prestigioso abogado y profesor de universidad que aparece sin memoria y desorientado en un paraje lejano tras sufrir un accidente con su vehículo, en el que se encuentran, además, rastros biológicos de Ana.
Por lo que llevo viendo, me recuerda un poco a “Bajo sospecha” (Bambú para Antena 3, 2015-2016). En el elenco, sobresalen Francesc, Blanca Portillo, como su imponente mujer, jueza de profesión y con muchos contactos; Aída Folch y Carlos Francino, como los abogados y casi detectives contratados por el padre de Ana para encontrarla y Pepón Nieto, como Giralt, el policía de la historia. Promete. Espero el año que viene, de volver a hacer esta entrada, contaros qué me ha parecido, teniendo ya una visión global de la misma.

Este año comencé también a ver “Pulsaciones” (Globomedia para Antena 3, 2017). Vi dos capítulos y la tuve que dejar por falta de tiempo. Son diez, en temporada única, con lo que espero retomarla algún día. Para 2018 espero ver “Traición” (Bambú Producciones para TVE), recientemente estrenada, con la que me pondré en cuanto acabe la primera temporada de “Estoy vivo”. También tengo apuntada “Cuerpo de élite” (MOD Producciones para Antena 3), ya que me gustó la película en la que se basa y tiene un elenco muy interesante. Si estrenasen “La catedral del mar” (producida por Diagonal TV y que la tienen ya lista y por ahí guardada desde hace meses), también me animaría a verla, ya que la novela me gustó y por lo que he visto en redes sociales, tiene muy buena pinta.