lunes, 18 de septiembre de 2017

TELENOVELAS ESPAÑOLAS: "Mi gemela es hija única" (Telecinco, 2008-2009)

A mediados del 2008, Telecinco daba el visto bueno a un nuevo proyecto de Grundy. Se trataba de un ‘remake’ de la telenovela chilena “Amores de mercado” (TVN, 2001), una historia que ya había tenido dos ‘remakes’: uno, en Estados Unidos, “Amor desarado” (Telemundo, 2004); el otro, en Grecia “Mia stigmi, duo zoes” (Mega Channel, 2007). Los dos, como la original, arrasando en audiencia.

Teniendo en cuenta que Grundy producía entonces "Yo soy Bea" y que esta que comenzaba a mostrar síntomas de declive tras la marcha de los protagonistas, pienso que aceptaron la idea de la productora pensando en otro éxito. A su favor parecían estar dos cosas. La primera, que ni la original ni su versión estadounidense se habían emitido en España y además, para hacerla algo más original, le dieron una vuelta de tuerca: en vez de dos gemelos, dos gemelas. Para ahorrar tiempo de rodaje, decidieron contratar a dos actrices muy parecidas físicamente: Alejandra Lorente y Sabrina Praga.
El 9 de diciembre de 2008 se estrenaba, a eso de las 17.15 h, como telonera de “Yo soy Bea” y tras “Mujeres, hombres y viceversa”, que en aquel entonces se emitía a las 16.00 h., reuniendo a dos millones y pico de espectadores (ahora, por la mañana, tiene más o menos una cuarta parte de aquella audiencia, en algo hemos mejorado). Fue un gran estreno: 1,9 millones de espectadores y casi un 20% de 'share'.
Algo tuvo ese primer capítulo que hizo que la gente pasase de verla y en el segundo perdió medio millón de espectadores y más de cuatro puntos de cuota de pantalla.
En torno al 14% de 'share' y 1,4 millones de espectadores se movió durante sus diez primeras emisiones. Sin embargo, a partir de ahí la audiencia comenzó a bajar nuevamente, cayendo a un 10,6% de ‘share’, con poco más de un millón de espectadores con apenas treinta capítulos emitidos.  
Saltaron las alarmas y saltó Telecinco: a mes y medio de comenzar a emitirla se paraban las grabaciones y se dejaba la historia donde quedase, sin cerrar tramas. Y ya que tenían otros quince o dieciséis capítulos grabados, decidieron quitárselos de encima programándolos en la mañana de los fines de semana, a eso de las 9.30 h.
Así terminó su periplo, el 1 de marzo de 2009, “Mi gemela es hija única”, con 47 capítulos emitidos. El último, con poco más de 300.000 espectadores y un 6% de ‘share’.

Poco os puedo contar de esta telenovela, porque recuerdo haber visto uno o dos capítulos cuando ya estaba iniciada. Estéticamente, sí que se parecía mucho a “Yo soy Bea”. Argumentalmente era más comedia, centrada en el intercambio de dos gemelas muy diferentes entre sí. Del elenco, las protagonistas eran entonces unas desconocidas. Tanto Alejandra como Sabrina han seguido trabajando en televisión. La primera terminaba hace unos meses su participación en “Seis hermanas”. La segunda, se ha enfocado más en el cine, aunque ha participado en series como “Bajo sospecha”.
Quizás el único que tenía cierta fama en aquel entonces era Carlos García, el protagonista, que había encabezado junto a Sara Casasnovas el elenco de la tercera temporada de "Amar en tiempos revueltos" y que ha seguido trabajando sin parar durante todos estos años en distintas series y telenovelas españolas.
Resulta curioso que, años después, en 2015, Telemundo lo intentase a su manera, con un nuevo ‘remake’ de la misma telenovela chilena, que llevó por título “¿Quién es quién?”, con Eugenio Siller interpretando a gemelos, y que corrió con una suerte parecida en Estados Unidos: se estrenó en un buen horario y por su baja audiencia acabó emitiéndose por la mañana, aunque completa (ya estaba grabada, claro).

Volviendo a “Mi gemela es hija única”, en Youtube poco se puede encontrar. Por no estar no está ni la cabecera, que sabéis que siempre os pongo en estos artículos y que he sustituido por una ‘promo’. Solo hay, junto a esa ‘promo’, un par de avances con un audio bastante pobre y cuatro o cinco vídeos del elenco saludando a sus fans.

¡Qué poca huella virtual dejó!

domingo, 17 de septiembre de 2017

II CONCURSO DE CRÍTICAS DE TELENOVELAS HdT: El capricho de la ganadora

Nos quedaba un fleco pendiente relacionado con el II Concurso de Críticas de Telenovelas HdT, que se celebró, como recordaréis, hace un par de meses.
Ya en las bases lo comenté: el premio, esos 40 euros en cheque regalo de Amazon, e había conseguido gracias a una especie de ‘crowdfunding’ en el que muchos participasteis, y por ello pedía que el ganador me enviase una foto en la que nos mostrase qué 'capricho' se había dado.

Isa, la ganadora, cumpliendo con las bases, me escribió a mediados de agosto para enviarme la foto de su 'capricho'. Reproduzco parte del correo que me envió, en el que me dio una clase magistral de literatura contemporánea inglesa:
“[…] Me gusta mucho la novela negra y de terror inglesas. Por eso decidí gastarme el cheque -y un poco más de mi bolsillo- en novelas que no se encuentran en librerías ya que tienen sus años. ‘Sígueme’ es una de las primeras novelas de Julie Hearn, que escribe muy bien y a la que conocí hace unos diez años, con ‘La hija del ministro’. La sigo desde entonces, me gusta mucho, aunque escribe con mucho giro argumental, pero esa novela no la había podido conseguir.
Algo más tarde descubrí a Kate Mosse, con ‘Los fantasmas del invierno’. Digamos que juega con lo que el lector debe o no saber para que cada uno haga sus cábalas. Me cogí ‘Sepulcro’, que es del 2008, y que completa a ‘Laberinto’, que leí hace tiempo gracias a encontrarlo en la biblioteca de mi ciudad.
David Wellington tampoco me disgusta, aunque es más de historias de zombies y mundos sumidos en el apocalipsis. Es más ciencia ficción, por así decirlo. Esta de ‘Vampiro cero’ estaba bien de precio y me animé”.

Disfruta la lectura, Isa.

Aprovecho esta entrada para, como hice con los participantes de esta última edición en privado, pediros a vosotros, los lectores, que no os cortéis y me planteéis cualquier sugerencia o aspecto del concurso que se deba mejorar o que se pueda cambiar para hacerlo más atractivo. Prometo estudiarlo de cara a la edición del año que viene.  

sábado, 16 de septiembre de 2017

HOJA DE AUDIENCIAS: Del 11 al 15 de septiembre

*Datos de audiencia, según la media semanal en espectadores y cuota de pantalla (‘share’) de las telenovelas latinoamericanas emitidas en abierto en España en horarios de sobremesa, tarde y ‘prime time’.

**Desde el lunes 18, “La ley del corazón” pasa a emitirse a las 11:00 h. La audiencia no ha acompañado a esta historia y Nova ha decidido cambiarla de horario. Lo anunciaba ayer, durante su emisión. Paradójicamente, el jueves había marcado su segundo mejor dato: 300.060 espectadores. En su estreno, el 10 de julio, había marcado 309.420. Fueron las dos únicas ocasiones en las que rebasó los 300.000 espectadores.

Han sido muchas las causas por las que no consiguió una buena audiencia, que van desde estrenarla un 10 de julio sin casi promoción, al tipo de historia, un poco diferente a aquello con lo que se encuentran quienes ven habitualmente el canal, pasando por los bajos datos de “Eva la trailera”, que se ha emitido siempre antes.
Habrá que ver cómo le va a las 11:00 h., aunque en esta ocasión no soy optimista. Ojalá me equivoque, pero me parece un paso previo o a la cancelación definitiva o, en el mejor de los casos, a desterrarla a las seis o las siete de la madrugada. Con la audiencia que tuvo estos dos meses por la noche, nada me hace pensar que vaya a destacar a las once de la mañana.

Los últimos capítulos de “Eva la trailera” cubrirán su hueco, con “Amarte así Frijolito” alargada desde las 20.00 h. hasta las 21.50 h. 

jueves, 14 de septiembre de 2017

ME CHIRRÍA: Agendas vacías

Se ha puesto de moda, o, mejor dicho, las nuevas tecnologías han puesto de moda los ‘smartphones’ en las telenovelas. Fruto de ello, en los últimos años hemos visto cosas impensables con los antiguos teléfonos móviles, como el Whatsapp visible o planos de cámara en los que se muestran las enormes pantallas de los teléfonos actuales, ya sea para que el espectador sepa quién llama a un determinado personaje, lea un mensaje importante para la historia o vea cómo un personaje llama a otro, tirando de agenda de contactos.
Precisamente de esto último quiero hablaros hoy. Esta es una captura de la agenda de mi teléfono, el teléfono de un tipo normal y corriente como yo. Es una captura de parte de las letras L y M. Se ven unos diez contactos en los que hay de todo, desde amigos a compañeros y excompañeros de trabajo, pasando por algún vecino y algún familiar:

En mi agenda tengo setenta y seis contactos. Repito, soy un tipo normal, que tiene los números de compañeros, vecinos, amigos, familiares… Como cualquiera de vosotros.
Algo tan habitual en la vida real no ocurre, sin embargo, en las telenovelas. Como os estaba diciendo, es muy frecuente que hoy en día nos muestren las agendas de contactos de los personajes. Sin embargo, porque son teléfonos que se usan solo para grabar (no son los teléfonos personales de los actores, ni mucho menos), se suelen ver agendas con ocho, nueve o diez números, a lo sumo. Ved este ejemplo:

Es una captura de un plano sobre el teléfono de Altagracia Sandoval, ‘La Doña’, en la telenovela homónima de Telemundo y Argos. Una mujer que dirige un emporio de la construcción, que tiene no sé cuántos guardaespaldas, hace negocios con todo tipo de políticos, jueces y mil corruptos más y, sin embargo, tiene una agenda en la que de la F a la P, que es lo que se muestra, solo aparecen siete contactos. Cuatro, de personajes de la historia, como Gabino, Isabela, Felipe o Leticia. Otros que no sé quiénes son, como Juan, María Bernal u Octavio.
Sí. Tengo más contactos en dos letras que Altagracia en diez.
Entiendo que estos detalles se pasan por alto, porque se graba a toda pastilla y no hay tiempo tampoco para ponerse a meter algunos contactos más, para dar un poco de credibilidad a ese teléfono. No harían falta muchos. En esta escena iba a llamar a Gabino. Hubiese dado la impresión de que tenía más contactos si al enfocar la pantalla el espectador hubiese leído Gabino, Gabriel, Gaspar, Genaro, Gerardo, Germán, Gil y Guillermo, por ejemplo. De esta forma se hubiese llenado la pantalla del aparato con nombres que empiezan por G y habría quedado mucho mejor.   
Hay telenovelas que para evitar esto mismo muestran directamente la pantalla de “llamando…” que aparece justo después de buscar y seleccionar el contacto al que se llama en la agenda. Es otra opción y no queda tan mal.

Lo que sí que no deben hacer es mostrar estas agendas tan vacías. Parece que no, pero resta credibilidad a la escena, a la acción y, por supuesto, al personaje 'propietario' del teléfono.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

PRIMER VISTAZO: "En tierras salvajes" (Televisa, 2017)

Su estreno me pilló casi de vacaciones y no pude hacerle el ‘primer vistazo’ de rigor. De ahí que hoy os hable de “En tierras salvajes”, una telenovela que se estrenó en México el 31 de julio. Idea original de los guionistas españoles Ramón Campos y Gema R. Neira. Salvador Mejía es el encargado de producirla para Televisa.


¿De qué va la historia? Básicamente, todo gira en torno a una intrincada familia, los Otero, formada por un matrimonio y sus tres hijos. César Évora y Daniela Romo, a los que siempre da gusto ver, interpretan al matrimonio. Diego Olivera, Cristián De La Fuente  y Horacio Pancheri encarnan a los hijos, con personalidades muy distintas, que van desde el hombre de negocios y urbanita que es Aníbal (Olivera), al médico sensato y estudioso que es Sergio (Pancheri), pasando por el mujeriego, trabajador y un pelín insensato Daniel (De la Fuente), estos dos últimos, viven enamorados de San Luis del Valle, donde residen con sus padres. 

Todo comienza con la apresurada boda, tras pocos días de conocerse, de Aníbal e Isabel (Claudia Álvarez), una empresaria aquejada de problemas respiratorios que hacen que su marido se la lleve a vivir a la finca familiar de San Luis del Valle. ¿Realmente lo hace preocupado por la salud de su mujer? Parece que no… En la ciudad deja a Olga (Ximena Córdoba), su amante, a la que no duda en ir a visitar ya en el primer capítulo. En ese contexto, no es de extrañar que sus hermanos, como cuenta la sinopsis oficial de la telenovela, se enamoren de Isabel, desatando un gran conflicto pasional y familiar.

El primer capítulo va a toda pastilla, narrativamente hablando, lo que no impide que el espectador vaya conociendo a los personajes, desde los protagonistas hasta villanos como Carlos, un malévolo hombre de la zona, que me recuerda mucho a Agustín Dunant, no solo por estar interpretado por Lisardo. También, en esa línea, se presentan otros personajes, como Alejandra, la prima de los Otero. Nerea Camacho llega a México con esta joven, parecida en cuanto a ímpetu a su personaje en “La esclava blanca”, pero mucho más inmadura y caprichosa que Victoria Quintero.

Por ahí aparecen personajes del pueblo, como el matrimonio Escamilla, dueños de la clínica donde trabaja Sergio, interpretados por un rejuvenecido Luis Xavier y una siempre agradable de ver Martha Julia.
En general, el elenco está bien escogido. A nivel de interpretaciones, pienso que a Claudia le hace falta algo más de fuerza, que espero tenga una vez que su personaje comience a vivir ese cuadrado amoroso que han planteado para ella. Bien los tres galanes, aunque, por escenas sueltas que vi de “Un camino hacia el destino”, Sergio es muy como Carlos, no solo porque Pancheri vuelva a interpretar a un médico, sino también por el carácter, gestos… El personaje de De la Fuente sí que es algo diferente a los últimos que ha hecho en el género, aunque podrían haberle puesto otro nombre y no Daniel, como su personaje en "Amor bravío".

Siempre es un placer ver a Daniela Romo y a César Évora, igual que a Luis Xavier o a Martha Julia. A Nerea Camacho la he visto bien, aunque se me hace raro escucharla con seseo y hablando el español de México. Promete su pareja con Emmanuel Palomares, aún cuando sea la típica historia de chica pija enamorada de joven rudo y de pueblo. No me creo a Jonathan Kuri como el chavalín por el que pretenden hacerlo pasar, después de haberlo visto en varios papeles de adulto.
Me he quedado con ganas de ver algo más de Ximena Córdoba. Aunque ha hecho sus pinitos en el género, yo, como muchos españoles, la conozco como la chica del “Llueva, se caiga el cielo y truene… Lo único que tú quieres es que yo te traiga el ‘weather’”, que la convirtió en una de las musas del programa “Zapeando” de LaSexta.  

En lo que a realización se refiere, me hallo muy sorprendido tanto con los exteriores como con los decorados, en particular, con el de la casa de los Otero. Está muy bien iluminado, lo que no suele ocurrir con los decorados de Televisa, y es también grande. Casi casi, como la casa real. Repito, no suele ser habitual.

Es una telenovela de Salvador Mejía y abundan zooms con la cámara, transiciones un poco raras y accidentes un tanto cutres, como el que sufren Isabel y Daniel y del que salen bien parados pese a viajar en un coche sin airbags, sin puertas y casi sin asientos. También en algunas escenas, como los planos de la avioneta en la que viajan Isabel y Aníbal a San Luis del Valle, se nota que hay ‘chroma’, ordenador y la tecnología más chapucera.
Bien la entrada, pese a esas transiciones raras que hay entre escenas. Me gusta mucho la tipografía y la canción de Marco Antonio Solís, que es preciosa:

Es una historia original y de dos grandes como son Ramón Campos y Gema R. Neira. Solo por eso merecería la pena verla. El problema es que produce Salvador Mejía. Pese a producir grandes historias en los años 90 y la primera década del nuevo siglo, su equipo parece haberse quedado anclado en la forma de hacer telenovelas que había hace unas décadas, ignorando que el género ha evolucionado, al menos en cuestiones de técnica.

Ahora mismo, por falta de tiempo, no creo que la vea. Sin embargo, si llegase a España y me cuadrasen las fechas y los horarios, igual sí. Sobre su número de capítulos, serán 72, con lo que no va a ser muy larga. 

lunes, 11 de septiembre de 2017

¡BIENVENIDOS DE NUEVO!

Siempre que comienzo una nueva temporada me gusta echar un vistazo sobre el camino recorrido. Hace unos días se cumplían cuatro años de aquel 1 de septiembre en el que subía a la página las primeras cuatro entradas. Arrancaba una aventura, que se abrió al público tres días después, en cuanto hube terminado un par de cosas de diseño.
*Primera cabecera de este blog.

La primera de las entradas la recuerdo con cariño, aunque a día de hoy me da cierta vergüenza leerla. Era la crítica de “El rostro de la venganza” (Telemundo, 2012). Decía que la recuerdo con cariño, por ser mi primera crítica. La primera que escribí sobre una telenovela en toda mi vida y eso que llevaba años viéndolas. Pero precisamente por eso, me da un poco de vergüenza leerla. El tiempo y la experiencia, creo que me han hecho mejorar, aunque soy consciente de que me quedan muchas cosas por aprender, tanto sobre cómo hacer críticas como sobre el género en sí. 
Han pasado cuatro años. No sé si es bueno o malo, pero se me han pasado rapidísimo. Lo que sí que creo que es bueno es que a día de hoy no entiendo cómo pude estar viendo telenovelas durante más de una década sin comentarlas con nadie o casi nadie, guardándome todos esos fallos y curiosidades que tanto me gusta mostraros. No comprendo tampoco cómo pude estar sin ponerles una nota al final, sin debatir con nadie sobre el género. Soy incapaz de entender cómo pude aguantar durante tantos años, una y otra vez, los tópicos sobre este género y sus seguidores, sin tener una tribuna como esta para atacarlos. Creo que después de cuatro años, sinceramente, ya no sabría vivir sin bloguear sobre telenovelas.
En este tiempo habéis sido miles de lectores los que os habéis dejado caer por aquí. Algunos lleváis ya desde casi el principio y hay por ahí unos cuantos a los que ya considero amigos, aunque nunca nos hayamos visto y aunque ni tan siquiera sepáis mi nombre. Bueno… Esto último no es del todo cierto. Hay una persona que sí lo sabe, ya que me lo preguntó tras a un pequeño guiño al respecto que incluí en una entrada hace tiempo ;).
También os digo, al hilo del seudónimo, que al principio me parecía horrible. Pensé en cambiármelo cuando el blog estaba ya funcionando. Ahora estoy más que acostumbrado y hasta me gusta que se me conozca como Gafemo.

Gracias a todos, de corazón. Decía Miguel Martínez, un gran locutor de radio con el que trabajé hace ya unos años y que me enseñó todo lo que sé de  ese medio, que hacer algo que te gusta merece la pena, pero que la satisfacción es mayor si al menos una sola persona está atenta a ello. Esto podría aplicarse también a los blogs temáticos como este. Gracias a vosotros esto vale muchísimo la pena. Que os guste y que sigáis aguantándome, es la mejor contraprestación que se puede recibir.

Hoy arranca una nueva temporada, que se extenderá hasta finales de julio de 2018. Va a haber novedades, muchas, tanto de forma como de fondo. Algunas, como la nueva cabecera y los nuevos colores, ya las habéis visto. También habrá sorpresas, porque mi idea es sorprenderos muchas veces a lo largo de esta temporada, poco a poco.

Nada más… Parafraseando el nombre del blog, sigamos hablando de telenovelas. ¿No? 

sábado, 9 de septiembre de 2017

HOJA DE AUDIENCIAS: Del 4 al 8 de septiembre


*Datos de audiencia, según la media semanal en espectadores y cuota de pantalla (‘share’) de las telenovelas latinoamericanas emitidas en abierto en España en horarios de sobremesa, tarde y ‘prime time’.